Brasil es el segundo país donde mueren más jóvenes





En el caso de los ni√Īos que no tienen una vez, un libro que relata las muertes tr√°gicas de menores silenciados por balas perdidas en Brasil, son tres de los autores de "Perdidas – Historias para ni√Īos que no tienen tiempo", un libro que relata las muertes tr√°gicas de menores silenciados por balas perdidas en Brasil.





La violencia y la inseguridad, argumentos que m√°s influencian el voto en las presidenciales brasile√Īas de este domingo, fueron el mote para una conversaci√≥n con estos escritores, naturales del segundo pa√≠s del mundo donde, calcula la Unicef, hay m√°s homicidios de adolescentes, sobre todo negros.

"No vamos a reducir la criminalidad mientras perdure el abismo social que construimos a lo largo de la historia", afirma Marcelo Moutinho. Escritor y periodista, considera a√ļn fundamental debatir la posibilidad de legalizar las drogas y atacar la corrupci√≥n en las polic√≠as y en el Estado.

"En la guerra trabada actualmente mueren criminales, policías y ciudadanos sin conexión con el crimen, casi siempre jóvenes, negros y pobres, está claro que la estrategia no funcionó, tal vez sea el momento de cambiar la lógica del conflicto permanente por la inteligencia".

Para Marcelo Moutinho, las milicias también contribuyen al clima de violencia en Brasil, sobre todo en Río de Janeiro. "Tenemos, hoy, verdaderos estados paralelos, dominando áreas inmensas, con leyes propias, mando autoritario sobre la comunidad y economía garantizada por la alta demanda de drogas".

Apartheid entre clases

Antes de pasar a Portugal hace dos a√Īos, Elt√Ęnia Andr√© vivi√≥ en St. Paul, donde fue testigo del crecimiento gradual de la delincuencia. "La violencia cre√≥ un apartheid entre clases, crecimiento de las ciudades sin planificaci√≥n, sumisi√≥n a la mentalidad esclav√≥crata, acceso clandestino a las armas, incredulidad en el Estado y en la Justicia", asegura la escritora y psic√≥loga.





"Otro punto agravante es la creencia en el discurso salvacionista, pseudomoralista y aterrador que viene siendo diseminado, de que hay que matar para combatir la violencia", denuncia Elt√Ęnia Andr√©. "Bandido muerto es un bandido bueno, seg√ļn esa l√≥gica perversa que intentan imponer a la conciencia nacional. Ahora, ¬Ņqu√© define el blanco: el lugar donde viven, la pobreza, la miseria, la desesperaci√≥n?

La mejora de la ense√Īanza, la educaci√≥n y la cultura para todos, el salario justo para los profesores, la potenciaci√≥n del Sistema √önico de Salud, la creaci√≥n de oportunidades de empleo y la reducci√≥n de la ineficiencia de la seguridad p√ļblica son medidas que la psic√≥loga considera esenciales para combatir la criminalidad a trav√©s de " pol√≠ticas efectivas y continuadas ", independientemente del partido en el gobierne.

"Las Unidades de Polic√≠a Pacificadora no pacificaron las favelas de R√≠o de Janeiro, dominadas por el tr√°fico, y el ej√©rcito en las calles de R√≠o de Janeiro no redujo los niveles de violencia, las muertes contin√ļan alimentando gr√°ficos", denuncia Elt√Ęnia Andr√©, que fue ella misma v√≠ctima de "un secuestro rel√°mpago bien traum√°tico".

A vivir en Inglaterra hace cuatro a√Īos, Marta Barbosa Stephens cree que el problema de la violencia en Brasil se explica "por la desigualdad social, por el total abandono de la educaci√≥n p√ļblica, por la corrupci√≥n en absolutamente todas las esferas de la sociedad y la impunidad que eso genera".

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *