Bandas armadas en Haití lideran a misioneros de Brasil para poner fin a la acción en el país





El plan inicial, al llegar a Haití en 2014, era quedarse tres años. Pero la misión se prolongó, de modo que, cuando tuvo que salir apresuradamente del país en febrero pasado, la hermana Ideneide Rego, de 56 años, ya llevaba nueve años trabajando con niños y ancianos haitianos.





«Al principio, parecía que Haití había logrado valerse por sí mismo», dice sobre sus primeros meses viviendo en la isla caribeña. En ese momento, cuatro años después de que un terremoto dejara más de 220.000 muertos, los soldados brasileños aún dirigían una misión de mantenimiento de la paz de la ONU en el país: la MINUSTAH.

Desde entonces, todo ha empeorado, especialmente desde 2021, cuando el asesinato del presidente Jovenel Moïse provocó un vacío en el poder. Prevaleció la violencia de pandillas armadas, un desafío crónico. Y literalmente tocó las puertas del misionero brasileño.

Un sábado de enero, el barrio donde vivían Rego y otro misionero, en la capital, Puerto Príncipe, fue tomado por una de las bandas locales e invadió su casa. Los primeros hombres llegaron durante la tarde y horas después, por la noche, llegó un nuevo grupo.

“Tienen armas muy poderosas. Saquearon todo, se llevaron nuestro dinero, nuestras pertenencias y computadoras, pero escondimos los teléfonos dentro de los productos de limpieza”, dice Rego. “Se quedaron con nosotros como una hora y media, apuntándonos con el revólver. De vez en cuando llamaba su líder para saber cuánto habían recaudado”.

Los vecinos acudieron a los misioneros después de la invasión, ayudándolos a empacar sus pertenencias en bolsas y transportarlas a un lugar seguro. Pero el violento episodio hizo inviable el trabajo misionero intercongregacional, liderado por la Conferencia de Religiosos y la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil.





Luego, los misioneros partieron hacia República Dominicana, un país que comparte la isla Hispaniola con Haití y sirve como puerta de entrada para la mayoría de las personas que quieren salir del territorio; a Brasil, por ejemplo, ya no hay vuelos directos.

Rego ya planeó salir de Haití a mediados de este año. El objetivo, sin embargo, era ceder su puesto a otros misioneros, lo que ya no debería suceder. En cualquier caso, la forma en que resultó todo, «una interrupción tan repentina», en sus palabras, agravó aún más el distanciamiento.

“Es muy triste y doloroso saber cuánto esfuerzo le pusimos, cuántas vidas salvó el proyecto y, de repente, todo se acabó. Mientras Haití esté en esta situación, no tiene condición. Si no hay una intervención internacional , Haití nunca podrá volver a ponerse de pie».

En Port-au-Prince, los misioneros dirigieron una variedad de proyectos. En uno de ellos, enseñaron a bordar a las mujeres, especialmente a las jóvenes, para que tuvieran algún medio de ganar dinero y así no sucumbir a la prostitución. Una vez al mes, hacían actividades con los ancianos.

Pero los niños y las mujeres embarazadas fueron los grupos sociales más beneficiados. Las hermanas buscaron asegurar la nutrición de 64 niños. “Allá el tema del hambre es muy inhumano. Es un grito que resuena hasta el cielo. Hay muchos niños con desnutrición severa. Usamos harina enriquecida y, en algunos casos, también ayudamos a las familias”.

También hubo un proyecto de tutoría para unos 70 niños en el que la alimentación también fue un elemento clave. “Muchos decían que comían hasta el viernes, porque el sábado y el domingo no tenían comida en casa. Algunos, de cinco o seis años, no se comían toda la comida: se llevaban el bol para compartirlo con los que se quedó en casa».

De vuelta en Brasil, Rego se quedó unos meses en Belo Horizonte antes de partir para la casa de sus padres en Teresina, Piauí, donde habló con el Hoja. Todavía está en terapia y su próxima misión ya está definida. Su rumbo será próximamente Petrolina, en el estado de Pernambuco.

Desde Brasil aún recibe noticias que le generan angustia. La semana pasada supe de una adolescente que había conocido cuando tenía nueve años y que ahora, a los 16, desapareció después de que la policía se la llevara. «Cuando lo conocimos, nunca había ido a la escuela. Tenía problemas de dicción y lo ayudamos con las tutorías».

Sin representantes electos e instituciones estatales fallidas, Haití ni siquiera tiene fuerzas de seguridad. En 1995, el país disolvió sus Fuerzas Armadas. Lo que quedó fue una policía nacional con pocos efectivos y poco control fronterizo, dice Ricardo Seitenfus, exrepresentante de la OEA (Organización de Estados Americanos) en el país.

En 2017, Jovenel Moïse inició un plan para reestructurar las Fuerzas Armadas, pero la tarea era meramente «pro forma», dice Seitenfus, uno de los principales expertos del país. Asegura que el Ejército “tiene muy pocos miembros y no tiene entrenamiento ni equipo”.

La semana pasada, el secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, dijo que la situación haitiana se puede comparar a la de un país que está efectivamente en guerra. “La gran cantidad de muertos y el aumento del área controlada por bandas armadas hacen que la inseguridad en la capital alcance niveles comparables a los de países en situaciones de conflicto armado”, declaró.

Datos de la ONU muestran que, entre enero y marzo, el número de homicidios en el país aumentó un 21 % con respecto al trimestre anterior (815 frente a 673), y el número de secuestros aumentó un 63 % (637 frente a 391).

La impresión popular de que las armas están proliferando en el país también se ve respaldada por las cifras. Un estudio del Swiss Small Arms Survey Institute mostró que si el número estimado de armas civiles en el país era de 270.000 en 2019, en 2022 saltó a 600.000.

Mientras el debate sobre la situación haitiana ocupa un lugar marginal en los foros internacionales, crece el temor de qué soluciones puede poner en práctica el gobierno del primer ministro Ariel Henry. Documentos del Pentágono filtrados recientemente mostraron que el grupo mercenario ruso Wagner, que opera en la guerra en Ucrania y en los países del Sahel y ya ha sido acusado de violar los derechos humanos en varias ocasiones, investiga Puerto Príncipe.

Para Seitenfus, Brasil, en un momento de reestructuración de su política exterior, no debe callarse. Con el conocimiento acumulado de los años de misión militar y humanitaria en Haití, Brasilia debe actuar con mayor énfasis en el debate sobre el país. «Tenemos aquí, en nuestra puerta, pidiendo ayuda, un país con el que hemos vivido durante 13 años. Y ahora hacemos la vista gorda».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *