Cercano a la victoria en Perú, Castillo busca disipar la imagen de la izquierda radical





En las casi dos semanas de larga espera por la decisión del Jurado Nacional de Elecciones sobre el resultado de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú, Pedro Castillo, ganador en el escrutinio, ha buscado moderar su discurso.





En declaraciones recientes y en una entrevista concedida por su asesor, el economista Pedro Francke, al diario español El País, el mensaje es que se dejará de lado el radicalismo de izquierda y que la postura, de cara al futuro, será más cercana al centro. izquierda.

Ese tono, de hecho, ya estaba cambiando en la recta final de la campaña, aunque de manera dudosa.

En eventos y mítines en la región de Cajamarca, su tierra natal, Castillo aún repitió el paquete que lo dio a conocer como candidato: amenazas de clausura del Congreso, propuestas para reformar la Constitución y sugerencias para la nacionalización de empresas que explotan los recursos naturales del país. .

Sin embargo, en debates recientes, transmitidos por televisión y ante una audiencia más amplia, negó la idea de nacionalizar las empresas mineras y trató de disipar la objeción contra la propiedad privada. Por otro lado, continuó diciendo que «el sistema económico tiene que cambiar y tiene que diseñarse de abajo hacia arriba».

Poco antes de la segunda vuelta, Castillo firmó un compromiso, el «Juramento por la Democracia», con varios puntos relacionados con el respeto a las instituciones y la libertad de prensa. El documento se inspira en una carta presentada por Ollanta Humala, quien se lanzó a la política a través del radicalismo de la izquierda nacionalista y fue derrotado en las elecciones de 2006. En las próximas elecciones, en 2011, además de la carta, Humala hizo promesas a calmar el establecimiento peruano. Cumplido el acuerdo.

Francke, el asesor de Castillo, ha enfatizado en los últimos días que la nacionalización, la expropiación y los controles de precios estarían fuera del proyecto del gobierno. «Nos colocamos un poco más a favor del mercado», afirmó. Agregó que el modelo a seguir sería Uruguay gobernado por la coalición de centro izquierda Frente Amplio, que lideró el país de 2005 a 2020.





«El problema es que la incertidumbre es tan grande en ambos lados que nadie puede decir qué modelo se seguirá o qué pasará», dice. hoja el politólogo Steven Levitsky, de la Universidad de Harvard y especializado en Perú. “Veo mucho miedo de parte de los fujimoristas y de la sociedad en general en relación a Castillo, entre empresarios, medios, bancos y militares. Y también de su parte, sabiendo que es frágil y tiene pocas herramientas y poder para gobernar. , a pesar de haber ganado «.

En Lima se están viendo algunos signos de este miedo generalizado. El director de la Onpe (Oficina Nacional de Procesos Electorales), Piero Corvetto, fue acosado al salir de un restaurante en un barrio de lujo de la capital por simpatizantes de Keiko Fujimori, la candidata que había sido derrotada en las urnas. La casa de Corvetto también ha estado rodeada de fujimoristas que no están de acuerdo con el resultado anunciado por el organismo electoral: una victoria de la izquierda, con 50,12%, contra 49,87% de la hija del ex dictador Alberto Fujimori.

El anuncio de quién será el próximo presidente de Perú, sin embargo, aún depende del Jurado Nacional Electoral, encargado de analizar la impugnación de las actas de votación, ya que Keiko, inmersa en un discurso de que hubo fraude en la elección, pidió una revisión. de 300 mil votos y la nulidad de otros 200 mil.

Castillo, a su vez, se encuentra acorralado ante las críticas relacionadas con la devaluación de la moneda nacional, el sol, la caída de más del 10% de las acciones de empresas peruanas y la evasión de capitales -que fueron más de US $ 2.5 mil millones, o R $ 12.73 mil millones, desde su victoria en la primera ronda.

«Por eso se ha acercado a una izquierda más experimentada, más pragmática y al centro del espectro político. Porque su partido [Perú Libre] no tienen el personal técnico para componer un gobierno «, dice Levitsky.» El caso es que la situación fragmentada de los partidos políticos peruanos no permite la formación de un sistema de coaliciones, como ocurrió en Uruguay o Chile durante la Concertación. gobiernos. Castillo lo sabe y se puede ver su miedo al establecimiento «.

En los últimos días, el candidato buscó dialogar con la izquierda representada por Nuevo Perú, cuya líder es la excongresista y ex candidata presidencial Veronika Mendoza, más experimentada y cuyo apoyo fue definitivo a la victoria de Pedro Pablo Kuczynski en 2016. Mendoza es un radical oponente del fujimorismo y tiene a su alrededor políticos más experimentados que el Perú Libre de Castillo.

El candidato también ha estado conversando con representantes del Partido Morado, en el centro, al que pertenece el actual presidente, Francisco Sagasti, y está encabezado por el ex candidato presidencial Julio Guzmán.

El problema de hacer estos enfoques es disgustar a los propios líderes de la leyenda y a los partidarios más radicales. Dentro de Perú Libre hay algunos nombres en contra de la moderación del discurso, como su líder, Vladimir Cerrón, ex gobernador de Junín, quien fue procesado por corrupción.

Cerrón es un defensor abierto del chavismo, así como la cumbre de las siglas, y de los «ronderos», un grupo paramilitar con fuerte presencia en el interior y que sigue una agenda de izquierda más anticuada, que se remonta a la década de 1970. Un tipo de orientación desde la que Mendoza, por ejemplo, es muy crítico.

Levitsky también dice que cree que la situación de Castillo se asemeja a la de Alberto Fujimori cuando llegó al poder en 1991. «Fujimori era el forastero, solo tenía el voto popular y el apoyo de los votantes del interior, todo el establishment estaba en su contra», recuerda el politólogo.

«Se inició una disputa de desconfianza y ataques de ambos lados, y se intensificó hasta tal punto que Fujimori decidió cerrar el Congreso. Esto es lo que hay que temer: una escalada al autoritarismo».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *