Comercio justo: Cuando las etiquetas sirven para denunciar injusticias del mercado





¬ŅPuede una camiseta que no fue hecha por trabajo esclavo le pareci√≥ m√°s bonita? ¬ŅY un pedazo de chocolate ser√° m√°s apetitoso si sabe que no est√° comprometiendo la sostenibilidad del ambiente? Las preocupaciones por el impacto social y medioambiental del comercio han conducido a un aumento de la demanda de alternativas m√°s sostenibles y equitativas. Las tiendas del mundo, donde los consumidores pagan un precio justo a los productores, comenz√≥ a extenderse por todo el mundo, pero Portugal sigue representan solo "una gota en el oc√©ano".





Fueron las injusticias del comercio mundial que llevaron a la aparici√≥n, en la d√©cada de 1960, del concepto de comercio justo, cuyo d√≠a mundial se se√Īala ma√Īana. El movimiento, que estall√≥ en Holanda tras experiencias similares en Estados Unidos, se basa en la denuncia de los desequilibrios comerciales y en la concienciaci√≥n de los consumidores para la necesidad de pagar debidamente el trabajo de los productores de materias primas. Al comprar productos en el comercio justo, los consumidores est√°n llevando a casa art√≠culos que, te√≥ricamente, no se han hecho con trabajo esclavo o infantil y en que todo el proceso, desde la fabricaci√≥n a la entrega, obedece a los valores democr√°ticos y al respeto de los derechos humanos . A estas preocupaciones se a√Īade otra: la dimensi√≥n ambiental. Estos productos se fabrican con materias primas explotadas de forma sostenible y productos biol√≥gicos, reciclados o biodegradables.

El movimiento llegó a Portugal de la mano del Centro de Información y Documentación de Amílcar Cabral (IDAC). En el periódico económico, Stéphane Laurent, del CIDAC, explica que la organización fue fundada en 1974 por ciudadanos que luchaban en la clandestinidad por la libertad y la justicia en el tiempo de la Guerra Colonial. En la década de 1990, el CIDAC adoptó un concepto que estaba en boga y que criticaba la sociedad de consumo: el comercio justo. "Este movimiento es una alternativa al comercio internacional que busca promover la dignidad humana, la justicia social y el medio ambiente. Tenemos como objetivo promover relaciones comerciales más justas, sobre todo, en lo que se refiere a las actividades agrícolas, alimentarias y artesanales, que son actualmente las más vulnerables ", explica.

"En el comercio justo, procuramos mostrar que las elecciones del consumidor tienen impacto sobre qui√©n las produce. Queremos incentivar actos m√°s conscientes y sensibilizar a la opini√≥n p√ļblica para la promoci√≥n de relaciones comerciales m√°s justas y sostenibles ", explica St√©phane Laurent. "En las tiendas del mundo, el precio de los productos debe ser justo y no ventajoso para las grandes cadenas de supermercados y debe tratar de mantener relaciones a largo plazo con los productores".

Entre los productos m√°s comercializados en el comercio justo se encuentran pl√°tanos, cacao, caf√©, arroz, az√ļcar y el t√©. En CIDAC tienda de comercio justo, situado en la calle Tom√°s Ribeiro, justo en el centro de Lisboa, un paquete de 500 gramos de az√ļcar de ca√Īa de az√ļcar moreno de Brasil, por ejemplo, tiene un coste de 3,09 euros. Aunque el precio es sustancialmente superior al practicado en el mercado convencional, un paquete de az√ļcar mascavado con la misma cantidad cuesta, en promedio, 1,50 euros en las grandes cadenas de supermercados, el CIDAC y la certificaci√≥n de los art√≠culos recuerdan a los consumidores que est√°n a contribuir a la promoci√≥n de los principios de justicia, equidad y solidaridad.

"El az√ļcar de ca√Īa mascavada, con una tonalidad dorada, se obtiene a trav√©s de la purificaci√≥n, evaporaci√≥n y concentraci√≥n, por medio de la utilizaci√≥n de calor, del caldo de ca√Īa, sin ning√ļn proceso qu√≠mico", se lee en el prospecto de presentaci√≥n del producto, donde se garantiza "una vida digna para las personas, la producci√≥n sana de alimentos y el respeto al medio ambiente". "Se utilizan s√≥lo t√©cnicas agro-ecol√≥gicas, preservando y recuperando campos da√Īados por anteriores pr√°cticas de monocultura", a√Īade.

St√©phane Laurent se√Īala que, en una cadena de mercado justo, a diferencia de lo que ocurre en el sistema convencional, los ingresos finales se dividen en partes id√©nticas por las entidades que participan en el proceso que conduce a la venta. Mientras que en el mercado convencional, el beneficio acaba por quedar, en gran parte, para las entidades intermediarias entre el productor y el consumidor, en este mercado alternativo son las propias organizaciones no gubernamentales para el desarrollo a hacer ese papel -en este caso, la CIDAC, en asociaci√≥n con las cooperativas internacionales. As√≠, s√≥lo hay tres entidades implicadas: el productor, el importador y el vendedor final. El precio final de los productos incluye tambi√©n un precio m√≠nimo, asegurando el pago debido a los productores, que acaban siendo los m√°s da√Īados en el mercado.





La apreciación del sello portugués

En una lógica de "personas por encima de las ganancias", las instituciones de comercio justo orientaron la creación de oportunidades de mercado para productores económicamente desfavorecidos, sobre todo del Hemisferio Sur. Los países designados de Tercer Mundo son aquellos en los que la protección de los derechos humanos y la promoción de los derechos humanos las técnicas de producción respetuosas del medio ambiente están más amenazadas y menos arraigadas, por lo que la certificación de los productos, y su flujo en el comercio justo, se entiende como una plusvalía para la mitigación de estos problemas.

Sin embargo, en los √ļltimos a√Īos esta din√°mica de las exportaciones de Sur a Norte ha sido reorientada. En el caso portugu√©s, CIDAC se ha centrado cada vez m√°s en la promoci√≥n de la producci√≥n nacional y local. "No son s√≥lo los productores de Asia, Am√©rica Latina y √Āfrica que sufren con las injusticias del comercio mundial. En Europa, tambi√©n la agricultura familiar y cooperativa enfrenta dificultades y debe ser valorada ". En este sentido, el CIDAC ha mejorado el soporte de productos artesanales realizados en Portugal. Un ejemplo es la venta, el CIDAC tienda de comercio justo en Lisboa, miel hecha por los apicultores locales en Sao Pedro do Sul, de oliva Alentejo, galletas hechas por una asociaci√≥n de discapacitados Seia y juguetes y joyas de la regi√≥n del Algarve ; todos estos productos de acuerdo con los principios del comercio justo.

Junto a la promoci√≥n de los productos nacionales es tambi√©n la divulgaci√≥n de art√≠culos procedentes de pa√≠ses de habla portuguesa. St√©phane Laurent cuenta que en los √ļltimos quince a√Īos el CIDAC intensific√≥ los contactos con Guinea-Bissau y Timor Oriental y en noviembre hizo la primera importaci√≥n directa de texteles timorenses. El CIDAC prev√©, a finales de junio, repetir el hecho con Guinea-Bissau en lo que se refiere al arte de tejer. La organizaci√≥n est√° estableciendo una asociaci√≥n con productores de la regi√≥n de Biombo, en Guinea-Bissau, que han puesto a las mujeres a hacer un arte tradicionalmente reservado a hombres y en que los derechos humanos y el respeto al medio ambiente est√°n salvaguardados.

De las 323 empresas e instituciones que integran la Organizaci√≥n Mundial del Comercio Justo (WFTO, por sus siglas en ingl√©s), 236 se sit√ļan en pa√≠ses en desarrollo. La India es el pa√≠s con m√°s empresas que se dedican a esta forma de comercio alternativo, con un total de 48. Se sigue Holanda (20), Kenia (19) y Bangladesh (18). Estados Unidos es el principal destino de los productos comercializados en el comercio justo, con un total de 168 empresas que exportan productos certificados. Alemania (133) y Reino Unido completan el podio de los destinos preferenciales de estos productos.

Pérdida de la filosofía original

La necesidad de escurrir los productos en el mercado, aliada a la (a√ļn) baja demanda por este tipo de art√≠culos, llev√≥ a la creaci√≥n de criterios m√°s flexibles al nivel de la certificaci√≥n. Al contrario de lo que ocurr√≠a antes, para obtener certificaci√≥n de un producto en el comercio justo basta que uno de los ingredientes que lo constituyen obedece a los principios de este movimiento. Esto significa que, en la pr√°ctica, una camiseta con un 10% de algod√≥n puede ser certificada, si s√≥lo el alveh√°n necesario para producir cumple los requisitos exigidos. Sin embargo, el 90% restante de material que constituye el art√≠culo puede no ser completamente justos y sostenibles, en la l√≥gica original del comercio justo.

"La certificación por ingrediente puede ser el inicio del fin de la credibilidad del comercio justo", lamenta Stéphane Laurent. "En la filosofía del comercio justo se pide" tanto como sea posible "para que los productos incorporen el máximo de ingredientes producidos de forma justa y ambientalmente sana, pero esta regla está siendo quebrada. Hemos asistido a una evolución gradual de los sistemas para satisfacer las exigencias y necesidades de la gran distribución, lo que ha llevado a una pérdida del concepto original.

El comercio justo alcanz√≥ su punto m√°ximo en 2006, cuando se registraron en Portugal 12 organizaciones activas en la promoci√≥n m√°s justo y el comercio sostenible. Actualmente, adem√°s de CIDAC tienda de comercio justo en Lisboa, s√≥lo hay otros dos: Di√°logo sucede en Oporto, y una escuela secundaria Ferreira Gomes escuela tienda de los estudiantes en Lisboa. En t√©rminos de ventas, St√©phane Laurent, asegura que tambi√©n han tenido mejores d√≠as. En promedio, por a√Īo, la tienda del comercio justo del CIDAC hace 35 mil euros en ventas. La asociaci√≥n explica la ca√≠da al bajo cumplimiento en Portugal el movimiento y la entrada de comercio justo etiqueta biol√≥gica y productos en grandes centros comerciales.

Sin embargo, St√©phane Laurent se√Īala que, de acuerdo con un estudio realizado en 2017 por el IDAC, en colaboraci√≥n con la Universidad Cat√≥lica, el 96% de los portugueses han o√≠do hablar de comercio justo y el 65% de los encuestados afirman tener un buen conocimiento de los principios est√°n detr√°s de este concepto. El estudio tambi√©n revel√≥ que el 93% de los portugueses ya han comprado al menos una vez, los productos certificados de comercio justo. "Actualmente, el comercio justo representa s√≥lo una gota en el oc√©ano, pero los resultados son alentadores y ponen el nivel de reconocimiento del comercio justo al nivel de lo que existe en Francia y B√©lgica, afirma St√©phane Laurent.

Art√≠culo publicado en la edici√≥n n¬ļ1988, de 10 de mayo del Diario Econ√≥mico

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *