¬ŅC√≥mo voy a contar a mis hijos que fui amenazada de muerte





Creo que a mediados de 2030 ya voy a tener hijos cuyas edades viabilicen conversaciones sobre las elecciones 28 de octubre de 2018. Sí, todavía tengo un hilo de esperanza de contarles una hermosa historia sobre un sorprendente giro numérico en la recta final, evitando que la la historia que tengo que contarles sea una historia que me haga llorar a los sollozos en el medio, en vez de apenas quedarse con los ojos mareados.





En ese momento buena parte de Brasil estaba dividido entre dos extra√Īos lados: un llamado de "lado de los petistas" y otro llamado de "lado de los bolsominions". Ellos me preguntar√°n "mam√°, usted era petista o bolsominion?" Y yo tendr√© la dura tarea de explicar que yo no era ninguna de las dos cosas.

Pero explicar√© claramente que he elegido un lado, sin ninguna punta de duda. El lado que se opon√≠a con todas sus fuerzas contra aquel extra√Īo hombre llamado Jair Bolsonaro, cuyas im√°genes no mostrar√© a los ni√Īos, porque en t√©rminos de pesadillas, ya bastan los que yo tuve en 2018. No, yo no era petista, votado en el PT en la primera vuelta. No defend√≠a el partido en s√≠, pero defend√≠a al pa√≠s de una de las amenazas m√°s espeluznantes que ya hab√≠a pasado por all√≠. Y mira que ya hab√≠amos visto zika virus y dengue.

Ser√© obligada a explicar a los ni√Īos que Bolsonaro era favorable a la tortura, a la dictadura militar, al armamento de la poblaci√≥n, al exterminio de la oposici√≥n, al final de las pol√≠ticas afirmativas, al fin de la promoci√≥n de la igualdad, al final del di√°logo. Voy a explicar lo que era cada una de esas cositas, para que ellos entiendan la dimensi√≥n del problema. Explicar√© que Bolsonaro estaba orgulloso de odiar a los gays. Y ellos me preguntar√°n: ¬Ņqu√© lo hicieron el T√≠o L√©o y el T√≠o Murilo para √©l? Nada, tendr√© que responder, constre√Īida. Explicar√© que Bolsonaro predicaba la intolerancia contra los negros y defend√≠a que las mujeres ganasen menos que los hombres, incluso haciendo un mismo trabajo. ¬ŅC√≥mo decir esto a los ni√Īos?

Voy a tener que narrar cosas duras, a pesar de su poca edad. Explicar que un maestro de capoeira fue muerto con cuchillos por haber votado en el Haddad, el candidato del otro partido. Explicar que miles de personas atraparon en las calles por manifestarse contra el Bolsonaro. Y, sí, voy a tener que contar que mamá recibió amenazas muy serias por hacer críticas a él en los periódicos. Recibió mensajes diciéndole que permanecer en Portugal, debido a que en Brasil las mujeres como ella se mató al porrazo. Mensajes diciendo que ella comienza a contar sus días. Mensajes diciendo a ella volver al tanque porque si ella continuaba escribiendo, no duraría mucho.

Los ni√Īos no van a merecer o√≠r eso. Pero van a necesitar o√≠r. Y cuando pregunten "pero mam√°, ¬Ņno te has asustado?" Voy a decir que me qued√© con bastante miedo. Que llor√© muchas noches antes de dormir, no s√≥lo con miedo por m√≠, pero con miedo por todo el Brasil. Y voy a explicar que tuve que seguir adelante, incluso con miedo, porque as√≠ es la vida. La gente puede tener miedo, s√≥lo no puede dejar que nos impida continuar.

No s√© cu√°l va a ser el desenlace de la historia. Probablemente cont√© que el Bolsonaro fue elegido, para el asombro de los ni√Īos. "Pero mam√°, la mayor parte de la gente quiso que ese hombre fuera el presidente? ¬ŅPor qu√©? ". Voy a decir que Brasil atravesaba un mal momento, que muchos estaban descontentos con los √ļltimos presidentes y que algunas personas intentaron apostar a aquel hombre como un intento loco e inconsecuente de cambio total. ¬ŅY ellos preguntar√°n "aun sabiendo que √©l quer√≠a hacer tantas cosas malas?". S√≠, queridos. S√≠. Y un suspiro.





No, no s√© lo que va a suceder. Pero seguir√© aqu√≠. Escribiendo lo que creo que necesita ser dicho, defendiendo las cosas en las que creo, so√Īando con un futuro no tan horrible como est√° pareciendo ahora. Pero, de hecho, ahora ya no lo s√©. De todos modos estos ni√Īos sabr√°n que su madre hizo lo que era posible. Esa serenidad, al menos, consigo tener. Y que Dios nos proteja.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *