Cómo las emociones pandémicas afectan el corazón





No hay forma de afrontar el mal tiempo de la vida sin expresar alg√ļn tipo de comportamiento, postura o manifestaci√≥n de nuestro cuerpo. El ser humano es un ser racional y reaccionario y muchas veces esta privilegiada capacidad de razonar y reflexionar genera un tremendo impacto en el √°mbito emocional, que, a su vez, promueve diferentes cambios en los distintos √≥rganos y sistemas – notablemente en el sistema cardiovascular.





Nuestras reacciones orgánicas a estrés son individuales y están influenciados por características de personalidad, fluctuaciones hormonales y factores externos. Pero en tiempos recientes, todos hemos sido desafiados por pandemia de coronavirus, que agudiza las expectativas e incertidumbres que se reflejan en la equilibrio de cuerpo y mente. Después del Covid-19, las personas ya no son las mismas desde el punto de vista psíquico, y la aprensión, la angustia, la ansiedad y la depresión se volvieron más comunes en todos los entornos sociales.

Las familias temen el futuro de la educación de sus hijos, los gerentes de las empresas están sumamente inseguros sobre los próximos pasos en la economía y la sociedad enfrenta, con tristeza, un escenario de desempleo, quiebra y muerte, incluidos los seres queridos. Es un panorama que inevitablemente contribuye a cambios emocionales y de comportamiento que pueden afectar el corazón, favoreciendo la aparición o empeoramiento de enfermedades cardiovasculares.

Paola Gilsan, investigadora de la Escuela de Salud P√ļblica de Harvard en Estados Unidos, coordin√≥ un importante estudio en el que participaron 16.000 personas con el fin de comprender la relaci√≥n entre los factores emocionales y el desarrollo de complicaciones card√≠acas. Publicado en el renombrado Revista de la Asociaci√≥n M√©dica Estadounidense (JAMA) en 2015, el trabajo arroja dos resultados relevantes e interesantes. En primer lugar, demuestra que las personas deprimidas o deprimidas tienen un mayor riesgo de morir por una causa cardiovascular. En segundo lugar, se√Īala que los adultos mayores de 50 a√Īos que experimentan depresi√≥n tienen el doble de probabilidades de sufrir una depresi√≥n. trazo (trazo).

Paralelamente al estudio de Harvard, la Universidad de Columbia, tambi√©n en suelo estadounidense, investig√≥, en 4.500 personas, la conexi√≥n entre el estr√©s y la depresi√≥n en la rutina y la probabilidad de tener las arterias obstruidas del coraz√≥n (enfermedad de las arterias coronarias). Las arterias coronarias son estructuras esenciales para la irrigaci√≥n y nutrici√≥n del m√ļsculo card√≠aco y, cuando est√°n obstruidas cr√≥nicamente por placas grasas, conducen a una ataque al coraz√≥n. La investigaci√≥n, dirigida por el m√©dico Carmela Alcantara se publica en la revista cient√≠fica Circulaci√≥n, coloca la conjunci√≥n de estr√©s y depresi√≥n como una ¬ętormenta perfecta¬Ľ que aumenta el riesgo de muerte por ataque card√≠aco hasta en un 50%.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Tal evidencia indica que es muy dif√≠cil disociar el estr√©s que golpea la mente de lo que afecta al sistema cardiovascular. Ambos est√°n intr√≠nsecamente ligados en virtud de un agente fisiol√≥gico com√ļn, la respuesta inflamatoria. S√≠, el estr√©s genera inflamaci√≥n. Cuando estamos abrumados, ansiosos, deprimidos o inseguros, liberamos hormonas del estr√©s que desencadenan un proceso inflamatorio. No perdona los vasos sangu√≠neos, el coraz√≥n y el cerebro.





Sabemos que la inflamación crónica contribuye al depósito gradual de placas que obstruyen las arterias. En 2017, un estudio del equipo del investigador Ilze Bot concluyó que las personas estresadas tienden a sufrir más infartos debido a la mayor respuesta inflamatoria del organismo. El trabajo demostró el papel de la inflamación desencadenada por el estrés en el depósito progresivo de placas grasas en los vasos.

Volviendo al d√≠a de hoy, observamos que la pandemia ha cambiado el estilo de vida de muchas personas. Miles de brasile√Īos comen peor, hacen menos actividad f√≠sica y enfrentan tensiones emocionales. Debemos ser conscientes de esto, tambi√©n porque la experiencia de emociones negativas aumenta el riesgo de hipertensi√≥n y arritmias card√≠acas. A√ļn en 2019, el profesor de psicolog√≠a Peter Gianaros profundiz√≥ en el tema y demostr√≥ que los circuitos neuronales de una persona, sus numerosas conexiones entre neuronas, se ven particularmente afectados en momentos de ansiedad y hostilidad, una situaci√≥n que aumenta la escala y la magnitud de Problemas cardiovasculares independientemente de otros h√°bitos, saludables o no.

Covid-19 ha cambiado la visión de la vida de las personas y ha tenido un profundo impacto social y emocional que puede extenderse a la salud cardiovascular. Tendremos que aprender a vivir con la nueva realidad, buscar alternativas para cuidarnos y prevenir la sobrecarga y, conscientes del estrecho vínculo entre el estrés mental y el cardíaco, mantener al día el seguimiento médico por el bien del corazón.

* Edmo Atique Gabriel es cardiólogo y cirujano cardiovascular, profesor, consejero de residencia médica en el Ministerio de Educación y autor del blog Coração Moderno.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *