Como un Azar del Kralj vio el momento en que Grimaldo acogió a Cervi con los brazos abiertos a la izquierda como si la Lassie hubiera regresado a casa





Vlachodimos

En los 87 minutos de la carrera, el jugador de la selecci√≥n brasile√Īa, ¬ŅNo es as√≠ que funciona? Si no lo es, deber√≠a. Las dos defensas de las que recuerdo, una a 35 'y esta a los 87', fueron el inaugurar del marcador y el cierre de la cuenta. La √ļltima estocada fue hermosa, una especie de fatalidad con Shakhov de cabeza tumbada y el Scorpion de las Laranjeiras a acceder a los c√°nticos de los adeptos benfiquistas presentes en Atenas, gritando a una sola voz: FINISH HIM.





Carlos Almeida

Los poderes ocultos de la UEFA intentaron condicionarlo con un amarillo en el primer minuto de juego, pero André Almeida porfió hasta el final, a veces en el límite del segundo amarillo, casi siempre contra la voluntad de los benfiquistas, demostrando sin rodeos que será necesario mucho más para el bloqueo, en particular la mayoría de los defensores de los equipos presentes en la Champions.

R√ļben Dias

Bonito gesto al final del partido cuando fue a la bancada despedirse de los adeptos del Lyon presentes en el estadio. Dejar√° nostalgia.

jardel

Reanim√≥ a los benfiquistas con un cabeceo colocado que har√≠a corar de envidia su hom√≥nimo y evit√≥ in extremis la decapitaci√≥n en curso de Rui Vit√≥ria. La expresi√≥n facial del capit√°n cuando el √°rbitro se√Īal√≥ penal a los 48 'pas√≥ por 3 estados: primero se cuestion√≥, tal como nosotros, si esta noche europea estaba sucediendo; y luego fue invadido por una mezcla de rabia y resignaci√≥n ante la m√°s que probable continuidad de Rui Vit√≥ria en el club; finalmente, se acord√≥ del premio de juego por la calificaci√≥n y abraz√≥ a los colegas en euros.

Grimaldo

Vean y revisan la oferta individual que est√° en el origen del tercer gol. No es de genio porque, vaya, eso ser√≠a sobrevalorar a nuestro lateral izquierdo. Es una jugada brillante de nuestro viejo Grimaldo. Recibe recostado al lado izquierdo, tal vez demasiado recostado. Un adversario se prepara para acosar al espa√Īol. Parece una de esas "salidas a jugar" que generalmente acaban con Fejsa haciendo doblar a alguien en el √°rea. Pero no. Grimaldo se desenvuelve del primer adversario y va por all√≠ all√° recorriendo la mayor y peor banda de apoyo a Macedonia jam√°s vista en un estadio de f√ļtbol. Los macedonios en la bancada regocijan. Grimaldo tabla con Cervi, vuelve a recoger a la l√≠nea, adquiere doble nacionalidad, rechaza dos llamadas de Sarri, devuelve a Cervi y camina tranquilamente en direcci√≥n a Pizzi para celebrar el gol que √©l hab√≠a adivinado unos 60 metros antes. De vez en cuando el Benfica marca un gol as√≠ y una persona no puede sentir otra cosa que no gratitud.

Fejsa

Colocó media docena de griegos en términos de identidad y residencia con obligación de presentación regular a las autoridades (él) siempre que desee visitar el centro del campo adversario.

Pizzi

La mejor jugada del Benfica esta temporada, as√≠ como los restantes que componen el top 5, s√≥lo pod√≠a haber sido finalizado por √©l. Es un tiro m√°s dif√≠cil de lo que parece, ya que si se convierte una pena decirlo as√≠, a trav√©s de una b√ļsqueda del tesoro piernas que no ten√≠an m√°s remedio que pasar el m√°s grande de Portugal. El festejo estuvo a la altura: Pizzi pidi√≥ alg√ļn espacio a los compa√Īeros, corri√≥ sin bal√≥n como raramente hace y se desliz√≥ hasta M√≥naco para el sorteo de ma√Īana mientras golpeaba la pala a los manos de Bragan√ßa. Es por momentos como √©ste que el Benfica deb√≠a ganar siempre.





Gedson Fernandes

La mayor√≠a de los j√≥venes de 19 a√Īos en Portugal o en su cama lo hacen. No saben lo que quieren ser. Creen que el sentido de la vida se encuentra en el Curious Cat. Se pierden en quezillas inconsecuentes en Twitter. Ilustran sus crisis existenciales en el Instagram. Siguen p√°ginas de Facebook sin punta por donde se le tome, como el Azar del Kralj. De todos modos. Despu√©s hay Gedson Fernandes. Un joven de 19 a√Īos que aprovech√≥ el mes en que nada se hace en este pa√≠s y todo el mundo descansa de lo poco que hizo en los otros 11 meses para completar el s√©ptimo juego oficial como titular en uno de los cargos m√°s importantes despu√©s de la presidencia de la Rep√ļblica: es el nuevo ni√Īo de oro del Benfica. Espantoso como no rechaza la presi√≥n y la responsabilidad por un minuto que sea, ni siquiera con unos griegos postrados en su propia casa. Hasta cuando fallamos dejamos seguir. Es el beneficio de la duda dada por el adepto. Es la confianza que el muchacho conquist√≥. Parece que fue ayer, o desde hace siglos, que lo vimos entrar de rompedor en nuestro medio campo. No s√©. Todav√≠a no me di cuenta.

Salvio

Regresó en gran parte de la lesión. Sólo le faltó incluso decir adiós a Zivkovic en los festejos de los goles, en particular dos penalties: un convertido en la dirección de la línea lateral que tuvo la felicidad de golpear el poste; el segundo, que los menos cultos dirán que fue "a Panenka", que en verdad fue marcado a Salvio, en aquel limbo tan familiar entre el optimismo y la burra que tantas veces prueba nuestra fe en este Dios argentino que hoy, como tantas otras veces , volvió a ser uno de los mejores en el campo.

Cervi

Ha llevado mucho golpe, de los adversarios y de los aficionados. Lo hizo bien. Forma de carácter. Regresó a las diabluras en nombre individual, pero brilló especialmente siempre que combinó con el amigo Grimaldo, que lo acogió con los brazos abiertos en el flanco izquierdo como si la Lassie hubiera regresado a casa.

Seferovic

La fe insiste en probarnos. Podemos negarla cuanto queremos, pero los motivos que nos llevan a buscar a Dios otra vez son amplios y viscerales. Muchas veces son aquellos infortunios que amenazan con llevarnos a nosotros oa aquellos de quienes m√°s nos gusta. Otras veces es la inclusi√≥n de un avanzado suizo en el once titular. Todo depende de nuestra suerte y de la hora a la que juega el Benfica. Fue as√≠ que hoy, alrededor de las 19 horas, cuando descubr√≠ que Rui Vit√≥ria hab√≠a puesto a Seferovic la titular, me di por m√≠ a tomar un tercio metaf√≥rico que tengo siempre conmigo y le ped√≠ que me encontrara a medio camino. No ped√≠ ning√ļn hat-trick. Bastar√≠a alguna capacidad de fijar las centrales, una u otra diagonal capaz de desposicionar el bloque m√°s retrocedido del PAOK, alguna capacidad de moverse entre l√≠neas y apoyar las incursiones de los colegas, y por encima de todo voluntad de probar que aquel avanzado que vimos arrancar grande las exhibiciones hace un a√Īo todav√≠a vive. No s√© si fue generosidad para conmigo o para con Seferovic, si para con ambos, pero ma√Īana por la ma√Īana voy a la iglesia de San Sebasti√°n agradecer.

Alfa Semedo

Alfa Semedo tiene aire de quien debe ser mucho m√°s divertido en una fiesta en el Marqu√©s de Pombal que en un partido de f√ļtbol en Sal√≥nica. Por cierto, es la √ļnica raz√≥n que veo para continuar en el plantel. Vamos a esperar.

Zivkovic

Su f√ļtbol vive un momento PSEC: Proceso de Seferovicizaci√≥n en Curso. Hay all√≠ talento, pero esa alegr√≠a vibrante de bola pegada al pie parece haber sido trasladada a la corbata de Rui Vit√≥ria, donde no funciona tan bien. Sin embargo, despu√©s de ver la exhibici√≥n del suizo esta noche, mantengo la esperanza.

Juan Félix

Todavía no respondió a María Inés en Twitter, lo que nos parece inaceptable.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *