Cisma del siglo XXI. La Iglesia Ortodoxa Rusa rompe relaciones con el patriarca de Constantinopla









La Iglesia Ortodoxa Rusa rompió relaciones con el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla – una especie de primus inter pares entre las varias iglesias ortodoxas, anunció el lunes el número dos de la jerarquía ortodoxa rusa, el metropolita Hilarion Alfeyev.

La decisión del Patriarcado de Moscú, el más numeroso de la comunión ortodoxa, surge después de que el patriarca de Constantinopla, Bartolomé, considerado el líder máximo ortodoxo (aunque sin tener jurisdicción sobre todas las iglesias, al contrario de lo que sucede en los católicos con el Papa) , ha concedido la independencia a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana.

Desde 1686, la Iglesia Ortodoxa en Ucrania era una jurisdicción del Patriarcado de Moscú. Paralelamente a la Iglesia Ortodoxa del Patriarcado de Moscú en Ucrania, había otras dos denominaciones: la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Kiev y la Iglesia Ortodoxa Autocéfala, que no eran reconocidas por nadie en la comunión ortodoxa.

Estas dos iglesias que ahora han sido reconocidas como independientes y que deben quedar unidas en una sola, subordinadas a un patriarca en Kiev. Una decisión que no agradó al Patriarcado de Moscú, muy cerca del régimen de Vladimir Putin, para quien la pérdida de soberanía sobre la Iglesia Ucraniana es una derrota en el conflicto entre los dos países.

Por eso, la Iglesia Ortodoxa Rusa decidió romper relaciones con el patriarca de Constantinopla y, por consiguiente, con toda la comunión ortodoxa. "El Santo Sínodo decidió romper toda la comunión eucarística con el Patriarcado de Constantinopla", anunció el arzobispo metropolitano Hilarión el lunes en una conferencia de prensa en Minsk, en Bielorrusia, donde se celebra el Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Al mismo tiempo que anuló el decreto que subordina a la Iglesia en Ucrania a Moscú, Bartolomé también canceló el anatema que existía sobre Filaret, el autoproclamado patriarca de Kiev que fue excomulgado de la Iglesia Ortodoxa Rusa por fundar una iglesia independiente en Ucrania. Filaret ya anunció que va a convocar un concilio para consolidar el Patriarcado de Kiev.





Pero para los rusos, las decisiones son "ilegales y canónicamente irrelevantes", consideró Hilarion. "La Iglesia Ortodoxa Rusa no acepta estas decisiones y no las va a seguir", afirmó el número dos de la jerarquía ortodoxa rusa, subrayando que "el cisma sigue siendo el cisma y los líderes cismáticos siguen siendo líderes cismáticos".

"La Iglesia que reconoce y dialoga con los cismáticos se excluye del ámbito canónico", afirmó en la rueda de prensa en la que afirmó que la autoridad moral del patriarca de Constantinopla como líder del mundo ortodoxo dejará de aplicarse en el Patriarcado de Moscú.

El mes pasado, dijo el Arzobispo Metropolitano Hilarión en una entrevista con el Observador durante una estancia en Portugal, que "no es el Patriarcado de Moscú que se niega a aceptar la independencia de Ucrania", pero "la Iglesia en Ucrania no quiere la independencia y no está pidiendo la autocefalia ". Y aseguró que la separación "conduciría a un nuevo cisma", comparable al de 1054 (en el que ortodoxos y católicos se separaron) ya la Reforma Protestante de 1517.

"En Ucrania hay una Iglesia Ortodoxa canónica, que es reconocida por todas las Iglesias Ortodoxas como la única Iglesia canónica del país y que es una Iglesia autónoma subordinada al Patriarcado de Moscú. Tiene 12 mil parroquias, más de 200 monasterios y es una Iglesia grande y que prospera. Además de esto, hay dos grupos cismáticos, que son mucho menos numerosos, pero que son apoyados por las autoridades estatales. Son estos grupos que están tratando de recibir la autocefalia, mientras que la mayoría de los fieles ortodoxos no quieren la independencia. Esto hace la situación muy complicada ", explicó Hilarion.

"Creemos que [a independência] conducirá a un nuevo cisma y ya hemos expresado nuestra opinión al patriarca Bartolomé de forma muy clara. Tal vez no haga un análisis objetivo de la situación. Por ejemplo, él cree que si se concede autocefalia a los grupos cismáticos, la Iglesia canónica, tanto en su totalidad, como obispo a obispo, se unirá a esta nueva iglesia. Pero eso no va a suceder, porque hay mucha hostilidad entre los grupos cismáticos y la Iglesia canónica, los cismáticos han luchado contra la Iglesia canónica. Sus líderes tienen una mala reputación en Ucrania y los fieles no se van a unir a esa Iglesia ", destacó Hilarión.

Uno de los mayores problemas en Ucrania será ahora la distribución de los templos. Esto porque el Patriarcado de Moscú prohibió a todos los ortodoxos bajo jurisdicción moscovita de frecuentar las mismas iglesias que todos los que sigan la autoridad moral de Bartolomé y las dos iglesias deberán reclamar jurisdicción sobre varios templos sagrados en el país. Lo mismo para los sacerdotes y obispos, que ahora tendrán que elegir de qué lado se quedan, arriesgando la excomunión por parte de los rusos si se unen a la iglesia independiente.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *