China est√° nuevamente a mil por hora, con trenes y actividades al aire libre con m√°s y m√°s personas





Son las 6 de la ma√Īana en Shanghai, y seg√ļn el ruido de la construcci√≥n.





Nuevamente es China a razón de una hora, construyendo algunas estaciones más y dos nuevas líneas de metro.

En total, tienen más de 700 kilómetros de largo, con una circulación promedio de 10 millones de pasajeros por día.

Es difícil de creer que, hace semanas, todo parecía estar paralizado por la epidemia de Covid-19.

Desde que me mudé a esta metrópoli gigante, con aproximadamente 25 millones de habitantes, lo que más me ha impresionado aquí es la velocidad del cambio.

Vas a una calle hoy y, la semana siguiente, los escaparates ya son diferentes y se han creado nuevos establecimientos. Cuenta con obras de todo tipo, en todas las ubicaciones.

La tecnolog√≠a se desarrolla como ning√ļn otro lugar en el mundo.





Hay una multitud de aplicaciones, como WeChat y Alipay, y mini aplicaciones dentro de las aplicaciones, que le permiten administrar la vida en unos pocos clics: es posible hacer un supermercado, hacer transferencias bancarias y comprar boletos de tren.

La vida en China parece estar sucediendo a un ritmo diferente y más rápido. En diez días, el país construyó un hospital, así como fábricas y líneas de montaje para la producción de máscaras, ropa y equipos de seguridad para profesionales de la salud.

También hubo cambios en el movimiento de personas y en el control de las cargas, y el desarrollo de nuevas aplicaciones de telefonía celular, como un código QR que clasifica si la persona ha pasado por lugares riesgosos: la clasificación verde indica libre movimiento; la cuarentena amarilla, doméstica; y el rojo, puesto en cuarentena por las autoridades.

Con todos estos recursos, no me sorprende el éxito en contener la epidemia de Covid-19.

Hoy la población ha vuelto al trabajo, los automóviles están en las calles, los trenes están en funcionamiento y las actividades al aire libre están reuniendo cada vez más personas.

Contin√ļan algunos cambios en la rutina, como la presencia de inspectores en los edificios, la observaci√≥n de c√≥digos QR, la recopilaci√≥n de datos y la medici√≥n de temperaturas.

Todo para prevenir e identificar los c√≠rculos de contacto de la comunidad, en caso de que surja la confirmaci√≥n de una nueva infecci√≥n. Seg√ļn la Universidad Johns Hopkins, Shanghai representa 371 casos y tres muertes.

En Brasil, como el tiempo es diferente y los recursos son escasos, no pudimos construir hospitales y f√°bricas a una velocidad acelerada ni desarrollar un esquema tan eficiente para monitorear los casos.

Será necesario importar recursos, especialmente para la recuperación de pacientes.

Por lo tanto, los profesionales de relaciones internacionales y comercio exterior, como yo, estamos comprometidos a identificar proveedores de insumos estratégicos, participando en redes de información con empresas y gobiernos, para contribuir a este grupo de trabajo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *