Biden: lecciones de economía política para el siglo XXI





Para conmemorar los 100 días como presidente, Joe Biden presentó la propuesta de devolver la tasa impositiva marginal al 1% más rico de la población al 39,6%, restableciendo la cantidad practicada durante la presidencia de George W. Bush y contradiciendo a Trump que recortó esta tasa a 37%.





Biden justifica esta medida afirmando que contribuirá a financiar una serie de otras que forman parte de su plan de recuperación y que se basan principalmente en apoyar a la clase media estadounidense, dándole un mensaje claro sobre cuáles deben ser las prioridades de la política económica y política. Ser. Social. Además, anunció que tiene la intención de aumentar el impuesto a las ganancias corporativas (equivalente a nuestro IRC) del 21% al 28%, para aumentar los impuestos a las ganancias de capital y sucesiones.

Estas políticas representan una ruptura inconfundible con el discurso político anterior centrado en la idea de que los favorables a los estadounidenses serían menos gravados en primer lugar.

Como la mayoría de los estadounidenses, Biden es mayoritariamente pragmático. No tiene miedo de asumir que tiene un problema entre manos y que debe ser atacado con todos los medios disponibles, incluso si estos son contrarios a lo que un estadounidense promedio tendería a defender, como la intervención estatal. Quizás esta iconoclastia sea la base de la actual ola inesperada de apoyo a su política keynesiana que se ha podido comprobar incluso en los comentaristas más liberales.

Biden da al mundo en general y a Europa en particular una lecci√≥n de econom√≠a pol√≠tica, sentando las bases de Estado de bienestar, tan deliberadamente ahogado por a√Īos de insistente repetici√≥n de los ideales del liberalismo. O Plan de familia americana restaura, con todas las letras, la primac√≠a del estado de bienestar, identificando un conjunto de Buenos m√©ritos que un gobierno moderno tiene la obligaci√≥n de garantizar.

Su apuesta por el cuidado infantil gratuito y las tasas de matr√≠cula, los subsidios por baja por enfermedad y el apoyo familiar, las exenciones fiscales para los padres, adem√°s de la reconstrucci√≥n del transporte p√ļblico en ruinas y la creaci√≥n de viviendas p√ļblicas, muestran un reconocimiento a la importancia de las familias como motor econ√≥mico. recuperaci√≥n, como fuerza laboral y como motor de la demanda.

Se revela una vez más en las antípodas de Trump que menospreció a cada ciudadano estadounidense al tratarlo como víctima de un sistema en el que él mismo se movía a su antojo y aprovechó para triunfar, incitando al odio a la diferencia para disfrazar su ineficacia. los problemas para los que fue elegido.





En el camino de Roosevelt, la nueva visi√≥n de la pol√≠tica estadounidense combina la inversi√≥n p√ļblica tradicional en capital f√≠sico con la inversi√≥n en capital humano donde m√°s se necesita. Se trata, por tanto, de un plan de relanzamiento de la clase media, donde finalmente existe el valor de asumir que la desigualdad debe reemplazar a la inflaci√≥n como una prioridad de la pol√≠tica macroecon√≥mica. El plan es tan inusual que es muy probable que Biden est√© haciendo las reformas que al m√°s radical Bernie Sanders le hubiera gustado poder hacer, o, m√°s probablemente a√ļn, que Bernie Sanders no hubiera tenido suficiente marco pol√≠tico para hacer.

En su intento por reparar la imagen de Estados Unidos como líder mundial, actuando como país modelo, Biden va más allá, atreviéndose a proponer un plan de desarrollo internacional que incluye el levantamiento de patentes de vacunas para asegurar la inmunidad a escala internacional (un propuesta vista con curiosidad y sospecha, de este lado del Atlántico).

Este lado de su proyecto es quizás demasiado ambicioso, porque con contornos políticos que él no controla tan bien, pero es el plan de quienes reconocen que solo lideran cuando el bienestar de los socios económicos está garantizado. Revela una percepción de que la dinámica estadounidense también dependerá en gran medida de la demanda global que solo alcanzará su plenitud cuando el planeta en su conjunto vuelva a la normalidad.

O momento En el que lo hace, con India experimentando una crisis de salud muy grave como resultado del Covid-19, también revela sensibilidad a la importancia de Asia en la dinámica de crecimiento mundial de las próximas décadas, contrastando una vez más con su predecesor en conflicto y dando , significativamente, un ejemplo para el mundo.

Ahora bien, lo que es loable en Biden es exactamente lo que tiene un pecado predeterminado en el viejo continente. Europa sigue siendo t√≠mida a la hora de profundizar en el viejo y audaz plan que hace 71 a√Īos se fundament√≥ con la firma del Tratado Schuman y sent√≥ las bases de su proyecto de integraci√≥n.

En su falta de perspectiva y orgullo, Europa parece olvidar que es en la promoción del bienestar de sus ciudadanos donde reside la fuerza de su proyecto supranacional. Dada la excepcionalidad histórica del momento que atraviesa, quizás sería posible, por una vez, mostrar su superioridad teniendo la humildad de captar las lecciones que le llegan del otro lado del Atlántico.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *