ASAE cerró diez en más de mil alojamientos locales en dos años









La Autoridad de Seguridad Alimentaria y Económica (ASAE), en dos años, suspendió diez unidades de alojamiento local. Según datos a los que el público tuvo acceso, en el año 2016 se cerraron sólo dos de los 571 alojamientos locales (AL) fiscalizados, siendo que en el año siguiente 2017, en un control de 1.104 de estos locales, sólo cuatro fueron obligados a cerrar. Sin embargo, ya en el primer semestre de 2018, el número de cierres llega a los 4 (en un total de 247 espacios analizados). En resumen, el 0,5% de los espacios analizados fueron cerrados.

Según las fuentes oficiales citadas por el diario, las decisiones se basaron en el incumplimiento de los requisitos fijados en la ley actualmente en vigor para poder operar en el mercado, como por ejemplo el simple hecho de tener una ventana directa hacia el exterior, presentar "adecuadas condiciones de conservación y funcionamiento de las instalaciones y equipos "o hasta la" falta de inspección periódica a la instalación de gas ".

La suspensión de la actividad de las unidades de alojamiento local va a ganar ahora una nueva proyección, con las alteraciones a la ley – y son varias las que entran en vigor ya en octubre. Entre los cambios, por ejemplo, la asamblea de condóminos pasará a tener poder similares a los que la ASAE tiene ahora, en el sentido de que, si hay "decisión de más de la mitad de permilación del edificio [ligado ao valor atribuído a cada fração, com base em fatores de área]"Y existir una" deliberación fundamentada, derivada de la práctica reiterada y comprobada de actos que perturben anormal utilización del edificio, así como causen molestia y afecten el descanso de los condóminos ", la misma asamblea va a poder" oponerse al ejercicio de la actividad local referida de la fracción ".

Esta nueva enmienda surge de las filas del PS, y las modificaciones de la ley en vigor fueron aprobadas por los socialistas y los PPC, BE, PEV y PAN (PSD y CDS votaron en contra). Para desencadenar uno de estos procesos de suspensión de AL, los condóminos sólo tienen que presentar pruebas como contra-ordenaciones ligadas a actos que perturben el normal funcionamiento de todo el edificio y sus vecinos. Estas pruebas se presentan al presidente de la cámara en cuestión, que las examina. De acuerdo con el informe que acompañó el texto de sustitución de la propuesta de ley -la inicial preveía que el condominio pudiera vetar la creación de un AL-, el Partido Socialista explica que, a partir del momento en que la cámara toma conocimiento de los casos presentados por los condóminos, la autarquía tomará una decisión, después "de escuchar a todas las partes y analizadas las pruebas de las prácticas reiteradas que introducen perturbaciones en el condominio".

El cambio que pronto entrará en vigor da más poder a los condominios y parece ser otro "anticuerpo" para evitar una serie de problemas relacionados con los desalojos o la descaracterización / gentrificación de determinadas zonas, comunidades o edificios. Uno de los críticos es la Asociación Portuguesa de Empresas Administración de Condominios (APECAG). Fernando Cruz, el presidente de este organismo, afirma que prefería un sistema de "autorización previa por parte de la mayoría de la asamblea general del condominio", línea de pensamiento prevista en la formulación original de la idea propuesta por el PS. La nueva construcción de esta ley, afirma, "fue colocada un poco por la negativa", dado que los vecinos pasan a tener que "llamar a las autoridades" y sólo pueden presentar una queja por vía de "contra-ordenaciones sucesivas sobre ruidos o comportamientos", lo que es "casi un incentivo al conflicto".

Otras críticas del nuevo modelo son presentados por Eduardo Miranda, presidente de la Asociación de alojamientos en Portugal (ALEP). "Cualquiera de las partes que obtienen una decisión contraria de la cámara podrá recurrir a los tribunales para anularla", explica el dirigente. El ALEP y la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Portugal similares dicen que no están de acuerdo con otros cambios en virtud de la ley que entra en vigor en octubre, es decir, que permite a las autoridades para identificar las áreas más presionado por AL y prevé una especie de "zona de contención" en la que sólo pueden instalarse nuevas unidades previamente autorizadas por el municipio.





Como es de esperar, los inversores ya están respondiendo a estas nuevas medidas, ya que, como dice el presidente de la ALEP, una "carrera a los registros", para que sea posible regularizar nuevos AL antes de que la ley entre en vigor.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *