Como protagonista de & # 039; Hotel Rwanda & # 039; pasó de héroe a prisionero por terrorismo





Como gerente de un hotel de cinco estrellas donde 1.268 personas se refugiaron para escapar del genocidio de 1994 en Ruanda, Paul Rusesabagina era conocido por su temperamento fr√≠o, una cualidad que mantuvo a raya a los asesinos, ayud√≥ a asegurar la supervivencia de todos los hu√©spedes e inspir√≥ a Pel√≠cula nominada al Oscar, ¬ęHotel Ruanda¬Ľ, que llev√≥ su historia a la audiencia mundial.





Ahora Rusesabagina est√° de vuelta en Ruanda, pero esta vez bajo arresto, en una celda espartana en la comisar√≠a central de polic√≠a de Kigali. A√ļn conserva la figura de un hotelero tranquilo, blazer bien planchado, camisa blanca, mocasines brillantes, mientras lucha por explicar los √ļltimos giros y vueltas en una historia de vida que amenaza con superar incluso su versi√≥n de Hollywood.

No hace mucho, Rusesabagina, de 66 a√Īos, tuvo √©xito en los Estados Unidos al ganar la Medalla Presidencial de la Libertad. Recibi√≥ un alto salario por sus discursos en todo el mundo, un √≠cono de los derechos humanos que advierte sobre los horrores del genocidio.

Ahora, se encuentra en un pa√≠s al que ha prometido no regresar nunca, a merced de un presidente que lo persigui√≥ durante 13 a√Īos y se prepara para ser juzgado por asesinato, incendio premeditado y terrorismo.

¬ęC√≥mo llegu√© aqu√≠ es realmente una sorpresa¬Ľ, dijo en una entrevista en la prisi√≥n la semana pasada, con dos funcionarios del gobierno de Ruanda en la sala. ¬ęEn realidad, no iba a venir aqu√≠¬Ľ.

La historia de c√≥mo un h√©roe de Hollywood pas√≥ de ser un embajador de derechos humanos a un prisionero refleja la situaci√≥n en Ruanda, un peque√Īo pa√≠s africano donde cerca de 1 mill√≥n de personas murieron en 1994 en una masacre grotesca que se ha convertido en una verg√ľenza mundial.

Un cuarto de siglo despu√©s, el genocidio a√ļn proyecta una larga sombra dentro del pa√≠s, donde la verdad sobre c√≥mo se desarroll√≥ el caso es fuertemente cuestionada.





Después de las masacres, Ruanda se estabilizó bajo la mano firme de Paul Kagame, un líder rebelde que se convirtió en presidente y se convirtió en el favorito de los países occidentales plagados de culpa. Kagame ganó poderosos aliados, como Bill Gates, Tony Blair y Bill y Hillary Clinton. Los donantes malgastaron la ayuda a su gobierno, lo que redujo la pobreza, hizo crecer la economía y promovió a las mujeres líderes.

Hoy en día, Ruanda también es conocida como un estado autoritario donde Kagame ejerce un control total, sus tropas son acusadas de saqueos y masacres en el vecino Congo, y los rivales políticos son arrestados y sometidos a simulacros de juicios o mueren en circunstancias misteriosas dentro y fuera del país.

El primero de estos críticos es Rusesabagina, que aprovechó la fama mundial para lanzar ataques contundentes contra Kagame, transformándose gradualmente de activista en oponente y, como ahora afirma el gobierno, partidario de la lucha armada.

Rusesabagina era el l√≠der de una coalici√≥n de grupos de oposici√≥n, todos en el exilio, que incluye un brazo armado. En un discurso a estos grupos en 2018, grabado en un video ahora ampliamente publicitado por el gobierno, Rusesabagina dice que la pol√≠tica ha fallado en Ruanda. ¬ęHa llegado el momento de que utilicemos todos los medios posibles para hacer cambios¬Ľ, dijo. ¬ęEs hora de probar nuestro √ļltimo recurso¬Ľ.

Desde la c√°rcel, dijo que el papel de su grupo no era la lucha, sino la ¬ędiplomacia¬Ľ para representar a los millones de refugiados y exiliados ruandeses. ¬ęNo somos una organizaci√≥n terrorista¬Ľ, dijo.

Durante semanas, el misterio fue cómo Rusesabagina, un ciudadano belga y residente permanente en los Estados Unidos, fue sacado de su hogar en Texas en Ruanda. Hablando en prisión, Rusesabagina dijo que creía que volaba a Burundi. Su familia insiste en que no puede hablar libremente.

¬ęCon armas a su alrededor, est√° hablando en el vientre de la bestia¬Ľ, dijo su hijo, Tesor Rusesabagina, de 28 a√Īos, en Estados Unidos. ¬ęY la bestia puede morder en cualquier momento¬Ľ.

Santuario de cinco estrellas

El Hotel des Mille Collines, en el coraz√≥n de Kigali, era un santuario de cinco estrellas en una tierra ba√Īada en sangre en 1994.

Mientras los milicianos hutus recorr√≠an las calles en una masacre convulsiva, Rusesabagina, un hutu, emple√≥ sus artima√Īas y los recursos del hotel de propiedad belga (cerveza, dinero y encanto) para mantener alejados a los asesinos. Soborn√≥ a los generales del ej√©rcito con d√≥lares y puros. Luch√≥ para proteger a su esposa, Tatiana, una tutsi.

Fuera de la puerta, los ruandeses fueron asesinados a golpes, quemados vivos o fusilados. En el interior, milagrosamente, los 1.268 residentes del hotel sobrevivieron.

¬ęUna isla de miedo en un mar de fuego¬Ľ, dijo una vez Rusesabagina.

Después del genocidio, Rusesabagina volvió a trabajar. Pero el país era caótico y tenso. Un nuevo gobierno liderado por tutsis, encabezado por el líder rebelde Kagame, estaba a cargo.

Dos a√Īos despu√©s, Rusesabagina recibi√≥ advertencias de que su vida corr√≠a peligro y su pasaporte podr√≠a ser confiscado. Al d√≠a siguiente, la familia huy√≥ a Uganda y, poco despu√©s, se traslad√≥ a B√©lgica, la antigua potencia colonial de Ruanda.

Rusesabagina solicit√≥ asilo pol√≠tico, condujo un taxi y compr√≥ una casa en las afueras de Bruselas. En 1998, su historia fue presentada en un aclamado relato sobre genocidio, ¬ęQueremos informarle que ma√Īana estaremos muertos con nuestras familias¬Ľ, del escritor estadounidense Philip Gourevitch.

Aparte de eso, vivió en la oscuridad.

El debut en Kigali

El director de cine irland√©s Terry George conoci√≥ a Rusesabagina en Bruselas en 2002 como pasajero en su taxi Mercedes. El ¬ęHotel Rwanda¬Ľ de George, lanzado en 2004, fue elogiado por la cr√≠tica y la crema de Hollywood.

En el estreno de Los √Āngeles, Angelina Jolie, Harrison Ford y Matt Damon posaron con Rusesabagina en la alfombra roja. Amnist√≠a Internacional promovi√≥ la pel√≠cula, que tuvo tres nominaciones al Oscar, incluido el de mejor actor para Don Cheadle, quien interpret√≥ a Rusesabagina.

En abril de 2005, para su debut en Ruanda, George vol√≥ desde Estados Unidos a Bruselas para encontrarse con Rusesabagina y su esposa para el vuelo a Kigali. Pero solo ella estaba en la puerta. Rusesabagina se neg√≥ a viajar en el √ļltimo minuto.

¬ęDijo que no se sent√≠a seguro¬Ľ, dijo George. ¬ęDijo que le hab√≠an advertido que no fuera a Kigali¬Ľ.

En Ruanda, sin embargo, a Kagame pareci√≥ gustarle la pel√≠cula. Se sent√≥ entre su esposa, Janet y George para una exhibici√≥n en el sal√≥n de baile del Hotel InterContinental. Cuando el p√ļblico aplaudi√≥ durante una escena que mostraba el rostro de Kagame, el presidente se ri√≥.

Pero a medida que el perfil de Rusesabagina creció en los Estados Unidos, el lado de Kagame se elevó.

Después de que el presidente George W. Bush concediera a Rusesabagina la Medalla Presidencial de la Libertad, el premio civil más importante de Estados Unidos, en noviembre de 2005, el periódico ruandés progubernamental New Times publicó una serie de artículos en los que atacaba al hotelero.

¬ęUn hombre que vendi√≥ el alma del genocidio de Ruanda para ganar medallas¬Ľ, dec√≠a un art√≠culo.

Meses despu√©s, Kagame public√≥ su propio anuncio. Ruanda no necesitaba h√©roes ¬ęhechos en Europa o Am√©rica¬Ľ, dijo.

Despu√©s de ¬ęHotel Rwanda¬Ľ, Rusesabagina vendi√≥ su taxi, firm√≥ un contrato con una agencia de conferencias y viaj√≥ por el mundo advirtiendo sobre el genocidio.

En su país, el conflicto con Kagame se ha desbordado.

Rusesabagina public√≥ un libro de memorias, ¬ęAn Ordinary Man¬Ľ (un hombre com√ļn), que conten√≠a duras cr√≠ticas a Ruanda de Kagame: ¬ęUna naci√≥n gobernada en beneficio de un peque√Īo grupo de la √©lite tutsi¬Ľ, escribi√≥. Los pocos hutus en el poder eran ¬ęconocidos localmente como hutus de servicio o ‘hutus de alquiler'¬Ľ.

Se desató una batalla de narrativas.

Vuelo misterioso a Kigali

Cuando abord√≥ un vuelo de Chicago a Dubai el 26 de agosto, Rusesabagina proporcion√≥ pocos detalles para su familia. ¬ęReuniones¬Ľ, dijo.

La pandemia lo separó de su esposa, encarcelada en Bruselas desde febrero. No pudo visitar a un nieto recién nacido cerca de Boston.

Pero este viaje aparentemente valió la pena.

Rusesabagina pas√≥ solo seis horas en Dubai. En el aeropuerto m√°s peque√Īo de la ciudad, abord√≥ un jet privado que cre√≠a que iba a Bujumbura, Burundi. Aterriz√≥ poco antes del amanecer del 28 de agosto en Kigali, donde fue arrestado de inmediato.

¬ęSe rindi√≥ aqu√≠¬Ľ, dijo el jefe de esp√≠as de Ruanda, el general de brigada Joseph Nzabamwita, con una sonrisa. ¬ęUna operaci√≥n maravillosa¬Ľ.

Human Rights Watch dice que su arresto viola el derecho internacional, a pesar de que fue inducido a abordar voluntariamente el vuelo desde Dubai.

Abrazar y temer la verdad

En ¬ęHotel Rwanda¬Ľ, Rusesabagina es retratado como un hombre de negocios que usaba puros y adulaciones para deshacerse de los problemas m√°s mortales. Ahora, confinado en una celda de la prisi√≥n a 9 kil√≥metros de distancia, estas opciones no est√°n disponibles.

Los partidarios, tanto en Hollywood como en la oposici√≥n ruandesa, argumentan que no puede recibir un juicio justo. Rusesabagina, por su parte, insisti√≥ en que su grupo ¬ęno era una organizaci√≥n terrorista¬Ľ, aunque entre sus componentes se encontraba un grupo armado.

¬ęQuer√≠amos despertar a la comunidad internacional, los pa√≠ses extranjeros y la propia Ruanda¬Ľ, dijo. ¬ęPara recordarles que tambi√©n existimos¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *