Ciudad de trabajadores agrícolas inmigrantes de los Estados Unidos rechaza los centros de detención





Como inmigrante ilegal en los Estados Unidos, Maribel Ramírez no puede opinar oficialmente sobre los asuntos de la pequeña ciudad rural en el Valle Central de California, donde ha vivido durante 20 años.





Pero a última hora del martes por la noche, ella estaba con cientos de trabajadores agrícolas y otros residentes fuera del Ayuntamiento de McFarland, empuñando un megáfono. «¡Sin ICE! ¡Sin GEO! Somos agricultores, no delincuentes», corearon en español, dirigidos por Ramírez, de 42 años.

Estaba en juego una propuesta de una corporación multimillonaria para transformar dos prisiones estatales programadas para cerrar en centros de detención para inmigrantes ilegales, operadas bajo un contrato con la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE). Ese plan, según los líderes locales, podría darle a la ciudad pobre un medio para sobrevivir.

Una nueva ley de California que prohíbe las prisiones privadas le costará a la ciudad $ 1.5 millones al año en impuestos y otras tarifas pagadas por la compañía de prisiones, el grupo GEO, a menos que la compañía transforme dos instalaciones que operaban allí en centros de detención para inmigrantes.

McFarland, que solo tuvo un momento de fama en la película de 2015 de Kevin Costner «McFarland, EE. UU.», Es el hogar de miles de personas como Ramírez, que trabajan en las plantaciones de uvas, almendras, pistachos y cítricos que se extienden en todas direcciones. Según estimaciones no oficiales, aproximadamente la mitad de los 15,000 residentes de la ciudad viven ilegalmente en el país, el tipo de personas que serían detenidas en los edificios que hasta ahora albergaban criminales.

«Sin GEO, no hay garantía de que podamos mantener la policía, los bomberos o cualquier otro servicio», dijo el alcalde Manoel Cantú, el miércoles (19), un día después de la comisión de planificación de la ciudad, cumpliendo el deseo dominante de público, votó en contra de la propuesta.

Cantú, quien anunció su renuncia como alcalde el mismo día, predijo que el cierre de las cárceles en una ciudad que ya enfrenta un déficit presupuestario de $ 500,000 (R $ 2,1 millones), será «devastador».





Pero parecía resignado: «Si los residentes no los quieren porque tienen miedo del ICE o cualquier otra cosa, la ciudad pertenece a los residentes», dijo en una entrevista.

La compañía puede apelar ante el Concejo Municipal para que tome la decisión de la comisión de planificación, pero los residentes han dejado en claro que harán todo lo posible para detener el plan.

En la reunión del comité el martes por la noche, varios ciudadanos subieron al escenario para pedirles a los funcionarios que recuerden a los que viven en la ciudad.

«Puede encontrar otras opciones, pero no traiga ICE. A la larga, la comunidad de McFarland sufrirá», dijo Estevan Davalos, un trabajador agrícola mexicano indocumentado que ha vivido en el municipio durante años.

Las ciudades rurales sin fondos en los Estados Unidos dependen cada vez más de las empresas que dirigen las cárceles para obtener ingresos fiscales, empleos y otros beneficios financieros para mantenerse.

Pero estas cadenas privadas han sido criticadas por promover el encarcelamiento y la supervisión deficiente. La nueva ley de California también prohíbe los centros privados de detención de inmigrantes, pero el grupo GEO firmó un acuerdo con ICE para operar las instalaciones propuestas para McFarland antes de que la ley entrara en vigencia, dejando la decisión final en manos de la comisión de planificación.

En Adelanto, California, donde el grupo GEO ya opera un centro de detención de inmigrantes, la comisión de planificación votó el miércoles para transformar otra prisión estatal, también dirigida por GEO, para detener a inmigrantes.

Ramírez, quien ayudó a organizar la oposición en McFarland, dijo que tenía solo 22 años cuando cruzó la frontera hacia México, encontró trabajo cosechando uvas en McFarland y crió una familia.

En todos estos años en el pequeño pueblo, dijo, ni ella ni su esposo, Eusebio Gómez, quien también se encuentra ilegalmente en el país, se han reunido con funcionarios de inmigración.

«Vivimos aquí en paz. Construimos nuestra vida en McFarland, trabajando para mantener a nuestra familia sin miedo», explicó.

Su hijo Jesús es uno de los mejores estudiantes de la escuela, lo que hace que Ramírez, que es analfabeto, esté muy orgulloso. Eusebio Jr. es un gran jugador de fútbol y trabaja en los campos durante las vacaciones de verano para ayudar a su familia.

Sintiéndose firmes y seguras, la pareja comenzó el año pasado a hablar con su arrendador sobre la posibilidad de comprar la casa de dos habitaciones que han estado alquilando durante 13 años.

Pero un día, a mediados de enero, mientras estaba podando vides, el líder de su equipo le contó sobre el plan para renovar las cárceles de la ciudad para que fueran instalaciones de ICE.

«Esos dos arrestos a tres minutos de mi casa nunca me molestaron», dijo Ramírez, sentado en su cocina antes de dirigirse al centro para la manifestación y la audiencia del martes. «Un centro de detención de ICE traería miedo a nuestra comunidad. Podríamos tener que irnos».

Tanto GEO como el Departamento de Justicia demandaron al estado según la ley que prohíbe los contratos penitenciarios privados, nuevos o renovados. En un intento de eludir la medida, firmada por el gobernador Gavin Newsom en octubre y que entró en vigencia en enero, GEO e ICE firmaron un acuerdo en diciembre para transformar las prisiones estatales de McFarland en centros federales de detención para inmigrantes, que Afirman que todavía sería genial.

Fue entonces cuando la comunidad comenzó a actuar.

La organización benéfica Faith in the Valley reunió a personas en la iglesia de Santa Elizabeth y organizó grupos para distribuir peticiones. Todas las tardes, después de terminar su turno en los viñedos a las 4 de la tarde, Ramírez y su hijo mayor se unieron a docenas de personas para tocar puertas, informando a la comunidad y pidiendo apoyo para su campaña.

Pidieron a las personas que escribieran su nombre, dirección y número de teléfono en una tarjeta de cita que decía en español: «No para centros de detención de inmigrantes en McFarland». Explicaron lo que estaba en juego a cualquiera que quisiera escuchar.

«Algunas personas nos cerraron la puerta en la cara», dijo Stefani Davalos, de 17 años, hija de Estevan Davalos, quien fue de casa en casa con su padre. «Otros tenían miedo de firmar. Pero muchas personas, incluso aquellas sin documentos, aceptaron completar la tarjeta».

En total, el grupo recolectó mil cartas.

Antero Sánchez, sacerdote de la Iglesia de Santa Elizabeth, envió una carta a la comisión de planificación pidiéndole a sus miembros que rechacen los centros de detención. «Para una comunidad de inmigrantes como esta, este contacto perturbador significaría el miedo constante de ICE en el área», escribió.

Antes de la audiencia del comité de planificación del martes, Ramírez estaba lloroso y preocupado. Jugueteando con las toallas bordadas que hizo para cubrir las tortillas en la mesa, dijo: «Si ICE viene aquí, creo que iremos a Oregón o Washington. Hay trabajos agrícolas allí».

Cuando llegó frente a la Cámara, con gafas de sol, estaba motivada y dirigió al grupo de unas 300 personas en rincones de protesta.

Al otro lado de la calle, 30 empleados de GEO en un centro de detención de inmigrantes en Adelanto sostenían carteles en una contra protesta. «Por favor salven nuestros trabajos», dijo uno. «GEO está aquí para quedarse», dijo otro.

Después de la votación de 2 a 2 que, según las reglas de la comisión de planificación, significaba el fracaso de la moción, los ejecutivos de la compañía abandonaron la Cámara y declinaron hacer comentarios.

El miércoles, la compañía sugirió que pediría al Ayuntamiento que revise la negativa de la comisión. «Tenemos la intención de presentar a la Cámara los importantes beneficios de mantener abiertas las instalaciones de Central Valley y Golden State», dijo la compañía en un comunicado.

Parecía que Cantu, el alcalde, no estaría allí para analizarlo, en cualquier caso. Su renuncia, después de nueve años en el cargo, entraría en vigencia el viernes (21).

«La ciudad se encuentra en una situación en la que pueden suceder muchas cosas buenas o su posible muerte», dijo. «Hice todo lo que pude».

Frente al ayuntamiento el martes por la noche, los residentes aplaudieron el voto de la comisión.

«La comunidad ha marcado una gran diferencia», dijo Rudy Nuñez, miembro de la comisión que votó en contra del plan.

«Somos una comunidad unida», dijo Ricardo Cano, quien también votó en contra.

Los otros comisionados se fueron sin comentarios.

Afuera, la multitud coreó «Sí, fue posible».

Llorando, Ramírez dijo: «Estoy feliz por mi gente».

Ella se alejó y llamó a su esposo, que estaba fuera de la ciudad. «Estoy muy orgulloso porque la gente nos apoyó», dijo. «Ganamos. Quería decirte esto, mi amor. Buenas noches».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *