Carminho: "No canto para ser famoso, canto para sobrevivir"





Treinta y cuatro a√Īos, una carrera firmada y un nuevo √°lbum. "Mar√≠a" es nombre propio y es disco de fado, inequ√≠vocamente de fado, "sin cedencias". ¬ŅQui√©n es hoy Carminho, Mar√≠a del Carmen? Ella da pistas.





Es f√°cil olvidar que Carminho tiene 34 a√Īos. Hay alrededor de 20 de canto en las casas de fado de Lisboa, primero como mascota de la muchacha a quien adultos se sintieron libres, a continuaci√≥n, como un solo cuerpo y cantante. Y hace nueve a√Īos que graba discos. si Mar√≠a, su nuevo √°lbum (quinto de estudio y cuarto de originales), que edita el pr√≥ximo viernes, no suena la revelaci√≥n, es s√≥lo porque atr√°s hay fado, hay alma, hay esquina. Palabras fuertes a las que ahora suma otra, su nombre propio que hasta aqu√≠ hab√≠a quedado en la sombra. fado, alma y esquina: discos de una fadista que parec√≠a menos peque√Īa de lo que en realidad era, que se aventur√≥ a cantar lo que sab√≠a y pod√≠a decir con la vida que ten√≠a.

En paralelo a los discos originales, Carminho cantaba otros ritmos y estilos sin perder la identificaci√≥n de quien est√° familiarizado desde oy√≥ la m√ļsica en el regazo de su madre (Teresa Siqueira), ya que lleg√≥ a Lisboa con 12 a√Īos con los padres y se introdujo en los hogares de fado, desde "los a√Īos cero", expresi√≥n suya: fadista. Basta escuchar la primera canci√≥n de su nuevo √°lbum, "La Tecedeira", para darse cuenta Mar√≠a es un disco de fado, un disco de una fadista – y que es un disco despojado, √≠ntimo. Sin portugu√©s guitarra, no, no es m√ļsica, es s√≥lo su voz y palabras que escribi√≥, a Capella, que Carminho empieza a desvelar el "√°lbum m√°s personal" que hizo. Un disco, all√≠ est√°, de fado, despudoradamente e inequ√≠vocamente de fado.

Es f√°cil olvidar que Carminho tiene 34 a√Īos. No dio grandes pasos en falso, dice que s√≥lo comenz√≥ a grabar discos cuando ten√≠a algo que decir (y tuvo invitaciones para hacerlo antes). Pero Carminho tiene 34 a√Īos y en los √ļltimos cuatro, desde esquina, dice que aprendi√≥ mucho sobre usted. Se conoci√≥ mejor, vivi√≥ m√°s, entendi√≥ la canci√≥n que oy√≥ "una vida entera", como canta en "Poeta". Canta como una mujer que ya no es ni√Īa y puede ahora presentarse sin filtros. Canta como Mar√≠a del Carmen.

En cuanto a su pasado, a lo que le gusta o√≠r y cantar en el fado, Carminho percibi√≥ una cosa, como nos dice en entrevista: que para s√≠ el fado "es mucho m√°s las emociones, la sensaci√≥n y la din√°mica de lo que se oye que propiamente se toca de esta o de esa forma. O como es cantado ". Despu√©s de viajar por Portugal y el mundo, con giras por Europa, viajes a Am√©rica, uno de Brasil ganaron con el fado y la asociaci√≥n con muchas de las m√°s grandes estrellas de la m√ļsica brasile√Īa (Chico Buarque, Milton Nascimento, Marisa Monte), Carminho quer√≠a volver al origen.

Primero, pens√≥ en lo que aprendi√≥ con el fado. Pens√≥ en lo que √©l le dio, en lo que le gusta, y se dio cuenta de que hay un ambiente "que no es m√ļsica sino que es sonido" que no siempre es captado en estudio. Dice que pod√≠a haber ido a captarlo cantando en vivo en una casa de hadas, pero quise intentar recrearlo en estudio. Puede registrar esta atm√≥sfera solemne, cantante, no s√≥lo con la guitarra portuguesa (interpretado por tres grandes jugadores, Bernardo Couto, Jos√© Manuel Neto y Luis Guerreiro), viola de fado (Flavio C√©sar Cardoso) y bajo ac√ļstico (Jos√© Marino de Freitas), pero , con un tema a la capella, con un descarnado tema con guitarra el√©ctrica tocada por Carminho ("Estrela"), con pedal steel, instrumento t√≠pico del folk y country norteamericanos, tocado por Felipe Cunha Monteiro (Tomara, M√°rcia) arco de viol√≠n sobre las cuerdas; y con piano, tocado por Juan Pablo Esteves da Silva? Es. Mar√≠a lo prueba, es un gran disco de fado.





Es la portada del nuevo disco de la fadista, que llega a las tiendas y plataformas Streaming el próximo viernes, 30 de noviembre

Es al final de un d√≠a largo de entrevistas que encontramos a Carminho, en las oficinas de su agencia de administraci√≥n. Es all√≠ donde nos dice que nunca hab√≠a hecho un disco tan personal porque "no sab√≠a bien qui√©n era" (esto demora tiempo), que "no quiso hacer ninguna cesi√≥n" art√≠stica, que √©ste es un retrato honesto de lo que aprendi√≥ con el fado, con las personas cercanas, con lo que ya vivi√≥. Es all√≠ donde nos dice que si no estuviera dispuesta a cantar en disco no hab√≠a dado el paso de escribir m√°s, dirigir a los m√ļsicos, asumir la producci√≥n, estar involucrada en las mezclas finales del sonido.

Es tambi√©n sentada en el sof√° que nos dice que si este disco no era "verdad", palabra que usa con confianza pero tambi√©n con solemnidad, ser√≠a un problema porque es ella que todos los d√≠as tiene que "cantar las canciones y arreglar fuerzas para sentir que" son verdad. Es all√≠ donde nos confiesa que hubo una fase en que por cantar fado no era "cool" y s√≥lo en las casas de hadas no se sent√≠a extra√Īa. Cantar, garantiza a√ļn, resulta m√°s de una necesidad de expresarse para sobrevivir emocionalmente que de una voluntad de subir a un escenario o de ser famosa. Es ya al final de una hora de entrevista que le preguntamos si siente que es la "mujer viento" que canta en este disco, la mujer que naci√≥ para cantar y tiene como destino cantar. "Me siento." Est√° dicho.

¬ŅTodav√≠a queda nerviosa con las reacciones de las personas a las canciones nuevas, sean personas cercanas o oyentes en general? ¬ŅO ya tiene una seguridad que aleja todos los nervios?
No siento mucho nerviosismo. Tambi√©n s√≥lo puedo lanzar un disco cuando creo en √©l, cuando tengo una seguridad de que estoy lanzando lo que realmente quiero. A partir de aqu√≠, las personas pueden tener sus visiones y opiniones, gustar o no gustar. Es obvio que queremos que la gente disfrute, pero me siento tan segura y feliz por el disco que he hecho que ya tengo la felicidad de mi lado, la realizaci√≥n personal. En vivo hay nervios, existe una adrenalina y una expectativa porque el p√ļblico es siempre nuevo y las salas son siempre diferentes. Pero no son nervios bloqueadores, son nervios que potencian la energ√≠a del momento. Tener nervios que bloquean es una molestia porque despu√©s nos olvidamos de las letras, de lo que vamos a decir, eso perjudica el concierto. Pero la adrenalina de esperar para ver qui√©n est√° del otro lado es fabulosa.

Ya estaba pensando en este disco hace dos o tres a√Īos, ¬Ņno? Hace un a√Īo dijo que grabar un disco pasa por "desencavar la verdad, lo que soy en este momento para que el disco represente a la persona que soy ahora". Pero no es doloroso desencavar esa verdad?
Todo lo que nace, nace de un parto – y el parto presupone a las tantas un dolor. La portada del disco refleja un gesto de descubrir y de romper, de pasar de una fase a otra. Siempre hay un dolor, un esfuerzo, una carga que es necesaria. Pero es una carga fortificante, porque es con los desaf√≠os y contrariedades de la vida que percibimos que tenemos capacidad de descubrir cosas sobre nosotros, ser diferentes y mejorar nuestra vida. Cuando est√° todo muy c√≥modo, probablemente no habr√° gran evoluci√≥n. Desacomodar nos trae dificultades pero resultados diferentes, nuevos. En un disco nuevo es ir a buscar canciones que no canto, canciones que a√ļn no tengo, es elegir poemas y definir cu√°les se refieren a mi vida, qu√© quiero presentar a las personas, con qu√© me identifico. Tengo que hacer una selecci√≥n e ir dentro de m√≠ para buscar esa verdad. Es de hecho un proceso delicado, demorado y que trae cuestiones, dolores y alegr√≠as. Trae muchas emociones. Fue muy emocionante hacer este disco.

"Es necesario pasar por esas etapas de dificultad, de depresión o de ser probados por la vida, para saber crecer, eso es lo que nos obliga a salir del lugar en que estamos y de ir a otro, ese crecimiento me ha traído seguridad.

Tambi√©n intenta desencavar una verdad sobre s√≠ en la escritura de los dem√°s? ¬ŅEs un criterio importante para elegir qu√© canciones de otros va a cantar?
Es, porque a partir del momento en que elijo un tema de otro autor lo estoy tomando como m√≠o. De alguna manera, estoy haciendo mis palabras escritas por otros. Tengo que identificarme con las palabras y darme tanto a ellas en la interpretaci√≥n que las transforme en mi propio discurso. Hay muchos poetas que acaban por escribir y decir mucho mejor lo que siento que yo, cuando escribo. Pero hay esa dualidad, porque tambi√©n quiero escribir y expresarme a trav√©s de la escritura y la composici√≥n. Este disco acaba por ser m√°s √≠ntimo, pero tambi√©n me revela m√°s, porque hay una madurez que me ayud√≥ a asumir ciertas cosas en m√≠ que hace alg√ļn tiempo no era posible asumir, no tendr√≠a la fuerza y ‚Äč‚Äčla confianza para hacerlo. Vamos ganando confianza a lo largo de la vida para poder asumir qui√©nes somos.

¬ŅComo asi?
Es necesario pasar por esas etapas de dificultad, a las tantas, de depresión o de ser probados por la vida, para saber crecer. Es lo que nos obliga a salir del lugar en que estamos y ir a otro. Este crecimiento me llevó a la seguridad. Ya no tengo miedo de hacer la travesía de aquí para aquí. Es casi como el abismo antes de saltar del nido para volar: desde el momento en que saltas la primera vez ya no tienes miedo. Y aquí hay un salto: para producir un disco, para componer más temas y para asumir mis palabras. Para ser más simple y conciso, también: el disco es más minimal y eso va al encuentro de lo que el fado es para mí. Este disco es un disco de fado.

Es, efectivamente. Pero antes de ir al disco, le pregunto: ¬Ņno es diferente cantar palabras suyas de cantar palabras de los dem√°s? Los suyos saben por qu√© las escribi√≥ …
No, porque tambi√©n s√© por qu√© escog√≠ los otros poemas. Las palabras pasan a ser tan m√≠as que a las tantas olvido a quien las escribi√≥, cuando las canto. Cuando canto un tema las historias aparecen, despu√©s a lo largo de la vida se van alterando. Por ejemplo, desde mi primer disco que canto a "Escribo tu nombre en el viento", la cant√© en todos mis conciertos. Y fue siempre √ļnico, porque el sentido y las historias [da can√ß√£o] se fueron transformando.

En el primer disco, escribi√≥ desde el primer disco, pero cuando lanz√≥ ese √°lbum dijo que s√≥lo colocaba canciones con textos suyos porque sent√≠a que ten√≠an calidad para estar all√≠. ¬ŅFue una evaluaci√≥n dif√≠cil?
Hubo ese dilema. Asumir lo que escribo fue progresivo. Desde el primer disco que escribo y tengo algunas personas en mi circuito personal, que no son muchas pero que son importantes, para criticarme y ayudar a ver las cosas que no puede ver y descifrar. Al final soy yo quien escojo lo que me gusta. La actitud de asumir aquello de lo que me gusta ya hab√≠a sido descubierta desde entonces, pero se est√° aprendiendo y desarrollando cada vez m√°s, est√° creciendo y eso es muy bueno. Muchas veces tenemos la sensaci√≥n: que pena que es crecer. Tenemos que ya no ser ni√Īos. Pero tambi√©n es muy bueno crecer, es muy bueno ser conscientes de lo que somos, saber que no tenemos que tener miedo de asumir con lo que somos – con nuestras debilidades, con nuestros rasgos de personalidad. Hay algo √ļnico y especial que se vuelve m√°s fuerte cuando nos conocemos y nos aceptamos. Esto en una perspectiva de poder transformarnos y mejorar.

"Percibí que para mí el fado es mucho más las emociones, la sensación y la dinámica de lo que se oye de lo que propiamente se toca de esta o de esa forma, o cómo es cantado.

El disco comienza con un tema a la capella. Y ah√≠ le basta la voz, la forma como dice las palabras, c√≥mo gestiona los silencios, para percibir que la Carminho es fado. ¬ŅEs una declaraci√≥n de intenciones?
Fue un ejercicio que hice cuando empec√© a pensar en este disco-un ejercicio de origen, de pensar en lo que el fado me ense√Ī√≥, aunque fuera para hacer un disco de rock o cualquier otra cosa. Fui cogiendo en todas las matrices que aprend√≠ desde que canto al cuello de mis padres, con seis a√Īos y encima de su cama, hasta las casas de fado en que fui creciendo. ¬ŅQu√© se est√° quedando? Hay mucho que aprendemos inactamente. Como aprend√≠ a cantar el fado desde que nac√≠ hay mucha cosa en la que no pensaba conscientemente. Era tan natural, era como hablar portugu√©s. Cuando hay un ejercicio de pensamiento regresivo, hay un aprendizaje con una mirada m√°s madura sobre lo que √©ramos en la infancia y lo que nos tocaba. En ese ejercicio percib√≠ que para m√≠ el fado es mucho m√°s las emociones, la sensaci√≥n y la din√°mica de lo que se oye de lo que propiamente se toca de esta o de aquella forma. O como es cantado.

¬ŅFue quitar las vestiduras al fado?
Hubo un ejercicio de sustracci√≥n a los elementos que se han sumado al fado como tendencia de las √ļltimas d√©cadas. Sent√≠ una gran voluntad de sustraer, de llegar a la esencia, de volver a mi origen. Por lo tanto fui sustrayendo los elementos, fui sacando uno a uno hasta percibir que si hubiera s√≥lo una voz ya podr√≠a haber fado. Comenc√© a ver el hado en un sentido energ√©tico y fundamental, empec√© a ver en la voz fadista una voz que tiene un rastro y un lenguaje que trae el fado consigo. Partiendo de este principio, del minimalismo m√°ximo. A partir de ah√≠ empec√© a sumar elementos con cuidado y con conciencia de lo que quer√≠a decir. Ha habido tres fundamentos en este disco …

¬ŅCu√°les fueron?
El primero es la voz ser el elemento principal. El segundo, el hecho de que el ambiente es algo tan importante como cada uno de los elementos musicales. Es importante porque una vez que se quita el fado de las casas de fado y √©l va al estudio, se le retira algo que puede no ser m√ļsica pero es sonido, ambiente, silencio, vac√≠o. Es todo eso, es una energ√≠a que est√° muy relacionada con el ambiente que existe cuando se est√° en comunidad a cantar fado. Pod√≠a haber vuelto a la casa de fados y captar esa esencia en vivo, pero tuve ganas de interpretar ese ambiente y retractarlo de una forma estilizada. He encontrado ese ejercicio m√°s pertinente para m√≠. Y ah√≠ entra una cierta sequedad y el Filipe Cunha Monteiro, que entra con este nuevo instrumento para el fado – o nuevo para m√≠ – que es la pedal steel, un instrumento de la m√ļsica country y folk americana. √Čl la manipul√≥ con pedales y con un arco de viol√≠n con el que toc√≥ las cuerdas. Eso trae una atm√≥sfera y un ambiente de sonido que cuenta historias. Y las historias son el tercer fundamento del disco y del fado. El fado tambi√©n me toc√≥ porque contaba historias que me sonaban realmente verdaderas – al menos intentaba pasar una verdad en las historias y en los personajes. Para m√≠, este es un disco de fado y es un disco que habla de lo que he aprendido con el fado a lo largo de estos a√Īos.

Fue haciendo cosas un poco paralelas al fado – cantar con los Tribalistas, con los HMB, con Pablo Albor√°n. Este disco no tiene un dueto vocal y es un disco de fado, como ya he dicho. ¬ŅHay voluntad de separar las aguas, entre lo que es un disco suyo y qu√© son esos encuentros?
No s√© … no es una preocupaci√≥n separar aguas porque no se hace de forma premeditada, no se premedita una invitaci√≥n de alg√ļn artista para cantar. Fui siempre muy bendecida con las invitaciones que tuve y con las alianzas que tuve. En mi disco [de vers√Ķes] de Tom Jobim, tengo cuatro alianzas importantes y fascinantes para m√≠, con Chico Buarque, Maria Beth√Ęnia, Marisa Monte y Fernanda Montenegro. En el disco alma hay una edici√≥n especial en la que tengo tres alianzas, tambi√©n brasile√Īas. En esa entrada por Brasil, hubo participaciones que acabaron por integrar mis discos, pero tiene que tener sentido. Este disco era tan personal y hom√≥nimo, tanto que se llama Mar√≠aque es mi nombre, que no hubo el √≠mpetu de invitar a nadie. Las canciones tienen una vida propia y piden las cosas, a menudo piden un dueto, una compa√Ī√≠a. Aqu√≠ no sucedi√≥.

"No quería hacer y no hice ninguna cesión. Este es mi retrato del fado, de lo que aprendí con mi madre y con mi padre, de las cosas que he vivido, un cambio y una transformación tiene que ser hecha desde dentro hacia afuera, no va a ser alguien de fuera a venir a decirte por qué estás diferente, hacia dónde has evolucionado.

No quer√≠a hacer y no hice ninguna transferencia a lo que quer√≠a para este disco. Eso fue muy bueno para m√≠. Fue muy importante tener el apoyo de mi editora y de mi gerente Juan Pedro Ruela, que me dejaron libre y sin ninguna presi√≥n. Podr√≠a luchar, pero el apoyo es siempre un confort para el alma. No ceder era inevitable porque estaba hablando de lo que aprend√≠ con el hado, de ah√≠ no haber sentido llevar a un productor. Este es mi retrato del fado, de lo que aprend√≠ con mi madre y con mi padre -que no canta, pero tambi√©n me ha ense√Īado mucho sobre el fado, de las cosas que he vivido. Un cambio y una transformaci√≥n tiene que ser hecha desde dentro hacia fuera, no va a ser alguien de fuera a venir a decirte por qu√© est√°s diferente, hacia d√≥nde has evolucionado. Hay alturas en que es importante delegar esa visi√≥n y queremos tener una visi√≥n de afuera. En este caso, era importante la visi√≥n desde dentro.

¬ŅEs ecl√©ctica en lo que oye? En la m√ļsica portuguesa, de fado, hay personas que tienen afinidades personales o art√≠sticas?
Hay inmensas. Y en el caso de que se trate de una persona, [risos]. Es siempre importante escuchar el hado, voy a menudo a las casas de hadas y oigo muchos discos, tengo una colecci√≥n de discos que para m√≠ son importantes en t√©rminos de investigaci√≥n. Pero escucho mucha m√ļsica portuguesa en sus diversas etapas – la parte frontal de nuestra intervenci√≥n compositores, que tuvo en la tradici√≥n de la m√ļsica portuguesa y en base a esto, pero lo que hicieron y desdobragens e interpretaciones que se han hecho desde entonces . Tambi√©n escuchar pop y rock que se hizo en Portugal.

En el caso de que se trate de una de las mejores canciones de la saga, Tambi√©n la Joana Espadinha, que fue mi compa√Īera en este disco. Me envi√≥ una canci√≥n [‚ÄúO Menino e a Cidade‚ÄĚ] hecha deliberadamente para m√≠ cuando no la conoc√≠a. Fue un regalo viniendo no sab√≠a bien de d√≥nde. Le ped√≠ s√≥lo para esperar dos a√Īos [risos]porque quer√≠a quedarse con el tema. M√°s tarde, cuando estaba haciendo este disco, la invit√© a mi casa para conocerla y ella me trajo m√°s temas. Uno de ellos era "Las Rosas", que cierra el disco. Vi all√≠ una compositora que me oy√≥. Nunca nadie compuso algo tan cerca de lo que me gusta y de lo que soy como ella. Fue una gran lufa de esperanza y aire fresco tener una compositora asociada. Somos las √ļnicas compositoras in√©ditas del disco, las canciones in√©ditas son todas nuestras. Creo que esta relaci√≥n va a continuar, ciertamente.

¬ŅEs importante un aumento de las compositoras de las mujeres? Int√©rpretes hubo siempre bastantes, compositoras ni tanto.
Es verdad y en el fado es una cosa un poco rara. Hay algunas mujeres compositoras, pero es un medio en que tradicionalmente es mucho la mujer que canta e interpreta y el hombre que toca la guitarra, es el poeta y hasta es el due√Īo de la casa de hadas. Hay aqu√≠ tambi√©n una liberaci√≥n de una mujer que encuentra espacio. Incluso una mujer producir un disco es raro en el fado. Me siento una privilegiada por saber que lo hago con voluntad y conciencia. Si sintiera que no era el camino tampoco comprometer√≠a un disco m√≠o. Asumir composici√≥n y producci√≥n fue lo que cre√≠, lo que quise hacer y estoy muy feliz con el resultado. Me siento feliz que haya una apertura a las mujeres en la concepci√≥n de los discos. No creo que las mujeres no hayan sido capaces de hacerlo, hab√≠a sido una presi√≥n social que se ejerc√≠a. Ya no hay muchas razones para seguir creyendo que tiene que ser as√≠, hay muchas victorias y muchos pasos dados en esta direcci√≥n.

¬ŅQu√© es lo que la llev√≥ a querer hacer en este momento "el disco m√°s personal"?
Todos mis discos fueron hechos un poquito por m√≠. Escog√≠ repertorio, me relacion√© con la m√ļsica y estuve presente en la definici√≥n de la producci√≥n. Ahora, nunca hab√≠a producido un disco o asumido lo que aqu√≠ asum√≠ porque no estaba preparada para hacerlo. Todo sucede en el momento oportuno y estar preparada es saber que tengo algo que decir y capacidad para conducir a los m√ļsicos que van a tocar. Siempre supo lo que le gustaba y no le gustaba o√≠r. No quise hacer un disco m√°s √≠ntimo antes porque tampoco sab√≠a bien qui√©n era. La gente va creciendo y van aprendiendo a saber qui√©nes son.

"La falta de sentido hace todo vacío, porque el disco puede salir, pero en vivo soy yo quien tiene que cantar todos los días las canciones y quien tiene que arreglar fuerzas para sentir que eso es verdad. Soy yo que tengo después de pasar una verdad para los demás.

Este cuidado no existía antes, ya? Antes de grabar el primer disco ya había tenido la oportunidad de hacerlo, pero prefirió esperar.
Es una b√ļsqueda de pertinencia, una b√ļsqueda de sentido para las cosas. La falta de sentido vuelve todo vac√≠o, porque el disco puede salir, pero en vivo soy yo quien tiene que cantar todos los d√≠as las canciones y quien tiene que arreglar fuerzas para sentir que eso es verdad. Soy yo que tengo despu√©s de pasar una verdad a los dem√°s. No tengo c√≥mo hacerlo de otra manera.

Hace poco hablaba de gente con quien conversaba antes de los discos, a quien muestra canciones. Alguna de esas personas es la persona que le llamó antes de esta entrevista [a mãe, Teresa Siqueira, também fadista]?
Sí, sin duda, mi madre está siempre presente. Es muy conocedor y es muy exigente, pero al mismo tiempo también me gusta mucho. Es una crítica perfecta porque no tiene nada que ganar ni perder conmigo, sólo quiere mi bien. Después hay que haber otro tipo de críticas, porque nuestras madres son siempre un poco tendenciosas [sorri]. La crítica de mi abuela, por ejemplo, no sirve, es siempre todo fantástico y espectacular, es todo tan bueno que dejé de tomar en serio [risos]. Cotiza, es tan apasionada por lo que hago y por mí que no puede ver nada mal, es todo perfecto. Tenemos que tener a alguien que no nos quiere influenciar y sólo queriendo nuestro bien, consiga ver cuando estamos mejor y cuando estamos menos bien. Es importante.

"Ir a charlar es, sé, ir a la farmacia, a una tienda, a las compras, al supermercado. De alguna manera son cosas que me dicen que también tengo una rutina, que no soy un saltimbanco. Tareas que para mucha gente cansan y son muy chatas, porque son rutinarias, para mí, que no es rutina, ir al supermercado es una especie de Disneylandia.

Pasa bastante tiempo en gira y alg√ļn tiempo fuera – por Europa, tambi√©n en Brasil donde ha tenido reconocimiento. Cuando regresa, ¬Ņcu√°les son las primeras cosas que hace? ¬ŅPuedes apagar la m√ļsica?
Dif√≠cil … muy dif√≠cil. Es mi gran desaf√≠o: conseguir descansar la cabeza de lo que hago. No cierro la puerta de mi trabajo, la puerta de mi trabajo es mi cabeza, aquello en lo que estoy pensando, lo que oigo. Es dif√≠cil. Pero hablaba de mi madre y es curioso: mi madre vive en un barrio m√°s casero, Campo de Ourique. Una de las cosas que m√°s me reclama la cabeza es, como decimos las dos, "ir a charlar", que es caminar alrededor de all√≠ en el barrio de Campo de Ourique. Ir al cine, ir a la farmacia, ir a una tienda, ir de compras, ir al supermercado. Estas cosas corrientes de la vida me traen un poco de seguridad, me ayudan a liberar la cabeza. De alguna manera son cosas que me dicen que tambi√©n tengo una rutina, que no soy un saltimbanco, que tambi√©n tengo que ir a la farmacia como toda la gente, que tambi√©n tengo que pagar cuentas o ir al supermercado. Curiosamente, es el ejercicio de hacer esas tareas que para mucha gente cansan y son muy aburridas, porque son rutinarias. Para m√≠ que no es rutina, ir al supermercado es una especie de Disneylandia.

Pero es una Disneylandia con pedidos de fotograf√≠a e interpelaciones de personas. ¬ŅO eso no suele suceder?
Acontece de vez en cuando, pero Campo de Ourique es un sitio por donde paso tantas veces que la gente ya me conoce de allí. Fue allí donde viví toda mi vida ya que estoy en Lisboa, porque antes yo vivía en el Algarve. Ahora vivo en otro barrio, pero volver allí es volver a mi rutina. Es una buena sugerencia para conseguir apagar: "Madre, vamos a espaciar". Son rutinas que me acercan a las personas que amo y que me hacen más normales.

Si fuera una artista popular norteamericana, quiz√°s fuera m√°s complicado. Tendr√≠a que vivir en una especie de micro-sociedad, en aquellos barrios m√°s restringidos, siempre con seguridad atr√°s …
Eso es una prisi√≥n, ¬Ņno? Dejar de ser an√≥nimos debe condicionar mucho el bienestar. No quiero imaginar lo que pueda ser, s√≥lo el hecho de no desligarse de mi vida art√≠stica y profesional ya es una prisi√≥n. Tener momentos para poder estar con las personas de quienes me gusta, a la voluntad, sin tener que pensar en el trabajo, me reclina mucho la cabeza. Tengo que encontrar un equilibrio con el hecho de que aparezca de vez en cuando. Tambi√©n no soy la persona m√°s popular [risos]. Creo que no tengo idea. Las personas cuando vienen conmigo vienen siempre con una generosidad muy grande. Es lo que siento siempre, vienen a contarme qu√© es lo que han sentido con las cosas que han escuchado. Esto para m√≠ es una bendici√≥n, porque a menudo me da pistas sobre lo que la gente siente de lo que voy a elegir. Tengo que estar muy segura de lo que hago, pero o√≠r eso da comodidad, es gratificante saber que a la gente le gusta.

Para escribir, necesita alg√ļn encuadramiento espec√≠fico? ¬ŅDe una rutina?
No, sale siempre de impulsos. O salen poemas enteros, o son borradores que tienen despu√©s de ser trabajados o quedan s√≥lo como peque√Īos pensamientos. Pero siempre son impulsos. Intento no coger esos momentos, a veces estoy en medio de una cosa cualquiera con alguien y tengo que parar y grabar en el tel√©fono lo que me surgi√≥. Sucede a veces a mitad de la noche.

Si no se anotara quedaba m√°s tarde removiendo, ¬Ņno?
Es, sabiendo que me acord√© de una cosa que me gustaba y despu√©s me olvid√©. La mayor parte de esos impulsos acaban como ideas peque√Īas que no se desarrollan, pero lo que escrib√≠ y qued√≥ registrado nunca tuvo propiamente un m√©todo. Tal vez por eso no sea una escritora de canciones tan consistente, no trabajo mucho, deb√≠a trabajar m√°s.

¬ŅHa recibido muchas invitaciones para escribir para otros?
No, quizá dos o tres personas, pero no. Y nunca escribí a nadie.

¬ŅEs algo que le gustaba hacer?
Si alguien quisiera cantar las cosas que escribo sería un honor para mí.

En su p√°gina oficial de Facebook, una persona vio el anuncio de que iba a lanzar un disco llamado Mar√≠a. Y dijo que la elecci√≥n del nombre era una falta de originalidad, porque aparentemente el Miguel Gameiro tiene un disco llamado Mar√≠a y la persona crey√≥ que hab√≠a una conexi√≥n cualquiera. ¬ŅC√≥mo se consigue gestionar el ambiente no siempre sano de las redes sociales, teniendo m√°s de 300 mil personas que pueden ver y comentar lo que escribe?
Hay una responsabilidad en la gestión. Tener 300 mil personas a seguirme en Facebook me impone una responsabilidad moral y artística. Las redes sociales son una voz y una gran oportunidad cuando tenemos mucha gente que nos oye. Imaginemos que tengo tres seguidores: también tengo responsabilidad, pero ella aumenta cuando el alcance es mayor. Tengo que enviar a las redes sociales lo que creo, tengo que tener una consistencia en el pensamiento y los mensajes. El uso de las redes sociales para mi trabajo, es lo que me interesa, es mi gran asunto allí. Es ese asunto que trato. Las personas después tienen todo el derecho de interactuar. Así como puedo usar esa página para decir lo que siento, pienso y hago en mi trabajo, la gente puede reaccionar. Pero también ellas son más o menos responsables de lo que dicen.

No tengo que quedar atrapada, y no me quedo, a la opini√≥n ya la voluntad de las personas en manifestarse. La gente no tiene que tener s√≥lo buenas opiniones, pero cuando la opini√≥n no tiene sentido no me afecta, no me cuesta. Tambi√©n no soy v√≠ctima de enemigos, gracias a Dios. No s√© por qu√©, tal vez porque me expongo menos y hay menos aspectos de mi vida para utilizar. La gente siempre puede decir cosas sobre mi trabajo, pero siempre sent√≠a un gran respeto, nunca sufr√≠ de ning√ļn tipo hater.

Y casos contrarios, de acecho [perseguição]?
Hay personas que son muy presentes en mis p√°ginas, quieren y piden muchas cosas. Pero eso muestra amor, muestra dedicaci√≥n. Tener fans es tener personas que nos cuidan, que tienen con nosotros una actitud de amor. Mi m√ļsica puede consolar, puede alimentar, puede inspirar a otras personas. Si eventualmente lo hace y es importante, a√ļn as√≠. La verdad es que tambi√©n otros m√ļsicos me lo hicieron a m√≠, tambi√©n me inspiraron a crear y tambi√©n me ayudaron a superar las cosas que la gente vive. Estamos aqu√≠ unos para otros.

Estaba pensando en actitudes menos saludables de acecho. ¬ŅNunca las sent√≠as?
Una vez que un fan que siempre escrib√≠a de una manera que no lo hizo, utilizado palabras en ingl√©s, pero las palabras juntas no forman frases con sentido. Aquel meti√≥ un poco de miedo. Despu√©s dec√≠a que quer√≠a casarme conmigo [risos]Pero era como un macarr√≥nico portugu√©s no pod√≠a ver. M√°s que estar asustada, no percib√≠a lo que esa persona me quer√≠a decir. Ahora, nunca sent√≠ nada de serio y a√ļn as√≠. Tambi√©n recibimos lo que damos (y viceversa, quiz√°). Nunca fui muy invadida porque nunca me expuse mucho.

La canci√≥n "Estrela" tiene un destinatario, ¬Ņno? "T√ļ eres la estrella que gu√≠a mi coraz√≥n (…) t√ļ eres la estrella y yo soy el peregrino". ¬ŅEs una canci√≥n religiosa?
Tambi√©n, pero no s√≥lo. Es una canci√≥n para varias personas en particular, que son personas que me gu√≠an. Como creo que cada una de ellas es muy especial, puse s√≥lo "t√ļ eres" y no [come√ßa a cantar] "Ustedes son las estrofas" [risos]. Son algunas personas y pueden llegar a ser muchas m√°s, eventualmente, con la vida. Ojal√° inspirar a otros a decir lo mismo a otras personas. No somos solos, es imposible serlo. La canci√≥n tiene una fe muy impl√≠cita, tanto en los dem√°s como en Dios. Es una fe de confianza, de saber que alguien me va a guiar. Es gracioso que si estamos en una carretera y ella es curva, no vemos el final de la carretera y eso no nos asusta. Es un poco extra√Īo: si no vemos qui√©n nos dice que no hay un abismo a seguir, un agujero? Vamos en la carretera y cada vez que la carretera avanza nos va mostrando el resto del camino. Eso es lo que trae confianza. Andando, vamos descubriendo el camino por nosotros mismos. Caminar es ir contra los propios miedos y confiar.

El fado se dej√≥ incluso de la vagancia y es todo intelectualizado [como canta na can√ß√£o ‚ÄúPop Fado‚ÄĚ, do novo disco]?
[risos] Eso es tan gracioso, es una sátira a mí misma. Y ese fado es de 1966, es de Antonio Calvario, que fui a conocer personalmente para pedir autorización para grabar el tema. No lo conocía, fuimos a tomar un café los dos, nos conocíamos y contamos muchas historias.

"√Č importante haver quem preserve a raiz do fado com aquela rigidez que n√£o permite exce√ß√Ķes. Mas tamb√©m √© importante tamb√©m haver quem n√£o se esque√ßa que est√° no dia de hoje, que o fado √© uma l√≠ngua viva de retrato social do presente e que n√£o pode ficar ref√©m do¬†passado."

√Č engra√ßado como estes temas se perpetuam e repetem. J√° naquela altura havia o medo de haver qualquer coisa que fosse conspurcar o fado, que fosse retirar-lhe a ess√™ncia. Acho que introduzi um bocadinho de humor sobre mim pr√≥pria e sobre¬†a minha gera√ß√£o. O facto do tema poder continuar a aplicar-se √© engra√ßado, prova que o fado ter√° sempre algu√©m num extremo que o puxa para um caminho contempor√Ęneo e algu√©m no extremo oposto que se sente desconfort√°vel e ofendido porque querem mudar o fado ‚ÄĒ e a pessoa tem medo que ele desapare√ßa. Os dois extremos s√£o fundamentais para o fado se manter. Por um lado, √© importante haver quem preserve a raiz do fado com aquela rigidez que n√£o permite exce√ß√Ķes. Por outro, √© importante tamb√©m haver quem n√£o se esque√ßa que est√° no dia de hoje, que o fado √© uma l√≠ngua viva de retrato social do presente e que n√£o pode ficar ref√©m do passado. √Č bom haver quem ache que¬†quem n√£o se reinventa e continua nas vers√Ķes dos que j√° foram tamb√©m n√£o est√° a dignificar o passado. H√° esta dualidade e a letra satiriza as duas posi√ß√Ķes. Estamos no presente e temos que ser o que n√≥s somos. Esse tema vai continuar a existir daqui por mais 60 anos.

Mas não é vital conhecer a história do fado e a sua linguagem para o fazer avançar?
Acho que sim. Numa linguagem de raiz, as mudan√ßas fazem-se de dentro para fora, √© aquilo em que acredito. [pausa] Mas posso estar enganada, n√£o ponho essa hip√≥tese de lado. Mas acredito nisto: conhecendo bem a linguagem h√° uma seiva que nos alimenta e quando se vem de fora n√£o se est√° alimentado. √Č como uma √°rvore: podemos querer que ela cres√ßa muito, mas n√£o a podemos sustentar no ar s√≥ com as folhas e a copa, ela morreria sem a raiz. O fado √© uma forma de express√£o que tem uma raiz e que tem caracter√≠sticas. H√° cantautores que s√£o influenciados por v√°rias coisas e n√£o t√™m um estilo pr√≥prio mas criam o seu e isso tamb√©m √© leg√≠timo. Quando se muda muito e se tenta fazer muitas altera√ß√Ķes, pode-se largar a raiz e a√≠¬†pode eventualmente morrer o g√©nero de onde a m√ļsica vem, neste caso ela deixar de ser fado. Mas a m√ļsica n√£o morre nem perde a validade ou a pertin√™ncia. √Č verdade que o fado tamb√©m muda de fora para dentro, porque √© influenciado pelo mundo, mas √© importante conhecer bem a raiz.

Havendo cada vez mais cantores de fado, é-lhe fácil identificar quando alguém não vem dessa raiz?
√Č, n√£o √© dif√≠cil. Mas tamb√©m n√£o sei se interessa assim muito.

Disse um dia que foi com o fado que aprendeu ‚Äúa ler, a escrever, a ver o mundo, a beber caf√©, a ter as minhas amizades, se calhar a viver as minhas emo√ß√Ķes‚ÄĚ. O que √© que isto quer dizer? Como √© que o fado lhe molda as emo√ß√Ķes e as amizades?
O fado tem-me ensinado que cada palavra tem uma energia pr√≥pria, que a forma como se diz as palavras traz uma emo√ß√£o. Acabou por influenciar a forma como via o mundo, como identificava os elementos mais importantes por exemplo num poema. Ensinou-me a ler poemas, a interpretar, a cantar e a comunicar. Da√≠, √© um fio que se puxa e nos leva a outros lugares. Houve uma altura da minha inf√Ęncia em que o fado n√£o era muito querido das pessoas da minha gera√ß√£o. Isso tamb√©m me ensinou a crescer, foi uma dor que me deu capacidades para encarar o mundo e para saber escolher os meus amigos, para saber o que era a empatia. N√£o posso negar o meu fado para ser tua amiga, tenho que ir com tudo o que sou. Foi uma aprendizagem. Lembro-me que quando fui viajar, pensava: como √© que me posso apresentar? Quando est√°s a viajar durante um ano com a mochila √†s costas, sozinha, e e todos os dias h√° pessoas que n√£o vais voltar a ver que te perguntam ‚Äėquem √©s?‚Äô, n√£o vais ficar comprometida com elas. Podes escolher dizer que √©s uma atriz de cinema, uma enfermeira, qualquer coisa. Eu arrisquei ser o que era, mas com algum medo no in√≠cio, porque me lembrava dessa fase em que ser o que era n√£o era muito cool.

"Nas casas de fado tinha uma esp√©cie de al√≠vio, respirava fundo, sentia-me em casa — mesmo rodeada de mais adultos do que de pessoas da minha idade. Sentia-me reconhecida como algu√©m que n√£o era estranha, que era normal. Fazia parte daquele ambiente. Fora, o fado trazia estranheza √†s pessoas que me¬†rodeavam."

Teve mesmo essa rejeição? Os seus colegas de escola ouviam-na cantar e não ficavam impressionados, riam-se?
Acontecia isso fora de ambientes de casa de fado, onde estava protegida pelos meus pais e pelas pessoas que comungavam do mesmo prazer que era o fado. A√≠, tinha uma esp√©cie de al√≠vio, respirava fundo, sentia-me em casa ‚ÄĒ mesmo rodeada de mais adultos do que de pessoas da minha idade. Sentia-me reconhecida, n√£o artisticamente, mas como algu√©m que n√£o era estranha, que era normal, que nem passava a ser cool nem deixava de o ser. Fazia parte daquele ambiente.

Fora desse ambiente, o fado trazia estranheza √†s pessoas que me rodeavam, sentia uma marginaliza√ß√£o que acontece naturalmente nessas idades. N√£o tinha ainda personalidade, tinha medo de ser quem era. H√°, nessas idades, uma press√£o para se ser cool, para se ser aceite, para se ser reconhecido como algu√©m que n√£o √© estranho. Ser estranho nessas idades √© uma coisa que d√≥i muito. √Č curioso que da√≠ para a frente as pessoas querem ser diferentes e estranhas, mas ali ainda n√£o. Quando comecei a crescer e a perceber que o fado me trazia muito prazer e for√ßa, houve um momento em que disse que era fadista, que adorava cantar fado e que ou vinham comigo ou n√£o vinham. A confian√ßa foi crescendo aos poucos. Mas mesmo j√° nessa viagem, dizer que cantava uma m√ļsica tradicional do meu pa√≠s chamada fado e isso trazer curiosidade √†s pessoas espantou-me.

‚ÄúAgora entendo a can√ß√£o que ouvi uma vida inteira‚ÄĚ, canta [na can√ß√£o ‚ÄúPoeta‚ÄĚ, do novo disco]. A can√ß√£o a que se refere √© o fado ou √© outra coisa qualquer?
A can√ß√£o √© o fado mas tamb√©m √© outra coisa qualquer, nomeadamente o facto das pessoas serem sementes de emo√ß√Ķes para os outros, serem fonte de amor. O poeta √© o s√≠mbolo disso, √© a pessoa que escreve os poemas, que sintetiza a vida em pequenas poesias. √Č uma arte, um dom quase transcendente. Para mim √© transcendente que os poetas tenham o dom de sintetizar a vida e o que sentimos, que expressem numa frase aquilo que √†s vezes n√£o conseguimos explicar em 300 palavras.

√Č curioso utilizar o ‚Äúeles‚ÄĚ, depois de um disco em que canta can√ß√Ķes que escreveu‚Ķ
Sim, eles, n√£o eu. H√° para mim uma rela√ß√£o de diferencia√ß√£o entre letras e poemas: eles podem ser a mesma coisa ou n√£o. N√£o me considero poeta, considero que fa√ßo letras para fados e gosto muito de cantar as can√ß√Ķes. Mas nem sempre as can√ß√Ķes s√£o poesia, nem sempre trazem algo novo.

Come√ßou a cantar muito cedo, na Travessa do Embu√ßado [casa de fados que pertencia √† m√£e de Carminho, Teresa Siqueira]. Depois foi estudar marketing e de seguida viajar pelo mundo. O marketing era o plano B da m√ļsica ou era outra coisa qualquer?
Era o plano A. Não pensava nessa altura que havia a possibilidade de ser fadista de profissão. O fado era tão fácil, tão acessível, estava tão próximo e era tão óbvio que para mim ser profissional passava por tirar um curso, ter uma profissão, um computador [ri-se], um horário e uma tarefa [risos]. Dizia ao meu pai: como é que posso ser fadista? Não pode ser. Ele dizia-me: nem é impossível fazer-se aquilo de que se gosta, na verdade é uma bênção, como também não penses que é uma coisa que não te vai dar trabalho. Disse-me que não era só aquilo que eu pensava que era: abrir a boca e cantar. Isso revelou-se verdade.

Quando o meu curso acabou, comigo super infeliz e sem conseguir vislumbrar nenhum futuro, a viagem foi importante. J√° na altura tr√™s editoras tinham-me convidado para gravar um disco e tinha managers que me convidavam para fazer algum trabalho, porque estava na [casa de fados] Mesa de Frades, na altura, e havia essa janela para as pessoas me ouvirem. N√£o aceitei, n√£o estava preparada, sentia que n√£o tinha nada para dizer √†s pessoas. Mas fiquei com a pulga atr√°s da orelha: ser√° que posso ser fadista profissional? Ser√° que √© uma possibilidade? Se estas pessoas me est√£o a convidar, tr√™s editoras multinacionais a convidarem-me‚Ķ Depois diziam-me: [diminui o tom de voz, como se estivesse a conspirar] tu n√£o te podes esquecer de uma coisa, o comboio da vida s√≥ passa duas vezes e √† segunda vai cheio. Tinha a certeza que era mentira. A√≠ n√£o tinha d√ļvidas, tinha a certeza que era mentira, que me ia embora e que se fosse para acontecer, aconteceria. √Äs vezes mi√ļdas mais novas que est√£o a come√ßar e querem gravar um disco v√™m-me perguntar o que devem fazer. Digo-lhes para irem descobrir o que √© que t√™m para dizer, seja aqui, a cantar numa casa de fados, a treinar e a descobrir o talento na pr√°tica, ou a descobrirem-se interiormente noutras √°reas, estudarem outras formas de express√£o, cultivarem-se. Para evitarem lan√ßarem¬†uma coisa que depois n√£o tenha conte√ļdo, n√£o fa√ßa sentido.

Para que não olhem para trás passados 20 ou 30 anos e tenham vergonha…
Ou um ano [risos]. As pessoas mudam tão depressa…

"Isto tem muito mais a ver com expressar as¬†minhas emo√ß√Ķes e com¬†a minha sobreviv√™ncia emocional do que propriamente com querer ser artista e famosa.¬†Agora, √© uma b√™n√ß√£o poder expressar-me em cima de um palco e ter quem me oi√ßa. √Č a maior¬†b√™n√ß√£o."

Se tivesse sido imposs√≠vel viver da m√ļsica, h√° alguma coisa que se visse a fazer?
Tenho imensa dificuldade em fazer esse exerc√≠cio, n√£o sei. H√° outras √°reas que me interessam: artes pl√°sticas, por exemplo. Fal√°vamos de espairecer e h√° tempos fui tirar um curso de aguarelas porque me ajudava a descansar a cabe√ßa. Entretanto, deixei de ter tempo, com pena minha, mas h√° interesses que tenho. Artes, m√ļsica‚Ķ acho que estaria sempre ligada √†s artes, √† forma de me expressar. N√£o canto para ser famosa, canto para sobreviver. Porque isto tem muito mais a ver com as minhas emo√ß√Ķes e com¬†a minha sobreviv√™ncia emocional do que propriamente com querer ser artista e ‚Äúfamosa‚ÄĚ [acentua a palavra com ironia]. At√© porque ser¬†artista n√£o tem de ser ter quem nos oi√ßa, pode ser apenas ter a necessidade de nos expressarmos artisticamente formalizando algum sentimento ou pensamento. Formaliz√°-lo atrav√©s de um objeto, uma pe√ßa, uma express√£o performativa. Ser artista, no meu caso, n√£o se deve a uma necessidade de me apresentar em palco, deve-se a uma necessidade de me expressar. Agora, √© uma b√™n√ß√£o poder expressar-me em cima de um palco e ter quem me oi√ßa. √Č a maior b√™n√ß√£o.

O que é que sente que ficou dessa viagem pelo mundo que antecedeu a decisão de se tornar fadista e cantora profissional? Uma forma de olhar para as coisas, de ver o mundo, de se relacionar com outros?
O que me trouxe sem d√ļvida nenhuma foi uma consci√™ncia do outro e da diferen√ßa. Aprender a ouvir e comunicar respeitando a diferen√ßa e respeitando o outro. E encontrar uma pertin√™ncia no que √© diferente. Depois, a supera√ß√£o na pr√°tica: ir sem nada, n√£o levar telem√≥vel, n√£o estar contact√°vel por ningu√©m, s√≥ falar com a fam√≠lia quando ia a um cybercafe em que aproveitava tamb√©m para fazer uns posts no blogue que tinha. A sensa√ß√£o de estar doente na Nova Zel√Ęndia, sozinha e sem ningu√©m‚Ķ uma sensa√ß√£o horr√≠vel, de desamparo, ainda por cima num pa√≠s t√£o ass√©ptico emocionalmente, onde senti uma falta de olhar. As pessoas estavam todas t√£o confort√°veis e tinham um n√≠vel de vida t√£o confort√°vel que n√£o olhavam umas para as outras. Estava doente e as pessoas n√£o me ajudavam, ao passo que na √ćndia, por exemplo, qualquer pessoa ajudar-me-ia.

Fez-me ficar alerta com o que somos e com o que desejamos ter. A aquisi√ß√£o, a rela√ß√£o com as coisas, o materialismo, s√£o coisas com que me relaciono de outra maneira. Tudo isto s√£o pistas que continuo a pegar para aprender mais, porque continua a ser uma luta [sorri], pelo menos para mim. Aprendi que na d√°diva do voluntariado recebemos outras coisas. Como n√£o h√° uma troca comercial, um pagamento envolvido, as pessoas por norma retribuem-te com o que pensam sobre ti e sobre o que fizeste. S√£o pistas para perceberes quem √©s, s√£o espelhos de ti. Sendo √ļtil para outras pessoas, trouxe mais do que o que ofereci, porque a mim deu-me coisas para a vida toda, a eles deu-lhes coisas moment√Ęneas, √ļteis mas que se v√£o renovando com o tempo e com outros protagonistas.

Sente-se a ‚Äúmulher vento‚ÄĚ que canta neste disco? A mulher que nasceu para cantar e que tinha como destino cantar?
Sinto. [pequena pausa] Sinto. Por acaso quem me inspirou a fazer esse tema foi a Marisa Monte, no momento em que est√°vamos a fazer um concerto juntas nos Jardins de Serralves. Est√°vamos nos camarins e ela estava a aquecer a voz. Estava muito vento, batiam portas, os m√ļsicos j√° tinham ido embora, est√°vamos s√≥ as duas. Eu ouvia no fundo da sala aqueles uivos que se confundiam com o som do vento e com o bater de portas. Aquilo inspirou-me, fez-me pensar que uma voca√ß√£o pode ser libertadora para o mundo inteiro mas pode ser uma pris√£o para a pr√≥pria pessoa. A ‚Äúmulher vento‚ÄĚ √© a voz do vento, tem essa fun√ß√£o, esse destino. Se n√£o cantar n√£o h√° vento no mundo, n√£o se sopram as velas, n√£o se acendem as fogueiras, n√£o s√£o levados os recados dos que esperam para l√° do mar. O mundo pararia, √© uma pe√ßa de engrenagem para que o mundo funcione. Ela poderia ter o desejo de ser outra coisa, mas √© uma esp√©cie de destino, para que o mundo funcione tem de se entregar de corpo e alma √†quela fun√ß√£o de cantar o vento.

De alguma maneira, pode ser um retrato hom√≥nimo, embora n√£o seja totalmente fixado. Sinto que cantar √© uma voca√ß√£o que me ultrapassa, tenho de o fazer para ser feliz e provavelmente para fazer feliz os outros, porque s√≥ feliz √© que poderei tornar feliz os outros. Aquilo que me ultrapassa com o que canto √© o que as pessoas sentem. As pessoas dizem-me que s√£o felizes a ouvir-me, mas isso passa pela hist√≥ria da pessoa. √Č verdade que se eu n√£o fizer can√ß√Ķes e n√£o as cantar, elas n√£o existem. √Č um bocadinho a hist√≥ria das pessoas todas, que t√™m todas a sua voca√ß√£o: se pararem, o mundo para. Cada um tem o seu lado c√°rmico, se parar, e √†s vezes apetece ‚ÄĒ mas n√£o podemos ‚Äď, o mundo vai parar.

"S√≥ d√° vontade de parar quando uma pessoa n√£o consegue fazer de um momento um momento √ļnico, um momento realmente especial, quando falta a energia. E a√≠ vem o cansa√ßo e a fraqueza. Mas gra√ßas a Deus esses momentos s√£o¬†raros."

Quando é que lhe apeteceu?
Quando a alma se acomoda e me mecanizo. √Č muito importante desacomodar-me sempre e olhar para as can√ß√Ķes como se fosse a primeira vez. S√≥ d√° vontade de parar quando uma pessoa n√£o consegue fazer de um momento um momento √ļnico, um momento realmente especial, quando falta a energia. E a√≠ vem o cansa√ßo e a fraqueza. Mas gra√ßas a Deus esses momentos s√£o raros e tamb√©m nos alimentamos da energia √† nossa volta. No meu caso, dos meus m√ļsicos, das pessoas que trabalham comigo, da minha fam√≠lia‚Ķ tudo isto √© uma engrenagem.

Já contou uma vez que a Amália a ouviu cantar e que ela não gostava muito de ouvir crianças cantar fado. A Carminho gosta?
Até percebo que a Amália não gostasse porque há poucos fados que uma criança pode cantar, há muito pouca coisa a dizer num estilo destes que tenha sido escrito para uma criança dizer e cantar. Às vezes as pessoas caem no erro de induzir as crianças que estão no fado a cantar fados que são de adulto. Isso chocava provavelmente a Amália e também me choca a mim. Mas ao mesmo tempo é um contra-senso porque é preciso aprender de criança este estilo. Acho que as crianças devem cantar sempre que quiserem. A minha mãe ajudou-me sempre a escolher os poemas, quando era pequenina. E ensinava-me que era importante cantar coisas que conseguisse perceber, para poder trazer uma emoção minha. Isso ensinou-me muito, porque mais à frente quando aprendia mais ia incluindo novos poemas que me fizessem sentido.

Disse uma vez: ‚ÄúJ√° vi tantas pessoas que vendiam tanto, que faziam tantos concertos e de repente as suas marcas desapareceram. Nada √© garantido, √© preciso ser-se coerente. Esse √© o maior desafio, √© o meu maior desafio. Tem que se ir contra a expectativa de outros e dizer que n√£o a coisas que parecem tentadoras‚ÄĚ.
Sim.

No seu caso e no seu percurso, que coisas foram essas?
Por exemplo esta quest√£o da ced√™ncia do √°lbum. H√° muitas pessoas que n√£o tendo uma vontade de me tentarem, t√™m uma vis√£o e um olhar sobre o que lhes parece que √© o melhor caminho para mim. N√£o se trata de me quererem induzir num caminho que n√£o √© o meu, mas de acharem genuinamente que as ideias que t√™m me levar√£o ao meu caminho. S√≥ n√≥s √© que podemos saber se as ideias que temos e as que os outros t√™m nos levar√£o ao nosso caminho. Contudo, quero ser sempre influenciada pelas ideias que as pessoas me d√£o, ouvi-las, pensar sobre elas. √Č muito importante n√£o estar sozinha, acho que a maior parte das pessoas que acabam por desaparecer tinham a sensa√ß√£o de omnipot√™ncia, de auto-sufici√™ncia. A√≠, uma pessoa pode-se esgotar, porque √© importante receber de fora como √© importante passar por uma triagem pr√≥pria, nossa.

"Sei que expondo mais a minha vida teria mais seguidores, as pessoas criam mais empatia com quem se exp√Ķe mais. Mas n√£o tem ser um caminho obrigat√≥rio, podemos abdicar de alguns benef√≠cios em prol da¬†verdade."

Tamb√©m √© preciso por vezes dizer que n√£o a coisas que parecem tentadoras. Essas tenta√ß√Ķes podem ser art√≠sticas mas tamb√©m mais mundanas. Sabermos que se fizermos uma can√ß√£o de determinada forma ela vai ser mais ouvida, porque torna-se mais f√°cil que as pessoas cheguem a ela. Mas isso para mim n√£o √© em si uma raz√£o para alterar uma can√ß√£o. Tamb√©m sei que expondo mais a minha vida teria mais seguidores, √© uma curva matem√°tica que est√° provada, as pessoas criam mais empatia com quem se exp√Ķe mais. Mas n√£o tem de ser um caminho obrigat√≥rio, podemos abdicar de alguns benef√≠cios em prol da verdade.

Ainda sente mesmo que há risco de um dia deixar de ser ouvida? Tem uma carreira firmada, tem também, graças a isso, uma máquina em seu redor, um conjunto de profissionais a trabalhar consigo.
H√° riscos, claro. √Č preciso estarmos sempre atentos ao que se faz, ao que outros querem que fa√ßamos, √†quilo que somos. Temos de estar consciente que as pessoas que nos acompanham tamb√©m mudam, tal como n√≥s. Este disco era o √°lbum que queria fazer, mas ele podia n√£o fazer sentido para a minha editora ou para as pessoas que trabalham comigo ‚ÄĒ e isso podia ser um problema, podia ser dif√≠cil. N√£o sei que o que vir√° a√≠ mas √© importante ter quem nos ajude a trabalhar as coisas. Posso fazer o melhor disco do mundo, mas se n√£o tiver quem o trabalhe e o ajude a desenvolver, quem o promova e quem estiver interessado em saber a hist√≥ria dele, √© o pior de todos. N√£o chegaria a ningu√©m, seria um objeto obsoleto.

Obrigado, Carminho.
Obrigada.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *