Cómo cambió la India bajo Modi, en gráficos





En su discurso del Día de la Independencia el año pasado desde el Fuerte Rojo de Nueva Delhi, el Primer Ministro Narendra Modi hizo una promesa audaz: India se convertiría en una economía desarrollada para 2047, cuando el país celebre 100 años desde su fundación. Según el político, el país asiático tenía tres cosas a su favor: demografía, democracia y diversidad.





La promesa habría parecido increíble hace una década. En 2013, un año antes de que Modi llegara al poder, India fue identificada por Morgan Stanley, una empresa global de servicios financieros, como parte de un grupo de economías emergentes vulnerables, llamadas las «cinco frágiles», debido a su dependencia del capital y del comercio exterior. para impulsar la economía y, en muchos casos, grandes déficits en la balanza comercial.

Diez años después, el país está en el radar de inversores, consultores y socios comerciales internacionales como una de las economías de más rápido crecimiento del mundo. También es una apuesta común para quienes utilizan «China Plus One», una estrategia comercial en la que evitan invertir sólo en Beijing.

En las próximas elecciones nacionales de la India, previstas para abril y mayo, Modi destacará el historial económico de su partido, el BJP, durante sus diez años en el gobierno, destacando los éxitos en generar crecimiento, reducir la pobreza y construir infraestructura, incluidos aeropuertos, ferrocarriles y carreteras. .

¿Pero qué muestran los números? El periódico británico Financial Times analizó datos oficiales sobre el crecimiento del PIB, el desempleo y la reducción de la pobreza, así como indicadores que rastrean la creación de empleo, examinando cómo les fue en términos absolutos y comparativamente en relación con otros países.

Las estadísticas de la India son deficientes en muchos casos –el país no realiza un censo desde 2011, por ejemplo– o son objeto de controversia, como en el caso de los datos de desempleo. Pero las cifras apuntan a algunas tendencias claras.





Durante los dos mandatos de Modi, la India fue una de las economías de más rápido crecimiento. Entre 2014 y 2022, su PIB creció en promedio un 5,6% en términos de tasa de crecimiento anual compuesta. Un promedio de otras 14 grandes economías en desarrollo tuvieron una tasa de crecimiento anual compuesta del 3,8% durante el mismo período.

Pero la tasa de crecimiento fue aún mayor entre 2000 y 2010, con un promedio de más del 6%. Los economistas dicen que la economía del país necesitaría crecer más rápido que su tasa actual del 6-7% para absorber un número creciente de trabajadores que ingresan a la fuerza laboral y lograr el objetivo de Modi de convertirse en un país desarrollado para 2047.

India es actualmente el país más pobre entre las naciones BRICS, dice Raghuram Rajan, profesor de finanzas en la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago y ex gobernador del banco central de la India. También «tiene un camino mucho más largo por recorrer antes de alcanzar su nivel de ingreso per cápita», dice. «El crecimiento ha sido bueno, pero hay que ponerlo en perspectiva».

La pobreza extrema ha seguido disminuyendo desde que Modi llegó al poder. La proporción de la población de la India que vive en pobreza extrema cayó del 18,7% en 2015 al 12% en 2021, según datos del Banco Mundial. Las regiones urbanas y rurales registraron una reducción en la proporción de personas que viven por debajo del umbral internacional de pobreza, de 2,15 dólares estadounidenses (10,65 reales) por día.

Estos avances se deben, en parte, a las generosas medidas de asistencia social para los más pobres bajo el gobierno de Modi. En noviembre, India prorrogó por otros cinco años uno de los mayores planes de este tipo, lanzado durante la pandemia de Covid-19, en virtud del cual más de la mitad de la población se beneficia de cereales alimentarios gratuitos.

«El enfoque de este gobierno ha estado en la ejecución eficiente de muchos programas de bienestar», dice Krishnamurthy Subramanian, director ejecutivo del FMI que anteriormente estuvo a cargo del consejo económico del gobierno de Modi. El uso de la tecnología, incluida la creación de más de 500 millones de cuentas bancarias para los pobres, ha «ayudado a dirigir la asistencia social a los beneficiarios y eliminar desvíos hacia los intermediarios», añade.

El rápido crecimiento económico también ha abierto las puertas a la clase media a decenas de millones de personas durante la última década.

Según datos de encuestas de hogares realizadas por People Research on India's Consumer Economy, un grupo de expertos sin fines de lucro, la clase media -compuesta por personas con un ingreso familiar anual de 500 mil a 3 millones de rupias indias (R$ 30 mil a R$ 180 mil) – está entre los grupos de ingresos que más han crecido desde que Modi asumió el poder en 2014.

«El segmento de mayores ingresos, los ricos, ha pasado de 30 millones a 90 millones, mientras que 520 millones pertenecen actualmente a la clase media, un aumento en comparación con los 300 millones de 2014», afirma Rajesh Shukla, director ejecutivo y director general de think -tanque.

Desde que Modi llegó al poder, su gobierno ha tomado medidas para mejorar la salud y la higiene públicas, incluida una campaña nacional para construir baños públicos. La mortalidad infantil también ha disminuido constantemente, aunque la mejora es anterior a su mandato. En 2020, la tasa de mortalidad infantil de la India era más baja que la de Sudáfrica.

Aunque el político condujo al país a través de un período de alto crecimiento, la economía no logró crear suficientes empleos. El desempleo, que golpea especialmente a los jóvenes, la mayor población juvenil del mundo, quedó patente en las difíciles elecciones estatales de 2023 y será un punto de ataque para sus oponentes en las elecciones al Parlamento de este año.

La tasa de desempleo apenas se ha movido durante el mandato de Modi y superó el 10% en octubre por primera vez desde la pandemia, según el Centro de Monitoreo de la Economía India (CMEI). Entre los jóvenes de 15 a 34 años, las cifras son aún peores: el desempleo en este grupo fue del 45,4% en 2023.

Algunos economistas –así como el propio gobierno– afirman que estos datos son inadecuados y prefieren citar las estadísticas de desempleo de la Encuesta Periódica de Fuerza Laboral, recopilada por el Ministerio de Estadística de la India. Las cifras muestran una caída de las tasas de desempleo.

Pero en un país donde millones trabajan de manera informal, algunos analistas dicen que las cifras de desempleo pueden no ser confiables. Ashoka Mody, profesor de política económica internacional en la Universidad de Princeton y autor del libro de historia económica «India Is Broken», califica las cifras oficiales de desempleo como «una estadística sin sentido en el contexto indio», argumentando que oculta un problema mayor de subempleo.

Las mujeres constituyen un porcentaje menor de la fuerza laboral en comparación con cuando Modi llegó al poder. La tasa de participación femenina en la fuerza laboral de la India cayó del 25% en 2014 al 24% en 2022, cifra inferior a la de los vecinos Bangladesh, Sri Lanka y Pakistán.

Los economistas han dicho que aumentar la participación laboral femenina impulsaría el crecimiento de la India hasta en un 1,5%, según una estimación del Banco Mundial, pero las preocupaciones de seguridad y la presión social impiden que muchas mujeres lo hagan.

«Un problema es la disponibilidad de empleos y otro es la disponibilidad de empleos en los que las mujeres se sienten seguras fuera del hogar», dice Swati Narayan, profesora asociada de la OP Jindal Global University y autora del libro «Uneven», sobre por qué el país se queda atrás. sus vecinos del sur de Asia en materia de desarrollo social y económico. «En la India existen muchos tabúes sobre las mujeres y el mercado laboral».

El gasto en carreteras, ferrocarriles y otras infraestructuras ha aumentado bajo el gobierno de Modi, lo que ha sido un motor del crecimiento económico. India planea gastar 5 billones de rupias (300 mil millones de reales), o el 1,7% del PIB, en gastos de capital para construir carreteras y ferrocarriles.

Los datos recopilados por CMIE también apuntan a un crecimiento en la construcción desde que Modi asumió el cargo, y la India agregó más de 10.000 kilómetros de carreteras por año desde 2018. «Esto es algo que este gobierno ha hecho muy bien: mucha construcción de redes de carreteras y ferrocarriles». , afirma Rajan, de la Universidad de Chicago.

India también se ha jactado de su éxito al conectar a casi mil millones de personas, promocionando su infraestructura digital pública como modelo para otros países en desarrollo.

El sistema Aadhaar de números de identidad digitales comenzó bajo los predecesores de Modi en un gobierno liderado por el Congreso, pero cobró vida durante su mandato y se transformó en un completo ecosistema de pagos digitales, denominado India Stack.

La iniciativa fue respaldada por una proliferación de teléfonos inteligentes baratos, en su mayoría fabricados en India. Según el gobierno, el valor de las transacciones digitales ha crecido un 70% en los últimos cinco años.

El país todavía se enorgullece de su sector de tecnología de la información conectado globalmente, con una serie de empresas nacionales y extranjeras concentradas en el sur de la nación, especialmente alrededor de las ciudades de Bengaluru y Hyderabad, lo que convierte a la nación en la «oficina administrativa del mundo». .

Pero la India se está quedando corta en materia de gasto en investigación y desarrollo. La participación de este sector en la economía cayó a menos del 0,7% del PIB bajo el gobierno de Modi, una tasa inferior a la de cualquier otro país BRICS y muy por debajo del aproximadamente 5% del PIB gastado por algunos de los países que tienen las mayores centros de investigación y desarrollo en el mundo, lista encabezada por Corea del Sur e Israel.

Finalmente, aunque muchos indicadores económicos han mejorado, los grupos defensores de la democracia han degradado la clasificación de la India en cuanto a libertades básicas durante los últimos diez años.

La sede de la BBC en India y el portal de noticias indio NewsClick fueron allanadas en 2023, y periodistas de otras organizaciones enfrentaron cargos penales o encarcelamiento en lo que equivale a una represión de la libertad de expresión, según organizaciones del país.

Según Reporteros sin Fronteras (RSF), la calificación de libertad de prensa del país ha caído a 161 en 2023, en comparación con 140 en 2014. Hoy, India está sólo tres puestos por encima de Rusia, que, a diferencia de la primera, no puede afirmar de manera creíble que sea una democracia. .

Los defensores del gobierno de Modi han cuestionado la confiabilidad de las clasificaciones de derechos humanos y libertades civiles compiladas por RSF, Freedom House y otros grupos, mientras que organismos de la sociedad civil india han argumentado que una prensa libre es crucial no sólo para proteger la democracia sino también la economía.

«La razón por la que se migra a 'China Plus One' es por la estructura de poder antidemocrática de China», afirma el director ejecutivo del Centro de Investigación de Políticas, Yamini Aiyar, en referencia a la estrategia de minimizar la dependencia de la cadena logística de las empresas en relación con Pekín con la objetivo de diversificar los países de los que obtienen sus piezas. «Si India pierde esta característica, tendrá importantes consecuencias a largo plazo».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *