C√≥mo Trump a√ļn puede ganar las elecciones en noviembre





Desde la reelecci√≥n de Bill Clinton en 1996, Estados Unidos no ha visto a ning√ļn candidato presidencial llegar a las semanas de las convenciones partidarias con tanta ventaja, como Joe Biden sobre Donald Trump.





Considerando el promedio de la encuesta, Trump no lidera en ninguno de los seis estados que deben decidir el partido. Lo mejor que puede hacer es empatar en Carolina del Norte. En Wisconsin, Pensilvania y Michigan, donde los republicanos pudieron cambiar las tornas en 2016, derrotando a Hillary Clinton en los tres por menos de un punto, Biden lidera con m√°rgenes significativos de 3.5 a 7 puntos.

Las encuestas cometieron un gran error en 2016, principalmente porque no interpretaron las intenciones de voto y la dinámica de la votación en las urnas. Pero Biden monta una ola que Hillary nunca atrapó. Incluso simulando distorsiones anteriores, se mantiene firme en el frente.

En otras palabras: si las elecciones fueran hoy, Trump recibiría una paliza antológica. Y además de ser defenestrados de la Casa Blanca, los republicanos probablemente perderían su mayoría en el Senado.

El 1 de enero, el Partido Demócrata más a la izquierda en la historia reciente, mucho más que el que Barack Obama llevó al poder en 2008, se haría cargo de los dos reinados, ejecutivo y legislativo, de la política de Washington.

Ahora viene lo grande: las elecciones son solo en noviembre. Y estos dos meses de campa√Īa con pandemia, recesi√≥n, disturbios y MMA trumpista ser√°n una eternidad. No tiene sentido descartar la posibilidad de cambios dr√°sticos en el escenario electoral.

¬ŅQu√© tendr√≠a que pasar para que Trump sea reelegido? Probablemente tres cosas.





La primera ser√° convencer a los grupos fuera de su base de que √©l, y no Biden, es la mejor opci√≥n para reconstruir los Estados Unidos en la pospand√©mica. No ser√° f√°cil, pero ese fue uno de los mensajes del √ļltimo d√≠a de la convenci√≥n republicana.

Seg√ļn una encuesta de CNN, el 58% de los estadounidenses atribuye a Trump el fracaso estadounidense en la lucha contra el virus. (Una comparaci√≥n: Datafolha revel√≥ que solo el 11% de los brasile√Īos cree que Jair Bolsonaro tiene la responsabilidad del asesinato en el pa√≠s).

Pero los votantes se ven obligados a elegir entre alternativas concretas, mirando hacia el futuro. Las encuestas muestran que una de las √ļnicas √°reas en las que Trump supera f√°cilmente a Biden es la econom√≠a: el 48% cree que har√° un mejor trabajo, en comparaci√≥n con el 38% del dem√≥crata. Ese ser√° el gran tema de la elecci√≥n, y el discurso ‚Äúpuede que no te guste Trump, pero √©l es quien te ayudar√° a recuperarte econ√≥micamente‚ÄĚ es poderoso.

Esa idea ganar√° a√ļn m√°s tracci√≥n si Biden comienza a tropezar, el segundo puente hacia una victoria de Trump. El exvicepresidente es conocido como un boquirroto, que se confunde f√°cilmente con una historia de errores que acab√≥ con campa√Īas anteriores.

En una entrevista reciente, dijo que si pensaba que sería necesario, pondría a Estados Unidos en un bloqueo total, una pesadilla para la mayoría del electorado. Al igual que la historia de 2016 de Hillary, la consternación con el candidato, junto con la comprensión de que el juego está ganado, puede mantener a los votantes demócratas en casa.

El tercer punto son los golpes por debajo de la cintura de la democracia que Trump ya est√° dando. Bajo el nuevo liderazgo de un donante de campa√Īa del presidente, la oficina de correos comenz√≥ una operaci√≥n de tortuga, retirando m√°quinas de los centros de distribuci√≥n y reduciendo las horas de trabajo.

Sin ser descubierto, Trump acudió a Twitter para indicar que el cambio estaba relacionado con las elecciones. Con la pandemia, se espera que la cantidad de votos en el correo sea un récord, y las encuestas muestran que la mayoría de ellos serán para Biden.

A eso se suman los intentos de reprimir el voto negro, la presi√≥n de Trump para posponer la jornada electoral, el caldo de noticias falsas –alimentadas por el presidente– sobre el fraude electoral y los indicios de que no reconocer√° la derrota. Por primera vez en la historia, los observadores internacionales en el Centro Carter – acostumbrados a seguir votaciones en pa√≠ses como Bolivia y Afganist√°n – decidieron monitorear el voto estadounidense, citando la ¬ęerosi√≥n democr√°tica¬Ľ de Estados Unidos.

Los modelos del gur√ļ estad√≠stico Nate Silver y la consultora Eurasia sit√ļan las posibilidades de Trump entre el 30% y el 35%. No es una probabilidad baja. En una simulaci√≥n de diez votos, ganar√≠a tres de ellos. Teniendo en cuenta lo que representar√≠an otros cuatro a√Īos de trumpismo para Estados Unidos y el mundo, sigue siendo una imagen asombrosa.

Las opiniones expresadas anteriormente no reflejan necesariamente la posición del Consejo de las Américas.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *