Conoce los 5 tipos de SPM









Si hay algo que las mujeres conocen bien es PMS, acrónimo de tensión premenstrual. Según la Febrasgo (Federación Brasileña de Ginecología y Obstetricia), cerca del 75 al 80% de ellas tienen o han tenido algún síntoma de síndrome premenstrual.

Pero lo que no todos saben es que el síndrome premenstrual no siempre es igual. Incluso hay varios tipos diferentes del problema, con variaciones en términos de síntomas e intensidad.

En base a eso, el TPM se ha dividido en 5 tipossegún las manifestaciones clínicas, físicas y psicológicas más frecuentes.

Conócelos a todos:

TPM «A»

Esta versión está más fuertemente relacionada con la ansiedad.

La bajada de estrógenos, que se produce en el período premenstrual, sería la responsable de los síntomas en estas mujeres, aumentando la liberación de adrenalina y cortisol, un par de hormonas que contribuyen a los cambios de humor y al estrés.





Los principales síntomas del síndrome premenstrual tipo A son:

· Ansiedad;
· Tensión;
· Dificultad para dormir;
· Irritabilidad;
· Cambios de humor;
· Falta de atención.

Que hacer

Las medidas para reducir los niveles de estrés son muy importantes.

Una vasta literatura médica ha demostrado una mejora significativa con la práctica de ejercicios físicos, como yoga y pilates, además de técnicas de meditación y respiración.

Una dieta equilibrada, con pocos ultraprocesados ​​y más “comida real”, también ayuda a reducir la intensidad de los síntomas.

En algunos casos, cuando los síntomas son muy intensos, puede ser necesario el uso de medicamentos para aliviarlos.

+ Lea también: Los 7 pecados capitales del síndrome premenstrual

TPM «C»

Está ligada especialmente a la compulsión alimentaria.

Quienes padecen este tipo de síndrome premenstrual tienden a tener más antojos de alimentos grasos y dulces.

En el período premenstrual, la variación hormonal puede conducir a la activación de áreas cerebrales que aumentan la sensación de placer.

Entonces, cuando hay consumo de un alimento rico en azúcar o grasa, este efecto se vuelve aún mayor, dando lugar, entonces, a un deseo descontrolado y a un mecanismo de recompensa.

Los principales síntomas del síndrome premenstrual C son:

· Compulsión por alimentos dulces o salados
· Deseo de alimentos diferentes
· Dolor de cabeza

Que hacer

Priorizar la buena elección de alimentos en esta etapa es fundamental.

Por lo tanto, la orientación de un nutricionista puede ser importante para desarrollar estrategias que ayuden a controlar la compulsión, como comer en intervalos más cortos, invertir en frutas, etc.

La actividad física puede ayudar tanto a liberar endorfinas (que contribuyen a la sensación de placer) como a aliviar los dolores de cabeza.

TPM «D»

Se caracteriza principalmente por síntomas depresivos.

Suelen ser causados ​​por la reducción de la serotonina, un neurotransmisor que, entre otras cosas, controla el sueño, el estado de ánimo, el apetito, el dolor y es responsable de la sensación general de bienestar.

Los principales signos del SPM D son:

Continúa después de la publicidad

· Ira sin razón;
· Poca concentración;
· Lapsos de memoria;
· Baja autoestima;
· Sentimientos violentos.

Que hacer

Vale la pena invertir en actividades placenteras y ejercicio, especialmente al aire libre.

Una dieta equilibrada puede ayudar a aliviar los síntomas. Vale la pena poner en la rutina elementos ricos en triptófano, precursor de la serotonina. Algunos ejemplos: cacahuetes, anacardos, huevos y guisantes.

En casos más severos, puede ser necesaria una intervención farmacológica.

+ Lea también: ¿Has oído hablar del trastorno disfórico premenstrual?

TPM «H»

El foco está en esta carta porque tiene que ver con “hidratación”. Al fin y al cabo, el principal síntoma de este síndrome premenstrual es la retención de líquidos y sus consecuencias.

Esta manifestación se asocia con un aumento de la progesterona, una hormona que aumenta el volumen plasmático (líquido sanguíneo) y la sensación de hinchazón.

Los principales signos del PMS H son:

· Aumento de peso (debido a la retención de líquidos);
· Hinchazón abdominal;
· Sensibilidad e hinchazón en los senos;
· Hinchazón en las extremidades del cuerpo, como manos y pies.

Que hacer

Seguir una dieta baja en sodio, que favorece la retención de agua. Dar preferencia a las frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y proteínas magras.

Es importante beber mucha agua y reducir la cafeína, el alcohol y los productos ultraprocesados. Incluya los ejercicios en la rutina.

Los tés diuréticos también son excelentes aliados. Buenas opciones son la caballa, el hibisco, el diente de león, el perejil y el té verde.

TPM «O»

El foco está en esta carta porque se refiere a “otros” síntomas que no se ajustan a las situaciones anteriores.

Estos síntomas forman un grupo heterogéneo de manifestaciones y tienden a ser menos frecuentes. Entre ellos están:

· Cambio en los hábitos intestinales;
· Mayor frecuencia de micción;
· Calor repentino (sofocos) o sudoración fría;
· Dolor generalizado, incluyendo calambres;
· Náuseas;
· Acné y pieles grasas;
· Reacciones alérgicas;
· Infecciones de las vías respiratorias.

Que hacer

Vale la pena centrarse en los comportamientos considerados saludables en general.

En cuanto a la alimentación, por ejemplo, se debe prestar especial atención a reducir el consumo de azúcar, café, hidratos de carbono refinados, carnes rojas, aceites vegetales y sodio.

También está indicado para practicar actividad física, tener un sueño adecuado, evitar el cigarrillo y el alcohol, además de manejar el estrés.

Todo junto y mezclado

A pesar de la clasificación, la la misma mujer puede tener más de un tipo de síndrome premenstrual – y los síntomas pueden variar según el ciclo.

Comprender las principales características de cada versión del problema puede ayudar a encontrar las mejores medidas para aliviar ese grupo de síntomas.

Aparte de eso, permite que el médico sea más asertivo al recetar un medicamento, un suplemento, una medicina herbal o algún otro tipo de intervención terapéutica.

Vale la pena recordar que los cambios en el estilo de vida (alimentación, actividad física, hábitos de sueño, etc.) son medidas económicas y altamente efectivas para controlar el síndrome premenstrual, independientemente del tipo.

También es fundamental tener en cuenta que los síntomas intensos, capaces de comprometer gravemente la calidad de vida, no son normales y requieren seguimiento médico.

*Priscila Pyrrho es ginecóloga con residencia médica y título de especialista del Centro de Estudios Pró-Matre.

  • Relacionado
  • AlimentaciónSPM: cada mujer tiene el suyo7 de marzo de 2016 – 13:03
  • BienestarDescubra el síndrome premenstrual impulsado por compulsión16 de febrero de 2012 – 22:02
  • AlimentaciónUn chocolate especial para aliviar el síndrome premenstrual7 de marzo de 2019 – 10:03 a. m.
Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *