¬ŅBrasil se convertir√° en el nuevo epicentro de la pandemia de coronavirus?





Comenzó en China, emigró a Europa y hoy atormenta a los Estados Unidos. Todo indica que el epicentro de la coronavirus cambia de lugar a medida que el patógeno se propaga a una nueva nación y sus autoridades de salud logran crear o no una respuesta rápida y eficiente para detenerlo, además de proporcionar un apoyo adecuado a quienes se enferman.

El comportamiento impredecible de este virus es una de las mayores ansiedades para enfrentar la pandemia. Y los médicos y científicos refuerzan este punto en cualquier momento frente a cualquier ejercicio de futurología. Pero la experiencia de otros países y los avances en datos epidemiológicos y en las medidas de contención adoptadas nos ayudan a vislumbrar si Brasil está en riesgo de sufrir más o menos con Covid-19.

Despu√©s de todo, ¬Ņpuede nuestro pa√≠s convertirse en el nuevo epicentro de la pandemia? Le hicimos esta pregunta a nueve expertos. Sigue las respuestas a continuaci√≥n.

Jos√© David Urba√©z, especialista en enfermedades infecciosas en el Departamento de Salud del Distrito Federal y consultor de la Sociedad Brasile√Īa de Enfermedades Infecciosas (OSE):

Lamentablemente, eso creo. Los dispositivos de aislamiento social, aplicados correctamente por los gobernadores y alcaldes, en la medida en que lograron aplanar la curva de desarrollo de la epidemia, parad√≥jicamente hicieron que la poblaci√≥n interpretara que el problema del coronavirus ¬ęno era todo de lo que estaban hablando¬Ľ, abandon√°ndolo lentamente y Contenci√≥n progresiva.





A esto se agrega una dicotom√≠a reduccionista y absurda sobre la salud. versus econom√≠a, respaldada por varios sectores empresariales, en la que la idea de que ¬ęalgunas muertes¬Ľ por el coronavirus domina ser√≠a menos relevante que la recesi√≥n econ√≥mica domina.

Estamos en un país con una enorme desigualdad socioeconómica. Esto significa que una gran parte de la población no tiene acceso a saneamiento básico, vive en condiciones de hacinamiento, tiene poca o ninguna comprensión de la grave situación que estamos viviendo y estará expuesta a un virus altamente transmisible. La pandemia entró en Brasil por las clases media alta y alta, y ahora penetra en las áreas socialmente más vulnerables, donde sin duda alcanzará proporciones catastróficas.

La infraestructura de salud p√ļblica, SUS, ha sido desmantelada durante mucho tiempo, con fondos e inversiones reducidos, en todas sus √°reas, como diagn√≥stico, asistencia hospitalaria y de UCI, atenci√≥n primaria … M√°s y m√°s precario, tendr√° dificultades significativas para responder al desaf√≠o planteado por esta epidemia. A pesar de esto, sigue siendo un sistema de gran capilaridad, que tiene mecanismos de respuesta para situaciones de gravedad, que mitiga en gran medida las consecuencias del problema.

Y finalmente, hay un componente extremadamente serio: la descomposici√≥n de las esferas del poder estatal, que tiene al jefe del Ejecutivo Federal como promotor del caos y el negacionismo, reduciendo la enfermedad a una ¬ęgripezinha¬Ľ, en contra de las recomendaciones basadas en evidencia cient√≠fica , rechazando a cient√≠ficos y m√©dicos, induciendo comportamientos de exposici√≥n viral como aglomeraciones en actos p√ļblicos … Esto finalmente tendr√° un alto costo para las v√≠ctimas y la gesti√≥n de los servicios de salud. Es desconcertante ver una guerra real contra las medidas de aislamiento en un momento tan delicado.

Gonzalo Vecina Neto, médico sanitario, profesor de la Universidad de São Paulo (USP) y presidente de la junta del Instituto de Horas de Vida:

Obviamente depende. No puede ser categ√≥rico en este complejo tema. No es ¬ęs√≠¬Ľ porque creo que, de alguna manera, hubo una preparaci√≥n en los estados y municipios y, en parte, hasta ahora hemos logrado vivir con la epidemia. Tenemos signos de agotamiento del SUS en Manaos y Fortaleza, pero todav√≠a tenemos tiempo. Sin embargo, si dejamos la cuarentena ahora, corremos el riesgo de convertirnos en algo as√≠ como Italia.

Tambi√©n dependemos del tipo de respuesta que dar√° el sector privado al colocar sus camas en la UCI para atender a los brasile√Īos. Y no es ¬ęno¬Ľ por estos motivos: cuarentena, perspectiva de uso de camas privadas, posici√≥n del gobierno federal ahora bajo una nueva direcci√≥n pero con la misma orientaci√≥n …

Celso Granato, infectólogo y virólogo, director clínico del Grupo Fleury:

No veo ninguna raz√≥n para eso. Hay varios pa√≠ses con una poblaci√≥n muy grande y tambi√©n expuestos. No puedo imaginar por qu√© no ser√≠a India, Rusia o los Estados Unidos. [epicentro atual]. No veo ninguna posibilidad de que el problema en Brasil sea mucho mayor que en cualquier otra regi√≥n del mundo. Pero, para que esto no suceda aqu√≠, es muy importante que las personas sigan las pautas de salud p√ļblica, contin√ļen en el aislamiento social tanto como sea posible y se laven las manos adecuadamente …

Prácticamente todos los países del mundo ya están contaminados. No veo por qué Brasil tendría un mayor riesgo que otros lugares, especialmente si las personas se adhieren a la atención ya divulgada.

Pedro Hallal, epidemiólogo y profesor de la Universidad Federal de Pelotas (RS):

Sí, Brasil, o cualquier otro país, puede ser el próximo centro de la pandemia, siempre que no tome medidas preventivas basadas en evidencia científica. Por el momento, obtener datos epidemiológicos sobre infección en la población, mantener la distancia social y ampliar la política de pruebas son iniciativas que pueden ayudarnos a evitar ser el próximo epicentro.

Wladimir Queiroz, infectólogo del Instituto de Enfermedades Infecciosas Emílio Ribas (SP) y miembro del OSE:

Yo creo que depende. Depende de cómo será la política de aislamiento y cómo se mantendrá. Si se mantiene adecuadamente, existe la posibilidad de que no seamos el nuevo epicentro de la pandemia. Si esto se rompe, creo que no habrá forma de ser el nuevo epicentro.

Gustavo Campana, director médico de Dasa:

Mi opini√≥n es que Brasil no deber√≠a convertirse en el epicentro de la pandemia y no deber√≠a ser el pa√≠s con el mayor n√ļmero de casos. Especialmente porque algunas medidas se tomaron muy temprano, como el aislamiento social y la detecci√≥n de casos. Fue diferente de lo que sucedi√≥ en Italia, por ejemplo, donde los primeros casos tardaron mucho en detectarse. Aqu√≠ Dasa valid√≥ la prueba de una manera pionera y diagnosticamos los primeros episodios muy r√°pidamente y el aislamiento social ocurri√≥ antes. Esto tiene un impacto importante para que no seamos el epicentro de la epidemia.

La forma en que la enfermedad ingres√≥ al pa√≠s, asegurando que los primeros infectados permanecieran aislados, tambi√©n nos favoreci√≥. Ahora el virus contin√ļa infectando a m√°s personas, pero nuestras estructuras de salud est√°n mejor preparadas, tuvieron tiempo … Estos son los dos puntos m√°s importantes: el aislamiento social temprano y la implementaci√≥n de pruebas, a pesar de que el pa√≠s ha pasado por un ¬ęapag√≥n¬Ľ ex√°menes Una medida que nos ayuda a no convertirnos en el epicentro es planificar el retorno del aislamiento social de manera progresiva y organizada, para no sobrecargar el sistema de salud.

Sylvia Lemos, infectóloga, profesora de la Universidad Federal de Pernambuco y miembro de SBI:

Depende Depende de c√≥mo se vean el coronavirus y la pandemia, depende de c√≥mo se implementen las pol√≠ticas p√ļblicas y c√≥mo reaccionar√° la sociedad ante ellos. Del mismo modo que depende de c√≥mo las personas reaccionen a la infecci√≥n en s√≠, ya que la inmunidad var√≠a entre los pacientes y da como resultado diferentes formas de la enfermedad. Depende de muchas cosas, desafortunadamente.

Paulo Eduardo Brandão, virólogo, especialista en coronavirus y profesor de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la USP:

S√≠. Si definimos el epicentro de la pandemia como el de un pa√≠s donde hay un r√°pido aumento en el n√ļmero de infectados, enfermos y muertos, Brasil ya se est√° mostrando como el centro de la epidemia, de hecho. Y este es el resultado de la ausencia de pruebas a gran escala, medidas de aislamiento social en todo el territorio nacional y una capacidad hospitalaria adecuada.

Renato Grinbaum, infectólogo, profesor de la Universidad de São Paulo (Unicid) y consultor en SBI:

Depende Brasil es un pa√≠s grande y heterog√©neo y puede controlar la epidemia adecuadamente, aplanar la curva y tener n√ļmeros aceptables y manejables. Sin embargo, tenemos dos razones para temer el efecto final de esta epidemia aqu√≠. El primero es la heterogeneidad de la poblaci√≥n misma, con personas que viven en condiciones dif√≠ciles de vivienda para proporcionar un aislamiento correcto y a√ļn sin saneamiento b√°sico. La gente no tiene agua limpia en casa. Este es un factor en t√©rminos de n√ļmeros explosivos.

El segundo factor es más social. La epidemia muestra que el ser humano vive en comunidad y el comportamiento de una persona se refleja en toda la población, como si fuera un efecto mariposa. Si podemos mantener esa unidad y comportarnos de manera consistente, probablemente aliviaremos el problema. Pero si convertimos los desacuerdos normales y aceptables en disputas y actuamos de manera diferente, uno contra el otro, en lugar de a favor del otro, tenemos todo el potencial para convertirnos en el epicentro de la pandemia.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *