Congreso peruano rechaza juicio político al presidente





El Congreso peruano rechazó la solicitud de juicio político del presidente Martín Vizcarra el viernes por la noche (18). Tras una sesión de más de 12 horas, la moción de vacante fue rechazada por 78 votos, 32 de los parlamentarios a favor de la destitución y 15 abstenciones.





Con eso, Vizcarra permanece en el cargo. Hay elecciones presidenciales en Perú programadas para abril de 2021.

El resultado estuvo lejos de lo que sería necesario para la remoción. Según la ley, se requieren 87 votos para el juicio político. La semana pasada, la aceptación de la moción tuvo 65 votos, lo que significa que varios parlamentarios que estaban a favor de la destitución han cambiado de opinión en los últimos días.

Los discursos de los diputados duraron toda la tarde y primera hora de la noche. Cuando terminaron, el líder del Congreso Manuel Merino de Lama, en lugar de someter la moción a votación, presentó otros dos temas de legislación electoral para que se votaran antes, mientras que los voceros del partido decidían, entre bastidores, si querían votar por siguiente vacante o posponerlo hasta el lunes (21), según lo propuesto por el partido Acción Popular.

Al final, alrededor de las 8 pm (10 pm Brasilia), Merino de Lama inició la votación de acusación. Más de la mitad de los congresistas votaron desde sus casas a causa de la pandemia de coronavirus. Las dificultades de conexión retrasaron varias fases de la sesión.

Vizcarra había asistido al Congreso por la mañana para presentar su defensa. El funcionario llegó al lugar poco antes de las 10 de la mañana (mediodía en Brasilia), saludó a los simpatizantes fuera del edificio del Congreso y dijo a los periodistas que estaba tranquilo y había decidido comparecer «en servicio constitucional».

En su discurso afirmó que «los audios que están usando en mi contra no han sido expertos, por lo que no tienen validez comprobada. Reconozco que en uno de ellos, es mi voz. Pero yo pregunto: ¿cuál es el delito?».





El proceso de juicio político se desencadenó por la publicación de grabaciones en las que el presidente aparece pidiendo a sus asistentes que mientan en una investigación sobre su relación con un ex empleado.

El caso estalló en mayo, cuando la prensa encontró que el Ministerio de Cultura había ofrecido contratos presuntamente irregulares de $ 10.000 (R $ 53.000) al cantante Richard Cisneros.

En los audios, hay más de una conversación entre Vizcarra y el secretario general de la Presidencia, Karem Roca, para organizar visitas de Cisneros, cuyo nombre artístico es Richard Swing, a la sede del Ejecutivo.

Al iniciar el discurso en el Congreso, el mandatario peruano manifestó que «muchos le habían recomendado» que no asistiera a la sesión y que dejara la defensa en manos de su abogado, Roberto Pereira Chumbe.

«Pero yo no soy así, vine a dar la cara, porque nunca escapé de este tipo de situaciones ni escaparé ahora. Enfrentaré estos cargos de frente», dijo el mandatario.

Vizcarra también argumentó que no le corresponde al Congreso investigar el episodio, sino al Ministerio Público, y que, luego de presentar la defensa, procedería con un viaje a regiones del país afectadas por la pandemia de coronavirus. «Este es el verdadero enemigo de Perú hoy, Covid-19».

Llamó la atención sobre la mejora en los números de la crisis de salud en el país, con un leve descenso de casos y muertes en septiembre. Perú, uno de los más afectados por el virus en Latinoamérica, ha registrado hasta la fecha 31.146 muertes y más de 750.000 infecciones confirmadas por coronavirus.

Chumbe, abogado de Vizcarra, también habló. Reforzó los argumentos del presidente de que los audios no fueron investigados y que la investigación de un posible delito debe pasar primero por el Ministerio Público. «El Congreso puede votar por una vacante para el presidente, pero debe hacerlo en temas concretos. No cuando todavía estamos en una investigación embrionaria de un posible crimen».

Además, afirmó que no hay explicaciones probadas de cómo se hicieron las grabaciones. «Tenemos que velar por el estado de derecho, y en un estado de derecho, debemos seguir las vías legales para obtener pruebas. Las pruebas obtenidas por medios ilegales e informales no se pueden utilizar en un proceso, más aún en un proceso de esta gravedad».

Luego de la presentación de la defensa, los parlamentarios comenzaron a hablar.

Entre los que votaron en contra de la acusación se encuentra el diputado Raymundo Dioses, vocero de Somos Perú, quien dijo que no era «conveniente ni oportuno crear una situación de inestabilidad por un cambio de gobierno diez meses antes del fin del período presidencial y siete meses de un proceso electoral «.

María Silupu, del partido Fuerza Popular fujimorista, dijo que «estos audios son prueba de un delito de estafa y un delito de obstrucción a la justicia» y que, por tanto, el presidente debe irse. La líder de la Fuerza Popular, Keiko Fujimori, sin embargo, se pronunció en contra de la destitución: participó virtualmente porque estaba bajo arresto domiciliario por el escándalo de Odebrecht.

Omar Chehade, desde Alianza hasta el Congreso, sugirió otra solución. «El presidente está deslegitimado, no tiene autoridad moral para gobernar el país y debe renunciar».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *