Apple a 1 bill贸n de d贸lares






Por qu茅 la empresa fundada por Steve Jobs es diferente de las dem谩s en el Valle del Silicio Un panel electr贸nico muestra la marca de la manzana en el exterior del Nasdaq en Nueva York en Estados Unidos tras el cierre de las negociaciones del d铆a. Apple fue la primera empresa privada en alcanzar la marca de 1 bill贸n de d贸lares en valor de mercado
Mike Segar / Reuters
Google y Facebook sostienen sus negocios con publicidad, mantienen monopolio virtual sobre los respectivos mercados, desprecian a productores de contenido, relegados a segundo plano en las cadenas de valor que comandan. Se consideran las mayores gigantes del valle del Silicio, de influencia pol铆tica temida, objeto de investigaciones de las autoridades por permitir interferencia indebida en elecciones y en la privacidad de los ciudadanos.
Apple no.
驴Qu茅 distingue a la empresa de Cupertino, la primera en la historia a superar la marca de US $ 1 bill贸n, de los mastodontes de Mountain View y Menlo Park? 驴Ser谩 s贸lo el tiempo, ya que Apple abri贸 su capital en 1980, Google en 2004, Facebook en 2012? 驴O hay otra diferencia a poner la empresa de la manzana en la frente?
En el origen, las tres emanan del mismo ethos hacker del Valle del Silicio, donde la contracultura de los a帽os 1960 se mezcl贸 con la tecnolog铆a digital y el capital de riesgo para crear un ambiente innovador comparable a la Florencia renacentista (imagen diseminada por el propio Jobs).
Como otros negocios innovadores de 茅xito, ninguno de ellos invent贸 propiamente las tecnolog铆as que las dise帽aron – hab铆a computadoras antes del Mac, sistemas de b煤squeda antes de Google y redes sociales antes de Facebook. Todas las tres supieron fue transformar ideas fascinantes en 茅xitos de mercado.
Lo que hace a Apple diferente a las dem谩s – y m谩s valiosa que todas ellas – se puede resumir en dos palabras: Steve Jobs. Su visi贸n original y obsesiva persiste incluso siete a帽os despu茅s de la muerte prematura, bajo el liderazgo de Tim Cook. Jobs ha concebido un negocio en la intersecci贸n de la tecnolog铆a con las artes, en las que la ingenier铆a est谩 al servicio del dise帽o, m谩quina y t茅cnica se curvan al ser humano – y no al rev茅s.
No es una coincidencia que Apple apoya bloqueadores de anuncios o que haya resistido al intento del FBI para implantar mecanismos de vigilancia en el iPhone en 2016. Ni que sea reticente a adherirse a las fantas铆as transhumanas que ven un futuro con ordenadores superando el intelecto humano, conocido por "singularidad" (y, por eso mismo, se retrasa en el mercado de sistemas de inteligencia artificial).
Apple puso a hombres, mujeres y ni帽os de carne y hueso en el centro de su modelo de negocio. En vez de considerar el contenido s贸lo un timbre para la audiencia, en lugar de llamar a las personas de meras "pupilas" a ver anuncios, en lugar de idealizar los algoritmos como respuesta a cuestiones de orden pol铆tico y social, siempre dio importancia a artistas, periodistas , m煤sicos y creadores en general.
"Es una disidente del credo libertario (del Valle)", escribe Jonathan Taplin en "Move Fast and Break Things", una r谩pida demolici贸n al ethos del valle del Silicio. "Tanto Steve Jobs como Tim Cook fueron aliados de la comunidad del contenido, y su posici贸n contra el modelo de marketing de vigilancia que est谩 en la esencia del negocio de Google y Facebook los coloc贸 en oposici贸n directa contra las plataformas sociales y de b煤squeda.
Fue tambi茅n por colocar al ser humano en el centro que Apple, desde el principio, adopt贸 una visi贸n integrada para sus productos. En su visi贸n, Jobs nunca segment贸 el mercado en software, hardware y servicios como hacen analistas, consultoras o la prensa especializada. Entregaba (y hasta hoy la entrega de Apple) todo junto.
Fue una visi贸n que se revel贸 desastrada en los a帽os 1980, cuando perdi贸 el protagonismo de la era de la computadora personal para aquel que supo ver el valor de vender s贸lo software, Bill Gates.
Pero se mostr贸 certera cuando la tecnolog铆a pemitiu lanz贸 computadoras mucho m谩s peque帽as, resultando en el lanzamiento del iPhone, del iPad (y, despu茅s de su muerte, del Apple Watch).
El liderazgo en la nueva era de dispositivos m贸viles rescat贸 a la empresa del limbo financiero y, en un per铆odo de menos de diez a帽os, transform贸 a Apple en la empresa m谩s valiosa del mundo. La trayectoria de la compa帽铆a re煤ne los cuatro tipos distintos de genialidad de Jobs:
T茅cnica, de quien fue pionero al lanzar el primer microcomputador, la primera interfaz gr谩fica accionada por rat贸n, el primer smartphone, el primer tablet o el primer smartwatch.
De la que fue capaz de transformar fracasos en 茅xitos y, cuando todos lo juzgaban un "has sido", reerguer el imperio de que hab铆a salido escurrido.
La est茅tica, de quien se preocupaba por el dise帽o perfecto, desde el dise帽o de las fuentes en la pantalla, era intolerante por la mediocridad y ten铆a como 铆dolo al hombre renacentista por excelencia, Leonardo da Vinci.
Humana, de quien se ve铆a una personalidad mercurial, temperamental, cruel e idiosincr谩sica e intent贸 doblar toda realidad a sus designios, incluso ante el c谩ncer.
Jobs siempre quiso lo que parec铆a imposible. Su opini贸n era tan temida que lo llamaban "campo de distorsi贸n de la realidad". Su objetivo al traer la computadora a la vida de todos era dar una "dentada en el universo". Dif铆cil comprobar que la realidad o el universo se hayan sometido a su visi贸n. En cuanto al mercado accionario, los n煤meros de ayer no parecen dejar mucha duda …





Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *