Comprender la relación entre la obesidad y la disfunción eréctil.





La obesidad afecta al 26,8% de la población, o una de cada cuatro personas en el país, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Los hombres de este grupo tienen un mayor riesgo de tener disfunción eréctil (DE), también conocida como impotencia sexual, aunque este término ya no se usa.





ED es el nombre técnico de la dificultad o incapacidad para mantener una erección lo suficientemente rígida como para lograr una actividad sexual satisfactoria. Es un problema muy común que afecta a 2 millones de brasileños, con diversas causas, psicológicas o físicas.

La obesidad puede provocar disfunción eréctil debido a una complicación de las complicaciones. El primer punto a tener en cuenta es que las personas obesas tienen un nivel circulante más bajo de testosterona, la principal hormona sexual masculina. Mantener sus ritmos correctos es fundamental para lograr la erección y mantener su libido actualizada.

Es normal que la producción de testosterona disminuya con el tiempo. Sin embargo, esto ocurre de manera sutil, en promedio 1% por año después de que un hombre alcanza la edad adulta. Con la obesidad, la caída es más rápida.

Además, el sobrepeso facilita la aparición de problemas de circulación, lo que compromete el flujo sanguíneo en la región del pene, otro ingrediente importante para que se produzca una erección.

La relación no es solo hormonal o fisiológica. Los problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad, pueden ser la base tanto de la obesidad como de la disfunción eréctil. En esta línea de razonamiento, conviene decir que el sobrepeso suele afectar a la autoestima, provocando inseguridad e incomodidad con la propia apariencia durante las relaciones sexuales, lo que solo dificulta aún más el rendimiento.

Obesidad y fertilidad

Ilustración: Marcus Penna / HEALTH is Vital

Aparte del rendimiento en sí, las enfermedades crónicas pueden provocar infertilidad. En términos generales, el sobrepeso desequilibra el proceso de transformación de la testosterona en estradiol (la principal hormona femenina), provocando un aumento de esta segunda sustancia.





El resultado de esto es una disminución del estímulo para el buen funcionamiento de los testículos, encargados de liberar más testosterona y esperma. Otras posibles consecuencias de la obesidad son el aumento de la temperatura testicular y el aumento de la división del ADN de los espermatozoides, lo que contribuye al fracaso de la fertilización del óvulo.

Finalmente, cuando se asocia con otros problemas de salud, como hipertensión, diabetes, tabaquismo y cáncer, la obesidad aumenta aún más el riesgo de disfunción eréctil e infertilidad, e incluso puede agravar los casos existentes.

Las dificultades para conseguir o mantener una erección siguen siendo un tabú en la sociedad. Muchos hombres prefieren justificar los hechos citando estrés, ansiedad o exceso de trabajo en lugar de acudir a un experto y pedir ayuda.

Pero, como se mencionó anteriormente, la disfunción eréctil es una ocurrencia más común de lo que uno podría pensar y puede tener una causa manejable. Nadie esta solo. Consulte a un urólogo para comprender el problema siempre que sea posible.

* Bruno Benigno es urólogo del Hospital Alemão Oswaldo Cruz SP y Director de Clínica Uro Onco

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *