Canadá encuentra fosa común con los restos de 215 niños indígenas





Durante décadas, la mayoría de los niños indígenas de Canadá han sido separados de sus familias y llevados por la fuerza a internados. Muchos de ellos nunca regresaron a casa. Sus familias recibieron solo explicaciones vagas, o ninguna.





Ahora, una comunidad indígena en la Columbia Británica dice que ha encontrado evidencia de lo que sucedió con algunos de sus niños desaparecidos: terminaron en una fosa común en los terrenos de una antigua escuela residencial que contiene los restos de 215 niños.

La jefa Rosanne Casimir de la nación indígena Tk’emlups te Secwepemc, una de las llamadas Primeras Naciones Nativas de Canadá, anunció el viernes que radares de penetración terrestre habían descubierto los restos cerca de la antigua Escuela Residencial Indígena Kamloops, que operaba desde el 1890 hasta finales de la década de 1970.

«Es una realidad dolorosa y es nuestra verdad, nuestra historia», dijo Casimir en una conferencia de prensa. “Es algo por lo que siempre hemos tenido que luchar para demostrarlo. Para mí, siempre fue una historia oscura y horrible «.

Los restos, que el jefe describió como “hace muchos, muchos años, incluso décadas”, incluyen los de niños de hasta 3 años.

Desde el siglo XIX en adelante, Canadá tuvo un sistema de escuelas residenciales o internados, en su mayoría administradas por iglesias, en las que los niños indígenas eran obligados a estudiar. El sistema declinó en la década de 1970. La última escuela de este tipo se cerró en 1996.

Una Comisión Nacional de la Verdad y la Reconciliación creada como parte de un esfuerzo del gobierno para disculparse y pagar una compensación por las escuelas encontró que al menos 4.100 estudiantes murieron mientras estudiaban en las escuelas.





Muchos murieron por abuso o falta de atención, otros por enfermedades o accidentes. La comisión descubrió que, en muchos casos, las familias nunca supieron lo que les sucedió a sus hijos, que ahora se conocen como los niños desaparecidos.

No es nuevo que circulen rumores sobre tumbas no identificadas en las escuelas. Pero si se confirman los hallazgos de un informe preliminar presentado esta semana a First Nation Tk’emlups te Secwepemc, será la primera vez que se descubra un gran cementerio.

Kamloops School fue en un momento la escuela residencial más grande de Canadá, teniendo en su apogeo 500 estudiantes. Fue operado por la Iglesia Católica hasta 1969, cuando su control pasó al gobierno federal.

«El dolor que nos causa esta noticia nos recuerda la necesidad de aclarar todas las situaciones trágicas que han ocurrido en las escuelas residenciales administradas por la Iglesia», dijo en un comunicado el arzobispo P. Michael Miller de la Arquidiócesis de Vancouver. «El paso del tiempo no borra el sufrimiento».

A diferencia de otros grupos religiosos que dirigían las escuelas residenciales, la Iglesia Católica se negó a disculparse formalmente por los abusos que tuvieron lugar en las escuelas. En 2018, el Papa Francisco rechazó una apelación directa hecha por el primer ministro Justin Trudeau en ese sentido.

La Comisión de la Verdad y la Reconciliación concluyó en 2015 que las escuelas residenciales eran un programa de genocidio cultural. Se prohibió el uso de lenguas indígenas en las escuelas y, en ocasiones, la prohibición se aplicó con violencia. Lo mismo se aplica a las prácticas culturales indígenas.

Rosanne Casimir dijo que la búsqueda de los restos en Kamloops comenzó a principios de la década de 2000, en parte porque las explicaciones oficiales, incluidas las sugerencias de que los niños desaparecidos simplemente habían huido, no coincidían con los informes hechos por ex alumnos.

“Tenía que haber algo más que eso”, dijo. «Tuvimos que hacer uso de la tecnología avanzada disponible en la actualidad para mirar debajo de la superficie del suelo y confirmar algunos de los informes que se han hecho en el pasado».

Ella dijo que el escaneo del radar aún no se ha completado. “No hemos examinado toda la tierra todavía. Sabemos que aún hay más por descubrir ”, dijo el jefe.

John Horgan, primer ministro de Columbia Británica, dijo que estaba «conmocionado y entristecido» y dijo que apoyaba los esfuerzos de la nación para «lograr la totalidad de esa pérdida».

Según Casimir, las comunidades indígenas de Canadá tenían niños que fueron llevados por la fuerza a escuelas residenciales y luego desaparecieron.

“Muchas otras Primeras Naciones que tenían escuelas residenciales en sus comunidades también quieren saber qué sucedió y usar nuevas tecnologías para poder localizar a sus seres queridos”, dijo. «Es un honor cuidar de estos niños».

Traducción de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *