«Combatir Covid-19 creará una sociedad rastreada como nunca», dice el investigador





Es difícil encontrar a alguien que se arriesgue a proyectar cuándo se controlará la pandemia de coronavirus. Sin embargo, es probable que las consecuencias de luchar contra Covid-19 continúen incluso después de que termine la crisis. Los expertos en protección de datos están de acuerdo en que habrá una nueva norma con respecto a la privacidad.





“Tendremos una vigilancia y un seguimiento de los datos de personas nunca antes vistas”, dice Gabriela Zanfir-Fortuna, asesora del Foro Future of Privacy de la ONG.

Se refiere a iniciativas tomadas por empresas y gobiernos para rastrear el contagio. Este es el caso de las aplicaciones móviles desarrolladas por gobiernos y empresas y utilizadas para monitorear los contactos de los usuarios. Rastrean y alertan a las personas que han tenido contacto con pacientes diagnosticados con la enfermedad.

“Históricamente, en momentos críticos como el actual, se aceptan medidas y hay excesos. Lo más arriesgado es que después de las pandemias no disminuye el grado de monitoreo ”, advierte Zanfir-Fortuna.

¿Cómo garantizar la privacidad en medio de acciones para combatir Covid-19? Creo que las acciones para monitorear esta pandemia pueden ser compatibles con la protección de datos. Lo que llamamos protección de datos no es algo que asuma que la información personal no puede ser utilizada. Lo que intentamos garantizar es que, cuando esto sucede, algunas reglas deben ser respetadas. En Europa, ha habido una ley desde 2018 para garantizar la privacidad.

¿Cómo se prepara Brasil para este tipo de control para evitar violar la protección de datos de las personas?Brasil se encuentra en una situación avanzada, incluso en comparación con el promedio de otros países. Ya existe una ley aprobada, la LGPD (Ley General para la Protección de Datos Personales), que tiene puntos similares a las leyes de Europa. Sin embargo, aún no está en vigor.

Tener legislación ya es importante. Estados Unidos, por ejemplo, no tiene una ley general. Hay legislación sectorial específica. Entonces, por ejemplo, en el caso de la atención médica, existen reglas para hospitales y clínicas con respecto a la privacidad de los datos del paciente. Pero las aplicaciones móviles de salud que reciben información de los usuarios no tienen que cumplir con estas regulaciones. Estos
Los datos no están protegidos.





¿Cuáles son los mayores riesgos para la privacidad de las personas con medidas tomadas para mitigar la propagación de Covid-19?Tenemos muchos riesgos y preocupaciones. Por ejemplo, ¿cómo nos aseguramos de que la información recopilada por las aplicaciones en este momento se use solo con el propósito específico de mitigar la pandemia? Existen precedentes para los casos en que los datos se utilizaron para otros fines. Los gobiernos pueden, por ejemplo, monitorear la inmigración, el flujo de personas. Esto huiría del propósito de mitigar la propagación de la enfermedad.

Históricamente, en momentos críticos como el actual, se aceptan medidas. Y después de las pandemias, no hay una disminución en el grado de monitoreo. Las personas aceptan compartir datos por su propia seguridad y la de los demás, pero sin saber que esta información puede utilizarse para otros fines.

También hay iniciativas para el reconocimiento facial y la medición de temperatura para detectar fiebre. Son propuestas que requieren una vigilancia y control de ciudadanos nunca antes vistos.

El control de una pandemia se puede utilizar para justificar el acceso a información privada. ¿No estaría la sociedad más abierta a esto?Espero que no, pero todo está sucediendo muy rápido debido a la urgencia necesaria para enfrentar una pandemia. Sin embargo, todas las medidas deben evaluarse con criterios estrictos.

Hemos aprendido de experiencias pasadas que es muy difícil revertir las medidas que se han tomado en tiempos de crisis. Necesitamos estar más alertas que nunca para evitar el abuso. Hay presión para reabrir la economía. Para esto, el monitoreo tendrá que ser mayor.

¿Cuáles son las medidas más eficientes para obtener datos de población sin poner en peligro la privacidad o violar las leyes actuales?Todas las iniciativas que involucren el uso de datos personales para enfrentar la pandemia deben llevarse a cabo con un enfoque definido, claro y publicitado. Los fines deben justificarse con motivaciones técnicas de los epidemiólogos.

Actualmente se utilizan numerosas aplicaciones que hacen posible el seguimiento. Los usuarios pueden averiguar si han tenido contacto con personas infectadas. Es un caso específico que puede ayudar a combatir la propagación del virus. Pero se necesitan suficientes pruebas para que estas herramientas sean efectivas. Es inútil hacer un seguimiento de las personas sin saber quién está infectado.

En el caso de las aplicaciones de seguimiento, hay modelos más intrusivos, en los que se recopilan datos sobre la ubicación y los contactos de los usuarios de teléfonos inteligentes. Son aplicaciones que usan información de GPS. Son ejemplos abusivos.

Hay otras opciones que garantizan la privacidad del usuario. Este es el caso de las aplicaciones que utilizan el seguimiento de dispositivos Bluetooth. Con este sistema, es posible saber si los usuarios tuvieron contacto, sin obtener la información de dónde ocurrió esto. Por lo tanto, se advierte a quienes estaban cerca de pacientes infectados, pero el gobierno o las empresas no realizan un seguimiento de las ubicaciones.

No necesita identificar al usuario, saber dónde ha estado para obtener la información más importante, que es que hubo contacto entre ellos. Hasta ahora, los gobiernos están utilizando oficialmente este modelo más seguro, el caso de Singapur, donde más del 20% de la población tiene instalada la aplicación gubernamental.

Apple y Google anunciaron una asociación para facilitar el monitoreo de contaminantes por Covid-19. ¿Cómo calificas esta herramienta?Las compañías informaron que utilizaron el sistema Bluetooth, que es más seguro y menos invasivo. Y dicen que los datos se cifrarán y que no será posible identificar la ubicación de los usuarios.


Rayo X

Romena, de 33 años, es asesora principal del Foro Future of Privacy de la ONG, que financia investigaciones en las áreas de protección de datos y nuevas tecnologías. Doctora en derecho, trabajó en el equipo que produjo el Reglamento de Protección de Datos de la Unión Europea. Es investigadora asociada en las universidades de Bruselas (Bélgica) y Carnegie Mellon (EE. UU.).

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *