Brasil reportó falta de directrices al abordar civiles en acción en Haití





en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre la protección de los derechos de las personas con discapacidad.





Este escenario surge de documentos confidenciales de la ONU, el Ministerio de Defensa e Itamaraty, hoja durante el per√≠odo inicial de la MINUSTAH (Misi√≥n de Estabilizaci√≥n de las Naciones Unidas en Hait√≠), que cumplir√° 15 a√Īos el s√°bado (primera).

Liderada militarmente por Brasil, la misi√≥n de la ONU iniciada en 2004 dio al pa√≠s proyecci√≥n internacional in√©dita, una prioridad del entonces presidente Luiz Inacio Lula da Silva (PT). Tambi√©n hizo a los brasile√Īos blancos de cr√≠ticas de excesos que golpeaban a la poblaci√≥n civil en acciones contra bandas armadas en favelas de Puerto Pr√≠ncipe, capital del pa√≠s caribe√Īo.

Uno de los casos m√°s controvertidos ocurri√≥ en la ma√Īana del 6 de julio de 2005, cuando 440 militares de la Minustah, comandados por el general Augusto Heleno Ribeiro, actual jefe del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia, entraron en la favela de Cit√© Soleil, una de las principales de la capital .

El objetivo de la Operaci√≥n Pu√Īo de Acero era Emmanuel Wilmer, conocido como "Dread" en raz√≥n del cabello en estilo rastafari.

Jefe de una banda, comandaba secuestros y ataques a la Minustah. Cinco meses antes, el 19 de febrero, había sido uno de los responsables de la invasión de la Penitenciaría Nacional, que liberó a 493 presos.

Mil militares de la Minustah bloquearon los principales accesos de la favela, cerca de la región central de la ciudad. "La operación a gran escala incluyó prácticamente todo el contingente militar y la FPU (policía de la ONU) de Puerto Príncipe", relató el entonces jefe civil de la Minustah, el chileno Juan Valdés, al francés Jean-Marie Guéhenno, subsecretario de la ONU para misiones de Paz.





Seg√ļn hab√≠a dicho Vald√©s a sus superiores poco despu√©s del rescate en la c√°rcel, la captura de Wilmer era necesaria para "restaurar la credibilidad" de la misi√≥n.

Los militares fueron recibidos a tiros. En un comunicado enviado al Departamento de Estado de Estados Unidos, la embajada estadounidense en Haití mencionó una batalla de siete horas con 22.000 disparos de munición, citando datos de la propia Minustah.

Al final de la acci√≥n, Wilmer y cinco miembros de su banda hab√≠an sido muertos. Inmediatamente, comenzaron a surgir relatos de ONGs haitianas y extranjeras de que una "masacre" hab√≠a sido cometida por las tropas bajo el mando de Brasil. Los n√ļmeros citados llegaban a hasta 60 civiles muertos.

En su informe sobre la operaci√≥n, Vald√©s cit√≥ que hasta 27 civiles, incluidos ni√Īos, podr√≠an haber sido heridos. Mencionando datos recogidos en un hospital, la embajada de EEUU habl√≥ el 26.

La propia Minustah abri√≥ una investigaci√≥n sobre la acci√≥n que ella misma comand√≥, pero, casi 14 a√Īos despu√©s, su contenido permanece bajo secreto. La ONU afirm√≥ a la hoja s√≥lo que "no encontr√≥ evidencia para dar sustancia a las alegaciones de que la Minustah fue responsable de muertes, lesiones o da√Īos en la operaci√≥n".

Contraditoriamente, sin embargo, dijo también no ser posible "excluir totalmente la posibilidad" de que eso ocurrió.

La Minustah, con la participación de 20 países, fue creada por el Consejo de Seguridad de la ONU tras la caída del presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide, en febrero de 2004. Opositores y partidarios de Aristide se enfrentaban en las calles del país, el más pobre de las regiones América y con un largo historial de turbulencias. Las pandillas se aprovechaban del escenario para practicar actos de banditismo.

A lo largo de los 13 a√Īos de la misi√≥n, 37.500 militares brasile√Īos fueron enviados a Hait√≠. Varios ex comandantes de la misi√≥n hoy componen el primer escal√≥n del gobierno Jair Bolsonaro (PSL).

Además de Heleno, son veteranos de la Minustah los generales-ministros Carlos Alberto dos Santos Cruz (Secretaría de Gobierno), Floriano Peixoto (Secretaría General) y Fernando Azevedo e Silva (Defensa), además del comandante del Ejército, Edson Pujol.

El combate a las pandillas involucra acciones en grandes favelas como Cité Soleil, Cité Militaire y Bel Air, y el respeto a los derechos humanos preocupaba el mando de la misión.

"La capacidad de la Minustah de conducir investigaciones sobre violaciones de derechos humanos es severamente complicada por la situación de seguridad volátil y por el difícil acceso a víctimas, testigos y otras fuentes de información", dijo Valdés en un comunicado de 17 de junio de 2005.

Los militares brasile√Īos reconocieron deficiencias en esa √°rea. En el informe final de su per√≠odo como comandante del batall√≥n brasile√Īo, el principal y m√°s numeroso de la misi√≥n, el general Jo√£o Carlos Vilela Morgero cit√≥ "ausencia de conocimientos b√°sicos sobre el tema" al describir la preparaci√≥n de la tropa en el √≠tem derechos humanos.

"No hay ninguna literatura más profundizada que proporcione directrices sobre el tema en cuestión", afirmó en un documento fechado el 12 de junio de 2005.

Al hablar sobre el rastreo de casas, el general mencion√≥ una serie de huecos. Seg√ļn √©l, esos procedimientos, a pesar de ser ejecutados con √©xito, "podr√≠an haber obtenido mejores resultados".

Tambi√©n hab√≠a "necesidad de entrenamiento de revista de casas y personas". Tambi√©n pidi√≥ mayor uso de bonotesays (inform√°ticos haitianos) e int√©rpretes, adem√°s de color jet (tinta spray) para marcar casas. Por √ļltimo, defendi√≥ el empleo de banderas y fum√≠genos (bombas que sueltan humo) "para coordinar el empleo de fuego y movimiento".

De acuerdo con Morgero, "las fuerzas adversas presentes en Haití se encuentran organizadas en pandillas que contienen fuertes rasgos de posibles conocimientos de técnicas de guerrilla en ambiente urbano".

El 5 de diciembre de 2005, otro comandante brasile√Īo, el coronel Adilson Mangiavacchi, detall√≥ en un informe el riesgo de actuar en las favelas en las que se concentraban las pandillas.

"En Hait√≠, el tipo de construcci√≥n adoptada permite que un tirador, en el interior de una casa, realice tiros sin ser visto, pues la mayor√≠a cuenta con peque√Īas aberturas, ladrillos huecos y rejas en las ventanas", afirm√≥.

Eran los primeros contactos de la tropa brasile√Īa con un ambiente parecido al de las favelas cariocas. Posteriormente, la experiencia brasile√Īa de "pacificaci√≥n" en el pa√≠s acab√≥ siendo trasplantada hacia R√≠o de Janeiro.

Otras estrategias adoptadas por las pandillas eran designar a mujeres y ni√Īos para transportar armas y drogas y usar barracones como dep√≥sitos de productos il√≠citos. En ellos, se fabricaban c√≥cteles molotov y bombas caseras en latas, a√Īadiendo esferas de metal para magnificar el impacto.

La seguridad en el pa√≠s s√≥lo tendr√≠a alguna mejora a partir de mediados de 2006, con la muerte de los principales jefes de pandillas, pero la situaci√≥n permaneci√≥ tensa hasta el final de la misi√≥n en 2017. El terremoto de 2010, que dej√≥ 225.000 muertos, la estabilizaci√≥n de Hait√≠ a√ļn m√°s complicada.

A pesar de las turbulencias iniciales, la Minustah es apunta como un caso de éxito por Brasil, la ONU y varios analistas.

En un informe sobre la misión en 2017, por ejemplo, el Instituto Igarapé evaluó que "pasos sólidos fueron dados hacia la consolidación de Brasil como país relevante en el sistema de paz y seguridad internacional".

El presidente de la Rep√ļblica, Jos√© Luis Rodr√≠guez,

El Ministerio de Defensa afirm√≥, en nota, que "la participaci√≥n brasile√Īa durante los 13 a√Īos de la Minustah fue ejemplar, siendo objeto de reconocimiento por los diversos pa√≠ses y por la propia ONU".

De acuerdo con la cartera, a lo largo de la misión "fue necesario, eventualmente, emplear la fuerza, ya que había áreas en las que grupos criminales actuaban sin limitaciones, aterrorizando a la población".

En cuanto a la admisión de falta de procedimientos sobre derechos humanos y deficiencia en las operaciones en favelas, hecha en un informe interno, la Defensa afirma que eso "no constituye un fallo".

"Por el contrario, representa una caracter√≠stica t√≠pica de la profesi√≥n militar, que es el uso de las experiencias anteriores en la b√ļsqueda de resultados y desempe√Īo cada vez mejor."

Tambi√©n en nota, el Gabinete de Seguridad Institucional, ocupado actualmente por el general Augusto Heleno, declar√≥ que "independientemente de la existencia o no de legislaci√≥n sobre derechos humanos, la tropa brasile√Īa se not√≥ por la urbanidad, solidaridad, conducta ejemplar y profesionalismo, cualidades reconocidas por la sociedad ONU y el gobierno y el pueblo haitianos.

La nota del GSI afirma también que las operaciones en las favelas, "en un país cuyas autoridades y sistemas jurídicos estaban totalmente desorganizados", se realizaron dentro de los mismos principios.

Seg√ļn el GSI, "los errores iniciales eran perfectamente comprensibles y se solucionaron a lo largo del tiempo".

Tanto la Defensa como el GSI defendieron la operación contra el líder de pandilla Dread Wilmer en julio de 2005, diciendo que la acción obedeció a las reglas de compromiso de la Minustah y que una investigación interna de la ONU no apuntó irregularidad.

Seg√ļn los dos ministerios, no hubo investigaci√≥n de ese episodio por Brasil porque la misi√≥n era de responsabilidad de la ONU.


Historia de las tropas de la ONU en Haití

fev.01El ex padre Jean-Bertrand Aristide asume por segunda vez la Presidencia de Haití, dando inicio a un gobierno turbulento

fev.04Después de meses de enfrentamientos entre líderes paramilitares de oposición y milicias vinculadas a Aristide, el presidente deja el país en 29.fev; más tarde, dijo haber sido secuestrado por fuerzas de EEUU, que negaron la acusación

30.abr.04El Consejo de Seguridad de la ONU crea la Minustah con 6.700 militares

1¬ļ.jun.04Minustah inicia sus operaciones en Hait√≠; general Augusto Heleno es el primer comandante militar de la misi√≥n

19.fev.05Gangs invaden la penitenciaría de Puerto Príncipe y sueltan 493 presos

6.jul.05La acción en la favela de Cité Soleil mata al líder de pandilla Emmanuel Dread Wilme; Las ONGs hablan de masacre de civiles

12.jan.10El terremoto mata a 225 mil personas, incluyendo 20 brasile√Īos; La ONU aumenta a 8.940 militares

out.12De la minustah cae a 6.270 militares

out.13Nueva decisión del Consejo de Seguridad reduce efectivo a 5.021 militares

31.ago.17Brasil concluye su participación en la misión

15.out.17Fin de la Minustah

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *