Bajo presión, los líderes discuten si, cuándo y cómo reabrir después del encierro de coronavirus





Este texto es parte de la √ļltima edici√≥n del bolet√≠n internacional de noticias de Hoja, All√° afuera. Cada semana, el bolet√≠n trae un resumen ligero y did√°ctico de los principales eventos del mundo, con an√°lisis, entrevistas, informes exclusivos de corresponsales y textos del equipo de columnistas del peri√≥dico.





Si desea recibir Lá Fora, regístrese aquí, también está disponible para los no suscriptores del periódico.

En este desastre llamado pandemia, algunos han estado en cuarentena durante casi tres meses.

El impacto económico ya está pasando factura, y los jefes de gobierno de todo el mundo están bajo presión (o desesperados) para reabrir tiendas, escuelas y parques y, quién sabe, volver a un cierto grado de normalidad.

El problema, queridos lectores, es la ausencia de una receta de pastel.

La Unión Europea (UE) ha elaborado una hoja de ruta para sus países miembros con pautas generales sobre cómo entrar en esta segunda fase de la pandemia.

La Casa Blanca del presidente Donald Trump ha hecho lo mismo, no sin antes confrontar y criticar a los gobernadores que han extendido, a veces m√°s de una vez, medidas de confinamiento en sus estados.





El republicano juega un doble juego y lucha por superar la crisis del coronavirus. Le explico: si la econom√≠a colapsa, es √ļtil que pueda culpar a los gobernadores por extender las restricciones.

Si la economía se recupera, todavía tiene espacio para decir que tenía razón al defender la reapertura.

Los dos documentos parten b√°sicamente de las mismas premisas. Vamos all√°:

1.La curva debe ser descendente y estable

Ni la UE ni Washington recomiendan una reapertura hasta que haya habido una reducci√≥n significativa y sostenida en el n√ļmero de casos nuevos.

Si la propagación del virus sigue aumentando, es mejor mantener el bloqueo, el confinamiento, la cuarentena, lo que sea que valga la pena.

2. Prueba, seguimiento, monitor

Pr√°cticamente una rama del n√ļmero 1: si el pa√≠s / estado no tiene la capacidad de realizar pruebas masivas y conocer los n√ļmeros en profundidad, es mejor no volver a abrir.

El riesgo solo vale la pena si las autoridades pueden monitorear la situación y, en el peor de los casos, regresar para evitar lo peor.

Este es un punto crítico para los estados estadounidenses. Georgia, por ejemplo, bajo el gobierno del republicano Brian Kemp, lidera la reapertura de los Estados Unidos.

Tiene planes de reabrir, a fines de la próxima semana, desde tiendas hasta cines y restaurantes, aquellos donde se come localmente, y no solo toma la orden de comer en casa.

Los funcionarios de salud, sin embargo, advierten que Georgia no ha llevado a cabo pruebas suficientes para medir la evolución de la pandemia y tener una imagen clara de la situación, algo que se repite en otros estados.

Hasta el viernes, Georgia realiz√≥ 101,062 pruebas, seg√ļn una encuesta realizada por la Universidad Johns Hopkins. Alemania, una referencia en este sentido, realiz√≥ 116 mil pruebas por dia en la primera semana de abril.

El estado tiene 21.883 casos confirmados y 881 muertes.

Austria y Francia, que también están comenzando sus reaperturas, han desarrollado aplicaciones para rastrear y advertir a los contactos de las personas infectadas con el coronavirus.

El uso es voluntario, lo que a√ļn es potencialmente problem√°tico en t√©rminos de privacidad, un problema que ha estado en segundo plano por ahora.

3. Si sale mal, debe haber atención médica para todos

Antes de reabrir, las autoridades de salud tienen que imaginar el peor de los casos: ¬Ņhabr√° suficientes camas de UCI, respiradores, equipos de protecci√≥n, medicamentos, m√©dicos y enfermeras para enfrentar una nueva ola de casos?

La Unión Europea también advierte sobre un efecto secundario de las medidas de confinamiento: aquellos que tienen el virus, tienen síntomas leves y estaban evitando las salas de emergencia pueden cambiar de opinión.

Los hospitales tambi√©n pueden verse abrumados con una ¬ędemanda acumulada¬Ľ: aquellos que tuvieron otros problemas de salud durante ese per√≠odo o que ya estaban recibiendo tratamiento para otras enfermedades probablemente regresar√°n a ver a los m√©dicos, y por lo tanto, deben tenerse en cuenta en esta cuenta.

4. Sector parcial, gradual.

La recomendaci√≥n es ir por partes. En el caso de las clases: primero primero unos d√≠as a la semana, con clases peque√Īas. Las personas mayores deben ser las √ļltimas en recibir la luz verde para salir de la casa. Vuelva a abrir la tienda primero, con restricciones de tiempo y n√ļmero de clientes; bares, restaurantes y eventos posteriores.

Espa√Īa comenz√≥ con f√°bricas, Italia con empresas madereras, algunas tiendas fueron el primer paso para Eslovaquia, Austria y la Rep√ļblica Checa. Dinamarca, Francia y Noruega comenzar√°n con guarder√≠as y escuelas. Algunos de ellos, como Dinamarca y Noruega, ya han comenzado.

5. No te muevas en un equipo ganador

Las medidas preventivas no deben abandonarse: lavarse las manos con frecuencia, usar m√°scaras, desprendimiento social; todo esto puede mantenerse.

En Espa√Īa, por ejemplo, donde la industria est√° funcionando nuevamente, el gobierno est√° distribuyendo m√°scaras en el transporte p√ļblico.

A pesar de todas estas recomendaciones, la Unión Europea advierte: reabrir, realmente, solo después de encontrar una vacuna.

Hasta entonces, el Reino Unido, Austria y Alemania est√°n estudiando la adopci√≥n de un ¬ępasaporte de inmunidad¬Ľ: cualquiera que ya haya sido infectado por Covid-19 y recuperado ganar√≠a un pase gratis para seguir con sus vidas.

El problema, advierte la Organización Mundial de la Salud, es que no todos los pacientes que se han recuperado han desarrollado anticuerpos contra la enfermedad, no todas las pruebas de anticuerpos son confiables y queda por ver si la presencia de anticuerpos garantiza la inmunidad.

Para complicar las cosas: Corea del Sur ha identificado casos de ¬ęrecurrencia¬Ľ de Covid-19. Personas que ya se hab√≠an curado, pero que volvieron a las pruebas positivas. No se sabe si han sido reinfectados, si realmente est√°n curados pero el virus permanece activo en sus organismos o si hubo errores en las pruebas anteriores.

En otras palabras: realmente todavía no tenemos una receta de pastel.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *