Cómo Bukele pasó de ser un miembro de la izquierda a un ídolo de la derecha en América Latina





Nayib Bukele, que este domingo (4) declaró su propia reelección a la Presidencia de El Salvador después de que las encuestas a boca de urna le adelantaran con el 87% de la intención de voto, se ha ganado fama en los últimos años como un icono de la derecha latinoamericana. Su carrera política comenzó, sin embargo, en un partido de izquierda, nacido de un movimiento guerrillero.





Su padre, el empresario y comentarista de televisión Armando Bukele, era cercano a dirigentes del FMLN (Frente Farabundo Martí de Libertação Nacional), grupo que abandonó las armas para convertirse en partido oficial tras el fin de la guerra en 1992. Se hizo cargo de las campañas de las siglas mientras era director de una agencia de publicidad comenzó a interesarse por el área.

Fue, por tanto, a través del FMLN que, en 2012, llegó a ser alcalde de Nuevo Cuscatlán, una ciudad de 6.000 habitantes en las afueras de la capital, San Salvador. La campaña del que sería su debut en la política tuvo poca relación con la identidad visual del partido de izquierda: ya en ese momento utilizó el azul cielo en materiales propagandísticos, color que aún aparece en varias obras públicas del municipio.

El segundo paso hacia el Ejecutivo federal fue ganar la alcaldía de San Salvador, en 2015. Sin embargo, para llegar a la Presidencia en 2019, Bukele necesitaba romper con el partido, que tenía planes de lanzar a otro miembro como candidato. La apuesta del tradicional partido de izquierda no resultó lo suficientemente fuerte y ese año, Bukele se convirtió en uno de los líderes más jóvenes del mundo al ganar las elecciones, a los 37 años.

Aunque ha migrado hacia la derecha, el bukelismo no se define por esto, según Amparo Marroquín, investigadora de comunicación política del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

«Bukele diría que izquierda y derecha son preocupaciones de gente mayor. En este sentido, tenemos que pensar en el Bukelismo como muchas veces pensamos en el peronismo, por ejemplo», afirma. La corriente política argentina abarca desde políticos como Carlos Menem, cuya presidencia estuvo marcada por las privatizaciones, hasta el nacionalista Néstor Kirchner, también expresidente.

«Es un populismo mucho más amplio, lo que no nos impide ver que actualmente es cada vez más de derechas».

De confirmarse las encuestas, Bukele, de 42 años, será reelegido. Aunque la elección en cuestión está llena de sospechas de irregularidades, empezando por la propia reelección, vetada por la Constitución salvadoreña.

Sin embargo, esta no es la única controversia que enfrenta el líder: durante su mandato, el gobierno fue sospechoso de negociar con las pandillas del país y obstruir las investigaciones.

Bukele nació en la capital en 1981. Su familia está formada por migrantes palestinos que llegaron al país centroamericano a principios del siglo XX y se encontraron con una nación que, en 1933, bajo la gestión del dictador Maximiliano Hernández Martínez, incluso Prohibió la entrada de negros, asiáticos y árabes.

Una de las actitudes más polémicas de su Presidencia tuvo lugar un domingo de febrero de 2020. Ese día, los 28 de los 84 diputados de la Asamblea Nacional de El Salvador que ingresaron al edificio Legislativo del país encontraron al pleno rodeado de militares y policías fuertemente armados. oficiales.

El escenario lo había preparado el presidente. En ese momento, el político intentaba aprobar un paquete de seguridad con pocos detalles y un objetivo genérico: combatir las pandillas que hicieron del país uno de los más violentos del mundo.

Bukele ingresó al edificio poco antes de las cinco de la tarde, caminó hasta la mesa directiva de la Asamblea y se sentó en la silla reservada para el presidente del organismo. «Ahora creo que está muy claro quién tiene el control de la situación», dijo a los parlamentarios estupefactos por el espectáculo.

Afuera, miles de simpatizantes estaban agitados por la intimidación que el político promovía contra la convaleciente Legislatura del país, dominada por los partidos que había derrotado en las urnas un año antes.

El estilo de marketing de Bukele ya es conocido por quienes siguen un poco más de cerca la política del pequeño país centroamericano que es El Salvador. En los últimos años anunció la creación de una “Ciudad Bitcoin”, que será financiada con bonos de criptomonedas de curso legal en el país; construyó uno de los centros penales más grandes del mundo para su guerra contra los grupos criminales; y atrajo grandes eventos al país, como el Miss Universo del año pasado.

“Logra vender un proyecto que parece ciencia ficción, un maravilloso futuro utópico”, afirma Marroquín. «Recordemos que la idea de bitcoin nació inicialmente como una propuesta que rompería el mercado tradicional y permitiría otro flujo de capital. Si lo pensamos como una política de comunicación, no como una política económica, funciona muy bien. «

Incluso el acto en la Asamblea fue simplemente una bravuconería. Bukele no aprobó el paquete de manera irregular. Al mismo tiempo, la actuación sirvió para poner a prueba los límites de la sociedad civil frente a sus avances contra las instituciones democráticas y, convenientemente, desmoralizó a la Legislatura.

Al año siguiente, en 2021, los diputados ya no eran un problema. Las elecciones le dieron la Asamblea y, en consecuencia, la Fiscalía General y el Tribunal Constitucional, reorganizados a su gusto.

Para una parte del mundo, esta fue la primera vez que se quitó el barniz de «el presidente más genial del mundo», como él mismo se llamaba. Antes, por regla general, solían mencionarlo por acciones mucho menos alarmantes, aunque inusuales, como interrumpir su primer discurso en la Asamblea General de la ONU, en 2019, para tomarse una selfie y publicarla en las redes sociales.

La comunicación es fundamental para su gestión. El gobierno fundó un periódico impreso que exalta sus propios logros y, en las redes sociales, cuenta con una red de seguidores cuya estridencia es capaz de encubrir las críticas: en 2022, la agencia de noticias Reuters habló con tres personas que, bajo condición de anonimato, dijeron que fueron contratados por la Secretaría de Comunicaciones de El Salvador para elogiar las políticas gubernamentales en plataformas e insultar a los opositores.

Muchos de los objetivos de estos partidarios en las redes sociales son periodistas que, en los últimos años, han revelado sospechas de que el gobierno trató con las llamadas pandillas, bandas criminales del país, para reducir el número de homicidios.

En 2022, el diario El Faro publicó pruebas de que Carlos Marroquín, empleado del Ministerio de Justicia del país, estaba negociando una reducción de los asesinatos en el país con la MS-13, uno de los principales grupos criminales de Salvador, antes de la ola de violencia. lo que llevó al gobierno a lanzar la guerra contra las facciones.

En audios, el miembro del gobierno dijo que había liberado de prisión al líder bandido Elmer Canales Rivera, conocido como Crook y, en ese momento, objeto de un pedido de extradición del gobierno estadounidense, para demostrar «lealtad y confianza» a el grupo.

En agosto del mismo año, un tribunal federal de Nueva York acusó a Carlos Marroquín y Osiris Luna, director general del sistema penitenciario, de negociar con pandillas a cambio de beneficios.

El escándalo no impidió que Bukele mantuviera su retórica punitiva en materia de seguridad pública; al contrario. «Después de cinco años en el cargo, habla cada vez menos de las preocupaciones de la población y ha adoptado un discurso más parecido al de sus antecesores, en el que las pandillas juegan un papel muy importante», afirma la investigadora Amparo Marroquín.

«En Centroamérica, hablar de pandillas y sembrar el miedo en la sociedad permite ganar elecciones y mantener la popularidad».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *