Coronavirus: mucho m√°s all√° de los pulmones.





A fines de marzo de 2020, la neum√≥loga Elnara Negri, del Hospital S√≠rio-Liban√™s y la Universidad de S√£o Paulo (USP), not√≥ un fen√≥meno que era curioso y preocupante en uno de sus primeros pacientes con COVID-19. ‚ÄúRegres√≥ al hospital despu√©s del alta porque su oxigenaci√≥n comenz√≥ a empeorar r√°pidamente. Poco despu√©s de que lo intubamos, su pulgar se volvi√≥ p√ļrpura, como si un co√°gulo estuviera impidiendo que la sangre lo alcanzara ‚ÄĚ, dice.





La complicaci√≥n despu√©s de insertar un tubo en la garganta de la mujer para suministrar ox√≠geno era una reminiscencia de algo que Elnara solo vio con frecuencia en sus primeros 30 a√Īos de experiencia en UCI – donde entre el 5 y el 12% de las personas infectadas con el coronavirus terminan hoy. ¬ęEn ese momento, el dispositivo disponible liberaba burbujas de aire en la circulaci√≥n que causaban trombosis en regiones perif√©ricas¬Ľ, recuerda el m√©dico. Sin embargo, la tecnolog√≠a ha evolucionado y el riesgo de esto ha disminuido.

La estrategia para revertir situaciones similares es usar anticoagulantes, medicamentos que disuelven los trombos y limpian las venas y arterias. ‚ÄúComo en aquellos d√≠as, usamos heparina en el paciente con Covid y ella pronto mejor√≥. Pero decidimos investigar lo que estaba pasando ‚ÄĚ, dice Elnara.

En contacto con pat√≥logos y m√©dicos que realizan autopsias, el neum√≥logo descubri√≥ que, en el an√°lisis de v√≠ctimas fatales de la enfermedad, hab√≠a obstrucci√≥n de los vasos sangu√≠neos no solo en los pulmones sino tambi√©n en el coraz√≥n, los ri√Īones e incluso la piel. Profundizando en el caso, Elnara se convirti√≥ en uno de los primeros profesionales en el mundo en registrar el v√≠nculo entre infecci√≥n y trombosis. Tambi√©n public√≥ sus hallazgos positivos con anticoagulaci√≥n en 27 pacientes hospitalizados.

Ilustraciones: May Tanferri / HEALTH is Vital

Con la agresi√≥n del virus y la reacci√≥n del organismo, microthrombi pueden aparecer en los pulmones, pero son tan peque√Īos y localizados que pasan desapercibidos para el cuerpo. Esto ayuda a comprender por qu√© algunas personas con la infecci√≥n experimentan ca√≠das repentinas en la oxigenaci√≥n de la sangre sin experimentar dificultad para respirar. Es el escenario de una neumon√≠a silenciosa, una marca registrada de Covid-19.

¬ęLos pulmones son, sin duda, el lugar m√°s atacado por el virus y donde comienzan los problemas¬Ľ, dice el cardi√≥logo Ludhmila Hajjar, de la USP y la Sociedad Brasile√Īa de Cardiolog√≠a (SBC). Se estima que ocho de cada diez personas infectadas no sufrir√°n complicaciones all√≠ o en otros √≥rganos, pero Hasta el 20% de los afectados necesitan hospitalizaci√≥n y, a veces, UCI.

Es en esta porci√≥n que el virus Sars-CoV-2 tiende a promover su da√Īo directo e indirecto. El desaf√≠o es saber qui√©n es m√°s susceptible al ataque sist√©mico.





Ilustraciones: May Tanferri / HEALTH is Vital

La identificaci√≥n de trombos por los pulmones y la circulaci√≥n en general fue uno de los hitos en la comprensi√≥n del alcance real de la nueva enfermedad. ¬ęLas trombosis ya se observan en casos graves de sepsis, gripe y otras infecciones respiratorias, pero son m√°s frecuentes en Covid-19¬Ľ, dice el cardi√≥logo Behnnood Bikdeli, del Centro M√©dico de la Universidad de Columbia en Nueva York, la ciudad que fue el epicentro de pandemia en los Estados Unidos. Dos d√≠as despu√©s del lanzamiento del estudio dirigido por la brasile√Īa Elnara Negri, el profesor estadounidense public√≥ una encuesta que describe el mismo fen√≥meno en el peri√≥dico del Colegio Americano de Cardiolog√≠a.

Para comprender en detalle por qué ocurre, necesitamos explorar otra particularidad de la infección por coronavirus, la tormenta inflamatoria. Cuando el patógeno invade una célula y se multiplica, hay una respuesta estándar de nuestro sistema inmune, y eso también se aplica a otros virus y bacterias.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

¬ęLas c√©lulas infectadas advierten que est√°n bajo ataque y el cuerpo libera sustancias inflamatorias¬Ľ, explica la bi√≥loga Karina Bortoluci, vicepresidenta de la Sociedad Brasile√Īa de Inmunolog√≠a. Estos mensajeros, las citocinas, son cruciales, ya que movilizan c√©lulas de defensa para entrar r√°pidamente en la escena. La tormenta controlada y decidida causa fiebre y malestar, s√≠ntomas cl√°sicos de enfermedades infecciosas.

¬ęSin embargo, si esta respuesta persiste y no es suficiente para controlar la infecci√≥n, puede comenzar a causar da√Īo¬Ľ, se√Īala Karina. Esto es lo que se puede ver en los casos graves de Covid-19: una verdadera inundaci√≥n de citoquinas, que, despu√©s de encender los pulmones, comienza a da√Īar otros √≥rganos y estructuras. La tormenta castiga especialmente la pared de los vasos sangu√≠neos.

¬ęEstas mol√©culas da√Īan la regi√≥n y el cuerpo libera m√°s plaquetas y sustancias coagulantes para tratar de curarla¬Ľ, describe Olga Ferreira de Souza, directora de cardiolog√≠a en Rede D’Or. En este ciclo constante de contusiones y reparaciones, la coagulaci√≥n se vuelve desordenada y las mol√©culas que se activan terminan enredadas, lo que culmina en la obstrucci√≥n de venas y arterias.

Primero se alcanzan los vasos m√°s peque√Īos y estrechos, incluidos los del pulm√≥n y los que abastecen al coraz√≥n. ¬ęLo que nos ha sorprendido es el infarto en individuos sin comprometer las arterias coronarias, que generalmente son las involucradas en estos casos¬Ľ, observa el cardi√≥logo Alexandre Abizaid, de HCor, en S√£o Paulo.

Tales coronarias son más amplias y toleran mejor los trombos, a diferencia de sus vecinos, que, cuando se obstruyen, también conducen a la muerte de las células cardíacas. Si a esto le sumamos las complicaciones del coronavirus en personas que ya tienen un corazón debilitado, entendemos por qué es uno de los órganos más afectados por Covid-19: los brotes allí representan la segunda causa de muerte en las UCI en la actualidad.

No se detiene all√≠: el m√ļsculo card√≠aco puede ser el objetivo del pat√≥geno mismo. ¬ęLas c√©lulas del coraz√≥n tambi√©n tienen la enzima utilizada por el virus para invadirlas en la superficie¬Ľ, dice Olga. La infecci√≥n, aunque menos com√ļn, se conoce como miocarditis. Adem√°s, los sujetos con propensi√≥n o factores de riesgo son m√°s vulnerables a las arritmias y la insuficiencia card√≠aca.

Sin mencionar que la diabetes, la presión arterial alta y los antecedentes de problemas cardiovasculares aumentan el peligro de que Covid-19 empeore, saboteando todo el cuerpo. Finalmente, la pandemia plantea una amenaza indirecta para el cofre: el hecho de que muchas personas tienen miedo de ir al hospital y, por lo tanto, descuidan los síntomas de un ataque cardíaco u otro chabu, relacionado o no con el coronavirus.

Arte y fotografía: Ricardo Davino / Ilustraciones: May Tanferri / SAÚDE é Vital

En quien la enfermedad golpea m√°s fuerte

Antes de pasar a otros reflejos de infecci√≥n de pies a cabeza, es importante enfatizar que estos problemas m√°s graves, con muy pocas excepciones, est√°n relacionados con dos factores, el envejecimiento y la presencia de enfermedades cr√≥nicas existentes. ¬ęTodos los estudios muestran que los ancianos tienen un mayor riesgo de complicaciones¬Ľ, dice Olga.

Uno de ellos, realizado por la Universidad de Harvard, en los EE. UU., Con 9 mil pacientes tratados en 169 hospitales en diferentes pa√≠ses, concluye que la edad es el aspecto principal asociado con la muerte por Covid-19. En Brasil, casi el 70% de las v√≠ctimas fatales tienen m√°s de 60 a√Īos.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Pero, a pesar del impacto en la inmunidad, la fecha de nacimiento no es una sentencia: después de todo, hay muchas personas mayores que se recuperan y se producen casos graves entre los jóvenes. Una teoría es que ciertos anticuerpos, menos expertos, estarían relacionados con la superinflamación independientemente de la edad. Y es de esperar que quienes cuidan y envejecen bien estén más protegidos.

Otros estudios deber√≠an aclarar las razones detr√°s de la tormenta inflamatoria, que generalmente aparece en lo que se entiende como la segunda etapa m√°s desafiante de la enfermedad. ‚ÄúEs el misterio principal hoy. Algunas personas pasan d√≠as con s√≠ntomas leves y de repente se enferman gravemente ‚ÄĚ, informa el neur√≥logo Scott Andrew Josephson, de la Universidad de California en San Francisco, EE. UU. Este empeoramiento generalmente ocurre a mediados de la segunda semana y requiere atenci√≥n m√©dica inmediata.

Un problema nervioso

Ni siquiera el cerebro escapa de las garras del coronavirus. La investigaci√≥n indica que al menos el 30% de las personas con la infecci√≥n desarrollan s√≠ntomas y trastornos neurol√≥gicos, desde leves hasta preocupantes. ¬ęLos m√°s comunes son dolores de cabeza, confusi√≥n mental y mareos¬Ľ, enumera Josephson.

Se han informado trastornos muy graves, como accidente cerebrovascular y encefalitis (una inflamación del cerebro), en personas con Covid-19 grave.

En el caso de los accidentes cerebrovasculares, el mecanismo se entiende bien: los cambios en la coagulaci√≥n de la sangre y el da√Īo a las paredes de los vasos pueden alcanzar la circulaci√≥n cerebral. Un an√°lisis publicado recientemente en la revista Stroke encontr√≥ 32 registros de accidentes cerebrovasculares entre m√°s de 3,500 pacientes hospitalizados por coronavirus en hospitales de Nueva York.

La tasa es peque√Īa, menos del 1%, pero los episodios tienden a ocurrir en personas m√°s j√≥venes y son m√°s agresivos en comparaci√≥n con los casos habituales de accidente cerebrovascular. Para tener una idea, la dosis de d√≠mero D, una sustancia que ayuda a calcular el riesgo de trombosis, fue, en promedio, 10,000 en este grupo, en comparaci√≥n con 575 en el grupo convencional.

¬ęAunque los ancianos est√°n m√°s amenazados en este sentido, hemos visto co√°gulos cerebrales relacionados con infecciones en los j√≥venes y sin ning√ļn otro s√≠ntoma importante antes¬Ľ, dice el neur√≥logo Paulo Bertolucci, coordinador del Centro de Envejecimiento Cerebral de la Universidad Federal de S√£o Paulo (Unifesp )

Debido a esto, algunas instituciones ya incluyen tomografía de tórax en la investigación de nuevos episodios de accidente cerebrovascular. Al mismo tiempo, en los casos confirmados de Covid-19, especialmente aquellos hospitalizados, los médicos monitorean constantemente el estado neurológico y pueden recetar anticoagulantes de manera preventiva.

Al igual que con lo que le puede pasar al coraz√≥n, se est√°n acumulando pistas de que el coronavirus tambi√©n puede infectar las c√©lulas nerviosas. Y no solo en el cerebro. Es lo que se cree que ocurre con las v√≠as del sistema nervioso perif√©rico responsables de los sentidos del olfato y el gusto. ¬ęLos estudios europeos indican cierto nivel de p√©rdida sensorial en el 90% de las personas afectadas¬Ľ, se√Īala el neurocient√≠fico Stevens Rehen, del IDOR – Instituto D’Or de Ensino e Pesquisa, que evaluar√°, en colaboraci√≥n con la Universidad Federal de R√≠o de Janeiro (UFRJ ) y Fiocruz, el comportamiento de Sars-CoV-2 en c√©lulas neurales humanas.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Los investigadores plantean la hip√≥tesis de que el virus puede incluso usar los nervios olfativos para llegar al cerebro, pero a√ļn no hay evidencia definitiva. Para alcanzar la materia gris, el agente infeccioso necesita atravesar la barrera hematoencef√°lica, un tipo de filtro que impide la entrada de toxinas y microorganismos en circulaci√≥n.

No se sabe si Sars-CoV-2 tiene esta capacidad, pero se supone que s√≠, ya que los parientes de coronavirus llegan all√≠. ¬ęY la inflamaci√≥n exagerada puede afectar la efectividad de esta barrera protectora¬Ľ, dice Bertolucci.

La tormenta de citoquinas explicaría los informes afortunadamente raros del síndrome de Guillain-Barré, una condición que afecta los nervios periféricos y causa dolor, hormigueo o parálisis temporal en las extremidades.

Arte y fotografía: Ricardo Davino / Ilustraciones: May Tanferri / SAÚDE é Vital

Si bien las hipótesis surgen casi a la tasa de crecimiento de los casos de coronavirus en el país, una cosa se da por sentado: cualquier paciente grave, que debe permanecer en la UCI durante mucho tiempo, debe ser muy bien atendido para minimizar las secuelas neurológicas.

Covid-19, que generalmente requiere semanas de cama y cuidados intensivos, no es diferente. ¬ęExiste evidencia de que aproximadamente un tercio de estas personas tienen alg√ļn deterioro cognitivo hasta un mes despu√©s del alta, ya sea un poco lento de pensamiento o dificultad en la coordinaci√≥n motora. Pero no sabemos si estas secuelas son transitorias ‚ÄĚ, argumenta la doctora Gisele Sampaio, de la Academia Brasile√Īa de Neurolog√≠a.

Izquierda para los ri√Īones

Entre los pacientes remitidos a la UCI, la combinaci√≥n de inflamaci√≥n y coagulaci√≥n fuera de control no ahorra los ri√Īones. ‚ÄúEs necesario que la producci√≥n de citoquinas sea muy alta para alcanzarlas, pero sucede. En Brasil, observamos que hasta el 40% de los pacientes hospitalizados en la UCI requieren hemodi√°lisis ‚ÄĚ, contextualiza el nefr√≥logo Bento Fortunato, del Hospital Israelita Albert Einstein, en S√£o Paulo.

En este procedimiento, se coloca una m√°quina para hacer el trabajo de los ri√Īones. Menos malo que el empeoramiento del par de √≥rganos que filtran la sangre parece restringido a casos muy graves de Covid-19 y, en la mayor√≠a de los casos, es posible detectar si est√°n en peligro de antemano e intervenir. Sin embargo, existe evidencia de que el coronavirus puede viajar a los ri√Īones e infectar sus c√©lulas.

Bueno, es suficiente que una unidad del cuerpo tenga la enzima clave (ECA2) para que el pat√≥geno se conecte y, bueno, tiene una buena posibilidad de hacerse cargo de ella. Los cient√≠ficos ya han encontrado esta peque√Īa pieza en los pulmones, en el coraz√≥n, en los ri√Īones, en el intestino … Por cierto, no es de extra√Īar que algunas personas infectadas sufran diarrea. Hasta entonces, no hab√≠a noticias de otro virus que usara esta enzima.

Sars-CoV-2 todav√≠a tiene predilecci√≥n por las c√©lulas del epitelio, el tejido que hace la interfaz entre los √≥rganos y la sangre. ¬ęSe puede suponer, por lo tanto, que podr√≠a llegar a pr√°cticamente todo el organismo¬Ľ, eval√ļa el infect√≥logo Jo√£o Prats, de BP – A Benefic√™ncia Portuguesa de S√£o Paulo.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Arte y fotografía: Ricardo Davino / Ilustraciones: May Tanferri / SAÚDE é Vital

Profundo y superficial

La lista de males de coronavirus suena muy larga. Los m√©dicos ya hab√≠an notado que la conjuntivitis puede ser un s√≠ntoma de la infecci√≥n. En este caso, el hu√©sped no deseado se infiltra en los ojos, tal como lo hace con la boca o la nariz. Cuando se instala all√≠, desencadena un proceso inflamatorio. ¬ęSe estima en un 30% las manifestaciones oculares entre los infectados, que van desde una imagen simple, con ojos rojos, hasta secreciones y edema, que es m√°s raro¬Ľ, describe el oftalm√≥logo Cristiano Caixeta, del Consejo Brasile√Īo de Oftalmolog√≠a.

Pero el enemigo logra ir más profundo. Los expertos de Unifesp notaron lesiones en la retina de 12 pacientes con Sars-CoV-2. El hallazgo, publicado en la revista. La lanceta, puede ser otro signo del progreso del virus al sistema nervioso central. El oftalmólogo Rubens Belfort Jr., autor del trabajo, sugiere que estudiar la retina, estrechamente vinculada al cerebro, sería como mirar a través del orificio de la cerradura.

Si por dentro est√° listo, ¬Ņpor qu√© en el exterior ser√≠a tan diferente? Con la propagaci√≥n de la pandemia comenzaron a notarse manchas rojas y con picaz√≥n en la piel. Una investigaci√≥n espa√Īola de 375 ciudadanos infectados encontr√≥ cinco patrones de da√Īo en la piel.

Lo m√°s curioso, visto en el 19% de los participantes, fueron las heladas falsas, quemaduras causadas por el fr√≠o, que causan manchas rojas o moradas en las extremidades. Son los ya famosos ¬ędedos de Covid¬Ľ. Los eruditos tambi√©n han visto erupciones similares al herpes y la urticaria.

Sin embargo, como los aproximadamente 600 informes de cambios en la piel descritos en la literatura médica son pocos en comparación con los millones de casos de la enfermedad, nadie ha determinado si existe una relación de causa y efecto o si sería solo una coincidencia.

El nuevo desafío del siglo.

En el momento del descubrimiento realizado por la neumóloga Elnara Negri, la pandemia estaba dando sus primeros pasos en Brasil, con alrededor de 100 muertes. Hoy ya hemos pasado medio millón de infectados y 35 mil muertes. Entre tantas incertidumbres y repercusiones en el cuerpo y en la mente, pregunté a los expertos entrevistados para este artículo qué es lo que más desafía al mundo hoy en el tratamiento de Covid-19.

El pico impredecible de empeoramiento de la enfermedad en algunas personas lider√≥ las respuestas. ¬ęEs muy dif√≠cil no tener un medicamento que funcione en la mayor√≠a de los casos¬Ľ, dice Prats. ‚ÄúAdem√°s de lidiar con la distancia familiar. El paciente aislado est√° angustiado y los familiares est√°n inseguros ‚ÄĚ, completa el infect√≥logo.

¬ęLo que parece marcar la mayor diferencia entre los que viven y los que mueren es el acceso a un buen apoyo de cuidados intensivos y la supervisi√≥n de un equipo multidisciplinario¬Ľ, analiza Ludhmila. Hablamos de recursos y m√©dicos de diferentes √°reas, enfermeras, t√©cnicos y la empresa, debidamente equipados y protegidos para actuar.

Y aquí es donde la pandemia expone una de las mayores heridas en Brasil, la desigualdad en el acceso a la salud. En la ciudad de São Paulo, el epicentro de la pandemia aquí, la tasa de mortalidad es diez veces mayor en las periferias. Que la ciencia y la política se unan para sanar esta herida.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Una evaluación de los tratamientos en estudio.

Consulte los principales medicamentos y soluciones investigados para detener Covid-19 hoy:

Corticosteroides: lucha contra la inflamación. EL dexametasona, uno de los evaluados, ya se usa en la práctica contra el síndrome respiratorio agudo severo y la miocarditis, dos complicaciones de Covid-19.

Cloroquina: los resultados de las pruebas con cloroquina e hidroxicloroquina son desalentadores y poco concluyentes. Hoy se pueden recetar para enfermedades moderadas y graves.

Antivirales: prometedor al comienzo de la pandemia, los medicamentos contra el VIH fracasaron en estudios en humanos. EL remive, creado para combatir el √Čbola, parece reducir la duraci√≥n de la estad√≠a y ha sido aprobado en los Estados Unidos.

Anticoagulantes: una heparina ya se usa en la mayoría de las personas que necesitan permanecer en la UCI o tienen un mayor riesgo de desarrollar coágulos. Hoy, todavía se está investigando una posible acción directa contra el virus.

Tolicizumab: es un anticuerpo monoclonal utilizado en enfermedades autoinmunes y que bloquea una de las moléculas involucradas en la tormenta inflamatoria. Ya hay estudios avanzados que investigan su efectividad en la neumonía severa.

Inhibidores de JAK: esta clase de medicamentos, también recetados a personas con enfermedad autoinmune, interfiere con las citocinas detrás de la respuesta inflamatoria. La investigación en humanos comienza pronto.

Antiparasitario: son drogas como nitazoxanida, estudió en Brasil, y ivermectina, mejor conocida como vermifuges. Se someten a pruebas clínicas para validar su capacidad para reducir la carga viral y la gravedad de la afección.

Plasma convaleciente: incluye anticuerpos extraídos de pacientes recuperados e inyectados en esos pacientes. Los resultados son positivos y hay pocos efectos secundarios, pero hay limitaciones logísticas.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Anticuerpos neutralizantes: La idea es encontrar los mejores anticuerpos capaces de detener el virus y recrearlos en el laboratorio para la producción a gran escala. Todavía no hay investigaciones de este tipo con humanos.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *