Coronavirus: cómo proteger a quienes viven en centros de atención a largo plazo





Sentada en el sof√° de la sala de estar, Ana, de 82 a√Īos, esperaba ansiosamente el momento de recibir a su nieta. Uno de los cuidadores se acerca a ella y le pregunta si est√° lista. Despu√©s de un ansioso ¬ęs√≠¬Ľ, la cara de la nieta y el bisnieto aparecen en la pantalla de la videollamada.





Luego hablan, sonr√≠en, hacen planes para cuando pandemia de coronavirus pasar y luego pueden estar juntos de nuevo. Con esperanza y anhelo, se despiden y, en lugar de los abrazos que se dieron al final de cada visita, un ¬ęadi√≥s, hasta ma√Īana, hablaremos de nuevo¬Ľ cierra la conexi√≥n.

Durante casi dos meses, esta rutina se ha repetido, no solo en la vida de Ana, sino tambi√©n entre los miles de otras personas mayores que viven en Instituciones de larga estancia (LTCF). Todav√≠a no hay un n√ļmero preciso sobre cu√°ntas personas viven en LTCF en el pa√≠s, pero las estimaciones sugieren que deber√≠a haber m√°s de 70,000, seg√ļn lo indicado por IPEA.

Desde marzo, cuando se recomend√≥ el aislamiento social para proteger a las personas de COVID-19 En las poblaciones consideradas en riesgo, como los ancianos, los contactos entre los residentes de los llamados ¬ęhogares de ancianos¬Ľ solo se pueden hacer de esta manera, a distancia.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Llamadas telef√≥nicas, videollamadas y, como m√°ximo, contactos a trav√©s de la puerta de las casas … Estas han sido las formas de apaciguar la nostalgia y reducir la sensaci√≥n de soledad, evitando que la distancia social genere lo que podemos llamar ¬ęAislamiento emocional¬Ľ.

Ahora el cancelaci√≥n de visitas personales Es solo una de las medidas de seguridad para garantizar la seguridad dentro de los LTCF. Los equipos de profesionales responsables del cuidado de los ancianos en estos establecimientos tuvieron que prepararse para adoptar procedimientos de desinfecci√≥n y prevenci√≥n, que incluyen el uso de equipos de protecci√≥n personal (EPP), seg√ļn lo recomendado por la Sociedad Brasile√Īa de Geriatr√≠a y Gerontolog√≠a (SBGG), por Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria), el Ministerio de Salud y la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS).





Con Covid-19, los LTCF se han convertido en ¬ęl√≠neas de frente¬Ľ en la batalla por la protecci√≥n de los ancianos, as√≠ como en los hospitales. Con la diferencia de que, debido a que t√©cnicamente no son instituciones de salud, a menudo no est√°n bien preparados para enfrentar una situaci√≥n grave como esta. Por lo tanto, debo decir que los ILPI merecen TOTAL atenci√≥n, porque asumieron el papel de ¬ęguardianes¬Ľ de los ancianos, en este escenario de lucha contra un virus silencioso.

Y es precisamente porque no son instituciones de salud que muchos LTCI se han visto afectados. En todo el mundo, en pa√≠ses como Espa√Īa, Portugal y Estados Unidos, hemos visto c√≥mo la infecci√≥n se propaga r√°pidamente en estos lugares, provocando la muerte de sus residentes.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Como Sars-CoV-2 es conocido exactamente por ser altamente contagioso, este escenario se ha repetido en todo el mundo. En Brasil, ya aparecieron los primeros informes de ILPI en los que la infección ingresó y victimizó a residentes y miembros de los equipos de profesionales. Hay casos reportados oficialmente en al menos siete estados: São Paulo, Espírito Santo, Río de Janeiro, Acre, Santa Catarina, Paraíba y Mato Grosso do Sul.

Al igual que lo que hemos visto en otros pa√≠ses que fueron afectados antes que nosotros, esta impactante situaci√≥n no sucedi√≥ de la noche a la ma√Īana. El deterioro ocurri√≥ d√≠a tras d√≠a. Y la puerta de entrada al agente infeccioso termina siendo exactamente qui√©n es vital para el cuidado de los ancianos: los profesionales que conforman los equipos LTCF, como las enfermeras y los cuidadores.

Por eso, proteger y apoyar al personal en hogares de ancianos Es tan fundamental durante la crisis. Aunque est√°n trabajando duro, muchos empleados de instituciones p√ļblicas y privadas carecen de recursos, capacitaci√≥n y apoyo t√©cnico para enfrentar la pandemia. Sin mencionar el apoyo desde un punto de vista psicol√≥gico. Debemos recordar que, para los empleados de ILPI, estas personas mayores son personas que conocen y cuidan desde hace a√Īos.

Muchas de las personas que viven en hogares de ancianos tienen alguna dependencia y enfermedades cr√≥nicas, y tambi√©n necesitan el apoyo de los cuidadores para sus necesidades b√°sicas. Esto los hace a√ļn m√°s vulnerables a complicaciones derivado de Covid-19.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

En la Guía de recomendaciones para la prevención y el control de las infecciones por coronavirus (SARS-Cov-2) en centros de atención a largo plazo para ancianos (ILPI), preparada por SBGG, hay pautas importantes sobre cómo proceder cuando hay un caso positivo de Covid-19, ya sea entre cualquier miembro del equipo o entre residentes.

En este contexto, la vacuna contra la gripe, por ejemplo, se recomienda para todos, residentes y empleados del LTCF. Sabemos que no previene Covid-19, pero reduce el riesgo de complicaciones de otras infecciones respiratorias.

Hoy, ya sabemos que las personas asintomáticas, es decir, que no manifiestan síntomas de Covid-19, pueden ser responsables de hasta dos tercios de los casos. Aunque se recomienda realizar pruebas entre los profesionales que trabajan en la primera línea, en Brasil todavía hay una escasez de pruebas.

En vista de este escenario, es necesario que cada uno de nosotros, dentro de su contexto y posibilidad, pueda tomar en serio la orientaci√≥n del aislamiento social. Es hoy la √ļnica medida que podemos usar para protegernos a nosotros mismos, a nuestras personas mayores y a quienes los cuidan a diario, como es el caso en el LTCF.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Necesitamos estar atentos para no experimentar lo que otros países han experimentado, ver a decenas de miles de personas mayores a la vez que les quitan la vida, rápidamente, debido al coronavirus.

Recomiendo encarecidamente que las personas mayores en las instituciones eviten ver informes que informan casos de muerte masiva en hogares de ancianos. Esta es una medida importante para salvarlos de estrés emocional. No es necesario alienarlos, sino mantenerlos informados sobre el virus, así como informarles sobre la atención que deben tomar para garantizar su seguridad. Necesitamos proteger a los ancianos física y emocionalmente, como indiqué en una columna anterior de Chegue Bem.

Manteng√°monos firmes y seguros de que todo esto pasar√°. ¬°Hasta que nos quedemos en casa! Hag√°moslo bien.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *