Coronavirus: el déficit de vivienda es un obstáculo para el aislamiento vertical





En el contexto de la pandemia causada por nuevo coronavirus (Sars-CoV-2), el llamado «aislamiento vertical», que consiste en imponer la cuarentena solo a grupos de riesgo (personas mayores de 60 años y personas con enfermedades crónicas, entre otros) y liberar al resto de la población para que se mueva libremente – ha sido contraindicado por las autoridades sanitarias de todo el mundo.

En un país con un alto porcentaje de pobreza e infraestructura deficiente como Brasil, esta supuesta opción se vuelve aún más inadecuada, ya que, en los grupos de bajos ingresos, es imposible separar los grupos de riesgo. «Los ancianos y las personas con enfermedades crónicas viven con otros miembros de la familia e incluso con otras familias, en espacios reducidos, a menudo durmiendo en la misma habitación», dice la investigadora Marta Arretche, profesora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad, a Agência FAPESP de São Paulo (USP) y director del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM).

La densidad excesiva (definida como compartir el mismo dormitorio por más de tres personas) y la convivencia (compartir la misma vivienda por más de una familia) son parte de un déficit de vivienda que hace que cualquier propuesta de «aislamiento vertical» sea inviable.

No hay datos actualizados, porque el último Censo Demográfico realizado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) se realizó en 2010. Y el Censo 2020 tuvo que posponerse para el próximo año, exactamente por la pandemia. Pero un estudio realizado por la Fundación João Pinheiro, de Minas Gerais, producido en base a la Encuesta Nacional de Muestra de Hogares (PNAD), ofrece un escenario aproximado, con cifras para 2015.

“Esta encuesta indicó que había, en ese año, un déficit absoluto de 6 356 000 hogares en Brasil. La densidad excesiva representó el 5.2% del déficit, es decir, 330 512 viviendas. Y la convivencia, para el 29,9% del déficit, es decir, para 1 900 444 hogares ”, informa el investigador Eduardo Marques, profesor del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de São Paulo (USP), que forma parte del CEM.





La situación es aún más grave en las favelas, que, según el censo de 2010, albergaban a unos 11,4 millones de personas en esa fecha. Pero lo que la Fundación João Pinheiro clasificó como un déficit de vivienda no se limita a las favelas, ni necesariamente incluye todos los edificios existentes en ellas, algunas con mejores condiciones de vida. También hay un déficit en los barrios de bajos ingresos sin barrios marginales. E incluso en enclaves de población pobre en barrios de clase media o alta.

“Al contrario de lo que se podría suponer, el mayor déficit se produce en la región más rica de Brasil: el sudeste, donde se encuentran la mayoría de los números ya detectados para Covid-19. Las regiones metropolitanas que lideran el ranking son las de São Paulo, Río de Janeiro y Belo Horizonte, con déficits de aproximadamente 640 mil, 340 mil y 159 mil unidades de vivienda, respectivamente. El aislamiento vertical en este contexto es prácticamente imposible ”, dice Marques.

* Este texto fue publicado originalmente por Agência FAPESP


Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *