China intenta convertir a las minorías musulmanas en un ejército activo





La orden de las autoridades chinas fue directa y urgente. Los residentes de las aldeas minoritarias musulmanas deben ser empujados a empleos, les guste o no. Se establecerían cuotas y las familias serían penalizadas si se negaban a obedecer.





"Hacer que las personas dif√≠ciles de emplear renuncien a sus ideas ego√≠stas", dijo Qapqal, el consejo del condado occidental de Xinjiang, el a√Īo pasado.

Estas √≥rdenes son parte de una campa√Īa agresiva para transformar las minor√≠as musulmanas de Xinjiang, principalmente los uigures y los kazajos, en un ej√©rcito de trabajadores de f√°bricas y otros grandes empleadores. Bajo la presi√≥n de las autoridades, los agricultores pobres, los peque√Īos comerciantes y los aldeanos ociosos participan en cursos de capacitaci√≥n y adoctrinamiento durante semanas o meses y se les asigna a coser ropa, hacer zapatos, barrer calles o tomar otros trabajos.

Estos programas de trabajo representan un frente en expansión, un gran esfuerzo del líder chino Xi Jinping para fortalecer el control de esta región, donde las minorías representan aproximadamente la mitad de la población. Son cruciales para la estrategia de reingeniería social del gobierno, junto con los campos de adoctrinamiento, que alguna vez tuvieron 1 millón o más de uigures y kazajos.

La agencia laboral de Qapqal ordenó a los residentes someterse a una capacitación de estilo militar para hacerlos trabajadores obedientes, leales a los empleadores y al Partido Comunista.

"Invierta sus h√°bitos individualistas perezosos, relajados, lentos, descuidados y desorganizados para cumplir con las reglas de la compa√Ī√≠a", dijo la directiva.

El gobierno sostiene que los residentes uigures y kazajos son "mano de obra rural excedente" y son una población subempleada que amenaza la estabilidad social. Ponerlos en un trabajo estable y supervisado aprobado por el gobierno, dicen los funcionarios, eliminará la pobreza y desacelerará la propagación del extremismo religioso y la violencia étnica.





El gobierno describe a los trabajadores como voluntarios, aunque los críticos dicen que están claramente obligados. Los documentos oficiales, las entrevistas con expertos y las visitas de The New York Times a Xinjiang indican que los planes locales eliminan a los aldeanos, restringen sus movimientos y los presionan para que sigan trabajando.

Los expertos dicen que estos m√©todos r√≠gidos podr√≠an significar trabajo forzado, contaminando potencialmente la cadena de suministro de mano de obra global de Xinjiang, especialmente para productos de algod√≥n. Los minoristas japoneses Muji y Uniqlo dicen que usaron algod√≥n de la regi√≥n, mientras que Walmart compr√≥ productos de una compa√Ī√≠a que hasta hace poco usaba trabajadores de Xinjiang.

Dado el estricto control de Xinjiang, "tenemos que asumir en este momento que existe un riesgo muy significativo de coerción", dijo Amy K. Lehr, directora de la iniciativa de derechos humanos en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y coautora de un estudio sobre Programas de trabajo de Xinjiang.

El trabajo forzoso puede venir "incluso si la coerción es implícita o los programas ofrecen a los trabajadores un ingreso decente", agregó.

Los programas laborales funcionan en paralelo con los campos de adoctrinamiento en Xinjiang, que han sido condenados por los gobiernos occidentales. Los internos del campamento también reciben capacitación profesional, y las autoridades dicen que muchos serán enviados a trabajar en fábricas.

En conjunto, las pol√≠ticas est√°n dise√Īadas para hacer que las minor√≠as musulmanas en la regi√≥n sean m√°s seculares y urbanizadas, como la mayor√≠a de los Han en China. Muchos chinos los consideran loables. Para los uigures cr√≠ticos, son subyugaci√≥n √©tnica.

"Lo que est√°n tratando de hacer es asimilar a los uigures", dijo Mustafa Aksu, coordinador del programa para el Proyecto de Derechos Humanos Uigur.

"Sentido de disciplina"

La f√°brica dirigida por Jinfujie Clothing Co. en el borde del desierto de Kashgar, una ciudad en el sur de Xinjiang, es una estrella en la campa√Īa de trabajo del gobierno.

Jinfujie, que se llama a sí misma el "futuro dorado", capacitó y empleó a 2.300 trabajadores de la aldea.

Tambi√©n abri√≥ una sucursal en un campo de adoctrinamiento, donde pondr√≠a a trabajar a m√°s de 500 detenidos, seg√ļn un ejecutivo de la compa√Ī√≠a el a√Īo pasado.

El ejecutivo, Sun Yijie, un ex soldado, dijo que la compa√Ī√≠a ten√≠a m√©todos estrictos para convertir a los residentes en trabajadores. "Comenzando con ejercicios militares antes de comenzar a trabajar, promovemos un sentido de disciplina", dijo.

Los videos publicados en Internet muestran a los trabajadores de Jinfujie con uniformes grises y naranjas alineados para un discurso. "Un futuro exitoso", gritaron al unísono.

Los programas de mano de obra dependen de atraer empresas de la costa este más rica de China, donde menos jóvenes quieren trabajar en las líneas de producción. Xinjiang ofreció a los fabricantes mano de obra barata, así como generosos beneficios y subsidios.

"Todav√≠a no son tan r√°pidos como los trabajadores en otras partes de China", dijo el empresario He Tan, propietario de una peque√Īa f√°brica en las afueras de la ciudad de Hotan en Xinjiang.

Los objetivos del gobierno son amplios. Un plan anunciado en 2018 exig√≠a el despliegue de 100.000 personas en las zonas m√°s pobres del sur de Xinjiang, una zona fuertemente uigur, para fines de 2020. El gobierno dijo recientemente que el objetivo se alcanz√≥ un a√Īo antes de lo previsto. Para fines de 2023, seg√ļn otro plan, Xinjiang quiere que 1 mill√≥n trabaje en sus industrias textil y de confecci√≥n; hubo alrededor de 100 mil en 2017.

En la f√°brica de He, docenas de mujeres uigures de las aldeas vecinas se sentaron en hileras en silencio, cosiendo uniformes escolares. Guzalnur Mamatjan, una Uighur de 20 a√Īos, dijo que gana alrededor de $ 200 por mes.

"Me gustar√≠a trabajar aqu√≠ durante dos o tres a√Īos y luego abrir mi propio taller de ropa", dijo en una breve entrevista en presencia de funcionarios.

"Mucha presión"

Contra las dunas del desierto, las nuevas zonas industriales de Xinjiang a menudo est√°n rodeadas de altos muros, alambre de p√ļas y c√°maras de seguridad. Algunos se construyen cerca de campos de adoctrinamiento y emplean a ex prisioneros.

El plan de Xinjiang para emplear a minorías generalmente se parece menos a una feria de trabajo y más a una llamada militar.

Los trabajadores en prácticas a menudo asisten a cursos políticos similares a los utilizados en los campos de adoctrinamiento. Practican ejercicios militares, aprenden canciones patrióticas chinas y escuchan conferencias que advierten contra el celo islámico y predican gratitud al Partido Comunista. A veces, los nuevos trabajadores aparecen en los informes de los medios chinos con uniformes de estilo militar y de pie mientras son llevados a sus empleadores.

Muchos están separados de sus familias. Una directiva del gobierno de Qapqal ordenó que se recibiera a los hijos de parejas trabajadoras, hogares comunitarios para jóvenes, internados para mayores, para que sus padres pudieran mudarse al lugar de trabajo.

Los movimientos de los trabajadores est√°n altamente controlados cuando est√°n fuera de casa. En el norte del condado de Yanqi, los trabajadores enviados desde el sur no pueden irse a menos que obtengan un permiso por escrito de varias autoridades de acuerdo con las reglas del gobierno local.

Los reclutas pasan por un "control político" para determinar si representan un riesgo para la seguridad. En el municipio de Qapqal, las autoridades impusieron reglas para clasificar a los reclutas potenciales de los más confiables a los menos confiables. Los menos confiables tenían que asistir a clases de adoctrinamiento por la noche, mientras que solo los más confiables podían abandonar el condado para trabajar.

"Hay mucha presión sobre las personas para que firmen contratos de trabajo", dijo Darren Byler, experto en Xinjiang de la Universidad de Colorado en Boulder.

Byler dijo que muchos residentes creen que resistir la transferencia de trabajo podría conducir a la detención. "La amenaza de los campamentos se cierne sobre todos, por lo que realmente no hay resistencia al trabajo en las fábricas", dijo.

Los medios oficiales chinos informan que los trabajadores ganan $ 400 o m√°s al mes, un ingreso decente.

La realidad puede diferir, especialmente en f√°bricas m√°s peque√Īas y con dificultades. En un municipio en el sur de Xinjiang, dos tercios de los 43 empleados de la f√°brica cuyos salarios estaban incluidos en los registros en l√≠nea ganaban $ 114 por mes, seg√ļn Adrian Zenz, un experto de Xinjiang que estudi√≥ programas de trabajo.

Ainzhol Qisa, de 31 a√Īos, que vive en Xinjiang, pas√≥ un a√Īo en un campo de adoctrinamiento y en abril fue enviado a trabajar en una f√°brica de ropa durante tres meses. Le pagaban $ 115 al mes, menos de la mitad del salario m√≠nimo, seg√ļn su esposo, Muhamet Qyzyrbek.

Qyzyrbek, ciudadano kazajo, dijo por teléfono desde Shymkent, una ciudad en el sur de Kazajstán, que su esposa no tenía más remedio que aceptar el trabajo. "Una vez que sea liberado, debe trabajar de acuerdo con las políticas", dijo.

Riesgos éticos

Desde finales del verano, los residentes de Xinjiang abordan los autobuses que los llevan a granjas de algodón, a veces a cientos de kilómetros de distancia. Durante unas semanas intensas al sol, se inclinan en los campos para la cosecha de prendas de vestir chinas.

Equipos de funcionarios del Partido Comunista en las aldeas realizan "reuniones de movilización", instando a los agricultores a inscribirse. La paga es buena, dicen.

"Vaya audazmente y devuelva el dinero", dijo un funcionario de la aldea de Dol en el sur de Xinjiang a docenas de agricultores, seg√ļn un informe del gobierno local el a√Īo pasado. Los funcionarios de la aldea pidieron a los l√≠deres del equipo que cuidaran a tres personas de 60 a√Īos que se inscribieron para recoger algod√≥n, seg√ļn el informe.

Xinjiang produce el 85 por ciento del algod√≥n de China, seg√ļn estimaciones oficiales, y se esfuerza por fabricar m√°s telas y ropa. Y casi todos los eslabones de la cadena de suministro se cruzan con los programas de trabajo del gobierno.

Los principales fabricantes de textiles chinos, como Huafu Fashion Co., con sede en el este, destacan su papel en la contratación de minorías en el interior, al tiempo que niegan que alguien se vea obligado a aceptar el trabajo.

Algunas compa√Ī√≠as globales han anunciado el algod√≥n Xinjiang de alta calidad como un punto de atracci√≥n. El minorista japon√©s Muji describe su franela como algod√≥n "recogido a mano" en la regi√≥n.

La preocupaci√≥n internacional por los derechos humanos en Xinjiang est√° presionando a los minoristas mundiales para que eval√ļen a sus proveedores. Estados Unidos prohibi√≥ recientemente la ropa de Hetian Taida, una compa√Ī√≠a de Xinjiang sospechosa de utilizar trabajadores de campos de adoctrinamiento.

La empresa matriz del minorista japonés Uniqlo dijo que la marca había dejado de funcionar con socios de producción en Xinjiang. Muji de Japón no respondió a correos electrónicos solicitando comentarios. En agosto, su empresa matriz, Ryohin Keikaku, dijo que estaba comprometida a prohibir el trabajo forzoso, incluso entre sus socios comerciales.

Hasta hace poco, el condado de Qapqal hab√≠a enviado a m√°s de 440 trabajadores al este de China para trabajar en una f√°brica de piscinas y camas inflables para su env√≠o a los Estados Unidos y otros pa√≠ses. La f√°brica es propiedad de Bestway Leisure Products Co., que vendi√≥ estos productos a Walmart, Kmart y otros minoristas, seg√ļn los registros de exportaci√≥n.

Pat Fumagalli, director de estrategia en la oficina estadounidense de Bestway, dijo que la compa√Ī√≠a finaliz√≥ su programa de toma de trabajadores de Xinjiang en octubre despu√©s de que los gerentes en los Estados Unidos vieron informes sobre los programas de fuerza laboral de la regi√≥n.

Marilee McInnis, una portavoz de Walmart, dijo por correo electrónico: "El reclutamiento responsable y el trabajo voluntario son dos asuntos muy importantes para Walmart".

Transform Holdco, la empresa matriz de Kmart, declinó hacer comentarios.

Después de que el Times hizo preguntas, los inspectores de Walmart visitaron la fábrica. Los inspectores del Consejo Internacional de Industrias del Juguete (ICTI) examinaron los registros y hablaron con los gerentes. No encontraron disparidades entre los salarios y las condiciones de los trabajadores en Xinjiang y en otros lugares, dijo Mark Robertson, vicepresidente senior del programa de inspección.

"No tuvimos la oportunidad de entrevistar a trabajadores de Xinjiang ya que ninguno de ellos trabajaba en la f√°brica cuando visitamos", dijo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *