Contar muertos no lo resuelve: hay que prevenir la circulación del coronavirus





La preocupaci√≥n brasile√Īa por la evoluci√≥n del n√ļmero de muertes por COVID-19 y, m√°s recientemente, con el porcentaje de poblaci√≥n que recibi√≥ la vacuna no conducir√° al control de la epidemia en el corto plazo. Brasil debe seguir el camino de pa√≠ses que han bloqueado con √©xito el brote, como China y Corea del Sur, cuya estrategia se centr√≥ en localizar – y eliminar – los brotes de infecci√≥n, a trav√©s de pruebas RT-qPCR en √°reas cuidadosamente seleccionadas.





La propagación del coronavirus está descontrolada en Brasil porque no hay preocupación por parte de las autoridades de combatir el virus en las zonas donde predomina. El ejemplo típico es lo que sucede en Sapopemba. El distrito de São Paulo tiene la mayor tasa de casos en la capital de São Paulo: 18 827, con 667 muertes (más que las registradas en 626 ciudades del estado).

Estos datos, ampliamente difundidos por los medios de comunicaci√≥n, indican que la mayor fuente de contagio de la ciudad es esta regi√≥n con 286 mil habitantes. No cabe duda de que cientos de habitantes de Sapopemba se contagian y, cada ma√Īana, se trasladan a otras zonas de la ciudad, propagando el virus.

Tanto Corea del Sur como China y otros pa√≠ses asi√°ticos enfrentaron un problema similar. La diferencia es que, cuando exist√≠a una simple sospecha de que un barrio tendr√≠a una alta tasa de contaminaci√≥n, se realizaron pruebas masivas de la poblaci√≥n local, identificando con precisi√≥n d√≥nde era mayor la incidencia del virus, ya sea en un mercado abierto, en una urbanizaci√≥n, escuela o pasajeros en una l√≠nea de autob√ļs en particular.

Una vez identificada la prevalencia del virus, el siguiente paso fue vacunar a toda la población de la zona, sin priorizar grupos de edad, personas con comorbilidades o solo profesionales de la salud. Después de la inmunización, en dos semanas se controló cada brote y el virus dejó de propagarse. Y, por supuesto, estas regiones impusieron medidas de bloqueo, restringiendo el movimiento de los ciudadanos y el seguimiento de los infectados.

Volviendo al caso de São Paulo, desde el punto de vista de la prevención de casos y muertes, sería más efectivo vacunar a toda la población de Sapopemba que distribuir la misma dosis equivalente a los grupos prioritarios en toda la ciudad.

Lo mismo podr√≠a haberse hecho de manera m√°s efectiva en el caso de Araraquara, tambi√©n en el estado de S√£o Paulo, que registr√≥ un brote importante, medido como es habitual por el n√ļmero de hospitalizados y fallecidos.





Contin√ļa despu√©s de la publicidad

La respuesta de las autoridades, y por cierto eficiente, fue el encierro, que permitió una rápida mejora de la situación. Sin embargo, no les preocupaba identificar los brotes de donde provenía el virus, y mucho menos vacunar a la población de la región.

Para identificar los brotes, el camino a seguir sería realizar pruebas masivas con el RT-qPCR, que está disponible en grandes cantidades en Brasil y cuya aplicación sería rápida, permitiendo el montaje de un mapa de los puntos críticos en los que el virus debe ser luchó.

La r√°pida identificaci√≥n de los brotes de Covid-19 tambi√©n permite la construcci√≥n de hospitales de campa√Īa, que deben ser m√≥viles y adaptarse a las necesidades locales de la pandemia. El a√Īo pasado, muchos de estos centros se concentraron en la ciudad de S√£o Paulo. Campinas, por ejemplo, tuvo que enviar pacientes a S√£o Paulo, ya que la ciudad del interior del estado estaba llena de hospitales.

El programa de aplicaci√≥n de pruebas r√°pidas y aislamiento de brotes de contagio se llev√≥ a cabo en una determinada zona de Brasil, entre tribus ind√≠genas, pero pas√≥ desapercibido para las autoridades responsables. La empresa que dirijo, Seegene do Brasil, particip√≥ en esta exitosa experiencia mucho antes de que la primera vacuna estuviera disponible en el pa√≠s. El programa fue aplicado por el Instituto Raoni en 48 aldeas de 11 grupos √©tnicos en Mato Grosso, donde el a√Īo pasado la pandemia mat√≥ a cuatro ind√≠genas.

Los funcionarios de la aldea se comunicaron con nosotros para solicitar la donación de 1 900 pruebas. En menos de una semana, estas pruebas permitieron identificar a 787 indios que dieron positivo. Ante la ausencia de una vacuna u hospital en el bosque, se realizaron aislamientos donde circulaba el virus, lo que bloqueó la dispersión y mantuvo la salud de la población local durante varios meses, hasta que llegaron las vacunas. Funcionó.

En Brasil en su conjunto, sin embargo, la gente solo insiste en la necesidad de recibir m√°s vacunas r√°pidamente. Esto es correcto, pero no es suficiente. Y no es suficiente porque se necesitar√°n muchos meses, probablemente m√°s de un a√Īo, para inmunizar a toda la poblaci√≥n. Mientras tanto, se hace poco para evitar que el virus circule a corto plazo.

El uso de máscara, la distancia física y el lavado constante de manos también ayudan mucho. Pero repito: esto no es suficiente. Es necesario utilizar las pruebas para identificar los brotes por donde se propaga el virus y vacunar masivamente a los habitantes de esos lugares. En Asia funcionó. Es hora de que Brasil haga lo mismo.

* Guilherme Ambar es biólogo y director ejecutivo de Seegene do Brasil.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *