Bielorrusia retira credenciales, expulsa a periodistas extranjeros y arresta a opositores





El régimen bielorruso canceló las credenciales de decenas de periodistas de medios internacionales, deportó a los extranjeros y procesará a los reporteros bielorrusos por actuar en «acciones no autorizadas».





También bloqueó más de 70 sitios informativos y arrestó a opositores el sábado (29).

Las medidas intentan intimidar a los manifestantes que, desde las elecciones presidenciales del 9 de agosto, han protestado contra el dictador Aleksandr Lukachenko y han pedido una nueva elección.

La dictadura incluso arrestó a unas 7.000 personas en los primeros tres días de las manifestaciones, dejando al menos 4 muertos y cientos de heridos.

Hay más de 600 denuncias de tortura y palizas, 450 de las cuales están documentadas por organizaciones de derechos humanos.

Después de un período de retirada, las tropas de Lukachenko nuevamente arrestaron a los manifestantes el lunes (24), un día después de la protesta más grande jamás celebrada en el país, con casi 200,000 personas en Minsk, según el cálculo de Tut.by basado en fotografías aéreas. .

Nuevos actos están programados para este fin de semana, a pesar de las amenazas de nuevas detenciones realizadas por el Ministerio del Interior (responsable de la vigilancia).





“¡Estimados residentes de nuestro país! Pase el último fin de semana de verano con su familia y seres queridos. No participe en acciones callejeras ilegales y, lo más importante, no involucre a sus hijos en tales eventos ”, dijo el ministerio en un comunicado.

En Bielorrusia, las manifestaciones solo están permitidas con la autorización del gobierno y todas las protestas contra Lukachenko se consideran ilegales. También se han producido actos a favor del presidente, con denuncias de apoyo estatal y, en algunos casos, coacción a la participación de funcionarios públicos.

Entre los vehículos a los que se les retiraron las credenciales y a los periodistas expulsados ​​se encuentran las estaciones de televisión alemanas ARD y la BBC británica, las agencias de noticias Reuters, Associated Press, RFI, Deutsche Welle y AFP y la radio Svaboda.

Según el sitio web de noticias Tut.by, hasta la 1 pm del sábado (hora local, 7 am en Brasilia), 19 periodistas extranjeros habían sido descalificados por el Ministerio de Relaciones Internacionales. El ministerio no hizo declaraciones.

Ilya Kunzetsov, uno de los reporteros del ARD a quien se revocó el permiso de trabajo y se incautaron los equipos, dijo que el argumento para la descalificación era «garantizar la seguridad de la información del país». Según él, sus dos colegas rusos expulsados ​​de Bielorrusia fueron prohibidos regresar al país por cinco años.

Para el viernes, Bielorrusia ya había deportado al galardonado fotoperiodista sueco Paul Hanson, también prohibido durante cinco años. Hanson, ganador del World Press Photo, fue uno de los 50 reporteros detenidos el jueves por la noche en Minsk «para averiguarlo».

Los periodistas también fueron arrestados en ciudades más pequeñas de todo el país.

La Asociación Bielorrusa de Periodistas acudió a los tribunales alegando obstrucción a la actividad profesional legal del periodista, pero hasta el sábado no se abrió ninguna investigación.

Además de los periodistas, los medios de comunicación también sufrieron restricciones por parte de la dictadura de Lukachenko. Los periódicos impresos, como Komsomolskaya Pravda, Narodnaya Volya, Belgazeta y Svobodnye Novosti Plus, no pueden imprimirse ni circular, y se han bloqueado más de 70 sitios web.

Para escapar de la censura, varios vehículos han abierto canales en redes sociales, como Telegram, y los bielorrusos han recurrido a las VPN (redes de conexión privada) para eludir los bloqueos oficiales.

«Lukachenko puede revocar las credenciales, pero no impedirá que la información circule, porque ahora todas las personas en Bielorrusia se han convertido en un vehículo periodístico», dijo a la hoja Yulyia, por mensaje de solicitud (su nombre completo fue ocultado a petición suya).

Entre las nuevas detenciones realizadas por el gobierno se encuentra la del empresario Aleksander Vasilevich, propietario de una agencia de publicidad y una galería de arte. Había estado detenido antes durante 14 días por solicitar la liberación de Viktor Babariko, el candidato de la oposición más popular hasta que fue detenido por Lukachenko.

Otro miembro de la campaña de Babariko, Vitaly Krivko, ha sido arrestado y un tercero, Dmitry Kornievich, está desaparecido.

A otro opositor del dictador, el político opositor Nikolai Statkevich, se le extendió la detención por otros dos meses.

Se le acusa de «manifestación ilegal» por haber recogido firmas para el candidato Siarhei Tikhanovski y por «manifestar públicamente su descontento y adoptar una actitud negativa hacia el actual gobierno».


Escuche el podcast:

Protestas en Bielorrusia, la última dictadura europea

Vea los otros informes de la serie:

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *