Carta de Benedicto XVI expone conflicto de visiones con Iglesia de Francisco





El papa Francisco visit√≥ nuevamente esta semana su predecesor, el papa em√©rito Benedicto XVI, para desear un feliz cumplea√Īos "con afecto particular", en una demostraci√≥n ya familiar de cordialidad.





Por detr√°s de la visita amistosa, sin embargo, una discusi√≥n sobre conspiraciones y centros concurrentes de poder circula en el Vaticano y fuera de √©l. La semana pasada, Benedicto, que cumpli√≥ 92 a√Īos el martes (16), divulg√≥ una carta de 6.000 palabras en la que expone su punto de vista sobre los or√≠genes de la crisis de abuso sexual cometido por cl√©rigos de la Iglesia Cat√≥lica.

Con eso, concretamente debilitó la posición de Francisco con relación a un problema altamente controvertido que viene atormentando a su pontificado.

Para muchos expertos en la iglesia, la carta de Benedicto representó el ejemplo más reciente y notorio de cómo la existencia concomitante de dos papas puede causar tanta confusión entre los fieles -dos pontífices cuyas residencias dista apenas unos centenares de metros una de la otra, pero cuyo estilo , el pensamiento y las visiones sobre la Iglesia no podrían ser más diferentes.

Que quede claro: Francisco es el papa y es quien comanda la Iglesia. Es él quien puede promulgar el dogma y cuyos pronunciamientos papales, cuando él se posiciona "ex cathedra" (con la autoridad de su cargo) sobre cuestiones de fe y moral, son considerados infalibles. Bento abrió de todo esto cuando renunció al papado, incluso a la infalibilidad.

"Lo que est√° sucediendo hoy es lo que muchos de nosotros esper√°bamos que no sucediera", coment√≥ Massimo Faggioli, profesor de teolog√≠a y estudios religiosos en la Universidad Villanova. √Čl defiende a Francisco. "La idea de un pontificado doble es profundamente conturbadora."

De hecho, en vez de proponer soluciones concretas para remediar el flagelo del abuso sexual en la iglesia, la carta de Benedicto volvió a agitar al Vaticano, siempre una especie de corte real que hervía de chismes e intrigas, con nuevos rumores sobre una rivalidad.





Son crecientes, específicamente, las especulaciones de que Bento estaría siendo usado como pretexto por adversarios ideológicos conservadores de Francisco, cuyo enfoque más pastoral, inclusivo y menos dogmático ellos ven como siendo destructivo.

También se está discutiendo si los subalternos de Francisco habrían impedido la carta de Benedicto de ser entregados a los líderes de la iglesia reunidos en febrero para una cumbre inusitada sobre el abuso sexual en la Iglesia.

En 2013, cuando Benedicto se convirtió en el primer pontífice en renunciar al papado desde Gregorio 12, en 1415, su promesa de que se mantendría "escondido del mundo" parecer una garantía de que no saldría de su convento en el Vaticano y que no constituía cualquier obstáculo a su sucesor.

Pero no ha sido siempre ese el caso, concretando lo que los estudiosos y fieles temían que se convirtiera en un escenario potencialmente catastrófico para una iglesia moderna ya agrietada por divisiones ideológicas y poco preparada para las tempestades de la comunicación en tiempo real de la era de las redes sociales.

Cuando Bento renunció, no quedó claro qué título se atribuiría. Como el Papa es también el obispo de Roma, algunos teólogos sugirieron que él se calificara como el "obispo emérito de Roma", para dejar claro que sólo había un papa a la vez.

Pero incluso antes del cónclave que elegía Francisco, Benedicto anunció que asumiría el título de "papa emérito". La elección dejó perplejos a sus críticos e incluso algunos de sus defensores.

El arzobispo Rino Fisichella, respetado teólogo del Vaticano que asesoró a Benedicto y dirige el Pontificio Consejo para la promoción de la nueva evangelización, creado por Benedicto, dijo en 2017 que respeta la elección del ex pontífice pero que no usaría el título.

"Teológicamente hablando, ese título crea más problemas que los que resuelve", explicó.

La carta de Benedicto, escrita con el prop√≥sito de servir de subsidio para la cumbre de febrero sobre abuso sexual, constituye el ejemplo m√°s reciente de ello. Benedicto propuso lo que muchos te√≥logos vieron como un an√°lisis embarazoso de la crisis de pedofilia en la iglesia, atribuy√©ndola a la libertad sexual de los a√Īos 1960.

Francisco, en cambio, en varias ocasiones ya atribuy√≥ la crisis al clericalismo, un abuso sist√©mico de poder y la b√ļsqueda enfermiza de autoridad dentro de la jerarqu√≠a de la iglesia.

Benedicto, sin embargo, argumentó en su carta que la "libertad sexual total" provocó un "colapso mental" que vinculó a "una propensión a la violencia".

"Es por eso que las pel√≠culas con contenido sexual han sido prohibidas en aviones", prosigui√≥ Benedicto. "Porque la violencia podr√≠a irrumpir entre la peque√Īa comunidad de pasajeros."

El arzobispo Georg G√§nswein, secretario personal de Benedicto por a√Īos y tambi√©n prefecto de la residencia papal bajo el papa Francisco, confirm√≥ que Benedicto escribi√≥ la carta "enteramente por cuenta propia".

Bento conserva influencia enorme, especialmente por el hecho de haber sido el te√≥logo dominante de la Iglesia por m√°s de tres d√©cadas, primero como guardi√°n doctrinal de Juan Pablo II y despu√©s como papa. √Čl cuenta con la plena lealtad de los tradicionalistas que siempre defendi√≥.

Entre algunos de los formados por sus ense√Īanzas y elevados por √©l en la jerarqu√≠a de la iglesia, las palabras de Benedicto cargan importancia a√ļn mayor que las de Francisco, jesuita cuya tendencia a hacer pronunciamientos de improvisaci√≥n y cuyo pendiente por priorizar la inclusi√≥n pastoral en detrimento de la doctrina, enfurece.

"En su texto breve, Ratzinger tiene momentos de insight y genialidad que son como una lluvia cayendo en el desierto, especialmente hoy", escribió el arzobispo de Filadelfia Charles J. Chaput, conservador destacado que frecuentemente discrepa del papa Francisco. Chaput agregó que, ante tanta erosión moral, "la buena noticia es que algunos de nuestros líderes todavía tienen el coraje de hablar la verdad."

El cardenal Gerhard M√ľller, que Bento ungi√≥ al guardi√°n doctrinal de la iglesia y Francisco posteriormente se alej√≥ del cargo, tambi√©n salud√≥ la carta de Benedicto como una expresi√≥n de sentido com√ļn.

"Ellos saludaron el mensaje como la verdad, significando que la otra es mentira", dijo Faggioli. "Hay algunos católicos para quienes el papa Francisco es tan mal que ellos creen que es mejor encarar la posibilidad de un cisma."

El Vaticano respondi√≥ buscando destacar la continuidad entre los dos papas. El director editorial del departamento de comunicaciones del Vaticano, Andrea Tornielli, argument√≥ que las respuestas de los dos papas al esc√°ndalo de abuso sexual son esencialmente "la misma propuesta". √Čl dijo que la carta de Benito gener√≥ "un debate instigador".

En los √ļltimos a√Īos, cuando era incentivado por sus aliados conservadores, que se quejaban a √©l durante visitas y quer√≠a que √©l se manifestara p√ļblicamente contra Francisco, Benedicto en la mayor√≠a de los casos guardaba silencio y dec√≠a apenas "oremos".

En cartas particulares que escribi√≥ en noviembre de 2017 a un cardenal alem√°n, uno de los adversarios p√ļblicos de Francisco, Benedicto esencialmente reprendi√≥ al cardenal y le pidi√≥ que dejara de criticar a Francisco, por riesgo de desvalorizar al pontificado entero de √©l, Benedicto, y verlo "Identificado con la tristeza en torno a la situaci√≥n actual de la iglesia".

Pero la carta sobre abuso sexual marc√≥ un cambio de postura. Cuando Benedicto obtuvo el permiso de Francisco para redactar la carta, que √©l pretend√≠a enviar a un peri√≥dico peque√Īo destinado a sacerdotes alemanes, un complejo de medios cat√≥licos de derecha financiado por cr√≠ticos de Francisco se moviliz√≥ para difundir el mensaje del papa em√©rito.

La Catholic News Agency, perteneciente a la emisora ‚Äč‚ÄčEternal World Television Network, con sede en Estados Unidos y escenario frecuente de los cr√≠ticos de Francisco, puso en l√≠nea una traducci√≥n al ingl√©s √≠ntegra de la carta de Benedicto en la madrugada del 10 de abril. El texto tambi√©n fue entregado a otros veh√≠culos conservadores.

Sohrab Ahmari, colaborador del diario conservador Catholic Herald, escribió en Twitter que había divulgado esta noticia para todo el mundo en el New York Post, del que es editor de opinión y editoriales. Se negó a informar cómo tuvo acceso al texto.

Preguntado si dio la dirección del Papa a los medios conservadores, como desconfían muchos partidarios de Francisco, Gänswein se negó a responder.

Para muchos católicos tradicionalistas y conservadores, para quienes Francisco viene sembrando confusión por alejarse de la ortodoxia, el enigma no fue como la carta salió en vehículos conservadores de todo el mundo al mismo tiempo, sino por qué no fue presentada, como Benedicto parece haber pretendido, como un subsidio en la cumbre extraordinaria de líderes de la iglesia convocada por Francisco en febrero para discutir el problema del abuso sexual en la iglesia.

"¬ŅPor qu√© la carta no fue entregada a los obispos en febrero?", Pregunt√≥ Marco Tosatti, periodista del Vaticano que recientemente ayud√≥ al ex embajador del Vaticano en Estados Unidos, arzobispo Carlo Maria Vigan√≤, a redactar una carta pidiendo la dimisi√≥n del papa Francisco . "Esa es verdadera pregunta."

Traducción de Clara Allain.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *