Armando Vara fue arrestado 11 años después del inicio del caso Cara Oculta. ¿Es normal o es demasiado tiempo?





Once años después del inicio de las investigaciones del caso Face Oculta, las penas de prisión decretadas por el Tribunal de Aveiro comenzaron a ser ejecutadas. ¿Será este otro ejemplo de una justicia lenta?





Es una crítica recurrente de la Justicia portuguesa: es lento, muy lento. Una censura social que existe esencialmente en los procesos mediáticos de la criminalidad económico-financiera en que los acusados ​​con mayor poder económico consiguen contratar a los mejores abogados del país – conocedores como pocos de los meandros de la ley penal. Ex Viceministro del primer ministro, António Guterres, y el ex ministro de Juventud y Deportes, así como el ex administrador de la Caja General de Depósitos y Banco Comercial Portugués, Armando Vara tenía a su disposición una defensa a cargo del abogado James Rodrigues Bastos, que hizo todo lo que estaba a su alcance para ilustrar a su cliente durante las diferentes fases procesales.

La cuestión que se plantea es simple: 11 años, el tiempo que tardó en investigar, acusar, pronunciar, juzgar, condenar y decretar el tránsito en juzgado de una pena de cinco años por tres crímenes de tráfico de influencia para Vara es un tiempo ordinario en casos como la Cara Oculta? ¿O es un tiempo excesivo?

La respuesta es simple: sí, es un tiempo común en procesos con la complejidad del caso que debe su nombre a José Sócrates – que nunca llegó a ser formalmente investigado por el Ministerio Público en el Cara Oculta por decisión del ex fiscal general Pinto Monteiro . De hecho, incluso se puede decir que es un estándar de referencia temporal de la corte portuguesa a los procesos de comunicación como este. Esta es la conclusión que se retira de una comparación del caso que llevó a Armando Vara (y va a llevar a José Penedos, su hijo Paulo, Domingos Paiva Nunes, entre otros) a la cadena con otros procesos igualmente complejos. Comencemos por analizar el proceso Face Oculta.

Inicio de la investigación: octubre de 2008

Inicio del juicio: noviembre de 2011





Sentencia de primera instancia: septiembre de 2014

Tráfico en juzgado: enero de 2019

Diferencia entre sentencia y tránsito en juzgado: 4 años y 4 meses

La investigación del caso que tiene el sucacero Manuel Godinho como principal acusado y líder de una "red tentacular" que anclaba contratos de empresas públicas para el Grupo O2 de Godinho duró sólo 2 años. Puede parecer mucho tiempo, pero hay que comprender que la investigación se basó en un conjunto muy amplio de documentación de las varias empresas de Godinho, además del análisis de documentación de empresas como la Refer – Red Ferroviaria Nacional, la REN – Red Eléctrica Nacional, la EDP , Estradas de Portugal, Lisnave, entre otros. Toda esa documentación, a la que se suman cientos de cuentas bancarias y análisis de las escuchas telefónicas e interrogatorios, tuvo que ser debidamente escrutada.

Se trata de un proceso típico de criminalidad económico-financiera, con los delitos de corrupción, fraude fiscal calificado y blanqueo de capitales que se destacan, que tuvo en el juicio la fase más larga: 2 años y 10 meses. El número elevado de acusados ​​(34 ciudadanos y 2 empresas) explica este período, ya que, no habiendo límite para los testigos, los abogados de cada acusado pueden llamar a quien entienden. Por otro lado, cada testigo puede ser interrogado, en teoría, por todos los abogados presentes en la audiencia, lo que hace que algunos testimonios más relevantes puedan tardar varios días. Todos los acusados ​​fueron condenados, siendo que 11 tendrán que cumplir penas de prisión efectivas.

Las diferentes fases de recursos, como es habitual, ocupa, la mayor parte de los 11 años que tardó el proceso Face Oculta en lo que la Armando Vara se refiere. Los tribunales superiores tardaron 4 años y 4 meses a analizar los recursos presentados, siendo que la abrumadora mayoría de los acusados ​​recurrieron, en una primera fase, a la Relación de Oporto. Además de, una vez más, estar en cuestión un elevado número de acusados ​​(es decir, de recursos), el proceso tuvo también varias contrariedades, con dos jueces desembargadores (José Carreto y Francisco Marcolino) pidiendo escusa de forma consecutiva. Sólo en enero de 2017 es que se pudieron iniciar las alegaciones de los recursos bajo el liderazgo de la desembargadora Paula Guerrero, saliendo la decisión en abril de 2017. O sea, el proceso estuvo en la Relación de Oporto durante 2 años y 7 meses.

Después de la confirmación casi integral de la sentencia de primera instancia en abril de 2017, se siguieron los recursos para el Supremo Tribunal de Justicia (Manuel Godinho, condenado 15 años y 10 meses por la Relación, era el único que podía recurrir a esta instancia) y para el Tribunal Constitucional. En el caso de Armando Vara – que aún intentó convencer al Supremo a aceptar su recurso, pero sin éxito – estamos hablando de 1 año y 9 meses entre la decisión de la Relación de Oporto y el tránsito en juzgado y prisión.

Inicio de la investigación: noviembre de 2002

Inicio del juicio: noviembre de 2004

Sentencia de primera instancia: 3 de septiembre de 2010

Tráfico en juzgado: marzo de 2013

Diferencia entre sentencia y tránsito en juzgado: 2 años y 6 meses

A pesar de que se trata de un proceso de pedofilia, y no de un caso de criminalidad económico-financiera, el hecho de haber sido muy mediatizado por implicar al presentador Carlos Cruz y, en una primera fase, al socialista Paulo Pedroso (que no fue acusado de ningún crimen), hace que existan similitudes con el caso Face Oculta.

Desde luego, el punto en común son los 11 años que separan el inicio de las investigaciones y el tránsito en juzgado de las penas de prisión decretadas por un tribunal colectivo liderado por la jueza Ana Peres.

Aunque la investigación ha sido relativamente rápida (poco más de 1 año), el juicio tardó casi 6 largos años donde, una vez más, el número de testigos hizo que el mismo se prolongara en el tiempo. Se llamaron cerca de 920 testigos – entre testigos propiamente dichos y expertos.

La sentencia del caso fue leída el 3 de septiembre de 2010 con la condena a penas pesadas de Carlos Silvino (18 años), Carlos Cruz y Ferreira Diniz (7 años), Jorge Rito (6 años y 8 meses), Hugo Marçal (6) años y dos meses) y Manuel Abrantes (5 años y 9 meses). Después de varios recursos, se ha producido una reducción de algunas plumas en el Lisboa y la absolución en el caso de Hugo Marcal, con el juicio final se produjo en marzo de 2013.

Inicio de la investigación: 2002

Inicio del juicio: marzo de 2009

Sentencia de primera instancia: agosto de 2009

Tráfico en juzgado: mayo de 2013

Diferencia entre sentencia y tránsito en juzgado: 3 años y 9 meses

Volviendo a la criminalidad económico-financiera, sigue el caso Isaltino Morais. Gracias a dimitir de ministro de las Ciudades del Gobierno de Durão Barroso en abril de 2003, Isaltino comenzó a ser investigado un año antes con el envío de una carta anónima a la Policía Judicial de copias de extractos bancarios de las cuentas que el actual presidente de la República La Cámara de Oeiras tenía en la Union des Banques Suises (UBS). Eran más de 1,3 millones de euros que, en parte, se habían reunido con la utilización de «correos de dinero» que iban a Suiza a depositar los fondos en efectivo.

La investigación, que conoció algunas dificultades en la cooperación judicial internacional con Suiza y Bélgica, tardó cerca de 5 años. Pero el juicio, que se inició en marzo de 2009, fue rápido: sólo necesitó 5 meses. Isaltino fue condenado a siete años de prisión en cúmulo jurídico por la práctica de cuatro de los siete crímenes de que estaba acusado: corrupción pasiva para acto ilícito, fraude fiscal calificado y blanqueo de capitales, abuso de poder y el pago de una indemnización de 463.000 euros al Fisco por los impuestos no pagados.

El Lisboa redujo la pena a una altura legal de 2 años de prisión efectiva, negando los delitos de corrupción y abuso de poder. Después de la decisión del desembargador Carlos Espírito Santo, Isaltino fue consiguiendo posponer el tránsito en juzgado de la pena. La misma debería haber ocurrido en 2012 pero, incluso después de una rocambolesca prisión de 24 horas, el alcalde consiguió retrasar el cumplimiento de la pena hasta 2013. Sólo el 24 de mayo de ese año fue detenido para finalmente cumplir una pena de prisión al 24 de mayo de 2013 por fraude fiscal calificado y blanqueo de capitales.

Resultado: más un proceso en el que se produjeron cerca de 11 años entre el inicio de las investigaciones y el cumplimiento de la pena.

El juicio de Isaltino Morales duró sólo cinco meses

Inicio de la investigación: febrero de 2005

Inicio del juicio: febrero de 2011

Sentencia de primera instancia: abril de 2012

Tráfico en juzgado: junio de 2016

Diferencia entre sentencia y tránsito en juzgado: 4 años y 2 meses

Este no es un caso de prisión sino de absolución. Pero no por eso el proceso es menos largo. El caso Portucale transcurre en las últimas semanas del Gobierno de Pedro Santana Lopes y antes de que José Sócrates llegar al poder. El emprendimiento Portucale, del Grupo Espírito Santo, necesitaba un sacrificio de alcornoques para viabilizar su expansión, lo que se logró a través de un despacho que recogió las firmas de los tres ministros con poder para esa autorización. El caso involucró a Abel Pinheiro, dirigente del CDS cerca del líder Paulo Portas y responsable de las finanzas del partido. En medio de la investigación todavía aparecieron escuchas telefónicas con Miguel Relvas, entonces secretario general del PSD, pero sin indicios de irregularidades que se asentar a Relaves.

La encuesta se inició en febrero de 2005, en el mes en que el PS de José Sócrates ganó las legislativas anticipadas con mayoría absoluta, y sólo terminó en julio de 2007. Luís Nobre Guedes, que había sido ministro de Medio Ambiente, consiguió un auto intermedio de archivo de las sospechosas reunidas contra sí, mientras que los restantes ministros (Costa Neves de la Agricultura y Telmo Correia do Turismo) recibieron la misma decisión al final de la investigación. Abel Pinheiro fue acusado de un crimen de tráfico de influencia (el mismo de Armando Vara) y, junto con diversos responsables del GES y responsables del Ministerio de Agricultura, fueron pronunciados para juicio en mayo de 2010.

El 12 de abril de 2012 todos los acusados ​​fueron absueltos. Pero sólo en junio de 2016, 11 años después del inicio de las investigaciones, es que las absolviencias transitaron en juzgado, pues el Ministerio Público recurrió hasta el Tribunal Constitucional para intentar revertir la decisión de la primera instancia.

Abel Pinheiro, ex jefe de los CDS, la salida de una de las sesiones de su juicio en la Corte Judicial de Lisboa

Inicio de la investigación: 2011

Inicio del juicio: mayo de 2013

Sentencia de primera instancia: noviembre de 2014

Tráfico en juzgado: enero de 2018

El proceso que va a llevar a la prisión de Duarte Lima, por su parte, fue mucho más rápido – pero la comparación directa con el proceso Face Oculta sería injusta. Todo porque el número de acusados ​​y la complejidad del proceso no son comparables. Si Interna, están preocupados cinco acusados ​​(contra un total de 36 de la cara oculta) y un negocio de bienes raíces: la compra de tierras en Oeiras donde debería haber sido construida la nueva sede del Instituto Portugués de Oncología.

Se trata de una financiación de 48 millones de euros que Duarte Lima, su hijo Pedro y el abogado Vítor Raposo lograron junto al BPN para la compra de los terrenos en nombre de un fondo de inversión llamado Homeland. El Ministerio Público acusó a Duarte Lima de haber desviado una parte significativa de ese importe para cuentas bancarias en Suiza en una investigación que durará cerca de 4 años, habiéndole imputado los mismos crímenes que habían originado su arresto preventivo.

Al final de un juicio que duró 1 año y 6 meses, Duarte Lima fue condenado a una pena de prisión efectiva de 10 años por los crímenes de burla y de blanqueo de capitales, mientras que su socio Vítor Raposo recibió una pena de seis años de prisión. El abogado João Almeida y Paiva fue condenado a cuatro años de prisión por burla calificada y falsificación de documentos, mientras que Pedro Almeida tuvo una pena de dos años y medio.

En abril de 2016, 1 año y 5 meses después de la decisión de la primera instancia, el Lisboa redujo las condenas de Lima a seis años de prisión y el Zorro durante cuatro años. Los recursos para el Constitucional no cambiaron las penas y las mismas transitar en juzgado en diciembre.

Cuando el observador encuentra, el archivo ya descargado en el Lisboa, pero todavía está pendiente la resolución de cuestiones formales planteadas por la defensa Duarte Lima antes de la entrega del expediente al tribunal inferior para emitir órdenes de detención y la realización de la creación prisión. Lima requirió el cumplimiento de una pena en un hospital-prisión debido a razones de salud.

Las cuentas realizadas, entre el inicio de la investigación y el tránsito en juzgado, 7 años.

Inicio de la investigación: 2008

Acusación: noviembre de 2009

Inicio del juicio: diciembre de 2010

Sentencia de primera instancia: Mayo de 2017

Es importante empezar por afirmar que se trata de un proceso más complejo que el caso Cara Oculta. Si BPN se refiere a un banco promedio de la realidad portuguesa, pero con una dimensión suficientemente relevante para el estado decretado su nacionalización en 2008. Exactamente un año después de que la medida definida por el Gobierno de José Sócrates, el Departamento Central de Investigación y Acción Penal acusó a Oliveira Costa, ex presidente del BPN, y 23 acusados ​​de haber creado un esquema de desvío de fondos del BPN, a través de un banco caboverdiano llamado Banco Insular. Fueron más de 9 700 millones de euros que habrían sido desviados, siendo que la falsificación de la contabilidad del BPN y del Insular tuvo un papel preponderante en el derrocamiento del Grupo BPN.

La investigación que llevó a esta acusación del llamado proceso principal del caso BPN se inició en 2008 y se concluyó cerca de 2 años después. La principal causa para el proceso todavía hoy estar lejos del fin se refiere esencialmente al juicio. Entre el mes de diciembre de 2010 y mayo de 2017, el colectivo de jueces que juzgó el caso escuchó las 150 testigos llamados por los acusados ​​y por el Ministerio Público, siendo que sólo una de ellas (un ex asesor de Oliveira Costa) fue escuchada durante 7 meses consecutivos 200 sesiones. Todo porque los abogados de los 24 acusados ​​hicieron preguntas a los testigos.

Al final, el ex líder del BPN fue condenado a una pena de 14 años de prisión efectiva por la práctica de los delitos de abuso de confianza, burla calificada, falsificación de documento, infidelidad, blanqueo de capitales y fraude fiscal calificado – pena esta que fue agravado más tarde con un año.

El proceso se encuentra actualmente en la fase de recurso en el Tribunal de Apelación de Lisboa – y ya tuvo lugar alrededor 11 años desde el inicio de los autos.

Inicio de la investigación: 2010

Acusación: marzo de 2013

Inicio del juicio: 2015

Sentencia de primera instancia: noviembre de 2018

En el caso de BPN, un proceso del caso BPN que tampoco es un ejemplo de celeridad, y que vuelve a envolver otra figura del PSD de los tiempos de Cavaco Silva. En esta ocasión, es Arlindo Carvalho, ex ministro de Salud, que junto a Oliveira Costa (ex secretario de Estado de Asuntos Fiscales de Cavaco y ex líder del BPN) y siete acusados ​​fueron acusados ​​de burla calificada, abuso de confianza y abuso fraude fiscal. Arlindo Carvalho y otros acusados ​​habrán recibido créditos del BPN y del Banco Insular superiores a 80 millones de euros, con el supuesto objetivo de ocultar variadas operaciones del grupo BPN / SLN. Los préstamos nunca se reembolsaron y las entidades de crédito se supuestamente perjudicadas en más de 78 millones de euros.

Si el tiempo de la investigación, tanto la duración del juicio durante más de tres años, han hecho que el caso aún no haya transitado en juzgado cuando ya han transcurrido 8 años después del inicio de las investigaciones. Un detalle igualmente relevante: la acusación del MP es de marzo de 2013, pero el juicio sólo comenzó unos dos años después debido a la agenda sobrecargada de los jueces seleccionados para juzgar el caso.

Inicio de la investigación: noviembre de 2013

Inicio del juicio: febrero de 2017

Conclusión del juicio: enero de 2019

Es un caso con una sentencia reciente muy mediatizada por la absolución de Miguel Macedo, el ex ministro de la Administración Interna que se vio obligado a dimitir del Gobierno de Pasos Coelho debido a este caso. Pero también debido a una clamorosa derrota del Ministerio Público: de los 47 crímenes imputados a 21 acusados, sólo 7 fueron considerados como probados. Cierto es que ya han transcurrido un poco menos de 6 años desde el inicio de las investigaciones.

La investigación, a cargo del Departamento Central de Investigación y Acción Penal, no fue propiamente rápida. Se inició en febrero de 2013 y se concluyó en noviembre de 2015. Pero el inicio del juicio conoció varias peripecias, empezando sólo en febrero de 2017 y duró casi dos años.

La investigación se hizo conocida pocos días antes de que José Sócrates fuera detenido en noviembre de 2014. António Figueiredo, entonces presidente del Instituto de Registros y Notariado, Manuel Palos, ex director nacional del Servicio de Extranjero y Frontera, Maria Antonia Anes, secretaria -general del Ministerio de Justicia, entre otros, fueron detenidos, habiendo quedado en prisión preventiva.

Miguel Macedo fue acusado de tres crímenes de prevaricación de titular de cargo político y un delito de tráfico de influencia, mientras que Antonio Figueiredo fue acusado de 12 delitos, entre ellos corrupción activa y pasiva, tráfico de influencia y blanqueo y capitales, y Manuel Palos vio que se le imputó la práctica de los crímenes de corrupción de pasiva y de prevaricación.

En el final, sólo Antonio Figueiredo fue condenado a la pena de prisión, pero con efectos suspensos, por un delito de corrupción activa, un delito de corrupción pasiva y un crimen de prevaricación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *