Así se ve la debilidad de la PC





Luego de dieciocho años en el cargo, Jerónimo de Sousa decidió dejar el cargo de secretario general del PCP, allanando el camino para un relevo generacional en la dirección del partido. Pero la renovación se detiene aquí, sobre todo porque es demasiado tarde para ir más allá.





Paulo Raimundo, no es una elección obvia -como es habitual, porque el PCP insiste en que nunca se asume que el líder fue elegido por su notoriedad pública y porque la elección del secretario general, realizada en secreto del cónclave, también tiene como objetivo poner a prueba la fidelidad de la militancia- será un continuador de la doctrina. Con un camino casi desconocido fuera de las paredes de vidrio esmerilado de Soeiro Pereira Gomes y Hotel Vitória, Raimundo desempeñará el papel de guardián del templo del marxismo-leninismo al que el partido se mantiene fiel.

Pero el legado que recibe Paulo Raimundo no es auspicioso. Jerónimo de Sousa inició su mandato ganando 14 curules para el partido en la Asamblea de la República en 2005, más que las logradas en anteriores elecciones legislativas, posiblemente como resultado de la reciente elección y por la presentación de credenciales obreras que los secretarios- general no ostenta desde Bento Gonçalves, pero le lega a su sucesor un partido debilitado, con sólo seis diputados y una representación municipal cada vez menor en relación al momento en que asumió las riendas del partido.

Sin embargo, tal debilitamiento del PCP no se debe a los errores de Jerónimo de Sousa, sino a la bancarrota de la ideología, que yace bajo los escombros del Muro de Berlín y el colapso de la URSS. Raimundo se encargará de brindar cuidados paliativos a un enfermo mortal en lento e irreversible declive.

El destino del partido quedó así marcado a principios de la década de 1990. Al PCP le quedaban dos caminos: o seguir el camino fallido del marxismo-leninismo o elegir la ruta de la agenda posmaterialista, traicionándose a sí mismo. Optó por lo primero, por fidelidad a sí mismo, depurando a los renovadores y eligiendo a Carlos Carvalhas, una personalidad políticamente débil que aseguró a los ortodoxos que nada cambiaría, dejando de lado la opción de sus homólogos europeos, que resultó en su fracaso general. Si bien tenía a su disposición el espacio político de la izquierda “de color”, en ese momento representada por un pequeño PSR, nada garantiza, por tanto, que esta alternativa fuera viable.

En resumen, el PCP se enfrentó a la angustiosa elección entre una muerte más lenta o más rápida. Eligió la larga agonía de un cadáver pospuesto que ya no procrea, que Paulo Raimundo deberá conducir hasta la derrota final, que, presumiblemente, no estará lejana. Una tarea ingrata, por supuesto, pero la única que podrá llevar a cabo.





Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *