Biden utiliza las primarias de Carolina del Sur como laboratorio para el voto negro

Con su victoria en las primarias prácticamente segura, la campaña de Joe Biden trata la votación de este sábado en Carolina del Sur como un laboratorio para las elecciones generales de noviembre.

El electorado negro del estado fue el responsable de resucitar la candidatura presidencial en la carrera por la nominación demócrata en 2020, después de dos derrotas consecutivas. Después de cuatro años, Biden vuelve a buscar el impulso del segmento en su difícil batalla por la reelección, hasta el punto de haber cambiado el calendario de primarias para ello, colocando a Carolina del Sur por delante de las tradicionales Iowa y New Hampshire.

«Esta es la primera vez que los votantes negros votarán primero por quién eligen para presidente», dijo al New York Times la directora del Partido Demócrata de Carolina del Sur, Christale Spain. “Nuestro objetivo es conseguir que acudan a las urnas el mayor número posible de votantes negros”.

Por tanto, más importante que el resultado, lo que importa este sábado es la participación de este grupo demográfico, que corresponde a una cuarta parte de la población del estado según datos del censo estadounidense.

Con este fin, la campaña demócrata redobló sus esfuerzos por apelar explícitamente a él. El fin de semana pasado, Biden visitó una barbería y dos iglesias de la comunidad negra. La vicepresidenta Kamala Harris también participó en eventos en el estado, al igual que otros demócratas de alto rango, como el gobernador de California, Gavin Newsom.

«Me sorprendería que la participación estuviera al mismo nivel que en 2020 o más. Sería una excelente noticia para Biden», dice Hoja El politólogo Todd Shaw, profesor de la Universidad de Carolina del Sur y ex presidente de la Conferencia Nacional de Científicos Políticos Negros.

La razón por la que el compromiso no debería ser tan alto es que, a diferencia de 2020, las primarias demócratas de este año no son competitivas: los candidatos restantes, Dean Phillips y Marianne Williamson, tienen casi cero posibilidades y apenas han hecho campaña en el estado.

Por lo tanto, según Shaw, el verdadero parámetro es cuánto menor será la participación electoral este sábado. Un grado mucho menor que en las elecciones anteriores reforzaría un temor que pesa sobre los demócratas: la pérdida de apoyo entre los votantes negros, un segmento que fue fundamental para derrotar a Donald Trump hace cuatro años.

“Cualquier alejamiento de la base de Biden podría afectarle porque las elecciones serán muy reñidas”, resume el investigador.

Aunque hay pocas esperanzas de que el presidente gane en noviembre en Carolina del Sur (la última vez que el estado eligió a un presidente demócrata fue en 1976), el compromiso de la población negra es un barómetro de su desempeño en estados que realmente están en disputa, como como Georgia (donde el 33% de la población es negra), Carolina del Norte (22%) y Michigan (14%).

Si el resultado de este sábado es malo, «es mejor para ellos recibir esta noticia ahora que el supermartes», añade Shaw, en referencia al día en que 15 estados y un territorio celebran sus primarias, el 5 de marzo.

La alarma en la campaña demócrata se disparó por las encuestas de opinión que mostraban un aumento del rechazo a Biden entre la población negra. En julio de 2022, por ejemplo, el 57% de los entrevistados con este perfil daba una buena evaluación del presidente y el 42% una mala. En enero de este año, la opinión positiva había caído al 48%, ligeramente por debajo de la negativa, y luego al 49%, según datos del instituto de investigación estadounidense Pew Research Center.

La preocupación no es la migración de este electorado hacia Trump, sino la posibilidad de su abstención en las elecciones generales. Una investigación realizada por el Siena College en colaboración con el New York Times en los seis estados cruciales para el resultado de las elecciones mostró que, mientras que el 58% de los votantes blancos dicen que es casi seguro que votarán en las elecciones presidenciales, este porcentaje desciende. al 44% entre los votantes negros.

El desánimo se debe en gran medida a la frustración de las expectativas sobre una Presidencia demócrata que dominó las elecciones de 2020, las primeras tras las protestas masivas contra la violencia policial que estallaron tras el asesinato de George Floyd.

Shaw enumera una serie de cambios esperados por este electorado que no se materializaron, como reformas a la policía, la justicia penal y el derecho al voto. A esto se suma el repunte de la inflación, especialmente en alimentos y bienes raíces. Biden tampoco entregó la condonación de la deuda estudiantil, medida que acabó siendo bloqueada por la Corte Suprema.

A finales del año pasado entró en juego un nuevo factor: el apoyo de los demócratas a Israel en el conflicto del Estado judío con Hamás en la Franja de Gaza. Al contrario de lo que ocurre entre la población blanca, la mayoría de los negros dicen simpatizar más con los palestinos que con los israelíes (34% frente a 28%, según una encuesta del Siena College de diciembre).

La campaña del presidente también está preocupada por la posibilidad de que los demócratas dejen de votar en las primarias del partido este sábado para apoyar, a finales de mes, a Nikki Haley, exgobernadora de Carolina del Sur, en la carrera republicana contra Trump.

En el estado, las primarias son abiertas, lo que significa que los miembros del Partido Demócrata pueden participar en la votación republicana y viceversa. Al mismo tiempo, sólo es posible votar por el evento de uno de los subtítulos. Por tanto, quien participe este sábado no podrá asistir a las elecciones republicanas, previstas para el día 24.

En el campo conservador, una campaña sobre los cigarrillos mentolados también intenta reducir el apoyo de los votantes negros a Biden. La prohibición del producto, consumido principalmente por esta parte de la población, fue recomendada por la FDA, agencia federal estadounidense que funciona como la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil.

La Liberty Policy Foundation, un grupo de defensa conservadora, eligió Carolina del Sur para probar el impacto del mensaje. También se publican anuncios en otros estados, como Carolina del Norte, Virginia, Nevada y Michigan.

«No creo que sea particularmente eficaz», dice Shaw. «Si hubiera propuestas alternativas para reformas de la justicia penal, acceso a la salud y oportunidades de trabajo y empleo, entonces eso llamaría la atención».


Ver el calendario de las primarias demócratas

New Hampshire celebró una primaria no oficial, fuera del partido, en enero. Los delegados no fueron contados.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *