Arabia Saudita debería revisar el torneo de golf





En 1989 publiqu√© un libro sobre el Medio Oriente, ¬ęDe Beirut a Jerusal√©n¬Ľ, y despu√©s de que sali√≥, mi editor, Jonathan Galassi, quer√≠a saber de qu√© tratar√≠a mi pr√≥ximo libro. Dije que quer√≠a escribir un libro sobre golf. Me mir√≥ con una expresi√≥n perpleja y pregunt√≥: ¬ę¬ŅEl Golfo P√©rsico?¬Ľ ¬ęNo contest√©. ¬ęSobre golf. Golf¬Ľ.





Digo esto para dejar claro que tengo dos pasiones en la vida: Oriente Medio y el golf. Fui miembro del Beirut Golf and Country Club en 1982, el √ļnico campo de golf que disfrutan los jugadores cuando est√°n en un b√ļnker. Cargu√© los palos de Chi Chi Rodr√≠guez en el US Open de 1970 en Hazeltine. Hubo un tiempo en que mi amigo Neil Oxman y yo llev√°bamos los palos de Tom Watson y Andy North en el torneo senior Liberty Mutual Legends of Golf, y aunque pas√© el carrito por encima de la pelota de Andy en una ronda de entrenamiento, seguimos siendo amigos.

Conozco golf y conozco el Golfo. Conozco la PGA y conozco la MBS, por eso escribo hoy sobre la controversia que est√° afectando al golf profesional: la creaci√≥n de un torneo ¬ędisidente¬Ľ encabezado por Greg Norman y Phil Mickelson y financiado por el reino de Arabia Saudita, que est√° comandada por el pr√≠ncipe heredero Mohammed bin Salman, conocido como MBS.

El nuevo torneo se denomin√≥ LIV Golf International Series. Es un ejemplo cl√°sico de ¬ęlavado deportivo¬Ľ idiota por parte de los saud√≠es, con la ayuda de unos pocos golfistas profesionales sin coraz√≥n. En mi opini√≥n, es malo para el golf y peor a√ļn para los saud√≠es. El evento simplemente est√° llamando la atenci√≥n sobre algo que los saud√≠es est√°n tratando de hacer que la gente olvide, el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en 2018, en lugar de llamar su atenci√≥n sobre algo que quieren que la gente adopte: Arabia Saudita como una futura meca para los deportes y la entretenimiento.

Si tuviera la oportunidad de hablar directamente con MBS, le diría lo siguiente:

Mohammed, solo tienes una oportunidad de causar una segunda impresión y la estás desperdiciando acostándote con estos rebeldes, algunos de los cuales se encuentran entre los miembros más odiosos del PGA Tour. Pero no voy a hablar de esos golfistas hoy. Quiero hablar de Arabia Saudita.

La responsabilidad de su gobierno por el asesinato y desmembramiento de Khashoggi, quien vivía en Virginia y escribía para el Washington Post, es una mancha permanente que nunca desaparecerá. Fue un acto de crueldad indescriptible contra un crítico moderado del régimen.

Pero eso no quiere decir que no haya nada que puedas hacer para cambiar la visión que el mundo tiene de tu país. Lo que todavía puede hacer es seguir empujando a la sociedad saudí, su sistema de educación religiosa, sus leyes y sus mercados laborales por el camino de la reforma. Esta sería una contribución muy importante para su país y para todo el mundo árabe-musulmán.

La verdad es, Mohammed, que eres responsable de las reformas sociales y religiosas m√°s radicales en la historia moderna de Arabia Saudita: permitir que las mujeres conduzcan autom√≥viles; liberalizar el sistema de tutela masculina por el cual las mujeres necesitaban recibir permiso de los hombres para una variedad de actividades laborales y de viaje; limitar el papel de la polic√≠a religiosa; permitir conciertos de rock, dejar que las mujeres vean partidos de f√ļtbol y permitir la convivencia normal entre ni√Īas y ni√Īos.

Estas reformas deberían haberse hecho hace mucho tiempo. Y todavía no son suficientes. Pero ninguno de sus antecesores se atrevió a probarlos, y los cambios han sido tremendamente bien recibidos, especialmente por las mujeres jóvenes.

Cuando visit√© Arabia Saudita en 2017, una emprendedora social saudita de 30 a√Īos me cont√≥ algo sobre sus reformas que se me qued√≥ grabado: ‚ÄúSomos privilegiados de ser parte de la generaci√≥n que vivi√≥ el antes y el despu√©s‚ÄĚ. Su madre, dijo, nunca sabr√≠a lo que es conducir un autom√≥vil. Su hija nunca podr√° imaginar un d√≠a en que una mujer no pueda conducir. ¬ęPero siempre recordar√© que no pod√≠a conducir¬Ľ, me dijo.

En diciembre, en el Festival Internacional de Cine del Mar Rojo celebrado en Jiddah, Arabia Saudita, mi amiga Dina Amer, una cineasta estadounidense de origen egipcio, me mostr√≥ su maravilloso nuevo trabajo ¬ęYou Sesemble Me¬Ľ, sobre la islamizaci√≥n y radicalizaci√≥n de un joven marroqu√≠. Mujer francesa que muri√≥ con uno de los l√≠deres de los ataques terroristas de noviembre de 2015 en Par√≠s. La pel√≠cula se estren√≥ en el Festival de Cine de Venecia. Pero tuvo su estreno en Medio Oriente en Arabia Saudita, a pesar de tratar un tema muy delicado y matizado.

¬ęPero debo se√Īalar que la calidad y el alcance del festival de cine saud√≠ fue comparable a los mejores festivales del mundo¬Ľ, me dijo Dina. ¬ęVer a tantos directores saud√≠es comenzando a poder contar sus historias fue impresionante y me dio mucha esperanza¬Ľ. Me sorprendi√≥ cuando Dina coment√≥ que su pel√≠cula estaba prohibida en Egipto pero recibi√≥ el premio del p√ļblico en Arabia Saudita.

Steven Cook, un experto en Medio Oriente del grupo de expertos del Consejo de Relaciones Exteriores y alguien que escribe sobre Arabia Saudita porque en realidad va al pa√≠s, se√Īal√≥ en un art√≠culo reciente: ¬ęEl pr√≠ncipe heredero de Arabia Saudita puede ser odioso¬Ľ, pero ¬ęhay importantes cambios en Arabia Saudita que los cr√≠ticos a menudo minimizan ligeramente¬Ľ.

Esto me lleva de vuelta a la serie LIV Golf. Mohammed, quien le dijo que patrocinar un torneo de golf para poner en peligro el PGA Tour, ofreciendo cantidades absurdas a golfistas que en su mayor√≠a est√°n al final de sus carreras o son completos extra√Īos, deber√≠a ser despedido sumariamente.

No es fácil desembolsar mil millones de dólares para mejorar tu imagen y terminar solo con publicidad negativa. No es fácil, pero su torneo de golf lo logró. En lugar de que los periódicos hablen de todas las reformas religiosas y sociales emprendidas en Arabia Saudí, ahora las páginas deportivas hablan de su asesinato de Khashoggi y de la implicación de los yihadistas saudíes en el 11-S.

Hay una razón por la que los jugadores de torneos más respetados, como Rory McIlroy, Justin Thomas y Tiger Woods, se niegan a participar en su evento. Saben cómo detectar un lavado deportivo cuando lo encuentran.

Así que este es el mejor consejo sobre golf y golf que puedo darte: solo hay una manera de hacer que el mundo vea a Arabia Saudita desde una perspectiva más equilibrada, y no te costará ni un centavo.

Otorgue visas de entrada a cualquier periodista o equipo de filmación que quiera ir a Arabia Saudita. Dígales que son libres de viajar a cualquier parte del reino que quieran y entrevistar a cualquier saudita. No todos los informes serán muy comprensivos. Vas a leer denuncias por la falta de participación política. Sobre la ausencia de una prensa libre. Siguen ocurriendo las brutales detenciones de disidentes y diversas y graves violaciones a los derechos humanos. Todo está ahí y todo es real. Pero también verás a periodistas honestos que darán fe de las trascendentales transformaciones económicas, religiosas y sociales que ha desatado tu gobierno.

Es lo m√°ximo que puedes esperar. Pero ser√≠a much√≠simo mejor que gastar miles de millones comprando golfistas profesionales que no saben nada de su pa√≠s, que dicen en privado que te desprecian a ti y a tu sociedad, y que no tienen credibilidad como testigos del progreso realizado en el pa√≠s. Cada vez que abren la boca para explicar -con evidente verg√ľenza- por qu√© aceptan sus montones de dinero, perjudican gravemente a todos los j√≥venes saud√≠es que luchan por el cambio en el pa√≠s y se benefician de ello.

Ni siquiera sus peores enemigos en Irán podrían haber ideado una estrategia más tonta para persuadir al mundo de que mirara más profundamente a Arabia Saudita.

Mohammed, tienes que acabar con este asunto de LIV. Cancelar. Los √ļnicos embajadores de alg√ļn valor para usted son los propios j√≥venes saud√≠es dispuestos a decirles a los periodistas independientes que las reformas que ha desatado son profundamente significativas para sus vidas y su regi√≥n y, aunque a√ļn son muy peque√Īas, son pasos vitales en la direcci√≥n correcta. Cada d√≠a que siga el torneo LIV ser√° un d√≠a m√°s que desv√≠e la atenci√≥n de la gente de esta realidad.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *