Con un 1,6% vacunado contra Covid, 脕frica lucha por recibir dosis





Si bien el avance de la vacunaci贸n es motivo de celebraci贸n en varios pa铆ses de Europa y Am茅rica del Norte, los africanos contin煤an luchando por obtener dosis para inmunizar al menos a su poblaci贸n m谩s vulnerable.





Con alrededor del 17% de la poblaci贸n mundial, el continente representa solo el 1,6% de los 4.010 millones de dosis aplicadas en el mundo. Y mientras que los europeos ya est谩n completamente inmunizados en un 38%, los africanos est谩n solo en el 1,6%, y con un r茅cord de 166,5 mil muertes y 6,6 millones de infecciones, cifras que se consideran lejos de la realidad debido a la falta de informaci贸n.

Seg煤n los especialistas, tres razones principales explican tal diferencia: la dependencia de empresas fuera del continente para desarrollar vacunas; problemas log铆sticos para asegurar la distribuci贸n de dosis despu茅s de su llegada; y vacilaci贸n con respecto a los inmunizadores.

Seg煤n Benjamin Kagina, investigador de la iniciativa Vacunas para 脕frica, vinculada a la Universidad de Ciudad del Cabo, la demanda de vacunas en el continente, sin incluir las contra Covid, ronda los mil millones de dosis al a帽o, pero solo el 1% de esa. cantidad proviene de fabricantes locales.

Adem谩s, los pa铆ses de ingresos m谩s altos pudieron asegurar las dosis incluso antes del desarrollo de los inmunizadores, lo que puso a 脕frica al final de la l铆nea, explica Mia Malan, editora en jefe del Bhekisisa Center for Health Journalism, una organizaci贸n sudafricana. de los medios independientes que han estado siguiendo la situaci贸n de Covid en la regi贸n. 鈥淟a pandemia ha sido como un espejo que muestra c贸mo es realmente el mundo鈥, dice sobre la carrera desequilibrada.

El problema se agrava a煤n m谩s en el continente, ya que la desigualdad interna tambi茅n es grande, enfatiza Malan. Sud谩frica, por ejemplo, puede cerrar acuerdos con fabricantes tanto para la compra como para la producci贸n de inmunizadores; a partir del pr贸ximo a帽o, Biovac comenzar谩 a llenar dosis de Pfizer / BioNTech.

A煤n as铆, el pa铆s enfrenta problemas para avanzar en su inmunizaci贸n, con un 9,4% recibiendo al menos la primera dosis y un 4,3% ambas. Las vacunas de Pfizer reci茅n comenzaron a aplicarse en abril, recuerda el editor de Bhekisisa, porque cuando el gobierno busc贸 a la farmac茅utica en diciembre, no hab铆a m谩s dosis disponibles. 鈥淓sto significa que las vacunas que recibimos llegan en lotes m谩s peque帽os, porque eso es todo lo que nos queda鈥, dice Malan.





Otro fuerte impacto fue el retraso en la entrega de uno de los insumos para la producci贸n del inmunizante de Johnson & Johnson, lo que provoc贸 la destrucci贸n de las dosis que se hab铆an producido en el pa铆s. 鈥淎unque esto ha sucedido en los pa铆ses m谩s ricos, el impacto no fue tan grande porque ya tienen otras vacunas compradas鈥, explica el editor. 芦En Sud谩frica, no ten铆amos nada m谩s, tuvimos que comprar otras dosis禄.

Sin embargo, muchos pa铆ses del continente se encuentran en una situaci贸n a煤n peor, ya que no pueden realizar acuerdos de producci贸n o incluso de compra. Esto ayuda a explicar por qu茅 hay casos como el de Seychelles, que ha inmunizado por completo al 69,7% de su poblaci贸n (aunque hay un elevado n煤mero de casos investigados por la OMS), y Tanzania, que vacun贸 a su primer habitante hace dos a帽os. o la de Burundi y Eritrea, que ni siquiera han comenzado a inocular a sus poblaciones.

La dificultad para llegar a acuerdos tambi茅n hace que los pa铆ses dependan por completo de las vacunas proporcionadas por Covax, una iniciativa vinculada a la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) para la distribuci贸n de inmunizaciones a los pa铆ses en desarrollo.

Se esperaba que el consorcio pudiera mitigar la desigualdad global de la vacunaci贸n, pero este tipo de iniciativa ser铆a inevitablemente insuficiente, ya que los pa铆ses m谩s ricos priorizar铆an su poblaci贸n antes que aquellos con menores ingresos, dice Osman Dar, director del proyecto Uma Sa煤de. .parte del Programa de Salud Global de Chatham House, un grupo de expertos brit谩nico. 鈥淒ependiendo de la benevolencia o la solidaridad de estos pa铆ses no deber铆a ser la base de un sistema global de distribuci贸n de vacunas鈥, dice.

Kagina, de la Universidad de Ciudad del Cabo, agrega que, si la situaci贸n se revirtiera y 脕frica liderara la aplicaci贸n de agentes de inmunizaci贸n, no querr铆a que su hijo no fuera vacunado porque el gobierno de su pa铆s decidi贸 enviar dosis a los pa铆ses que est谩n rezagados. . 鈥淓s parte de la naturaleza humana que trabajes duro para poner tu casa en orden鈥, dice. El investigador se帽ala, por otro lado, que el mayor problema es tener pa铆ses con exceso -Canad谩, por ejemplo, tiene diez dosis por persona- mientras que otros faltan.

En 脕frica, ya se han aplicado 63,8 millones de dosis, sumadas al consorcio de la OMS y otras iniciativas, y se espera que en las pr贸ximas semanas lleguen otros 60 millones a trav茅s de Covax, con donaciones de EE. UU., Europa y Reino Unido. En total, la iniciativa debe proporcionar alrededor de 500 millones de inmunizaciones, lo que es insuficiente para una poblaci贸n de casi 1.400 millones.

Adem谩s de una cifra que ya es insuficiente, el sistema de distribuci贸n se vio impactado por la suspensi贸n de exportaciones de vacunas determinada por India, que necesitaba las dosis para enfrentar una ola devastadora de la enfermedad. Como la mayor铆a de las vacunas Covax fueron proporcionadas por una instituci贸n en el pa铆s asi谩tico, hubo un retraso en la entrega.

Esto obstaculiz贸 a煤n m谩s la log铆stica de distribuci贸n y aplicaci贸n de los pa铆ses africanos, que ya son deficientes. Una vez que llegan las dosis, surgen dificultades para su almacenamiento, transporte e incluso aplicaci贸n.

Seg煤n cifras presentadas por el director de la OMS para 脕frica, Matshidiso Moeti, en una conferencia de prensa la semana pasada, una encuesta sobre qu茅 tan preparados est谩n los 55 pa铆ses de la Uni贸n Africana (incluida la Rep煤blica 脕rabe Saharaui Democr谩tica, que reclama el territorio del Sahara Occidental). ) mostr贸 que el 30% de ellos tiene m谩s de la mitad de sus distritos con dificultades de almacenamiento en fr铆o.

Osman Dar se帽ala que todav铆a hay una falta de sistemas de registro adecuados para identificar y ubicar grupos prioritarios y de profesionales capacitados para apoyar la entrega masiva.

Para espesar el caldo, la duda para vacunarse es otra preocupaci贸n. Un estudio publicado en marzo de este a帽o por los Centros para el Control y la Prevenci贸n de Enfermedades (CDC) de 脕frica encontr贸 que el 79% de la poblaci贸n en los 55 pa铆ses de la Uni贸n Africana estaba dispuesta a inmunizar. Las variaciones internas, por otro lado, son geniales. Mientras que en Etiop铆a este n煤mero se eleva al 94%, desciende al 59% en la Rep煤blica Democr谩tica del Congo.

Para Kagina, sin embargo, esto no deber铆a ser una gran preocupaci贸n, dado el acceso a煤n limitado a las dosis. 芦No vacila ante algo que no tiene禄.

Sin embargo, la mayor铆a de las razones que llevaron a esta desigualdad podr铆an haberse evitado, y los gobiernos de los pa铆ses africanos no est谩n exentos de culpa, analiza Evelyn Gitau, directora interina de investigaci贸n del Centro de Investigaci贸n sobre Poblaci贸n y Salud en 脕frica. 鈥淢uchos de ellos tardaron mucho en involucrarse en las iniciativas que se ofrecen para la adquisici贸n de vacunas, como Covax鈥, explica. 芦Como resultado, est谩n luchando por dosis limitadas, ya que el resto fue a pa铆ses que se hab铆an inscrito禄.

Tambi茅n se帽ala que muchos de los problemas vinculados a la distribuci贸n eran f谩cilmente evitables, con fondos destinados a la compra de jeringas y pago de equipos de protecci贸n y recursos humanos para la aplicaci贸n de vacunas y la formaci贸n garantizada de los profesionales para estar preparados una vez que llegaran las dosis. Adem谩s, tener sistemas actualizados para monitorear las vacunas y problemas log铆sticos como el almacenamiento y las fechas de vencimiento ayudar铆a a evitar la situaci贸n.

Este lento ritmo de inmunizaci贸n se convierte en una preocupaci贸n a煤n mayor en medio de la aparici贸n de variantes m谩s transmisibles. 鈥淣o se equivoquen, la tercera ola en 脕frica no ha terminado鈥, advirti贸 el director regional de la OMS. 鈥淓ste peque帽o paso adelante ofrece esperanza e inspiraci贸n, pero no deber铆a enmascarar el panorama general. Muchos pa铆ses todav铆a tienen un riesgo m谩ximo, y la tercera ola de 脕frica ha crecido m谩s r谩pido y es m谩s fuerte que nunca 芦.

La variante delta, identificada en India y que ha generado fuertes m谩ximos en Europa y EE. UU. Por ser m谩s contagiosa, ya se ha encontrado en 26 pa铆ses del continente. Alpha (Reino Unido) y beta (Sud谩frica) se registraron en 35 pa铆ses.

Malan, de Bhekisisa, se帽ala que, sin acceso a las vacunas, los pa铆ses africanos tienen olas m谩s grandes y consistentes de la enfermedad, y con muertes que podr铆an haberse evitado si la poblaci贸n hubiera estado m谩s inmunizada.

Por eso es tan importante acelerar la vacunaci贸n aprendiendo sobre los desaf铆os enfrentados hasta ahora, dijo Moeti de la OMS. La expectativa era inmunizar al 20% de la poblaci贸n para fin de a帽o, lo que parece una meta lejana en este momento. Para llegar al 10% a finales de septiembre, ser谩 necesario aumentar el ritmo en cinco o seis veces, se帽al贸 el director.

Al ritmo actual, el 70% de los pa铆ses no alcanzar谩 esta tasa: se aplican entre 3,5 millones y 4 millones de dosis por semana en el continente, una cifra que deber铆a ser de 21 millones para alcanzar la meta. 鈥淧ara acelerar el ritmo, es necesario mejorar las operaciones, invertir en costos operativos y enfocar la confianza en la vacuna鈥, resalt贸 Moeti, y agreg贸 que la organizaci贸n ha estado ayudando a los pa铆ses en la microplanificaci贸n.

Esta aceleraci贸n est谩 intr铆nsecamente ligada a la llegada de m谩s dosis, un escenario plagado de incertidumbre. Algunos pa铆ses, por ejemplo, ya est谩n hablando de potenciar la inmunizaci贸n con una tercera dosis para hacer frente al aumento de casos, desequilibrando a煤n m谩s la disponibilidad de vacunas.

Los expertos, por su parte, enfatizan que la necesidad de proteger a los africanos contra Covid no es solo una cuesti贸n de importancia regional. 鈥淪i dejamos el continente sin vacunar, tambi茅n estamos aumentando el riesgo de generar m谩s variantes, y nadie puede predecir qu茅 har谩 la pr贸xima cepa incluso con aquellos que ya han sido inmunizados鈥, dice Kagina, de la Universidad de Ciudad del Cabo. 芦Vemos a Estados Unidos donando vacunas porque entienden que el continente, sin estar inmunizado, representa una amenaza para el resto de la comunidad global禄.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *