Coronavirus: ¿qué podemos aprender de él?





El 2 de marzo de 2019, mucho antes de que se decretara la nueva pandemia de coronavirus, los biólogos chinos Yi Fan y Peng Zhou del Instituto de Virología de Wuhan publicaron un artículo científico que tuvo poco impacto en la comunidad académica internacional, y tampoco llamó La atención de la prensa y las autoridades. Aun así, hay una oración en el primer párrafo que hoy sorprende por el tono premonitorio: «Es muy probable que futuros brotes de coronavirus se originan en los murciélagos, y es más probable que esto suceda en China «.

Ni siquiera el futurista más pesimista podría imaginar que, en menos de diez meses, el pronóstico se haría realidad con tanta precisión: el descubrimiento de un nuevo coronavirus, llamado Sars-Cov-2, se convirtió en la preocupación mundial de 2020. La noticia comenzó surgiendo en las últimas semanas de 2019, cuando los médicos informaron un aumento en el número de crisis respiratorias en la ciudad de Wuhan, en el este de China.

Pocos días después, ya se sabía que la imagen misteriosa fue causada por un tipo desconocido de coronavirus, de la misma familia de agentes que estaban detrás de las epidemias de SARS (acrónimo de síndrome respiratorio agudo severo), en 2002, y Mers (síndrome respiratorio Medio Oriente) en 2012.

Al final de este informe, hubo más de 137,000 casos y 5,000 muertes por la enfermedad llamada Covid-19. Aunque la mayoría de los infectados todavía se concentra en China, las notificaciones ya se extienden a más de cien países, y Brasil ha superado el número de cien casos confirmados.

Aunque los síntomas son leves el 85% del tiempo, los ancianos y los sujetos con enfermedades crónicas, como el asma y la diabetes, son más vulnerables a las complicaciones y la muerte. Otro temor es la posibilidad de que el virus se transmita de persona a persona en una etapa temprana, cuando no hay síntomas, lo que dificultaría el control. Ante un contexto tan inestable, ¿qué lecciones podemos aprender de esta historia, incluso para sortear una amenaza que aún no se ha superado?





La reacción de las organizaciones de salud a la infección.

La historia del crucero. Princesa del diamante da una dimensión de la gravedad del asunto: el barco viajaría por el sudeste asiático, pero tuvo que quedarse desde el 5 de febrero atracado en Yokohama, Japón, después de que cuatro pasajeros fueron diagnosticados con el coronavirus. En la cuarentena, que fue objeto de severas críticas por parte de los médicos que visitaron el barco, la enfermedad se propagó a otros 700 pasajeros, aproximadamente el 20% del número total de turistas y tripulantes.

La buena noticia es que las autoridades están formulando respuestas con una velocidad sin precedentes. «En menos de dos semanas, ya se sabía qué era el virus y su información genética», observa el infectólogo Celso Granato, de Fleury Medicina e Saúde. En comparación, el SIDA surgió en la década de 1970 y el VIH, su causa, fue descubierto en 1983. Más recientemente, Zika tocó el terror en Brasil en 2016. Pero circuló de forma anónima durante casi un año y solo llamó la atención después del aumento de casos de microcefalia en bebés.

El comportamiento de China durante esta crisis, además, es digno de elogio. En 2002, en el brote de SARS, que también comenzó allí, tardaron mucho en advertir al resto del mundo. El error no se repitió en 2020. Entre las acciones tomadas por el gobierno chino, se destaca la construcción de un hospital de 1,000 camas en diez días y la operación de aislamiento de Wuhan, que tiene 11 millones de habitantes (lo mismo que São Paulo) )

En este sentido, los organismos internacionales adoptaron una postura firme y enérgica: la Organización Mundial de la Salud (OMS) pronto decretó una emergencia pública internacional, que alentó a las naciones a crear planes de contingencia. Los periódicos científicos dieron acceso gratuito a todas las publicaciones con descubrimientos sobre el coronavirus. Los gobiernos de los países ricos han ayudado a los más pobres con medidas de precaución. «Solo vamos a salir de esto a través de la cooperación y trabajando juntos», cree la doctora Nancy Bellei, de la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas.

El perfil de coronavirus

Esta familia viral ha estado en el planeta durante 300 millones de años, ¡es más vieja que los dinosaurios!

La entidad: el coronavirus recibió su nombre porque parece tener una corona en su superficie cuando se observa con un microscopio. Es común en varios países, incluido Brasil.

Intermediarios Sars-Cov-2, el coronavirus de la epidemia actual, provenía de los murciélagos. Existe la sospecha de que pasó a través de un mamífero llamado pangolín antes de afectar a los humanos.

Puertas de entrada: El nuevo virus invade el cuerpo a través de los ojos, la nariz o la boca. Primero se aspiró de heces de animales, muy probablemente en un mercado en la ciudad de Wuhan.

Contraseña correcta El coronavirus se conecta al receptor ACE2, que se encuentra en la superficie de las células. Después del ataque, usa maquinaria celular para producir muchas copias de sí mismo.

Modo de espera silencioso: la infección se deja durante dos a seis días sin señalización. Este es el tiempo que tardan los virus en replicarse y dominar nuevas células. Poco a poco, ganan terreno hasta llegar a los pulmones.

Graves repercusiones: Hasta el 15% de los pacientes afectados por Covid-19 tendrán complicaciones como dificultad para respirar y neumonía. Esto es más frecuente en ancianos y pacientes con enfermedades crónicas.

Difusión general: Se estima que, en una situación sin control o aislamiento, un sujeto con la enfermedad podrá transmitirla a otras tres personas a través de gotas de saliva, tos y estornudos.

Epidemia de noticias falsas

Por supuesto, esta urgencia, motivada por un virus desconocido y peligroso, tiene sus efectos adversos. La difusión de noticias falsas es una de ellas. En aplicaciones de mensajería como WhatsApp, circulan muchas imágenes que revelan miles de muertos dispersos en las calles, lo que indica que la situación sería más grave que la revelada. Paralelamente, los textos sugieren tomar té de hinojo para protegerse de la enfermedad o que el gel de alcohol ayuda a propagar el nuevo coronavirus. Todo es una tontería … La propia OMS llegó a clasificar la situación con el coronavirus como una «infodemia» o epidemia de información mentirosa.

Incluso hubo personas que aprovecharon el momento para recaudar un poco de dinero. El propietario de un centro de estética en São Paulo, a quien le revocaron su historial médico, publicó un video en Instagram que ofrece inyecciones de vitamina D para prevenir la enfermedad. Una clínica en Minas Gerais comenzó a recomendar sesiones de ozonoterapia con el mismo propósito.

Lo absurdo es que no hay evidencia de que estos tratamientos tengan un efecto contra Covid-19. «Las noticias falsas son un verdadero crimen para la salud, porque generan un gran pánico en la población», argumenta David Uip, coordinador del Centro de Enfermedades Infecciosas del Hospital Sírio-Libanês, en São Paulo.

La bióloga y comunicadora científica Atila Iamarino sabe bien cómo es lidiar con este mar de información conflictiva. «Si bien todo es incierto, es fácil vender muchas certezas», razona. En las últimas semanas, ha estado produciendo una serie de contenido sobre el coronavirus en su cuenta de Twitter, que tiene más de 180 mil seguidores, o para el canal de YouTube Nerdologia, que agrega 2.6 millones de suscriptores.

A pesar del caos, el experto ve mejoras en el control de rumores y mentiras en Internet. “En la epidemia del Zika, YouTube presentó cuatro videos hechos por fuentes confiables y el resto fue todo teoría de conspiración. Hoy, el sitio no muestra a los usuarios contenido que no haya sido realizado por agencias oficiales o la prensa ”, compara. ¿Finalmente tenemos una luz al final de este túnel?

Lo que aprendimos del nuevo virus

Entre los avances y los reveses, el episodio del nuevo coronavirus sirve al menos para reforzar mensajes valiosos de protección de la salud, útiles incluso contra otras enfermedades más comunes, como el resfriado y la gripe. Es importante, por ejemplo, lavarse las manos con frecuencia, especialmente cuando llega a casa, al trabajo o a la escuela. Al estornudar o toser, cúbrase la boca y la nariz con el brazo (¡nunca con las manos!).

Si aparecen síntomas leves, como malestar, congestión nasal y fiebre, quédese en casa para no transmitir la enfermedad a quienes lo rodean. Y, por supuesto, solo vaya a la sala de emergencias si estas molestias empeoran o aparecen signos más graves, como falta de aliento y confusión mental.

Finalmente, la experiencia actual con el coronavirus deja a la humanidad mejor preparada para enfrentar futuras pandemias. «Ya sea que aparezca en la naturaleza o en manos de un terrorista, según los epidemiólogos, una enfermedad transmitida por el aire que se propaga rápidamente puede matar a 30 millones de personas en menos de un año», advirtió el empresario estadounidense Bill Gates en un discurso en 2018.

Todos los éxitos y errores de esas primeras semanas de 2020 se repetirán (o corregirán) para enfrentar nuevos virus que aparecerán en algún rincón del planeta en dos, cinco o 20 años. «Tenemos que integrar sistemas de vigilancia y desarrollar vacunas y medicamentos más rápidamente», dice el virólogo Edison Luiz Durigon, profesor del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo (USP).

Finalmente, Covid-19 nos deja con una rica lección sobre el cuidado del medio ambiente. «Cuanto más preservamos los ecosistemas, menor es el riesgo de que estos virus salten de los animales salvajes a las personas», evalúa el virólogo Paulo Eduardo Brandão, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la USP.

Esta es una responsabilidad que involucra nuestras acciones individuales, la presión de la comunidad y las decisiones de los funcionarios del gobierno. Lo que está en juego es nada más, nada menos, el futuro de la humanidad.

(Ilustración: Thiago Almeida / SALUD es vital)

Fuentes: Edison‌ Luiz‌ Durigon, profesor de virología en el ‌ Instituto de Ciencias Biomédicas de la ‌ Universidad de São Paulo (USP); Paulo Eduardo Brandão, virólogo de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la USP; Regina Fernandes Flauzino, profesora de epidemiología en la Universidade Federal Fluminense y miembro del consejo de la Asociación Brasileña de Salud Pública (Abrasco); Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria; Marcos Boulos, enfermedad infecciosa y profesor de la Facultad de Medicina de la USP.


Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *