¬°Bienvenida pi√Īa! Conoce al rey de las frutas, que bendice nuestra digesti√≥n









Mire qu√© deliciosa coincidencia marca el lanzamiento de esta columna. Parece una suerte de novato. No bastaba con aparecer entre las primeras palabras del diccionario -y la idea aqu√≠ es jugar con ABC para hablar de innumerables alimentos-, la pi√Īa tambi√©n representa una bienvenida.

Mucho antes de que las carabelas europeas aterrizaran en tierra americana, los indígenas ya habían colocado la verdura en la entrada de las casas para recibir a los visitantes. Era un símbolo de bienvenida y amistad.

Se dice que algunos extranjeros adoptaron la costumbre en sus hogares. Los nobles comenzaron a ofrecer el manjar como un signo de hospitalidad. En mesas mucho más sencillas, y siglos y siglos después, apareció en forma de tarro de plástico con ese toque de calidez, de la casa de la abuela.

La pi√Īa tambi√©n se ha considerado un icono de riqueza. De ah√≠ que, en la √©poca colonial, la fruta exhibida en la fachada refleja prosperidad. Incluso quienes caminan tranquilamente por las calles del centro hist√≥rico de Paraty, en R√≠o de Janeiro, dif√≠cilmente dejan de notar una antigua casa adosada, toda adornada con figuras geom√©tricas y una gran cantidad de pi√Īas en sus rejas superiores.

Aparentemente, fue el guaran√≠es que domesticaba la especie. Por el sabor y la belleza, estas personas siempre quisieron tenerlo cerca y empezaron a cultivarlo. La pi√Īa tiene su origen en el centro de Brasil y Paraguay. A partir de ah√≠ comenz√≥ su viaje por Centroam√©rica, lleg√≥ a M√©xico y las Indias Occidentales y pas√≥ a ganar fama a trav√©s del oc√©ano.

Su nombre tambi√©n es obra de los indios. Deriva del tupi-guaran√≠, donde ¬ęib√°¬Ľ significa ¬ęfruta¬Ľ y ¬ęcati¬Ľ significa ¬ęfragante¬Ľ. Nadie discute. El aroma tiene propiedades sensoriales inusuales, dif√≠ciles de obtener por s√≠ntesis qu√≠mica. Las sustancias con nombres complicados, como los √©steres al√≠licos, se encuentran entre los principales responsables del perfume.





Para los bot√°nicos, es una infrutescencia, es decir, una agrupaci√≥n de frutos. Consiste en un conjunto de hasta 200 peque√Īas bayas carnosas y cada una de estas yemas proviene de una flor. La famosa corona es un mech√≥n de hojas. Incluso sirve como cambio para replantar.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

El formato encant√≥ a los extranjeros. Basta ver la descripci√≥n del fraile portugu√©s Antonio do Ros√°rio (1647-1704), autor de Frutos de Brasil, obra que mezcla naturaleza y ense√Īanzas religiosas: ‚ÄúNaci√≥ con corona como rey; en la corteza, que parece un brocado en pi√Īas, tiene la ropa real; en espinas, como arqueros, tiene su guardia; por la insignia real con la que la naturaleza lo produjo tan singular, de grande y hermosa estatura, tiene forma de imperio … ‚ÄĚ.

Reinado nutricional

Si la corona hace de la pi√Īa la majestuosidad de los frutos, una sustancia muy particular contribuye a que sea considerada un alimento sui generis. Y el bromelina. Est√° presente en toda su estructura, con gran concentraci√≥n en el cilindro central y es precisamente por eso que el palo pincha la lengua de algunas personas m√°s sensibles.

Este ingrediente, en realidad una enzima, se hizo famoso por interferir con las proteínas y descomponerlas. En la dosis correcta, puede componer adobos, actuando como ablandador de carnes. Simplemente no vale la pena exagerar porque el efecto es potente y los filetes pueden incluso desmoronarse.

En nuestro cuerpo, la bromelina contribuye a la buena digesti√≥n. Una sugerencia es disfrutar de unas rodajas de pi√Īa despu√©s del asado.

Aunque hay variedades m√°s dulces, como P√©rola, la acidez siempre estar√° presente. Sin duda una marca que marca la diferencia en la cocina. Desde jugos y bebidas, como la pi√Īa colada gringo, hasta platos de pescados y mariscos, pasando por tortas, jaleas, jarabes, cremas y helados, la pi√Īa se pasea por las m√°s diversas preparaciones, prestando sus perfumes y sabores.

Tambi√©n aumenta el men√ļ con dosis de fibras, aliados del intestino, y tambi√©n ofrecen minerales como potasio, adem√°s de las vitaminas A y C, entre otros guardianes de la salud.

Cuenta la leyenda que una variedad de pi√Īa tendr√≠a poderes afrodis√≠acos. Ser√≠a exactamente el que da en Irar√°, tierra del maestro Tom Z√©. Por eso el compositor bahiano dedic√≥ un canto al fruto. La ciencia no dio fe de esta haza√Īa, pero, en cualquier caso, merece la pena saborear la canci√≥n.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *