C√°ncer de cuello uterino: ¬Ņsolo el VPH est√° detr√°s?





O c√°ncer de cuello uterino, tambi√©n conocido como c√°ncer de cuello uterino, es una enfermedad de evoluci√≥n lenta que afecta principalmente a mujeres mayores de 25 a√Īos. Es el tercer tumor maligno m√°s frecuente, solo detr√°s del c√°ncer de mama y colorrectal, y la cuarta causa principal de muerte por c√°ncer entre la poblaci√≥n femenina de Brasil, seg√ļn el Instituto Nacional del C√°ncer (Inca). Sin embargo, se puede descubrir durante ex√°menes de rutina, como papanicolauy tiene una alta probabilidad de cura cuando se detecta y se trata a tiempo.





El principal factor de riesgo de la enfermedad es la virus del papiloma humano (VPH), cuyos tipos 16 y 18 causan el 70% de los tumores de cuello uterino y lesiones precancerosas en la regi√≥n, seg√ļn la Organizaci√≥n Panamericana de la Salud. Tambi√©n hay evidencia cient√≠fica que vincula al mismo VPH con c√°nceres de ano, vulva, vagina, pene y boca y garganta.

Sin embargo, a pesar de ser ampliamente publicitado, el virus del papiloma humano no es la √ļnica raz√≥n detr√°s del desarrollo de tumores cervicales. En todo el mundo, se estima que del 7 al 11% de los casos son negativos para el VPH. Estas cifras son dignas de menci√≥n, pero a√ļn no son concluyentes. Hay varias razones para un resultado negativo de la prueba.

Los c√°nceres de cuello uterino se clasifican en tres grupos principales: carcinoma de c√©lulas escamosas, adenocarcinoma y adenoescamoso. Entre los carcinomas de c√©lulas escamosas, es muy inusual no identificar la presencia del virus. En los adenocarcinomas, la positividad var√≠a seg√ļn los subtipos. La mayor√≠a, sin embargo, est√°n relacionados con la presencia de VPH.

Hay otro grupo de tumores en esta historia, los que pueden considerarse falsos negativos, porque pierden la expresión del VPH durante su desarrollo. Y también están aquellos que se desarrollan a partir de un tipo de VPH de bajo riesgo, que es más raro.

Finalmente, la presencia de metástasis (cuando la enfermedad se propaga) desde un lugar fuera de la región genital hasta el cuello uterino, a pesar de ser un evento inusual, es factible y justificaría la ausencia de detección del virus en el ambiente tumoral.

Con todo esto en mente, debemos considerar qué pruebas y materiales biológicos se utilizan para la identificación del VPH y su correcta validación, algo que incluso ayuda a tomar decisiones durante el tratamiento.





Aunque se puede prevenir con Vacunaci√≥n contra el VPH y detecci√≥n temprana, con un 100% de posibilidades de curaci√≥n si se detecta en las primeras etapas, el c√°ncer de cuello uterino sigue siendo muy frecuente y peligroso. Estamos hablando de una enfermedad que mata a unas 300.000 mujeres al a√Īo en todo el mundo. Necesitamos cambiar esta historia.

* Michelle Samora es oncóloga del Centro Paulista de Oncologia РGrupo Oncoclínicas

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *