Confucio, la experiencia con epidemias y tecnología ayudan a controlar el coronavirus en Asia





Mientras que Occidente est√° desesperado por lidiar con Covid-19 (Espa√Īa, Italia, Francia y EE. UU. Registran diariamente cientos de muertes por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus), Asia exhibe figuras de envidia.





Corea del Sur, que se convirtió en el segundo foco principal de la enfermedad después de China, tiene una de las tasas de mortalidad más bajas (1.69%), junto con Singapur (0.07%).

Debido a su proximidad a China, donde comenz√≥ el brote, y al n√ļmero de vuelos que conectan los dos pa√≠ses, Taiw√°n podr√≠a haber sido devastada por la enfermedad, pero se ha basado en la experiencia adquirida durante la epidemia de SARS y hasta ahora solo ha registrado cinco muertes por Covid-19 en 24 millones de habitantes.

Sin embargo, este éxito al enfrentar el primer momento de la pandemia ahora se equilibra en la cuerda floja y varios países de la región han tomado medidas para contener una segunda ola de contaminación.

El éxito inicial de Asia en el manejo de la pandemia parece ser no solo porque la región fue la primera en ser golpeada, sino por un trípode formado por la cultura de valorar el colectivo sobre las estructuras individuales y avanzadas para monitorear a los pacientes y usar la inteligencia. para detectar casos sospechosos.

De hecho, el sudeste y el este de Asia están haciendo un mejor control de Covid-19 que los países occidentales, en opinión del diplomático Fausto Godoy, quien sirvió en Itamaraty en 11 países del continente y hoy coordina el Centro de Estudios Asiáticos de ESPM . Esto se debe, dice, al confucianismo adoptado por China, Japón, Corea del Sur y Singapur.

Nacido en el norte de China en 479 a.C., el fil√≥sofo Chiu Kung, cuyo nombre fue europeizado para Confucio, leg√≥ al este la idea de que los gobernantes deben ser ejemplares y que el estado existe para beneficiar a la poblaci√≥n. Sus aforismos, como ¬ęno le hagas a los dem√°s lo que no quieres que te hagan a ti¬Ľ, predican la armon√≠a de la vida en sociedad.





‚ÄúEn Occidente, tenemos nuestros derechos, debes respetar mi derecho. Esto proviene de la Revoluci√≥n Francesa y la declaraci√≥n de independencia de los Estados Unidos, seg√ļn la cual todos los hombres son creados iguales y tienen derecho a buscar la felicidad. El confucianismo es lo opuesto a eso ‚ÄĚ, dice Godoy.

‚ÄúT√ļ, yo, todos nos volvemos importantes solo cuando agregamos algo a la sociedad. As√≠ es como construyes un hospital en diez d√≠as. [erguido na China] y tan pronto como logramos cerrar una ciudad como Wuhan [onde o surto come√ßou], con 11 millones de habitantes ‚ÄĚ, agrega.

La imagen se completa con la predisposici√≥n de los chinos a aceptar las √≥rdenes de un gobierno de un solo partido: ¬ęobedecen con convicci√≥n¬Ľ.

Italia y Estados Unidos, recuerda Godoy, ignoraban los peligros del virus y cuando se dieron cuenta de que era demasiado tarde. En el país europeo, el alcalde de Milán dijo en febrero que la ciudad no se detendría incluso con casos confirmados de la enfermedad (se disculparía un mes después), mientras que Donald Trump inicialmente minimizó la gravedad de la situación y solo más tarde reconoció la gravedad.

¬ęNuestro individualismo es un gran obst√°culo, el colectivismo asi√°tico es una gran diferencia¬Ľ, concluye Godoy.

La preocupación por el otro también aparece en los gestos cotidianos, como el uso de máscaras, un hábito que precede al nuevo coronavirus.

En Japón, las ventas del accesorio explotaron en 2009, durante el brote de la gripe H1N1, y las personas contaminadas los usaron para evitar el contagio de aquellos que estaban sanos. En la pandemia actual, el gobierno está donando dos máscaras por hogar.

Después de un aumento en las infecciones a fines de febrero, Corea del Sur determinó que el 90% de la producción local del artículo se vendería a nivel nacional. El gobierno aconsejó a los ciudadanos usar uno por día.

Se√ļl tambi√©n estuvo mejor preparado esta vez, ya que el pa√≠s enfrent√≥ en 2015 un brote de Mers, una cepa de coronavirus que infect√≥ a 185 personas y mat√≥ a 38 coreanos.

Jegal Dong-wook, profesor de medicina en la Universidad Católica de Corea del Sur, dijo al Financial Times que desde entonces los hospitales han tenido unidades de control de infecciones y salas de presión negativa para aislar los contaminantes.

Paralelamente, las personas con síntomas respiratorios comenzaron a acudir primero a los centros para la detección de enfermedades infecciosas, y no a los hospitales, lo que facilita la detección.

Taiw√°n tuvo una experiencia de aprendizaje similar despu√©s de enfrentar la epidemia de SARS en 2003: entre marzo y julio de ese a√Īo, la enfermedad respiratoria cuyo epicentro fue China tuvo una tasa de mortalidad del 27% entre los taiwaneses infectados.

Desde entonces, la isla ha creado mecanismos para hacer frente a las epidemias de su vecino, incluida una agencia responsable de coordinar las acciones a nivel federal y regional.

Cuando Wuhan notificó a la Organización Mundial de la Salud los primeros casos de Covid-19, los agentes taiwaneses inmediatamente comenzaron a abordar los aviones y tomaron la temperatura de los pasajeros procedentes de China que pretendían aterrizar en la isla.

En la contención del virus, las medidas tecnológicas se han combinado con medidas sanitarias, con el uso masivo de inteligencia artificial y cámaras de monitoreo. En China, las fuerzas de seguridad de la ciudad de Hangzhou se han equipado con gafas térmicas, capaces de medir la temperatura de cientos de personas en solo dos minutos.

Además, los funcionarios aprovecharon los 200 millones de cámaras de seguridad repartidas por todo el país para detectar personas que violaron la cuarentena.

¬ęEn el caso de China, por otras razones han estado trabajando durante mucho tiempo con tecnolog√≠a de reconocimiento facial para fines de seguridad interna, y ahora pueden aplicar este tipo de cosas para controlar la pandemia¬Ľ, argumenta Vivaldo Jos√© Breternitz, profesor de la Facultad de Inform√°tica e Inform√°tica de la Universidade Presbiteriana Mackenzie.

Afirma adem√°s que la adopci√≥n masiva de sistemas de vigilancia tecnol√≥gica ocurre en un pa√≠s donde ¬ęel derecho a la privacidad no existe¬Ľ y en el que los habitantes est√°n acostumbrados a seguir las √≥rdenes del gobierno, lo que dif√≠cilmente ser√≠a aceptado f√°cilmente en las democracias occidentales.

Aun as√≠, ¬ęse debe creer que otros pa√≠ses adoptar√°n o ya est√°n adoptando medidas similares, ya que los gobiernos est√°n dispuestos a utilizar cualquier herramienta necesaria para contener Covid-19, incluso si amenazan la privacidad de sus ciudadanos; la idea es que antes de los intereses de la colectividad, esos individuos pueden quedar en un segundo plano ‚ÄĚ.

Después de contener la transmisión nacional, Beijing se preocupa por los que llegan del extranjero. El jueves (2), el régimen anunció que reforzará los controles fronterizos e impondrá cuarentena a los viajeros que ingresen al país por tierra.

Singapur anunció el viernes (3) que cerrará el comercio y las escuelas durante el próximo mes. Corea del Sur, por otro lado, extendió las medidas de distanciamiento social durante dos semanas y recientemente impuso una cuarentena obligatoria para los extranjeros, que deben permanecer en las instalaciones del gobierno durante 14 días después del desembarco.

La idea de la cuarentena es evitar la reintroducci√≥n del coronavirus en regiones que aparentemente controlaron el peor momento del brote. Esto es cierto tanto para los expatriados que regresan a sus pa√≠ses que huyen de las altas tasas de contagio en Europa y los EE. UU. Como para los casos asintom√°ticos, las personas que portan y pueden transmitir el pat√≥geno pero no tienen s√≠ntomas. En los √ļltimos d√≠as, las fronteras a√©reas tambi√©n se han cerrado en China, Hong Kong, Singapur, Taiw√°n y Jap√≥n.

‚ÄúLos pa√≠ses han luchado por implementar sus propias soluciones nacionales, y las soluciones nacionales son insuficientes para un problema de salud global y transnacional. Cerrar las fronteras es una de las formas en que los gobiernos individuales pueden controlar la situaci√≥n ¬ę, dijo a The New York Times Kristi Govella, profesora asistente de estudios asi√°ticos en la Universidad de Hawai.

¬ęIncluso los pa√≠ses que han tenido relativamente √©xito en el manejo de la pandemia son tan seguros como el eslab√≥n m√°s d√©bil de la cadena¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *