Cómo llevar más calidad de vida y autonomía a las personas con Parkinson





Con el aumento de la esperanza de vida y la envejecimiento de la población, también crece la incidencia de problemas de salud crónicos y neurológicos, como la enfermedad de Parkinson.





El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) estima que, en 2020, los brasileños ya vivían, en promedio, 76,8 años. Para el 2041, la proyección es llegar a 80. Tendremos un mayor número de adultos mayores y la necesidad de enfrentar el mayor riesgo de enfermedades con el avance de la edad.

LA Parkinson es considerada la segunda enfermedad neurodegenerativo más frecuente en el mundo. Afecta a unos 6,3 millones de personas. En Brasil, aunque no tenemos datos oficiales, se estima que hay más de 200.000 personas con el trastorno, un número que puede ser aún mayor.

La condición afecta tanto a hombres como a mujeres, siendo un poco más común en los hombres. La causa es multifactorial: engloba la predisposición genética a factores ambientales. La investigación sugiere que situaciones como ingesta excesiva de alimentos de origen animal, contacto con pesticidas, o diabetes previa y sobrepeso se asocian con la enfermedad.

La mayoría de los casos son de naturaleza esporádica. No tiene nada que ver con la herencia familiar. Sin embargo, cuando el diagnóstico se realiza antes de los 50 años, aumenta la probabilidad de que esté ligado a factores genéticos. Por lo general, los primeros síntomas del Parkinson aparecen después de los 60 años.

+ LEE TAMBIÉN: Investigación evalúa el impacto de la medicación en el equilibrio de las personas con Parkinson

¿Qué le sucede al cuerpo?

Es una enfermedad degenerativa y crónica del sistema nervioso central, caracterizado por la pérdida progresiva de la función de las neuronas que producen dopamina, un importante neurotransmisor. Esto impacta al individuo de manera sistémica, principalmente en su coordinación motora.





Entre los síntomas iniciales, según el estadio de la enfermedad, se encuentran temblores en reposo, movimientos irregulares y rígidos, falta de equilibrio, entre otros, y también pueden presentarse dificultades y problemas para orinar y evacuar.

Hablando de las vías urinarias, los pacientes se quejan de levantarse por la noche para ir al baño, aumento (o disminución) de la frecuencia durante el día, así como urgencia urinaria e incontinencia urinaria.

Estas manifestaciones pueden aparecer más tarde, pero no deben pasarse por alto ni confundirse con otras condiciones, como un aumento próstata.

Avances en el tratamiento

Sabemos que las innovaciones científicas en medicina están íntimamente relacionadas con el aumento de la expectativa y calidad de vida. Desde la implementación de vacunas y antibióticos, hasta medicamentos para enfermedades crónicas y nuevos abordajes quirúrgicos, hemos mejorado mucho las condiciones de los pacientes.

La tecnología aplicada al diagnóstico precoz y el fomento de buenos hábitos de vida han potenciado los éxitos en este sentido.

En cuanto al Parkinson, aunque la enfermedad no tiene cura y progresa la mayor parte del tiempo, hoy tenemos tratamientos efectivos que ayudan a aliviar los síntomas motores y urinarios y aseguran un mayor bienestar para el paciente.

la respuesta a un medicamento (prolopa, o sus agonistas) incluso ayuda, junto con la observación de los signos clínicos, al diagnóstico definitivo.

Continúa después de la publicidad

+ Lea también: Parkinson: estudio mide el tiempo de acción de un fármaco que controla el equilibrio

En el tratamiento, el objetivo es reducir la rigidez, controlar los temblores y mejorar la lentitud en el movimiento. También pretendemos actuar sobre el cansancio, el estreñimiento, el dolor, los problemas del sueño y trastornos como ansiedad y depresión.

Con el tiempo, los pacientes reportan una marcha más lenta, dificultad para escribir, disminución del volumen de la voz y, en etapas más avanzadas, deterioro cognitivo. El tratamiento tiene la misión de retrasar o, si es posible, prevenir estos desenlaces.

Pensando en las vías urinarias, hoy contamos con técnicas como la aplicación de toxina botulínica en la vejiga o neuromodulacion para los casos que no responden a las intervenciones de primera línea.

Además de los medicamentos para controlar el Parkinson, multidisciplinario es fundamental. Incluye fisioterapia, terapia ocupacional y terapia del habla.

Al tratarse de una enfermedad crónica, las consultas periódicas y frecuentes con el neurólogo y el geriatra son importantes para planificar el tratamiento y evaluar la respuesta (y los efectos secundarios) de los medicamentos.

El objetivo principal del tratamiento es minimizar la discapacidad física y cognitiva y mantener a la persona en el nivel más alto. autonomía posible.

BÚSQUEDA DE MEDICAMENTOS

Información legal

DISTRIBUIDO POR

Ver remedios a los mejores precios

Utilice palabras de más de dos caracteres.

DISTRIBUIDO POR

La importancia del diagnóstico precoz

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson sigue siendo predominantemente clínico. Su identificación depende de que el médico comprenda la historia, signos y síntomas del paciente y agregue esta información al examen físico. Cuanto antes se detecte la enfermedad, mejor.

Esto presupone una intervención más temprana, que permita al paciente seguir realizando sus tareas laborales y de ocio. El seguimiento médico y especializado marca la diferencia, más aún si recordamos que, con el envejecimiento, es posible vivir con una acumulación de enfermedades.

Por último, cabe señalar que quienes padecen Parkinson pueden disfrutar de los beneficios que Ley Brasileña para la Inclusión de Personas con Discapacidad 13.146, del 6 de julio de 2015, siempre que exista una evaluación de la discapacidad realizada por un equipo multidisciplinario e interdisciplinario.

Continúe con su rutina de seguimiento médico y, con el envejecimiento, esté atento a cualquier signo de esta enfermedad. Afortunadamente, si podemos diagnosticarlo y tratarlo lo antes posible, más éxito tendremos con el plan terapéutico.

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
telegrama

* Ana Paula Bogdan es uróloga, coordinadora del Departamento de Uroneural de la Sociedad Brasileña de Urología en São Paulo; René Gleizer es neurólogo y médico del Departamento de Pacientes Graves del Hospital Israelita Albert Einstein (SP); Marcelo Altona es geriatra y médico asistente del Servicio de Geriatría del Hospital das Clínicas, Facultad de Medicina, USP

  • relacionada
  • Aptitud físicaEntrenamiento para el cerebro: ejercicios contra el Parkinson, el Alzheimer y compañía.16 de julio de 2021 – 14:07
  • MedicamentoEl papel de la estimulación transcraneal en el Parkinson5 ago 2021 – 12:08
  • AlimentaciónLa dieta puede retrasar el Parkinson26 de marzo de 2021 – 9:03 am
Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *