Conoce a las mujeres que juegan a las cartas en el negocio del vino en Portugal









Leonor Freitas, Casa Ermelinda Freitas

Leonor Freitas asumió el cargo de socia gerente de Casa Ermelinda poco después de su padre, Manuel João.
de Freitas Jr, habiendo fallecido, haciéndola la única en la línea de sucesión en la dirección de la empresa.

“Tengo que recalcar que al principio no fue fácil, tuve que decirme muchas veces que no era por mujer que no iba a continuar el trabajo, que lo había hecho mi familia, con mucho esfuerzo y sacrificio, porque el trabajo rural nunca fue fácil ”, se dijo a JE, admitiendo que tuvo dificultades para adaptarse
al inicio de su carrera como líder de empresa, es decir, porque en ocasiones es la única mujer presente en una asamblea de este sector.

Aunque ha tenido dificultades para adaptarse, el crecimiento de la compañía en los últimos años ha sido notable.

Casa Ermelinda Freitas es hoy considerada una de las mejores productoras de vino del país. Desde que Leonor Freitas tomó la iniciativa, la compañía ha recogido más de 600 premios y distinciones en todo el mundo y este año fue elegida productora europea del año por segunda vez consecutiva en los Sommelier Wine Awards 2020.

De hecho, incluso la propia socia gerente mereció una distinción del expresidente de la República, Cavaco Silva, con el grado de Comendador de la Orden del Mérito Agrario.





En materia de igualdad de género, la funcionaria considera que el sector vitivinícola no se diferencia del resto, aunque este es predominantemente liderado por hombres.

“En mi opinión, hay igualdad de género en muchas empresas. Aquí, en vinos, una minoría, ya que como todos sabemos fue y sigue siendo, pero en evolución, un sector de predominio masculino ”, dice, y agrega que, a pesar de todo, el sector va en la dirección correcta.

“Creo que la sociedad es dinámica y que las mujeres ocupan cada vez más puestos directivos. Estamos en el camino de la igualdad, es decir, las personas adecuadas en los puestos adecuados sin importar el género ”, dice.

Olga Martins, agricultores

Olga Martins es la actual CEO de Lavradores de Feitoria, pero el gusto por el vino no siempre ha estado presente en su vida. Cuando se incorporó a la empresa de vinos del Duero, Olga confiesa que “todo lo que le faltaba a la experiencia se compensaba en gran medida con un entusiasmo vibrante”.

La empresaria pasó de un curso de ingeniería química a la cosecha, arremangándose inmediatamente para crecer junto a Lavradores de Feitoria, creado en septiembre de 2000, asumiendo que el inicio fue “muy desafiante e interesante”, cuenta a JE.

La empresaria se incorporó a la empresa a los 26 años y, a los 45, reconoció que “crecer con la empresa ha sido un camino duro, difícil en muchos momentos pero con un balance muy positivo”, compensó todo el trabajo realizado hasta la fecha y al vinos creados bajo tu supervisión.

La pasión de la directora ejecutiva de Lavradores de Feitoria por los vinos está ligada a su íntima pasión por la región del Duero. “Es una región única, que me deja abrumado por el paisaje, la historia, la resiliencia y el carácter, que luego se refleja en los vinos”. A JE, Olga le confiesa que “la noción de lo pequeños y efímeros que somos” es algo que la marca profundamente. “Caminar en un viñedo viejo, beber un Oporto de 100 años… me hace pensar en cuántas manos se pasaron allí, cuántas personas tuvieron noches de insomnio por preocupaciones (como yo tengo ahora), cuántas vidas, cuántos sueños. Es casi poético pero es cierto ”, confiesa.

Las preocupaciones actuales se derivan de la pandemia, que afectó al segmento del vino. La estrategia de la empresaria fue seguir pagando a los proveedores y mantener la actividad al 100%, y aún hacer mejoras en los procesos internos.

En febrero de 2015, Olga Martins fue condecorada por Aníbal Cavaco Silva, entonces Presidente de la República, con el grado de Oficial de la Orden del Mérito Empresarial, Clase de Mérito Agrícola.

Refiriéndose a la igualdad de género en un sector dominado por los hombres, Olga Martins sostiene que “todavía no hay equilibrio de género, pero creo que nos estamos moviendo hacia allí”, argumentando que se da “igualdad de oportunidades” a todos.

Rita Nabeiro, Adega Mayor

Durante su infancia recorrió en bicicleta la colina del Alentejo de su familia, entre gallinas y vacas, en Campo Maior, antes de que se construyera la actual fábrica de Delta Cafés, que es el mayor negocio de su familia. En 2004 comenzó una nueva etapa, cuando Grupo Nabeiro comenzó a producir los primeros vinos, hoy cuenta con más de 350 hectáreas de producción agrícola, de las cuales 80 son viñedos.

Rita Nabeiro siempre ha sentido una especial cercanía por el negocio del vino, gusto que adquirió de su abuelo. Quizás también porque la bodega se construyó en el terreno que recorrí en bicicleta. Por eso, siguió de cerca el proyecto: vio levantarse las paredes del edificio idealizado por el arquitecto Siza Vieira hasta convertirse en lo que son hoy, el símbolo de la Adega Mayor.

La actual CEO de la empresa vitivinícola es una de las pocas mujeres del sector, pero busca la igualdad
con optimismo.

“En el sector vitivinícola ha habido una evolución positiva, pero como este es un territorio masculino por excelencia durante muchos años, la representación de las mujeres sigue siendo reducida en comparación con los hombres”, dice la funcionaria a JE, descartando desde el principio haber sentido dificultades de liderazgo asociado con el género.

Rita Nabeiro deja claro que una persona en una posición de liderazgo debe ser “competente, humana y exigente para sí misma y para los demás, sin importar el género”, sin embargo, no devalúa que si su ejemplo sirve de inspiración a alguien, en el sector vitivinícola u otro, para brindar una oportunidad para que una mujer asuma un rol de liderazgo, que lo ve “como un refuerzo extremadamente positivo y saludable”.
Licenciada en marketing y diseño, la directora general de Adega Mayor dice que “era necesario salir de la zona de confort, aprender sobre vinos, gestión, liderazgo” para afrontar el reto de esta empresa familiar.

“La oportunidad de liderar el equipo de Adega Mayor surgió de forma natural y consensuada dentro de la familia”, dice. “Pasó sin pompa ni circunstancia, pero con la confianza y responsabilidad que requiere el cargo”, subraya.

Filipa Pato, Pato y Wouters

Filipa Pato pertenece a una larga línea de productores de vino de Bairrada, que se remonta al menos al siglo XVIII. Hija de Luís Pato, la primera en creer seriamente en el potencial de Baga y ponerlo en el radar de los grandes críticos del sector, fue la primera, y hasta ahora la única portuguesa en ganar el Oscar del Vino, distinción que otorga la prestigiosa revista. Gourmet alemán «Feinschmeker» en 2011.

Graduada de la Universidad de Coimbra en ingeniería química, la empresaria perfeccionó sus habilidades como productora de vino vendiendo en Burdeos, Francia, Mendoza, Argentina y Margaret River, Australia, con su padre.

En 2001 surgió la oportunidad de abrir la empresa y, en 2006, se incorporó al marido belga, William Wouter, con quien vivió, hasta 2014, en Amberes.

Hoy, Filipa Pato es parte de una generación de mujeres que lideran una empresa en un sector en Portugal que todavía es predominantemente masculino.

“En el área vinícola en particular, en Portugal todavía es difícil ser mujer en un mundo dominado por hombres,
y no es casualidad que muchos productores sigan mirando más de cerca a sus hijos como
su trabajo ”, dice el responsable de JE.

En cuanto a los vinos, la producción, que se mantiene en línea con los valores familiares, “refleja la región de una manera auténtica, utilizando solo variedades autóctonas, algunos viñedos centenarios y viticultura biodinámica”, explica.

“Hoy tenemos nuestros viñedos certificados en biología y biodinámica, hemos revitalizado áreas que fueron asesinadas por el uso y abuso de herbicidas y pesticidas, creamos biodiversidad y un ambiente puro y saludable”, continúa.

Pato e Wouters produce cerca de 100 mil botellas, exporta a alrededor de 30 países y es hoy un reconocido productor de vinos de Bairrada.

“Creo que todavía no hay igualdad en las grandes empresas, pero es bueno ver que cada vez hay más mujeres emprendedoras sin miedo a correr riesgos, incluso a menor escala”, considera.

Luísa Amorim, Quinta Nova de Nossa Senhora do Carmo y Quinta da Taboadella

La empresaria Luísa Amorim lidera actualmente tres producciones vitivinícolas: Quinta Nova de Nossa Senhora do Carmo, Quinta da Taboadella y Herdade Aldeia de Cima, siendo la última un proyecto personal propio.

La hija menor del empresario Américo Amorim tomó las riendas de la industria del vino dentro del grupo y familia Amorim, siendo uno de los nombres más rotundos del medio.

En 2018, Luísa Amorim sumó Quinta da Taboadella a las hectáreas que ya tenía disponibles en el Norte. La empresaria dice a JE que “durante muchos años hemos estado buscando un proyecto para invertir en vino y curiosos en la región demarcada de Dão y, en 2018, surge la oportunidad de este tesoro escondido”, uniéndose a la primera y vecina Nossa Senhora do Carmo.

La inversión en Herdade Aldeia de Cima, que llevó las terrazas del Duero al Alentejo, fue un deseo más personal por parte de la empresaria. “Desde niño he estado en contacto con el Alentejo a través de mi padre y Cork. Esta finca es una propiedad que heredé y en 2017, año de su muerte. Junto a mi marido y mis hijas, decidimos plantar un pequeño viñedo en niveles tradicionales en la Serra do Mendro y fue así, en un año notable para todos, que comienza este pequeño proyecto familiar ”, dice Luísa Amorim.

Ciertamente enamorada del vino, Luísa Amorim confiesa que hay tantas cosas que le gustan que “tal vez una buena copa de vino [como manda a radição] y no llegó una hoja de papel para compartir lo que más amo ”. “Tenemos que amar lo que hacemos, sobre todo cuando trabajamos con vino. La naturaleza, la creación humana, verla crecer, el desafío constante, el medio humano, el amor a la tierra, la sencillez ”, enumera, demostrando que se necesita más que una buena viña y lluvia.

Frente a la igualdad de género, Luísa Amorim confiesa que “nunca sentí diferencias y nunca hice distinciones de género en nuestras empresas”, sostiene, y agrega que cada vez encuentra más mujeres en el mundo de los vinos.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *