Casi 16 personas murieron por tuberculosis por día en Brasil en 2022









La tuberculosis mató a casi 16 personas por día en Brasil en 2022 – Se registraron 5.824 muertes en el período, una cifra aún preliminar, pero una cantidad récord en más de 20 años de seguimientoSegún datos del Ministerio de Salud, diez años antes, por ejemplo, el país registró 4.421 muertes por esta enfermedad.

El número de nuevos casos también sigue creciendo: hubo 81.539 registros en 2022, un 3% más que los 78.462 casos diagnosticados en 2019, antes de la pandemia de Covid-19. El departamento aún no ha publicado los datos para 2023.

Este escenario coloca a Brasil muy lejos de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son reducir la mortalidad por la enfermedad en un 75% para 2025 y eliminarlo a nivel mundial para 2030.

El compromiso brasileño es reducir la incidencia de tuberculosis a menos de diez casos por 100.000 habitantes para 2030 (actualmente el país tiene una incidencia de 38 casos por 100.000).

+ Lea también: La tuberculosis sigue siendo un desafío de salud pública en Brasil

El 24 de marzo, el Día Mundial de la Tuberculosis y el tema de la campaña de este año es “s¡Sí, podemos acabar con la Tuberculosis!”. La dificultad para alcanzar los objetivos de la OMS y reducir el número de casos y muertes no es exclusiva de Brasil.





A pesar de los esfuerzos de los gobiernos, de la vacuna BCG (que protege contra formas graves de la enfermedad) y de los tratamientos ofrecidos, la tuberculosis sigue siendo una de las principales causas de muerte por agentes infecciosos en el mundo, según la último informe de la OMS, publicado a finales del año pasado.

Continúa después de la publicidad.

Según el documento, se estima que 7,5 millones de personas serán diagnosticadas con tuberculosis en el mundo en 2022, la cifra más alta desde que se comenzó a monitorear la enfermedad en 1995. Esta cifra supera los 7,1 millones de casos estimados para 2019.

También según la OMS, el Covid-19 impactó fuertemente en el registro de nuevos casos. Durante la pandemia muchos de ellos dejaron de ser diagnosticados y tratados y, por tanto, puede haber una acumulación de diagnósticos y muertes en los próximos años.

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa y transmisible causada por bacteria Tuberculosis micobacteriana, también conocido como bacilo de Koch. La forma de presentación más común es la tuberculosis pulmonar, ya que la enfermedad afecta principalmente a los pulmones.

Pese a ello, el bacilo de la tuberculosis puede afectar otros órganos y sistemas, incluido el sistema nervioso central, los ganglios linfáticos, el pericardio, los huesos y la laringe, entre otros; estas formas son menos frecuentes y se denominan tuberculosis extrapulmonar. Los ambientes cerrados, mal ventilados y las aglomeraciones favorecen la transmisión.

+ Lea también: “Brasil retrocedió al menos diez años en la lucha contra la tuberculosis”

“La tuberculosis pulmonar, además de la tuberculosis laríngea, es la principal responsable del mantenimiento de la enfermedad mediante la transmisión de persona a persona a través de gotitas y aerosoles del tracto respiratorio del individuo enfermo. Las formas extrapulmonares, sin afectación pulmonar, no se transmiten de persona a persona”, explica la infectóloga Emy Akiyama Gouveia, del Hospital Israelita Albert Einstein.

Continúa después de la publicidad.

Síntomas principales

La enfermedad (tuberculosis pulmonar, la más común) se sospecha cuando el paciente refiere tos crónica durante tres semanas o más, asociada a fiebre (generalmente al final del día), pérdida de peso y sudores nocturnos.

El diagnóstico se realiza mediante la prueba del bacilo de la tuberculosis en tres muestras de esputo, recogidas durante tres días, y una radiografía de tórax para evaluar el grado de afectación pulmonar.

“Actualmente, en los lugares donde está disponible, también es posible realizar una prueba molecular para buscar el ADN del bacilo en muestras respiratorias, con excelente sensibilidad y los resultados están listos en hasta una hora y media.

Además de su rapidez, la prueba también puede evaluar si el bacilo es resistente a uno de los antibióticos importantes del arsenal terapéutico, en este caso la rifampicina”, explica el médico del Einstein.

Si el paciente no puede recolectar esputo, otra posibilidad es someterse a un examen de broncoscopia con lavado broncoalveolar. Si los resultados son positivos, el tratamiento comienza con una combinación de varios antibióticos, que son distribuidos gratuitamente por el Sistema Único de Salud (SUS).

Continúa después de la publicidad.

+ Lea también: Supermicrobios: guerra bajo el radar

Según la OMS, Si la tuberculosis no se trata, la mortalidad es alta: alcanza el 50% de los casos. Por otro lado, alrededor del 85% de los casos tratados adecuadamente progresan hacia la curación. La principal dificultad, sin embargo, es la correcta adherencia al tratamiento, que implica el uso continuo de antibióticos durante al menos seis meses, prorrogable por otro período si hay una infección resistente a la medicación estándar.

El esquema básico consta de dos fases de tratamiento: intensivo, que dura cuatro meses, con comprimidos asociados a cuatro antibióticos, y de mantenimiento, que dura otros dos meses, con dos antibióticos asociados.

“Quizás el largo tiempo de tratamiento sea una de las razones por las que las personas abandonan la atención. Otro punto es que, después de un corto período de tiempo usando la medicación, la persona ya mejora clínicamente, lo que resulta en una falsa sensación de curación. Pero la persona aún no está curada y, sin tratamiento, la enfermedad reaparecerá al cabo de unos meses”, explica el infectólogo, que advierte que se trata de un riesgo de resistencia al tratamiento.

“Las personas que abandonan y reinician los tratamientos con el tiempo pueden desarrollar la temida tuberculosis resistente, con la necesidad de adaptar el régimen antibiótico y, eventualmente, aumentar el tiempo de tratamiento”.

En septiembre de 2023, el SUS incorporó al arsenal de tratamiento de la tuberculosis multirresistente un importante nuevo medicamento, la pretomanida, que se administra por vía oral y puede acortar el tiempo de tratamiento de esta enfermedad, además de reducir el número de visitas de seguimiento.

Continúa después de la publicidad.

+ Lea también: Cobertura de vacunación en Brasil: ¿dónde estamos y hacia dónde podemos ir?

Según el infectólogo entrevistado por Agencia Einsteintodavía hay un retraso en el diagnóstico de la tuberculosis porque a menudo se la trata erróneamente como neumonía.

“En estos casos, el antibiótico tiene incluso acción combatiendo el bacilo, pero, una vez finalizado el tratamiento, los signos y síntomas regresan. Ante la sospecha de neumonía, se cambia el antibiótico, en un ciclo sin fin. Es necesario entender que la tuberculosis está presente en todos los estratos de la población, en todas las edades, y la concientización de la población y de los profesionales de la salud es fundamental para que se pueda realizar el diagnóstico en el momento adecuado, así como el tratamiento”. , advierte el médico, que destaca que un individuo con tuberculosis pulmonar o laríngea sin tratamiento acaba infectando, por término medio, entre diez y quince personas al cabo de un año.

Compromiso de ingresos

Aunque el diagnóstico y el tratamiento son gratuitos en el SUS, un estudio realizado por la Universidad Federal de Espírito Santo (UFES) Señaló que casi la mitad de las familias de pacientes gastan alrededor del 20% de sus ingresos anuales en los “costes extra” del tratamiento, incluidos gastos directos (consultas y exámenes extra), gastos directos no médicos (transporte, alimentación, alojamiento y compra de suplementos). alimentos, entre otros) y costos indirectos (privación de ingresos por pérdida de empleo, por ejemplo).

Según la encuesta, los gastos extras anuales sumaron, en promedio, R$ 8.118,74, casi siete veces el valor del salario mínimo de la época (2021).

“Este estudio saca a la luz puntos muy importantes, ya que los pacientes, especialmente los de bajos ingresos, enfrentan dificultades relacionadas con el tratamiento diario, como los desplazamientos a las unidades de salud, los impactos del desempleo o incluso los días perdidos en el trabajo durante el período. de aislamiento (14 días después de iniciar medicamentos)”, comenta el infectólogo.

Continúa después de la publicidad.

Según ella, estos pacientes también pueden enfrentar problemas relacionados con la debilidad clínica de la propia enfermedad o con el manejo de posibles efectos secundarios de los medicamentos.

+ Lea también: ¿Qué hace un especialista en enfermedades infecciosas y cuándo programar una cita con él?

El estudio también muestra que, si el paciente tiene coinfección por VIH y trabaja por cuenta propia, el riesgo de que la familia tenga gastos definidos como catastróficos prácticamente se triplicará.

“La coinfección por VIH trae un punto de mayor criticidad, quizás por las interacciones medicamentosas con la terapia antirretroviral y la necesidad de seguimiento en centros especializados en tratamiento del sida, unidades que no siempre están cerca de los domicilios de los pacientes, o muchas veces sólo disponibles en otros municipios. El trabajador por cuenta propia tiene otro punto: no tiene baja laboral remunerada, y los días de consulta son días no trabajados”, dice el infectólogo.

Lo que dice el Ministerio de Salud

Pese al retroceso con aumento de casos y muertes, el Ministerio de Salud informó en una nota que “Brasil está entre los 13 países que lograron recuperar la detección de personas con tuberculosis tras la pandemia de Covid-19lo cual es fundamental para acelerar el tratamiento de los pacientes”.

El gobierno también atribuye el aumento de muertes a la pandemia. “Los servicios de salud se vieron impactados por la emergencia de salud pública, posiblemente reduciendo su capacidad de diagnosticar tempranamente los casos ocurridos en 2020, lo que resultó en cuadros clínicos de tuberculosis más graves y peores pronósticos de tratamiento”, evalúa.

El Ministerio de Salud también informó que, “de manera inédita, 14 ministerios se unieron para desarrollar estrategias para eliminar la tuberculosis y otras diez enfermedades y cinco infecciones de transmisión vertical que afectan con mayor intensidad a poblaciones en situación de vulnerabilidad social a través del Comité Interministerial para la Eliminación. de Tuberculosis y Otras Enfermedades Socialmente Determinadas (CIEDDS), que fue instalado en abril de 2023. Coordinado por el Ministerio de Salud, se espera que el grupo funcione hasta enero de 2030”.

+Lea también: Qué es el “pulmón de hierro”, dispositivo utilizado por Paul Alexander

El gobierno agregó también que otra acción esencial para prevenir casos graves de tuberculosis es restablecer altas coberturas de la vacuna BCG, que se recomienda en una sola dosis para los recién nacidos.

Hasta 2018, esta tasa se mantuvo por encima del 95%, el objetivo establecido por el ministerio. Sin embargo, a 2019 la cobertura no supera el 88% (el año pasado fue del 76,24%) y los datos de 2024 indican una cobertura de vacunación de sólo el 65,59%.

“El estigma y la discriminación son las mayores barreras para controlar y combatir la tuberculosis. Además, la falta de una vacuna eficaz para prevenir la forma pulmonar de tuberculosis dificulta la reducción de casos y la eliminación de la enfermedad, así como la inexistencia y falta de desarrollo de medicamentos para tratamientos a corto plazo”, concluye la nota. .

Fuente: Agencia Einstein

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
Telegrama

  • Relacionado
  • FamiliaEl tratamiento de la tuberculosis en niños cambiará en Brasil10 septiembre 2019 – 12:09 p.m.
  • MedicamentoTuberculosis: la infección más mortal del mundo27/08/2019 – 15:08
  • FamiliaVacuna contra la tuberculosis (BCG): ¿es necesario volver a aplicarla a un niño sin cicatriz?6 febrero 2019 – 14:02
Publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *