Colegios. El Estado no pag√≥ apoyos a familias carenciadas y va a repetir falla este a√Īo









En el pasado a√Īo lectivo, Gobierno no ha transferido los fondos necesarios para que todas las familias con hijos a estudiar en escuelas privadas pudieran recibir el apoyo financiero a que tienen derecho por ley. Y, este a√Īo, la situaci√≥n volver√° a repetirse, como la propia DGAE – Direcci√≥n General de la Administraci√≥n Escolar ya asumi√≥ junto a los directores. Se trata de los colegios con contratos simples y de desarrollo, en los que la mensualidad se paga de acuerdo con los rendimientos del agregado, siendo el resto soportado por el Estado.

Por ahora, es imposible saber cuántas familias quedaron sin recibir el apoyo a que tienen derecho, ya que cada colegio intentó resolver la situación a su manera. Por lo menos uno de ellos pondera llevar al Ministerio de Educación a la corte.

Hemos tenido de todo. Hubo colegios que dijeron a los padres que no recibieron el apoyo para reclamar ante el gobierno, hubo otros que soportaron el diferencial. "La soluci√≥n depend√≠a mucho de la capacidad econ√≥mica de cada colegio y del valor en falta que no fue transferido por el Ministerio de Educaci√≥n", explica al Observador Rodrigo Queiroz y Melo, director de la AEEP, la Asociaci√≥n de Establecimientos de Ense√Īanza Particulares.

A principios de a√Īo, las escuelas env√≠an para la tutela la lista de alumnos que tienen derecho a recibir ayuda financiera del Estado para pagar mensualidades, calculada sobre la base de los ingresos de la familia. Estos contratos de apoyo a los alumnos est√°n previstos en la ley y en el Estatuto de la Ense√Īanza Particular y Cooperativa de nivel no superior. El dinero llega meses m√°s tarde, en dos o tres tramos, y las escuelas lo entregan a las familias. Otros colegios optan por hacer el descuento inmediato a los estudiantes y cuando el dinero llega queda en el establecimiento de ense√Īanza.

Las reglas se definen en la ley y no es habitual que haya problemas. Hasta el a√Īo pasado, como el Observador avanz√≥ en febrero. Por primera vez, desde que estos apoyos existen, se establec√≠a que el valor m√°ximo de la contrapartida financiera a asignar a los alumnos no podr√≠a sobrepasar el valor entregado el a√Īo anterior.

Esta decisi√≥n coincidi√≥ con el cambio de quien gestiona el proceso: pas√≥ de las manos de la DGesTE (Direcci√≥n General de los Establecimientos Escolares) a la DGAE. Sin embargo, no hubo ninguna modificaci√≥n legislativa en el sentido de establecer techos, como el propio Ministerio de Educaci√≥n confirm√≥ en el momento al Observador. La verdad es que el dinero no lleg√≥ y la amenaza de la DGAE fue cumplida: ning√ļn colegio recibi√≥ ni m√°s un c√©ntimo que el que hab√≠a recibido el a√Īo anterior, ni para los llamados contratos simples (1er ciclo y siguientes) ni para los contratos de desarrollo (preescolar).

En Braga, en el Colegio Dom Diogo de Sousa, varios padres que se quedaron sin el apoyo estatal fueron aconsejados por la escuela a reclamar junto a la tutela. Y el propio establecimiento de ense√Īanza , dijo el Papa.





"Consideramos que la posici√≥n del Ministerio de Educaci√≥n es absolutamente ilegal. Pedimos un dictamen jur√≠dico y estamos estudiando la situaci√≥n para decidir si el colegio va o no a poner el ministerio ante el tribunal. √Čl no alter√≥ la legislaci√≥n, no alter√≥ las reglas de apoyo financiero a las familias, no alter√≥ nada. Internamente, decidi√≥ que no va a pagar m√°s de lo que pag√≥ en el a√Īo 2016/2017. "El parecer, que es de la autor√≠a de Jos√© Brand√£o Proen√ßa y de Lu√≠s Heleno Terrinha, es arrasador para el Ministerio de Educaci√≥n", explica Ant√≥nio Ara√ļjo, administrador del Colegio Dom Diogo de Sousa, en Braga.

Hace casi un a√Īo, enviaron una queja al Defensor del Pueblo, pero hasta la fecha no obtuvieron ninguna respuesta.

En la escuela bracarense, frecuentada por 2024 alumnos que se dividen entre el 1¬ļ y el 12¬ļ a√Īo de escolaridad, 32 estudiantes quedaron sin apoyo. Sin indicaciones de la DGAE sobre c√≥mo elegir entre quien recib√≠a o no el apoyo, aun teniendo legalmente derecho a √©l, el colegio decidi√≥ no pagar a los estudiantes que iban a abandonar el establecimiento de ense√Īanza.

"Aqu√≠ en el colegio, en el a√Īo escolar 2017/18 eran necesarios m√°s 19.453,34 euros para el contrato simple que el a√Īo anterior. La DGAE pidi√≥ todos los procesos para ser analizados, nosotros enviamos y repetidamente pedimos que se definieran criterios de elecci√≥n. Nunca nos dijeron nada. Y seg√ļn los contratos que firmamos, quedamos obligados a aceptar a todos los alumnos que tengan derecho a apoyo financiero, pero despu√©s el Estado no cumpli√≥ ", subraya Antonio Ara√ļjo.

A raíz de la decisión del colegio, surgieron las reclamaciones de los encargados de educación cuando percibieron que no iban a recibir un apoyo a que tienen derecho por ley. "Les dijimos a los padres para hacer el favor de tratar con la DGAE. A ellos no les gustó la broma porque recibir varias cartas de encargados de educación les causa trabajo ", sostiene.

Hay todav√≠a un solo en la historia. En el a√Īo lectivo pasado, la comunicaci√≥n de la DGAE lleg√≥ a las escuelas despu√©s de que el a√Īo escolar comenzara y √©stas se enfrentaron a los cambios inesperados. Este a√Īo, el caso es ligeramente diferente, ya que hab√≠a la expectativa de los directores de que la DGAE insist√≠a en las mismas reglas.

El a√Īo pasado, las reglas cambiaron a mitad del juego y este a√Īo est√° sucediendo lo mismo. Es que, en buen rigor, a√ļn no ha salido legislaci√≥n para esto. S√≥lo hubo una comunicaci√≥n interna del ministerio diciendo que las reglas son las mismas del a√Īo pasado ", explica el administrador del colegio.

Por ahora, pidieron a los padres para entregar los documentos antes de lo habitual y est√°n tomando nota de qui√©n entrega despu√©s del plazo. Esas familias pueden quedar sin el apoyo. "Continuaremos a decir a los padres que deben reclamar ante el Ministerio de Educaci√≥n el pago a que tienen derecho. El Gobierno tiene que asumir esta responsabilidad ", subraya Antonio Ara√ļjo.

En Lisboa, el Colegio Pedro Nunes, la solución adoptada por Rodrigo Ribeiro, director de la universidad, era diferente. Se rechazó a elegir entre quien recibía o no los apoyos estatales, se reunió con todos los encargados de educación que tenían derecho al apoyo y se votó su sugerencia: cuando el dinero llegase sería distribuido por todas las familias. La buena noticia es que todos recibían. La mala es que el valor sería menor de lo esperado.

Sin embargo, cuando la transferencia fue hecha los encargados de educación tuvieron que firmar un recibo en cómo habían recibido el valor que les era debido en su totalidad, ya que la DGAE no aceptaba que el documento fuera pasado con el valor parcial, explica Rodrigo Ribeiro.

Este a√Īo, la situaci√≥n es m√°s complicada, pero los padres saben al principio con lo que cuentan. En la primera reuni√≥n que tuvo con los encargados de educaci√≥n, al inicio del a√Īo escolar, el director alert√≥ sobre la situaci√≥n. Acontece que tuvo un gran aumento de los alumnos a pedir apoyo.

"El a√Īo pasado est√°bamos hablando de una diferencia de 90 euros para cada padre este a√Īo, con los valores que ya he apurado, son 250 euros de diferencia. Es decir, en el escal√≥n 4, que recibe el apoyo m√°ximo de 500,82 euros, esto representa recibir precisamente la mitad de lo que se supon√≠a. Vamos a volver a presentar esta soluci√≥n a los encargados de educaci√≥n, pero hay que estar de acuerdo. "Hasta porque el ministerio obliga a que el recibo sea pasado en la totalidad del apoyo y no del dinero que se recibe, lo que plantea algunas cuestiones legales", defiende Rodrigo Ribeiro.

En la Escuela de Pedro Nunes, este a√Īo el 35% de los estudiantes est√°n en hogares con ingresos que les permiten tener apoyo del estado. "El a√Īo pasado ten√≠a 38 alumnos, este a√Īo tengo 50. Y este incremento de 12 estudiantes ni siquiera son alumnos nuevos, son familias que ya ten√≠an los hijos, pero en que la situaci√≥n financiera cambi√≥ ", explica al Observador.

De la DGAE sigue escuchando lo mismo: "La respuesta es la misma que ya hemos escuchado varias veces, no se paga m√°s que en aquel a√Īo. Elegir un a√Īo espec√≠fico me parece muy reductor, pudieron haber optado por un promedio … Aqu√≠ tuvimos la mala suerte de ser un a√Īo con muchos menos alumnos a pedir apoyo.

En la Escuela de Pedro Nunes, el a√Īo pasado, el valor total de los apoyos ni siquiera super√≥ el valor de 2016/2017. En los contratos de desarrollo, del preescolar, sobrepasaron en 900 euros el techo, mientras que en los simples bajaron 7000 euros. A pesar de haber un ahorro global de casi 6000 euros, los 900 que falta nunca llegaron.

"Me gustaba saber cu√°l fue la diferencia entre lo que el Estado traslad√≥ a los colegios en relaci√≥n a lo pagado el a√Īo anterior. "Me gustaba percibir cu√°l fue la diferencia y si, de hecho, no hab√≠a dinero para hacer los pagos", critica Rodrigo Ribeiro.

Rodrigo Queiroz y Melo, de la AEEP, dice que √©ste es un excelente ejemplo de la situaci√≥n actual, porque se realiza dentro de la misma escuela. "La amenaza de la DGAE se cumpli√≥. Tenemos situaciones inaceptables, congregaciones religiosas que tienen m√°s que un colegio, en que la persona jur√≠dica es la misma, en que la suma del valor para la congregaci√≥n estaba dentro del a√Īo anterior, pero hab√≠a variaciones dentro de los colegios – unos necesitaban m√°s otros de menos, y falt√≥ dinero. En el caso de la Escuela de Pedro Nunes, lo inaceptable ocurre dentro de las mismas cuatro paredes.

Por encima de todo, Queiroz y Melo considera que lo que est√° en juego es una decisi√≥n pol√≠tica. "Esto no es una cuesti√≥n t√©cnica. Esto es filosof√≠a b√°sica: si acaban los contratos simples no hay ning√ļn problema para este ministerio. Pol√≠ticamente el apoyo a la familia en el privado es algo que este Gobierno detesta. Y hay un dato que es importante tener: en 2013, el privado representaba el 19,3% del sistema educativo, en 2016 ya estaba 20, 4%. Es s√≥lo un punto de aumento, pero son dos d√≠gitos. Lo que se est√° creando en Portugal no es el final de lo particular es la segregaci√≥n del sistema educativo. Hay cada vez un porcentaje mayor de estudiantes en los colegios, pero son los que pueden pagar y as√≠ creamos sistemas sociales paralelos.

El problema, cree, es a√ļn mayor cuando se sale de los centros urbanos. "Este es un Gobierno que habla tanto en solidaridad, integraci√≥n e inclusi√≥n y est√° provocando una exclusi√≥n muy p√©rfida. En Lisboa, Oporto, Coimbra se observ√≥ menos, pero en las zonas rurales donde estaban las escuelas con acuerdos de asociaci√≥n – algunos ten√≠an 1.500 estudiantes, 400 tienen ahora – lo que ves es que los estudiantes provienen de peque√Īas ciudades alrededor de en vez de ser los de la zona geogr√°fica, porque el colegio es muy bueno. Los due√Īos de las peque√Īas empresas est√°n en el colegio, y los dem√°s, los del campo, se van a la agrupaci√≥n. Y esto tiene un impacto local social brutal que es inadmisible. Es la segregaci√≥n de la ense√Īanza ", concluye Rodrigo Queiroz y Melo.

El Observador se puso en contacto con el Ministerio de Educación, pero hasta la fecha de publicación de este texto no se pudo obtener una respuesta.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *