Bajo amenazas, opositor abandona Bielorrusia en la cuarta semana de protestas contra la dictadura





Otro de los principales nombres de la oposición a la dictadura de Aleksandr Lukachenko en Bielorrusia se vio obligado a abandonar el país el sábado (5).





Olga Kovalkova, una de las asesoras de la candidata de oposición independiente Svetlana Tikhanovskaia, fue a Varsovia, Polonia, bajo amenazas del régimen bielorruso.

¬ęRepresentantes de la milicia y del Ministerio del Interior [respons√°vel pela seguran√ßa interna da Belarus] vino a m√≠ y me dijo que si no acced√≠a a irme [do pa√≠s] enfrentan largas penas de prisi√≥n ¬ę, dijo Kovalkova en una conferencia de prensa en Varsovia.¬Ľ Se dijo que habr√≠a m√°s [pris√Ķes] hasta el infinito.¬Ľ

Kovalkova es una de las integrantes del Consejo de Coordinación, grupo que intenta negociar con la dictadura para nuevas elecciones en el país, luego de que la elección realizada el 9 de agosto fuera considerada fraudulenta por opositores, observadores internos y gobiernos de otros países.

La semana pasada, ella y otros miembros de la junta fueron interrogados por un comité formado a pedido del régimen de Lukachenko para investigar las actividades del grupo.

Los opositores son acusados ‚Äč‚Äčde ¬ętomar acciones dise√Īadas para causar da√Īo a la seguridad nacional de Bielorrusia, cometidas a trav√©s de los medios de comunicaci√≥n o la red mundial¬Ľ.

Kovalkova fue condenada a diez días de prisión, pena que terminó este sábado (5).





¬ęLlegaron al centro de detenci√≥n donde estaba aislado, me dieron un sombrero, una m√°scara y me sacaron de la c√°rcel. Yo estaba tumbado en el asiento trasero, para no ver nada¬Ľ.

Seg√ļn su relato, Kovalkova fue llevado a la frontera entre la ciudad bielorrusa de Bruzgi y la ciudad polaca de Kuznica, y desde all√≠ viaj√≥ a Varsovia.

¬ęTodas estas actividades no me detendr√°n, seguir√© actuando pol√≠ticamente y tengo la intenci√≥n de regresar a Bielorrusia para continuar con mis actividades¬Ľ, dijo.

Este s√°bado, las autoridades polacas confirmaron que Tikhanovskaia, considerada por los opositores como la ganadora leg√≠tima de las √ļltimas elecciones, deber√≠a visitar Varsovia el pr√≥ximo mi√©rcoles (9) para reunirse con el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki.

Dos días después de las elecciones, Tikhanovskaia también abandonó el país y se exilió en Lituania. Había asumido la presidencia de Bielorrusia después de que su marido, el bloguero Siarhei Tikhanovski, fuera arrestado por el régimen de Lukachenko.

En una entrevista con hoja, dijo que recibió amenazas en llamadas anónimas y tuvo que enviar a sus hijos al extranjero.

Tres periodistas más fueron arrestados el sábado (5) mientras cubrían la marcha de mujeres en Minsk: una reportera de Portal Verde y dos de la independiente Belsat TV.

El viernes (4), seis reporteros que tambi√©n hab√≠an sido detenidos mientras trabajaban el martes pasado, (1¬ļ) fueron declarados culpables de ¬ęparticipar en protestas no autorizadas¬Ľ y condenados a tres d√≠as de detenci√≥n. Como ya llevaban tres d√≠as en prisi√≥n, fueron puestos en libertad a √ļltima hora de la tarde.

Otros dos presentadores de televisión que fueron condenados a diez días de detención aparecieron hoy en videos difundidos por el canal STV. Los dos grabaron mensajes muy similares.

‚ÄúCon mi ejemplo, quiero alertar a todos los que asisten a m√≠tines, acciones y marchas ilegales sobre las consecuencias. Habr√° consecuencias, y es posible que las consecuencias no sean tan leves como cree. No cometa acciones ilegales ‚ÄĚ, dijo Denis Dudinski.

¬ęCon mi ejemplo personal, quiero alertar a todos los que asisten a manifestaciones ilegales sobre la responsabilidad legal que tendr√°n que asumir¬Ľ, dijo Dmitri Kokhno. Los periodistas bielorrusos dijeron que aparentemente se vieron obligados a hacer las declaraciones.

Kokhno fue arrestado por hombres armados vestidos de negro cuando estaba cerca de su autom√≥vil con su madre. Tiene un hijo peque√Īo y una esposa en el √ļltimo mes de embarazo. El abogado de Dudinski no fue informado del comienzo del juicio de su cliente.

Casi un mes despu√©s de los controvertidos resultados de las elecciones que dieron a Lukachenko otro mandato, las protestas contin√ļan atrayendo a miles de ciudades bielorrusas.

Este s√°bado por la ma√Īana, grupos de estudiantes marcharon en Minsk cubiertos con banderas rojas y blancas, s√≠mbolo de la oposici√≥n al r√©gimen.

Varios de ellos fueron arrastrados y depositados en furgonetas por agentes de seguridad bielorrusos enmascarados. Seg√ļn Tass, la agencia de noticias rusa, al menos 30 personas han sido arrestadas por participar en ¬ęprotestas no autorizadas¬Ľ.

Horas despu√©s, miles de mujeres volvieron a salir a las calles de la capital bielorrusa, gritando ¬ęqu√≠tale las manos a los ni√Īos¬Ľ, en alusi√≥n a la represi√≥n policial contra los estudiantes, como un nuevo lema para los actos contra la dictadura.

Una mujer se paró frente a los agentes en la fila mostrando fotografías de otros manifestantes con moretones y marcas de agresión en el cuerpo. Hay varios informes de activistas víctimas de tortura y golpizas durante las protestas y en los centros de detención.

Cientos de católicos que asistieron a una reunión en solidaridad con el arzobispo de Minsk, Tadeusz Kondrusiewicz, a quien se le impidió regresar a Bielorrusia, se unieron a los eventos en la Plaza de la Independencia en Minsk.

Después de que terminó el servicio, sacerdotes y manifestantes marcharon alrededor del edificio conocido como la Iglesia Roja y rezaron usando luces de teléfonos celulares como linternas.

Lukachenko, que niega cualquier irregularidad en el proceso electoral, así como las denuncias de represión violenta contra los opositores, ha vuelto a condenar las manifestaciones. Esta vez, sin embargo, utilizó la pandemia de coronavirus como justificación.

¬ę¬ŅD√≥nde est√° la distancia social y todo? Estamos haciendo todo lo posible para retrasar el momento en que decimos adi√≥s a esta enfermedad. Esto es inaceptable¬Ľ, dijo el dictador, el s√°bado.

Sin embargo, al comienzo de la pandemia, Lukachenko fue uno de los l√≠deres mundiales que rest√≥ importancia a la gravedad de Covid-19. Para √©l, la pandemia era una ¬ępsicosis¬Ľ y el coronavirus pod√≠a tratarse ¬ęcon vodka¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *