Barcelona ve la creación de patrullas ciudadanas para contener la violencia.





Las patrullas de ciudadanos se han convertido en el arma encontrada por los residentes de Barcelona, ‚Äč‚Äčel principal impulsor del turismo en Espa√Īa, para combatir el aumento de la delincuencia, en particular el robo violento, mientras que las autoridades p√ļblicas se√Īalan una reacci√≥n m√°s clara al problema.





La alarma en la capital catalana, que recibe 16 millones de visitantes anuales y es famosa por los carteristas, proviene de la comparaci√≥n de los datos del primer semestre de este a√Īo con el anterior: 31% m√°s de robos con intimidaci√≥n o violencia, aproximadamente 40 por dia; 20% m√°s de robo general (excepto robo de veh√≠culos), y un aumento del 9,3% en todo tipo de delitos y delitos.

Solo en el primer semestre de este a√Īo, se registraron 113,542 casos.

En el Bar√≥metro posterior a las elecciones, una encuesta realizada despu√©s de las elecciones municipales de junio, el 27% de los 799 encuestados consideraba que la ciudad no era segura. En 2017, el 25,6% dijo haber sido v√≠ctima de alg√ļn delito.
Para Eliana Guerrero, conocida como el "robo del carterista", los delincuentes del metro han sido constantes durante a√Īos, la diferencia es que ahora son m√°s agresivos y, a veces, armados con cuchillos.

"He estado patrullando el metro por 12 a√Īos y hasta hace poco hab√≠a intentado agredirme todos los a√Īos". Ahora sufrimos al menos uno al mes. La historia de la no violencia de los exploradores est√° cambiando ‚ÄĚ, dice.

Guerrero es la cara más visible de la Patrulla Ciudadana, un grupo de 40 voluntarios que silban alrededor del metro, alertando a la presencia no deseada de ladrones y gritándolos "¡fuera de aquí, ratas!".

Ella dirige dos grupos de redes sociales donde expone al acusado en fotos y videos, y es cofundadora de Salvalona, ‚Äč‚Äčuna plataforma de nueva creaci√≥n con taxistas y una compa√Ī√≠a de seguridad para exigir la acci√≥n del gobierno.





Desde 2014 también existe el grupo Residentes de Barcelona contra el robo, Roar, que cuenta con 28 activistas.

Mery Pe√Īa, cofundadora del grupo, aboga por un cambio de ley con castigo para los reincidentes, as√≠ como una soluci√≥n para el llamado "mena": inmigrantes menores no acompa√Īados, generalmente del norte de √Āfrica. De los casi 8,500 arrestos realizados el semestre pasado, 551 fueron de este grupo.

“El conflicto social es muy complejo. Son jóvenes desesperanzados, abandonados por el estado. Y si no tienen esperanza, no tienen nada que perder ".

Para ella, la falta de reacción de los usuarios, incluso cuando ven a los exploradores en acción, es crucial para que los ladrones se sientan más cómodos.

Abundan las advertencias. Entrar en el metro de Barcelona te brinda orientación sobre cómo cuidar los efectos personales. A veces, el mismo conductor advierte: “Tenemos exploradores que viajan con nosotros. Cuida tus objetos. Tampoco es infrecuente la presencia de agentes de seguridad y policías encubiertos.

Seg√ļn Mossos d'Esquadra, la polic√≠a local, el 33% de los robos en la ciudad ocurren en transporte p√ļblico (metro, autob√ļs, tren y tranv√≠a). Hubo alrededor de 21,600 ocurrencias en la primera mitad, aproximadamente 120 por d√≠a. Las estaciones m√°s seleccionadas son Espanya, Barceloneta y Sants.

Un polic√≠a encubierto que patrulla el metro dice que incluso se aproxima, y ‚Äč‚Äčexpulsa, a los mismos individuos hasta ocho veces en el mismo viaje.

√Čl dice que muchos extranjeros act√ļan en la l√≠nea 5, que conduce a la Sagrada Familia, la atracci√≥n m√°s visitada de la ciudad. La semana pasada, tres de ellos atacaron a un guardia de seguridad que tuvo que ser atendido por el servicio m√©dico de emergencia.

Otro grupo conocido como policía y patrulleros, formado por mujeres, corre a lo largo de la Línea 3, que cruza las Ramblas y el Passeio de Gràcia (las calles más conocidas del centro).

Por cierto, ya son mayor√≠a entre los exploradores de metro, dice la polic√≠a. Hay desde j√≥venes hasta mujeres de 40 a 50 a√Īos.

Para Guerrero, la inercia de Barcelona solo se vio afectada cuando la violencia comenz√≥ a afectar a m√°s establecimientos comerciales. Las estad√≠sticas de la polic√≠a apuntan a un aumento del 66% en el robo forzado de comercios en la primera mitad en comparaci√≥n con el a√Īo pasado.

El aumento en el n√ļmero de polic√≠as de paisano es una de las demandas de la poblaci√≥n.

La semana pasada, la Junta de Seguridad, con empresarios, residentes y el gobierno, anunció un paquete de medidas para combatir a los reincidentes y brindar más apoyo a las víctimas.

La alcaldesa de Barcelona, ‚Äč‚ÄčAda Colau, advirti√≥ sobre el aumento de robos y robos a pesar de una mayor presencia policial y arrestos. "Tenemos un problema judicial con los robos, ya que la reincidencia ya no es una agravaci√≥n", explic√≥.

Adem√°s del cambio en el C√≥digo Penal, algo que depender√° del nuevo gobierno espa√Īol a√ļn no constituido, el alcalde anunci√≥ la incorporaci√≥n de 600 guardias urbanos (distintos de los mossos) y mil nuevas vacantes de agentes en los pr√≥ximos cuatro a√Īos. Este mes, 31 agentes fueron agregados a la seguridad del metro.

El secretario de Interior de Catalu√Īa, Miquel Buch, ha anunciado la adici√≥n de 187 mostos. Con esto, el n√ļmero de barcelones contar√° con 2.700 agentes.

Ya el jefe de seguridad, Albert Batlle, polemizó diciendo que la ciudad pelearía contra las patrullas.

‚ÄúLa responsabilidad por la seguridad, el orden p√ļblico y el orden de convivencia en una democracia pertenece al poder p√ļblico. No puede haber autoorganizaci√≥n, es muy peligroso ‚ÄĚ, dijo.

Pero la declaración no impresionó a los grupos de patrulla. “Cuando hay un cambio real, paramos las patrullas. No antes ", dice Guerrero.

"Debería detenerse y pensar por qué pagamos un boleto de metro, compramos un spray de pimienta y pasamos horas de nuestro tiempo libre patrullando. Antes de que pueda perseguirnos, debería perseguir a los delincuentes ".

En 2015, una reforma del Código Penal dejó de considerar el robo como una "culpa" para considerarlo un "delito grave" si la cantidad que se resta es inferior a 400 euros (R $ 1.700). En este caso, se paga una multa de 180 euros (R $ 757) por uno a tres meses.

Para los infractores reincidentes con al menos tres condenas en los seis meses anteriores, el c√≥digo preve√≠a una pena de hasta tres a√Īos de prisi√≥n.

Sin embargo, en 2017, el Tribunal Supremo sostuvo que el criterio de reincidencia no se puede tener en cuenta si el delito es leve. Como resultado, los peque√Īos exploradores se han beneficiado y pueden recurrir infinitamente bajo pena de multas que nunca pagan.

A pesar del clima general de inseguridad, el 58% de los incidentes policiales en Barcelona son robos, y la mayor√≠a ocurre en los tres distritos de mayor inter√©s tur√≠stico: Ciutat Vella, Eixample y Sants-Montju√Įc.

Alrededor del 35% de los robos tienen lugar en las calles; 33% en transporte p√ļblico y 28% en establecimientos comerciales (tiendas y restaurantes). Menos del 5% termin√≥ en prisi√≥n el semestre pasado.

Las c√°rceles suelen estar en el acto. Un ejemplo fue la acci√≥n policial en el festival de m√ļsica de S√≥nar el fin de semana pasado, cuando se recuperaron 83 tel√©fonos celulares con un valor de m√°s de 400 euros y 20 ladrones atrapados en el acto.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *