¿Cómo afrontar el calor?









Vacaciones, playa, piscina, más actividades al aire libre con familiares y amigos. Para muchos, el verano es la mejor estación del año. Pero este verano promete continuar con días de temperaturas altísimas, superando los 40 grados y con una sensación térmica superior a los 50 en algunas localidades. ¿Cómo disfrutar de la temporada sin renunciar a tu salud y bienestar? Por lo general, basta con unos cuidados muy sencillos.

Uno de los principales problemas asociados al exceso de calor es la deshidratación. Por lo tanto, excepto para las personas con restricciones de agua (como aquellas con enfermedad renal crónica e insuficiencia cardíaca), la regla es beber agua. La indicación del volumen varía según las características y actividades del individuo, pero normalmente alrededor de 2 litros a 2,5 litros por día.

El doctor Rafael Ornelas, médico de familia y comunitario del Einstein, suele resumir las orientaciones de la siguiente manera: “No es necesario esperar para sentir sed. Es fundamental hidratarse”. Por eso, la costumbre de llevar una botella de agua allá donde vayas se vuelve especialmente preciada en esta época del año.

Otra recomendación es evitar la exposición al calor excesivo, especialmente entre las 10 y las 15 horas. Como esto no siempre es posible, lo mejor es protegerse con sombrero o gorra, ropa ligera que “respire” y, si tienes opción, elegir el lado del camino con más sombra.

Continúa después de la publicidad.

+Lea también: Calor, sí. ¡Sin diarrea!





Para hacer frente al estrés fisiológico relacionado con el calor, el cuerpo aumenta la sudoración, el ritmo cardíaco y la respiración. Sin una hidratación y un cuidado adecuados, esto puede provocar afecciones graves incluso para quienes no tienen problemas de salud preexistentes.

Pero, como señala el Dr. Ornelas, el riesgo de sufrir altas temperaturas es mayor para las personas que ya tienen comorbilidades, como enfermedades cardíacas o pulmonares.

Continúa después de la publicidad.

Las edades extremas también requieren atención especial. Las personas mayores (especialmente mayores de 75 años), porque su cuerpo ya es más frágil y puede vivir con una o más enfermedades crónicas.

Los niños, porque no suelen notar el calor excesivo, ni se quejan de sed ni dejan de jugar para beber agua con frecuencia. Y los bebés, porque todavía no saben hablar y por tanto no pueden decir “tengo demasiado calor, necesito ropa más ligera”.

Si la ingesta de agua y líquidos, como bebidas isotónicas y agua de coco, ayuda a la salud y el bienestar ante las altas temperaturas, el consumo de otras sustancias tiene el efecto contrario. Me refiero al café, las bebidas energéticas y las bebidas alcohólicas, que aceleran el ritmo respiratorio y cardíaco..

Continúa después de la publicidad.

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
Telegrama

En cuanto a la alimentación, el consejo es optar por productos frescos, ligeros y naturales, que no sobrecarguen el sistema digestivo.

Una sensación térmica elevada también puede ser enemiga de un buen sueño nocturno.. Afortunadamente, el aire acondicionado o un ventilador ayudan mucho en este sentido.

Continúa después de la publicidad.

También es importante dejar la habitación bien ventilada y la cama libre de edredones, mantas y ropa pesada, que impiden que el cuerpo disipe su calor al ambiente.

En los días y noches más calurosos, un baño con agua más fría o colocar una toalla húmeda en el cuello o las axilas también aporta cierto alivio.

Para la mayoría de las personas, estos pasos ayudan a sobrellevar la situación. Pero es importante estar atento a síntomas como mareos, sensación de desmayo, dolor de cabeza atípico, sed excesiva y sudoración excesiva.

Continúa después de la publicidad.

+Lea también: ¿Usar protector solar provoca deficiencia de vitamina D?

Si persisten incluso después de beber mucha agua y tratar de reducir el calor corporal, la recomendación es acudir a una evaluación médica.

Cuidar tu salud y bienestar es fundamental en todas las estaciones del año. Y, en verano, la fórmula “sombra y agua fresca” suele ser una buena aliada.

De hecho, según el doctor Ornelas, la expresión ideal sería la inversa, con agua fresca (y abundante) en primer lugar, porque es más importante que la sombra.

  • Relacionado
  • MedicamentoTrasplantes de órganos: avances y desafíos2 de enero de 2024 – 12:01
  • MedicamentoCólera: los riesgos y cuidados de la enfermedad que vuelve a crecer en el mundo17 de enero de 2024 – 11:01 a.m.
  • MedicamentoNeumonía por Mycoplasma pneumoniae en Brasil: lo que usted debe saber4 de enero de 2024 – 11:01 am
Publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *