Con aire de tragedia, la historia de los mineros chilenos terminó en una gran fiesta





Al sol fuerte en medio del desierto de Atacama, sin nubes alrededor, le sigue un descenso brusco de temperatura, con noches de primavera en torno a los 5¬ļC. No fue suficiente, hay un viento fuerte que viene de los cerros de arena y piedra de ese paisaje lunar.





Este fue un escenario poco atractivo para los aproximadamente 1.700 periodistas que se esparcieron por la mina San Jos√© en el norte de Chile para acompa√Īar el rescate de los 33 mineros.

Esperada en todo el mundo, la operaci√≥n comenz√≥ la noche del 12 de octubre de 2010, pas√≥ la noche y dur√≥ todo el d√≠a 13. Enviado por la revista √Čpoca, trabaj√© casi 24 horas ininterrumpidas, con solo un descanso de unas tres horas. a dormir en la camioneta que hab√≠a alquilado – algunos colegas brasile√Īos y yo hicimos una especie de rotaci√≥n de sue√Īo, sin la cual no hubi√©ramos podido soportar el cansancio y no hubi√©ramos estado preparados para el gran momento.

Desde el principio, la historia de los 33 tenía todas las huellas de la tragedia. Incluso después de que se supo que estaban vivos después de 17 días de entierro, parecía imposible que ninguno sucumbiera durante los más de dos meses bajo tierra. Porque todos persistieron hasta la hora decisiva.

Cuando Florencio √Āvalos, el primero en ser izado, se apareci√≥ a todos, se liber√≥ gran parte de la tensi√≥n en el campamento de Esperanza, creada para albergar a familiares y dar un apoyo m√≠nimo a los periodistas, con una carpa que serv√≠a de sala de prensa. . Luego vino el segundo, el tercero, el cuarto, sin complicaciones … Alrededor del s√©ptimo, tuve la sensaci√≥n de que todo iba a ir bien, que era solo cuesti√≥n de tiempo. Entre mis compa√Īeros, parec√≠a que ellos pensaban lo mismo.

Eso fue hasta las 21h55, cuando Luis Urz√ļa, 33¬ļ, sali√≥ de la c√°psula de F√™nix. Los familiares de los mineros saltaron, gritaron, se abrazaron. ¬ę¬°Chi-chi-chi, le-le-le, los mineros de Chile!¬Ľ fue lo que m√°s se escuch√≥ en el campamento, como si estuvi√©ramos en las gradas del Estadio Nacional, en Santiago.

Hubo una explosi√≥n de champa√Īa, el himno chileno comenz√≥ a entonarse intensamente. Aunque estaba concentrado en escribir un texto para una publicaci√≥n r√°pida, sent√≠ que se me humedec√≠an los ojos.





El éxito de la 33 retirada trajo alivio a los periodistas, que ahora tenían la tarea mucho más agradable de registrar el clima mundialista en Copiapó, donde vivían la mayoría de los mineros. La ciudad no estaba tan feliz y había un pitido todo el tiempo.

Dado que tuvieron que pasar hasta 48 horas en observación en un hospital local, para monitorear cualquier problema de salud posterior al rescate, los familiares se organizaron para organizar las fiestas de fin de semana.

La familia de Ariel Ticona, con quien construí una relación de confianza durante los días previos a la operación, celebró el sábado 16 de octubre. Fui invitado, con la condición de que contribuya con una suma a la comida y bebida (así como a todos los demás participantes).

Emocionado, todav√≠a ten√≠a la idea de ir a un mercado a comprar cacha√ßa brasile√Īa y limones. Nunca hab√≠a pagado tan caro una botella de la marca m√°s conocida, pero pens√© que merec√≠amos un brindis con caipirinha esa noche.

Como ya hab√≠a entrevistado a Ticona el d√≠a anterior, no vi ninguna raz√≥n para molestarlo con nuevas preguntas. Decid√≠ que iba de civil, y algunos otros periodistas que recibieron una invitaci√≥n tambi√©n entendieron que era hora de simplemente relajarse. Hice una caipiri√Īa mediana, pero all√≠ todo fue una fiesta y a todos les gust√≥. Beb√≠, com√≠, re√≠, me deshice de toda la tensi√≥n de varios d√≠as de duro trabajo.

Diez a√Īos despu√©s, estoy seguro de que esta cobertura es (y probablemente seguir√° siendo) la que me trae los mejores recuerdos de mi carrera.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *